La antigua ciudad nabatea de Petra, el desierto de Wadi Rum y el Mar muerto: la esencia de Jordania

¿Cuánto tiempo necesitarías para hacerte la maleta y coger un vuelo para irte de viaje a uno de esos paises que no pueden faltar en tu lista de viajes?

En mi caso algo más de 24 horas. Sí, sí, no es broma…

Nunca antes me había decidido con tanto poco tiempo a hacer un viaje casi “literalmente” de un día para otro.

Nos remontamos a la primera semana de diciembre de 2018. En ese momento los astros se alinearon para poder añadir otro gran destino a mi mapamundi de experiencias. Dicho y hecho, durante el fin de semana nos decidimos por descubrir JORDANIA.
El domingo reservamos los vuelos ya que encontramos una salida genial desde