Machu Picchu, la joya arqueológica inca del Perú que enamora

Allá por el año 1450 d.C. el Inka Pachacútec mandó construir una ciudad que sigue siendo según los expertos todo un referente en cuanto a su arquitectura, su ingeniería y la forma de conexión que tiene con la astronomía. Tras mucho trabajo nació la “llaqta” o ciudad inca de Machu Picchu cuya visita llevaba anhelando años y que por fin se hizo realidad. Era el momento de ir a los Andes y descubrir esta magnífica obra milenaria.             Parece que le estoy cogiendo el gusto a esto de hacer viajes “de última hora” como fue el caso de Jordania en diciembre de 2018 aunque nada más lejos de la realidad. Pero a veces hay que aprovechar las oportunidades y dejarte llevar… Dicho y hecho. Por un lado, era junio lo que es sinónimo de época seca en el altiplano peruano a pesar de ser invierno (de junio a septiembre es la mejor época aunque sea también temporada alta para el resto de viajeros). Y por otro lado, vimos una oferta de Tui Spain con quien ya habíamos viajado varias veces (como con mi familia  a Marruecos) y  siempre hemos terminado la experiencia muy contentos. Nos decidimos en solo 4 días y la oferta era más económica en parte por el coste de los vuelos y te dejaba varios días libres para poder organizar a tu aire.
La elección fue el recorrido que se centra en la joya de la corona. Un viaje corto (comparado con otros como Australia, Nueva Zelanda o Japón) pero muy intenso: Lima, Cuzco, el Valle Sagrado y el Machu Picchu.

Sin tiempo para poder programar todo el viaje por libre, como nos gusta hacer, optamos por el itinerario centrado en Machu Picchu y disfrutar al menos de otra de las 7 maravillas del mundo moderno, y de una cultura muy personal e interesante.

Obviamente lo ideal es disponer de más tiempo… el viaje completo por Perú te puede llevar a visitar, entre otros destinos,  Arequipa y el Valle del Colca, la ciudad de Chiclayo famosa también por sus restos arqueológicos por detrás de Cuzco, caminar por la ruta del Camino Inca, descubrir parte de la selva amazónica, el lago Titicaca y Puno, Trujillo, Paracas o las líneas de Nazca. Mira el mapamundi y verás la extensión de Perú…

En esta breve guía voy a contarte lo que hicimos nosotros durante 2 días en Lima (el primero con el tour del viaje y el segundo por libre ya que invertimos el orden), otros 2 días en Cuzco, 1 en el Valle Sagrado, y 2 en Machu Picchu (con la subida el segundo día por libre a la montaña Machu Picchu, no incluida en la entrada a las ruinas arqueológicas que todos conocemos, por lo que hay que pagarlo a parte, al igual que la subida a Huayna Picchu), más el camino de vuelta a España.

Y ni que decir que de la gastronomía peruana es, después del Machu Picchu, lo que mejor gusto de boca deja, sin duda. Incluimos en nuestra guía la visita al único centro de entretenimiento gastronómico del país: Peruvian Experience en el barrio de Miraflores de Lima. Es una idea genial para aprender mil y unas cosas sobre la historia culinaria del Perú en un edificio de 2.500 m² que tiene en la entrada un robot animado del inca Pachacutec y hasta una atracción que te mueve por diferentes salas.
Elaboramos pisco sour que es la bebida bandera del país, nuestro propio ceviche y muchas sorpresas más con sus típicos bailes y música. Visitar Perú es todo un descubrimiento, recomendable al 100%.

Como siempre espero que te gusten las fotos y te ayuden a la hora de decidirte a descubrir este maravilloso destino así como los consejos sobre lo que nosotros hicimos aprovechando al máximo tu tiempo para vivirlo a tope 🙂

A TENER EN CUENTA

Muy brevemente has de tener presente algunas cosas para no tener ningún sobresalto. Si eres ciudadano español tu PASAPORTE ha de tener una validez mínima de 6 meses y si eres de otros países latinoamericanos lo mejor es que consultes directamente con tu embajada cuáles son las posibles restricciones.

En cuanto al clima ten en cuenta si tu viaje coincidiría o no con la época de lluvias. El clima del país es bastante diverso pero las PRECIPITACIONES se dan entre noviembre y marzo/abril. La temporada seca de mayo a octubre por eso nosotros decidimos viajar a mediados de junio: no nos llovió ningún día y tampoco vimos una afluencia masiva de turistas (solo algo superior en el Machu Picchu pero sin ser nada exagerado comparado con otros destinos de afluencia similar). Eso sí notarás diferencia de temperatura en gran parte por las altas latitudes. A 4.000 metros sobre el nivel del mar, como se llega en algunas zonas de Cuzco, puede hacer bastante frío por la noche pero has de tener cuidado y protegerte con mucha crema porque de día, a pesar de las bajas temperaturas, el SOL abrasa la piel.
Tras nuestro viaje por Magadascar ya llevábamos una buena dosis de VACUNAS pero realmente no te hacen falta en Perú donde no hay vacunas obligatorias para los españoles. En caso de visitar alguna zona de selva es recomendable la vacunación contra la Fiebre Amarilla (y tener tus certificados de vacunación).
Para cargar las baterías de tu teléfono y de tu cámara de fotos no olvides llevar adaptador de ENCHUFE plano del tipo americano, aunque en algunos hoteles hay incluso varios tipos de enchufe en la misma habitación. La corriente es de 110/125 voltios.
Sobre la MONEDA en Perú se utiliza el Nuevo Sol (1 EUR = 3,8 PEN aproximadamente). Como se acepta en todos los lugares el dólar americano nosotros nos llevamos dólares y el cambio te lo dan en soles. Si no siempre puedes cambiar en los hoteles, bancos, oficinas de cambio y en el aeropuerto (donde siempre el cambio es peor).
De los pocos trámites de los que me ocupé fue de asegurarme de los días en que determinados lugares del tipo museos o iglesias puedan estar cerrados. Al ser católicos puedes encontrarte lugares como la Catedral de Lima que cierra los sábados por la tarde y los domingos todo el día (abre solo al culto) y obviamente en fechas señaladas como las Navidades o la Semana Santa. Nosotros tuvimos la suerte de coincidir con la celebración del final del Inti Raimi en Cusco, procesiones de Semana Santa y celebraciones escolares  con actividades folklóricas. También por ejemplo decidimos cambiar la mañana del tour guiado por Lima al mismo día de nuestra llegada a pesar del previsible cansancio tras el vuelo para poder ver la Huaca Pucllana que si no habría estado cerrada (el martes cierran) y el Parque de la Reserva con sus fuentes de colores así como dos museos que están cerrados los lunes. Basta que una atracción turística cierre un día a la semana para que si no lo has tenido en cuenta te pille el día que querías visitarla… Yo a veces me hago croquis resumen de lo que quiero ver cada día, con los horarios de cada sitio, las distancias….

Sobre acomodación hay mil opciones según tu presupuesto. Nuestros hoteles en Lima y Cuzco fueron de la cadena Jose Antonio, en el Valle Sagrado en el Monasterio de la Recoleta en San Agustín Urubamba, y en Aguas Calientes en el hotel El Mapi by Inkaterra.

Y por último has de saber que en todas las zonas del país la entrada a los hoteles se realiza a partir de las 15.00 h y la hora de salida antes de las 12.00 h. Como el día de nuestra llegada quisimos aprovecharlo a tope modificamos el poder tener early check in.

ITINERARIO

Día 1. Llegada a Lima, recogida y traslado al hotel (early check in). LUNES. Visita de Lima colonial: centro histórico,  Plaza de Armas, Catedral y la Casa Aliaga. Después al Museo Larco de arte precolombino. El recorrido finaliza en el Parque del Amor y los acantilados de Miraflores. Tarde libre en la cual visitamos la Huaca Pucllana y la Basílica y el convento de San Francisco

Día 2. Lima. Día libre (era martes). Barrio de Barranco. Puente de los suspiros y bajada de los baños. Museo MATE del fotógrafo Mario Testino y Museo de arte peruano Pedro de Osma. Museo del Oro y armas del mundo (barrio Monterrico). Centro Comercial Larcomar, Cena en Peruvian Experience y visita nocturna al Parque de la Reserva o Circuito del Agua

Día 3. Llegada a Cuzco en vuelo interno desde Lima por la mañana. Tarde libre para aclimatarse al cambio de altura. Visitamos por libre el barrio de San Blas y la Plaza de Armas

Día 4. Mañana libre en Cuzco ciudad. Por la tarde, visita guiada incluyendo el Templo del Sol o Koricancha, la Plaza de Armas y la Catedral. También las ruinas incas aledañas de Sacsayhuamán, Quenqo y Puca Pucará. Por la noche por libre estuvimos en el Centro arte nativo en una exhibición de folklore con música y baile en directo

Día 5. Cuzco / Valle Sagrado. Parada en el Awana Kancha, proyecto turístico que busca integrar a las comunidades andinas a través de sus telares y la cría de camélidos. Visita al Valle Sagrado de los Incas. Almuerzo. Mercado de Pisac y Ollantaytambo. Traslado al hotel y cena

Día 6. Valle Sagrado / Machu. Picchu. Salida en tren hasta Machu Picchu Pueblo. Llegada y ascenso en autobús a la Ciudadela Sagrada de los Incas, Machu Picchu, obra maestra de la ingeniería y arquitectura inca. Almuerzo en el Restaurante Inkaterra. Tiempo libre

Día 7. Machu Picchu / Cuzco. Mañana libre en la que aprovechamos para volver a la ciudadela y subir a la Montaña Machu Picchu. Traslado a la estación de tren y salida hacia la estación de Poroy. Llegada y traslado a Cusco

Días 8 y 9. Cuzco / Lima / España. Traslado al aeropuerto para salir en vuelo de regreso a España, vía Lima. Noche a bordo

Día 1. Llegada a Lima, recogida y traslado al hotel (early check in). LUNES. Visita de Lima colonial: centro histórico,  Plaza de Armas, Catedral y la Casa Aliaga. Después al Museo Larco de arte precolombino. El recorrido finaliza en el Parque del Amor y los acantilados de Miraflores. Tarde libre en la cual visitamos la Huaca Pucllana y la Basílica y el convento de San Francisco.

Nuestro avión de la compañía LATAM salió de Madrid en vuelo nocturno a las 00.35am y aterrizó en Lima con el cambio horario tras 12 horas de vuelo a las 6 de la mañana.
La superpoblada ciudad de Lima no suele ser un punto de atracción para los turistas ya que suele limitarse a ser el punto de entrada y salida del país con su aeropuerto internacional pero nosotros intentamos aprovecharla al máximo y nos gustó como entrada en situación, sobretodo culinariamente hablando. Eso sí, su típico cielo gris no ayuda mucho en las fotos…

Después de un pequeño re-desayuno en el hotel nos lanzamos a la visita que incluía el tour y que habíamos avanzado para poder tener libre el segundo día y cuadrar todo lo que queríamos ver. El recorrido empieza en el centro histórico.

La plaza de Armas

Le llaman también la Plaza Mayor y destaca por sus bonitos edificios coloniales (todos reconstruidos tras el terremoto de 1746). Muy cerquita está la plaza de San Martín.

La Catedral de Lima

Destacan los restos de Francisco Pizarro el conquistador español del siglo XVI que sometió el imperio inca muy debilitado por sus guerras internas a la corona española. Fue el fundador de Lima y llegó a ser alcalde de Panamá. En un lateral está su mausoleo, enfrente una representación de cómo se encontraron sus restos y en la pared la representación de su conquista de la ciudad.

Si vas por libre o te cuadra la hora, recuerda que todos los días a las 12 de la mañana tiene lugar el cambio de guardia en el Palacio de Gobierno del Perú, en un lateral de la plaza.

Casa Aliaga

Es todo una Casona colonial que fue con construida por el capitán Jerónimo de Aliaga y Ramírez en 1535, el mismo año de la fundación de la ciudad.

Museo Larco

El Museo Arqueológico Rafael Larco Herrera es el principal museo de historia y arqueología de Perú, situado en el barrio de Pueblo Libre. Cuenta con una peculiar colección de arte erótico precolombino con representaciones explícitas de los órganos genitales femeninos y masculinos, y escenas sexuales. No cierra ningún día.

Me gustó mucho por contiene piezas cerámicas de más de 5.000 años de historia, mantos y túnicas de todo el país en perfecto estado de conservación, piezas con representaciones gráficas de los rituales de sacrificios propios de la época, una galería de oro y joyas, máscaras funerarias y la famosa galería de Arte Erótico.

Comida Chifa

La visita guiada acababa en el parque del amor pero decidimos hacer esa parada al día siguiente. Así tuvimos tiempo de mini callejear por Miraflores y comer en un restaurante chino que nos habían recomendado antes de seguir con nuestra apretada tarde por libre.

La comida china es muy típica en Lima, sobre todo la chifa (el arroz). Y ahí empecé a hacerme adicta a otra bebida típica del país como es la chicha morada (la chicha blanca que sí lleva alcohol también está buenísima). La variedad gastrónomica y de fusión en Perú es digna de admirar así que no dudes en convertir tu viaje en una experiencia culinaria.

Huaca Pucllana

Fue un importante centro ceremonial y ritual de la cultura Lima. El sitio arqueológico está formado por un gran edificio piramidal de cima trunca y estructuras bajas a su alrededor, en su mayor parte construido de adobes y rellenos de cantos rodados y arena. En general, todo Pucllana es un sitio ceremonial, pero parece ser que la parte baja posee características que le hacen tener un carácter más público o incluso administrativo.

Basílica y el convento de San Francisco

La visita guiada de la mañana no incluía su visita así que por la tarde aprovechamos para ver sus dos claustros interiores decorados con azulejos sevillanos llevados expresamente a la ciudad desde la capital andaluza y una gran colección de pinturas entre las que destaca el cuadro de la Última Cena situado en el Refectorio y atribuido al pintor flamenco Diego de la Puente, donde el plato principal es uno de los platos típicos de la cocina peruana. No se pueden hacer fotografías aunque en la zona de las Catacumbas no seguimos las reglas del todo… La biblioteca recuerda a la de Harry Potter y en sus catacumba se dice que quedan restos de unos 70.000 cadáveres (aunque no es nada comparado con las catacumbas de ciudades como Roma).

Volvimos en taxi regateando el precio hasta Miraflores (zona de todos los hoteles turísticos). Nuestro primer ceviche del viaje y a dormir.

Día 2. Lima. Día libre (martes). Barrio de Barranco: Puente de los suspiros y bajada de los baños, Museo MATE del fotógrafo Mario Testino y Museo de arte peruano Pedro de Osma. Museo del Oro y armas del mundo (barrio Monterrico). Centro Comercial Larcomar, Cena en Peruvian Experience (barrio de Miraflores) y visita nocturna al Parque de la Reserva o Circuito del Agua (barrio de Santa Beatriz en el Cercado de Lima)

Si descubres Lima por libre has de tener cuidado y seguir indicaciones de seguridad bastante obvias como pueden ser la de no salirte de las zonas turísticas, no pasear de noche, no vestir con nada ostentoso, cambiar dinero preferiblemente en el banco, y utilizar solo los taxis amarillos, entre otras. Nosotros no tuvimos ningún problema pero alguna zona de las que vimos desde el taxi sí que puede dar más respeto. Dicho esto teníamos claro lo que iba a ser nuestra jornada turística.

Empezamos a andar y con tranquilidad llegamos hasta el Barrio de Barranco que es el barrio bohemio, de los artistas y diseñadores de Lima, además de ser un lugar ideal para pasear y tomar algo. Y de surf para los amantes de las olas.

Puente de los suspiros y bajada de los baños

El Puente de los suspiros es un tradicional puente de madera envuelto en un aire de romanticismo ya que se dice que es el inicio de incontables relaciones amorosas en Lima. La historia también cuenta que a quien atraviese el puente aguantando la respiración, se le cumplirá el deseo que pida.

Por debajo del puente la calle o Bajada de los baños te lleva hasta la playa de Barranco y es por la que bajaban los antiguos pescadores a faenar. La gran mayoría de las casas son antiguos edificios coloniales que actualmente se han transformado en bares o restaurantes, todos pintados con colores llamativos y llenas de música.

Museo MATE del fotógrafo Mario Testino

Desde 2012 muestra parte del trabajo de este fotógrafo peruano que ha inmortalizado a los grandes nombres de este siglo. Parte de su fama se debe a que él fue el encargado de retratar a la Princesa Diana de Gales en lo que fue su última sesión fotográfica para la portada de la revista femenina Vanity Fair en 1997. Había una sala dedicada a la vestimenta peruana que me encantó.

Museo de arte peruano Pedro de Osma

Alberga una gran colección de objetos artísticos de los siglos XVI, XVII y XVII: pinturas religiosas del arte peruano de la época virreinal, muebles, artículos de plata como utensilios y armas, esculturas y también piezas hechas en piedra. En total hay 12 salas.

Museo del Oro y armas del mundo

Le preguntamos a la chica que estaba en las taquillas del museo cuánto nos costaría un taxi hasta el barrio donde se ubica el Museo de Oro y otra vez con el regateo. Aunque una vez allí decidimos comer antes de entrar en un puesto llamado “La Gran Palta” en un centro comercial (por llamarlo de alguna forma) que se llama Shooping Plaza (a unos 5 minutos andando) .

De entre todos los objetos del museo me quedo con los “tumis” o cuchillos ceremoniales pero también con los colgantes de oro macizo, las momias o algunos de los cientos de armaduras y cuchillos que están exhibidos. Una pasada. Alberga en sus instalaciones más de 8.000 piezas de oro y plata prehispánico, la mayoría de la costa norte del Perú como fue la cultura Moche o la Lambayeque. La sala de momias también impresiona y sirve para aprender sus rituales y su forma de entender la vida después de la muerte.
El coste de la entrada es de 33 soles e incluye la parte de “armas del mundo” con más de 20.000 objetos. Los dos más importantes son la tizona de Francisco Pizarro y una pistola de Napoleón (aunque me quedo con la habitación dedicada a los Samurai).

Parque John F. Kennedy

De vuelta a Miraflores recargamos energía comiendo picarones (dulce típico con miel) en este parque urbano en honor al presidente John F. Kennedy, con vendedores ambulantes, artistas y gatos de la zona.

Parque del Amor y los acantilados de Miraflores

Es un pequeño parque que hace a su vez las veces de mirador con las vistas al Pacífico. La técnica del trencadís recuerda a la Barcelona de Gaudí y a nuestra tierra valenciana. Se inauguró un día de San Valentín de 1993.

Su eje principal es una escultura llamada «El beso», hecha por el escultor peruano Victor Delfín. Mide 12 metros de largo y 3 de alto. Un buen sitio donde ver el atardecer.

Centro Comercial Larcomar

Sin tiempo que perder seguimos hacia nuestra próxima parada el Peruvian Experience y como nos venía de paso nos asomamos unos minutos a Larcomar que es un centro comercial ubicado en el acantilado que da hacia el mar lo que le permite tener una espectacular vista al océano Pacífico y a las playas miraflorinas. Los precios y las marcas son totalmente europeos. No sé porque en todas las guías lo nombran pero ahí está.

Cena en Peruvian Experience

Y esta es la experiencia que más me gustó de nuestra estancia en Lima. Peruvian Experience es una novedosa opción que aúna gastronomía, historia y cultura peruana en un edificio de 4 plantas en pleno centro del barrio de Miraflores. Desde que encontré su web buceando por la red, no lo dudé. Un gran robot animatronic te da la bienvenida a esta novedosa propuesta en la que se come, se cocina, se baila y se divierte uno de forma bastante novedosa.

Vale la pena descubrirlo para salir con muy buen sabor de boca por la parte gastronómica y muy contento por la experiencia vivida.   Lo mismo estás en un momento elaborando el tradicional pisco sour en un bar de los años 20, que cocinando tu propio ceviche, que degustando en un mercado peruano los mejores platos de la tierra: el ají de gallina, lomo saltado, los picarones, o el dulce suspiro limeño.Los precios varían según la opción que quieras elegir (más completa o no) y es necesario reservar a través de su página web. Están en la calle San Martín 509, Miraflores.

Parque de la Reserva o Circuito del Agua

Y encantados con nuestra cena/entretenimiento nos fuimos en taxi hasta un complejo de trece fuentes de agua conocido como “Circuito Mágico del Agua” con el tiempo justo de ver la exhibición de música y luces que realizan un par de veces al caer el sol.  Posee el Récord Guinness por ser el complejo de fuentes más grande del mundo en un parque público.

Día 3. Llegada a Cuzco en vuelo interno desde Lima por la mañana. Tarde libre para aclimatarse al cambio de altura. Visitamos por libre el barrio de San Blas y la Plaza de Armas

Nuestra llegada a Cuzco supuso realmente la sensación de entrar en un país nuevo ya que en Lima no se aprecian en profundidad las raíces peruanas. Lima es la capital y tiene algunas cosas buenas pero no es significativo comparado con el resto de atractivos del país.

Cuzco llama la atención y de ahí que sea conocida como la Roma de América por sus restos arqueológicos pero también por el olor a comida de la buena, los colores de los trajes típicos que gran parte de sus ciudadanos visten en su día a día y los detalles arquitectónicos que enamoran al visitante.

Mal de altura

A la llegada al aeropuerto de Cuzco ya hay hojas de coca para el turista así que no dudes en meterte algunas hojas a la boca y simplemente chuparlas para que vayan soltando sus propiedades (no las muerdas). Además en todas las habitaciones de los hoteles tienen té de coca para que puedas ir bebiendo a tu elección. Es la opción más clara para luchar contra el mal de altura.

Los peruanos le llaman “soroche” y los aficionados a los deportes “mal de montaña” pero has de saber que a pesar de sus múltiples nombres no deja de ser el efecto que produce en nuestro cuerpo estar a una altura a la que no estamos acostumbrados. De hecho los peruanos suelen tener la caja torácica mucho más ancha por algo… Es un error muy común pensar que la cantidad o concentración de oxígeno atmosférico disminuye con la altitud. En realidad la concentración de oxígeno es siempre la misma (aproximadamente 21%) independientemente de la altitud. Lo que ocurre es que, a medida que ascendemos (y Cuzco está a mas de 3.000 metros sobre el nivel del mar) se produce una disminución progresiva de la presión atmosférica y también de la presión parcial de oxígeno en el aire que inspiramos.
A veces los síntomas aparecen rápidamente y otras tardan unas horas pero suelen comprender: dolor de cabeza, cansancio, dificultad respiratoria, confusión, vómitos e incluso cuadros peores. Por eso el tratamiento suele incluir reposo, descender a una altitud más baja y en algunas ocasiones tratamiento farmacológico, administración de oxígeno adicional (la mayoría de hoteles tienen) o ambas cosas. La probabilidad de sufrir mal de altura varía mucho de una persona a otra. Pero en general, el riesgo aumenta en personas que ya han padecido mal de altura y en las que normalmente viven a nivel del mar o en altitudes muy bajas (por debajo de los 900 m). Poco a poco nuestro organismo se aclimata/adapta produciendo más glóbulos rojos pero es importante seguir consejos básicos una vez se llega a Cuzco como puede ser estar unas horas tumbado en el hotel descansando, tomar té de coca o algún producto similar, no consumir alcohol ni realizar comidas copiosas.

Nosotros compramos unos caramelos en el aeropuerto (también hay medicamentos algo más fuertes) y unos cuantos tés por si acaso. Ya en Argentina estuvimos en la Puna e íbamos con la lección aprendida. Yo solo noté mayor cansancio al andar y un leve dolor de cabeza (y mi compi un dolor algo más fuerte que solucionó con paracetamol).

La alpaca

Tras un par de vasitos de té de coca y un pequeño descanso fuimos sin prisa a adentrarnos al centro de la ciudad. Nos habían recomendado el restaurante Deva y allí comimos de camino hacia San Blas para probar entre otras cosas la carne de alpaca y beber cerveza peruana y chicha blanca que sí lleva un poco de alcohol. Como ves hicimos caso a las típicas recomendaciones solo a medias…

Acabarás diferenciando las alpacas de las llamas o de las vicuñas básicamente por su cabeza pequeña y redondeada y porque no escupen. Es una de las estampas turísticas típicas y de hecho Cuzco está lleno de pequeñas alpacas domesticadas con las que hacerte una turística foto.

La verdadera industria está alrededor de su carne y de su lana. Por una parte de la alpaca se obtiene su lana. La baby alpaca es la del primer corte (hasta que tiene un año) y es extremadamente suave y sedosa. Su fama se debe a varios motivos: es tres veces más caliente y más resistente que la lana de oveja, es hipoalergénica ya que casi no contiene lanolina, es ligera, térmica y duradera.

Por otra parte la carne de alpaca se cocina como la del vacuno o del ovino pero es mucho más saludable por su bajo contenido en grasas y en colesterol. La probamos en el restaurante Deva que nos habían recomendado.

Caminar por el barrio de San Blas y la Plaza de Armas

Después de comer nos fuimos andando con tranquilidad hacia San Blas, situado en el centro histórico y la Plaza de Armas.

San Blas es un pequeño barrio de calles estrechas y adoquinadas donde comprar algún recuerdo de la ciudad o donde podrás visitar la Iglesia de San Blas, la más antigua de la ciudad construida sobre un templo inca a la que merece la pena entrar en su interior para ver su fantástico púlpito de madera tallada (no dejan hacer fotos).

Además en este barrio, al encontrarse en la parte alta, tendrás unas buenas vistas de la ciudad.

Calle Loreto y la Piedra de los 12 ángulos

La Calle Loreto destaca ya que en ella se puede apreciar claramente el contraste de las construcciones incas y coloniales. Los muros incas se caracterizan por tener en la parte baja grandes bloques de piedra que encajan perfectamente como en un puzzle. Concretamente en la calle Hatun Rumiyoc es donde se encuentra la Piedra de los 12 ángulos, famosa por contener 12 ángulos sin asimetrías en sus uniones, formando así parte del muro del Palacio Arzobispal.

Y aunque al día siguiente teníamos la visita tour de la ciudad también nos paseamos por la plaza de Armas y sus calles adyacentes con su  típico diseño colonial. Como curiosidad te cuento que esta plaza era un pantano y fueron los incas quienes convirtieron dicho lugar como la capital de su imperio.

En el centro se encuentra el monumento del Inca, de 2 metros con 20 centímetros de altura, que no es Manco Cápac ni Pachacútec, sino que es la representación simbólica de la cultura incaica.

Dos de los lugares más interesantes que puedes visitar en la plaza son la Catedral de Cusco y la Iglesia de la Compañía de Jesús. La Catedral con una mezcla de estilos barroco, gótico y plateresco tiene en su interior varias maravillas como las capillas, el altar mayor y la sacristía. Al lado de la Catedral, se encuentra la Iglesia de la Compañía de Jesús, una de las iglesias barrocas más bonitas de Perú en la que además de observar su impresionante fachada, merece la pena entrar para ver el altar mayor, los 4 altares de cedro y el púlpito dorado.

Empezaba a anochecer y volvimos al hotel para cenar por la zona y descansar. Al día siguiente más y mejor.

Día 4. Mañana libre en Cuzco ciudad. Por la tarde, visita guiada incluyendo el Templo del Sol o Koricancha, la Plaza de Armas y la Catedral. También las ruinas incas aledañas de Sacsayhuamán, Quenqo y Puca Pucará. Por la noche por libre estuvimos en el Centro arte nativo en una exhibición de folklore con música y baile en directo

Amanecimos con las pilas cargadas y tras un par de tés de coca y el desayuno seguimos conociendo Cuzco y sus alrededores. El cuerpo se va acostumbrando y notamos que nos cansábamos menos al andar rápido por ejemplo.

Como la mañana la teníamos libre pues volvimos al centro de la ciudad para hacer fotos como por ejemplo las típicas de las alpacas (aunque luego fuéramos a volver por la tarde con la visita guiada), comprar algunos recuerdos, viendo una manifestación en la que criticaban la falta de inversión en las zonas rurales o simplemente observando a la gente pasar.

No te cansas de pasear por el centro de la ciudad, así que comimos en un pequeño restaurante y antes de empezar la visita guiada volvimos a la plaza de Armas.

Qorikancha y el Convento de Santo Domingo

Estas dos edificaciones están una sobre otra. El Qorikancha fue un templo construido por los incas dedicado al dios Sol que con el paso del tiempo se amplió y embelleció hasta convertirse en el lugar de culto más importante del Imperio Inca. Uno de los elementos más destacados que se conservan del templo son los grandes bloques de roca maciza que se unían sin ningún tipo de mortero, hasta formar grandes muros. Estos muros que eran recubiertas con láminas de oro delimitaban varios templos dentro de Qorikancha (de ahí el nombre de templo dorado) como el Templo del Sol, el de la Luna y el de las Estrellas. Curiosa es la representación de la cosmología inca en oro que está expuesta en una de sus paredes.

Con la llegada de los españoles se construyó el Convento de Santo Domingo encima de Qorikancha, destruyendo la parte superior del templo inca. A pesar de su importancia religiosa, política y geográfica Juan Pizarro decidió ceder los terrenos a la orden religiosa de dicha ciudad.

El Corpus Christi y el Chiriuchu

La festividad religiosa más importante de la ciudad del Cusco se celebra en junio o finales de mayo pero siempre un jueves. Nuestro viaje coincidió con el Corpus Christi que consiste en el recorrido en procesión de los quince principales santos y vírgenes por la ciudad. Esta celebración tuvo sus orígenes en el incanato, cuando los indígenas paseaban los restos momificados de los fallecidos gobernantes incas. A la llegada de los españoles, estos reemplazaron los difuntos mandatarios incas por las imágenes más representativas del catolicismo.

Más de 15 imágenes religiosas llegan ese día a la Catedral de Cuzco por lo que no pudimos visitarla por dentro y se cambió el itinerario para la visita de la Iglesia que hay en la plaza de San Francisco (y a nuestra vuelta del Machu Picchu aprovechamos para verla por dentro).

Como en las buenas celebraciones no puede faltar la comida. Había montado en la plaza de San Francisco muchos puestos de comida y bebida dentro del “festival de Chiriuchu” que es un plato típico del país. El chiriuchu contiene ingredientes de la región como: torreja, tostado de maíz o cancha, el cuy, la gallina de corral, el queso, el caucau o huevera traída del mar, yuyo, cecina, rocoto, sangrecita o thullan.

Y me encantó que los platos eran desechables orgánicos, biodegradables, en un paso más de las 108 amas de casa que integran la Asociación de Chiriucheras de Cusco para dejar de utilizar plásticos y cuidar más el medio ambiente.

La Iglesia convento de Santo Domingo

Es muy reconocido el claustro del convento que es tal vez el más viejo de la ciudad con un estilo renacentista y con diversas influencias. Destacan el techo, los lienzos del claustro y la sala capitular.
Aunque no se puede hacer fotos (……) también es famoso un enorme lienzo denominada “La Genealogía de la Orden Franciscana”, el más antiguo de la ciudad y que mide aproximadamente 12 metros de alto por 9 metros de ancho, fue pintado por Juan Espinoza de los Monteros el año de 1699.

Esta enorme obra exhibe 12 ramas de la orden franciscana, conteniendo a 683 personajes, 224 escudos y armas y 203 leyendas de biografía de los miembros de la orden.

Sacsayhuamán

Las ruinas de la fortaleza Sacsayhuamán se encuentran en el norte de la ciudad y son otro de los lugares imprescindibles que visitar a las afueras de Cusco (ya subidos en nuestro minibús). Este gran complejo se empezó a construir en el siglo XV por orden de Pachacutec y aunque actualmente solo se conserva una parte de la antigua Sacsayhuamán, todavía se pueden ver los increíbles muros de grandes bloques de piedra formando 3 plataformas superpuestas. Ten en cuenta que en el complejo podrás andar por las diferentes plataformas utilizando las escaleras y puertas hechas de piedra como la fantástica Puerta del Sol y por varias piedras de los muros, que alcanzan los 400 metros de longitud.

 Puka Pukara

Esta fue otra de las fortalezas destinadas a la defensa de la ciudad de Cuzco por lo cual tiene un significado relevante por ser una arquitectura militar del imperio inca. Se la conoce también bajo el nombre de “Fortaleza Roja” por el color que tienen sus piedras al anochecer. 

Kenko

Otro centro dedicado al rito y son de particular interés su anfiteatro de forma semicircular y sus galerías subterráneas. Los conquistadores españoles le dieron el nombre de Q’inqu, palabra del quechua que significa ‘laberinto’, por las galerías subterráneas en forma de laberinto y por los pequeños canales labrados en las rocas en forma de zigzag (ya no se sube a la parte alta de la roca principal). Se presume que fue uno de los santuarios más importantes que hubo en el incanato donde posiblemente se reunían los adoradores de Inti o dios Sol y de la diosa Pacha Mama o Tierra.

A nuestra vuelta a la ciudad ya por libre estuvimos viendo las últimas imágenes que pasaban por la puerta de la Catedral acompañadas en procesión festiva por bailes y música. Toda una suerte coincidir en el tiempo con estas celebraciones para poder vivir de cerca sus tradiciones. Muy curioso e interesante.

Y antes de cenar entramos a ver el espectáculo que todos los días realiza el Centro arte nativo en una exhibición de folklore con música y baile en directo. Si vas por libre te recuerdo que existe un ticket turístico que incluye todos los enclaves turísticos por un total de 130 soles. A nosotros nos lo dieron a nuestra llegada a Cuzco y aprovechamos para usar algunas de las entradas a los museos de la ciudad así como al Centro de arte nativo.

La guinda perfecta.

Día 5. Cuzco / Valle Sagrado. Parada en el Awana Kancha, proyecto turístico que busca integrar a las comunidades andinas a través de sus telares y la cría de camélidos. Visita al Valle Sagrado de los Incas. Almuerzo. Mercado de Pisac y Ollantaytambo. Traslado al hotel y cena

Dejamos Cuzco para atravesar el llamado Valle Sagrado acercándonos en nuestro itinerario al Machu Picchu.

Durante este día hicimos tres paradas destacadas: la primera para conocer mejor la industria textil de los camélidos, la segunda para hacer algunas compras en el Mercado de artesanía de Pisac y finalmente viajar al pasado con la visita de los restos del enclave de Ollantaytambo.

Awana Kancha

El Centro Textil de Awana Kancha (traducido sería “Palacio del tejido”) es un proyecto que reúne a 14 comunidades con un total de 420 familias.

De hecho, es el primer museo viviente de los andes a través del cual el visitante conoce de cerca el proceso de producción de las telas tradicionales andinas fabricadas a partir de la lana trasquilada de los cuatro camélidos andinos: llama, alpaca, vicuña y guanaco. Incluso les dimos de comer… Perú posee el 90% de la población mundial de alpacas, el 82% de la de vicuñas y el 26% de la de llamas.

En la visita se pueden ver estos animales, y cada una de las etapas de su fabricación artesana.

Las personas que participan en el proyecto son personal de los alrededores que tiene gran conocimiento de los procesos de trasquilar a los animales y de teñido de la lana obtenida. Este centro textil está en el kilómetro 23 de la carretera Cusco – Pisaq.     Para matar el hambre paramos en la carretera en un puesto de una mujer que vendía mazorcas de maíz con queso, y seguimos la ruta.

Valle Sagrado de los Incas

Está situado a unos 15 kilómetros de Cusco y por la zona pasan varios ríos, varios yacimientos arqueológicos de los antiguos incas, pueblos indígenas y coloniales así como un paisaje que impresiona.

Este valle fue muy apreciado por los incas por sus buenas condiciones para la agricultura en los que aprovechándose de la geografía, crearon un sistema de terrazas para cultivar su tan preciado maíz. Entre los lugares imprescindibles que ver en el Valle Sagrado se encuentran: Pisac, Ollantaytambo, Chinchero, Moray con sus terrazas de cultivos circulares y las Salineras de Maras.

Mercado de Pisac

Pisac es famoso por sus ruinas incas situadas en una colina, las terrazas de cultivo y el mercado de artesanía. Dimos un paseo por las calles del centro de este pequeño pueblo, compramos un ajedrez muy bonito y me hice otra foto con mis amigas las alpacas.

Ollantaytambo

Esta es una de las obras maestras de la arquitectura inca en el que destaca un enorme complejo de varias plantas construido sobre dos montañas que tenía funciones defensivas, religiosas y administrativas.

Este imprescindible sitio arqueológico se encuentra a 90 kilómetros de la ciudad de Cuzco y fue de lo mejorcito del día ya que además tuvimos la suerte de ver los ensayos de una representación que iba a tener lugar al día siguiente con motivo de las fiestas tradicionales de la localidad.

Los escalones parecen asustar desde abajo pero son fáciles de subir y de bajar. Y una vez arriba las vistas son chulísimas del Valle Sagrado y de la propia ciudad.

Esta zona también es famosa por ser uno de los puntos de partida del Camino Inca, en dirección a Machu Pichu.

Urubamba

Nuestro hotel estaba en Urubamba y otra vez volvimos a tener suerte porque además de que el lugar era un encanto al estar ubicado en el Monasterio de la Recoleta (en San Agustín de Urubamba) cuando salimos a pasear para hacer tiempo hasta la cena nos encontramos sin buscarlo con una tarde para el recuerdo.

En la plaza de la iglesia había más de 400 estudiantes que realizaban exhibiciones de folklore peruano con sus compañeros bajo la atenta mirada de sus profesores. Bailes y vestidos muy diferentes se unieron en casi dos horas de espectáculo callejero. ¡Fue genial!

Mini vuelta por el mercado del pueblo, churro con dulce de leche en la panadería de la esquina y cena en el hotel que prontito nos íbamos a levantar para poner rumbo Machu Picchu.

Día 6. Valle Sagrado / Machu. Picchu. Salida en tren hasta Machu Picchu Pueblo. Llegada y ascenso en autobús a la Ciudadela Sagrada de los Incas, Machu Picchu, obra maestra de la ingeniería y arquitectura inca. Almuerzo en el Restaurante Inkaterra. Tiempo libre.

La parte más esperada del viaje a Perú había llegado: Machu Picchu nos esperaba.Nuestro anhelado destino es Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde el año 1983. Para llegar a él empezamos la mañana en furgoneta con el traslado hasta Ollantaytambo, donde cogimos el Tren EXPEDITION hasta Machu Picchu pueblo. En total una hora y media de trayecto. La ida es más corta ya que estábamos cerca del Valle Sagrado pero has de tener en cuenta que si tu vuelta es hacia Cuzco el trayecto viene a durar 4 horas y media (realmente la estación de vuelta es Poroy ya que no para en Cuzco).

No controlan mucho el tamaño de las maletas pero se supone que han de ser pequeñas y con un peso y dimensiones concreto así que tenlo en cuenta.

Machu Picchu pueblo en realidad se llama Aguas Calientes y es el lugar de acceso a Machu Picchu. Lo ideal es que al menos dediques dos días a este lugar, nosotros por eso compramos los billetes de ingreso a la montaña Machu Picchu para la mañana del segundo día antes de nuestra vuelta a Cuzco.

Podría escribirte sobre el Machu Picchu (Montaña Vieja) horas y horas pero creo que lo mejor es que visitamos la página web del Ministerio de Cultura donde está todo muy bien explicado y podrás comprar los billetes de ingreso.

https://www.machupicchu.gob.pe/inicio

Mi única recomendación es que compres con antelación los billetes de las montañas si es que quieres visitarlas. En nuestro viaje al ser organizado, al menos en su mayor parte, ya nos incluía el precio la entrada al recinto de Machu Picchu pero has de tener en cuenta que también tienes la posibilidad de subir a una o a las dos montañas que hay a sus francos. La montaña Machu Picchu es una, y la montaña Huayna Picchu es la otra.

La montaña Machu Picchu es más alta, menos escarpada, y el recorrido se hace en más tiempo. Y por su parte la montaña Huayna es más pequeña, mucho más empinada y el recorrido se hace en menos tiempo (es la que suele salir siempre en las fotos de fondo). A la hora de decidir debes valorar tu estado físico y sobretodo tu nivel de vértigo… Si quieres Huayna además deberás anticiparte al menos 3 meses en tu compra ya que acceden solo 400 personas al día, en dos turnos, mientras que en la otra montaña entran el doble.

Nosotros no pudimos comprar las entradas para el Huayna porque estaban agotadas desde hacía mucho y nos conformamos con subir a la otra montaña (que aún así también da un poco de vértigo en dos o tres momentos de la ascensión).

Si no has tenido problema con el mal de altura en Cuzco o ya lo has superado no lo vas a tener en Machu Picchu ya que está más bajo, concretamente está ubicado a 2490 metros sobre el mar.

La subida a la entrada del recinto de Machu Picchu puedes hacerla por libre a pie (subiendo escalones durante una hora) o en autobús (puedes comprar los billetes en internet o en la oficina que hay a escasos metros de la cola). Y si vas por libre no dudes en buscar un guía que te explique todo con lujo de detalles porque vale la pena y no son caros. A nuestra llegada a la estación dejamos las maletas para que las llevaran al hotel y sin perder tiempo subimos en el bus hasta el recinto sagrado para realizar la visita guiada.

El 7 de julio de 2007 Machu Picchu fue declarada como una de las nuevas siete maravillas del mundo moderno en una ceremonia realizada en Lisboa. Si ya en foto enamora, verlo in situ es algo que nunca se te borrará de la memoria. Y como “muestra” unos cuantos “botones” más.

De vuelta a Aguas calientes comimos y nos pegamos una buena ducha en el hotel. Cansados pero con una sonrisa de oreja a oreja. Un pisco sour en el bar, un paseo por las calles, cena y a dormir que al día siguiente volvíamos a madrugar para nuestro ascenso a la montaña Machu Picchu.

Día 7. Machu Picchu / Cuzco. Mañana libre en la que aprovechamos para volver a la ciudadela y subir a la Montaña Machu Picchu. Traslado a la estación de tren y salida hacia la estación de Poroy. Llegada y traslado a Cusco

La tarde anterior compramos los billetes del autobús para subir al recinto de Machu Picchu y bien prontito ya estábamos en la cola. Van llenando los buses según la hora de ingreso que tengas en tu entrada pero intenta siempre ir con unas horas de antelación porque se montan unas colas espectaculares.

En la segunda cola del día (la de pasar los tornos de entrada al Machu Picchu) vimos al actor Rob Lowe que había hecho a pie un tramo de la ruta del Inca.

Para subir a la montaña Machu Picchu hay que andar el principio de la ruta que es común para todos los visitantes del recinto arqueológico y seguir las indicaciones hasta la caseta del guarda donde “te registras”. Así saben cuánta gente ha subido y la hora de salida de cada uno ya que vuelves a firmar al acabar la ruta.

Las vistas de la ascensión pero sobretodo de la cima son espectaculares eso sí en mi opinión hay dos o tres pequeños tramos en los que yo sí percibí cierto peligro y vértigo. Del Huayna no puedo hablar porque no pudimos comprar las entradas pero según mi experiencia la montaña Picchu es asequible para un nivel medio de dificultad sin miedo a las alturas.

En total tardamos unas 4 horas en gran parte porque hicimos muchísimas fotos y vídeos. Cruzamos la ciudadela para salir del recinto, bajar con el bus (a partir de las 13 horas ya la cola suele ser muy larga), comer algo rápido y subir al tren de vuelta (las maletas te las llevan al tren). Y recuerda ponerle el sello de Machu Picchu a tu pasaporte.

La vuelta en tren es mucho más larga que la ida ya que llegas hasta Poroy y de ahí te recogen para llevarte a Cuzco en coche. Las fuerzas ya eran mínimas así que no tardamos en irnos a dormir a la llegada con la sonrisa aún más grande que el día anterior y sin parar de mirar las fotos de la cámara y del teléfono.

Días 8 y 9. Cuzco / Lima / España. Traslado al aeropuerto para salir en vuelo de regreso a España, vía Lima. Noche a bordo.

Nuestro avión de vuelta salía por la tarde así que esa mañana nos dimos una última vuelta por el centro de Cuzco, comimos y empezamos el periplo de vuelta a casa.

Adiós Machupicchu, adiós santuario histórico, adiós Cuzco, adiós Perú. Ha sido un gran placer conocerte pero las cosas buenas se acaban y tocó volver a España…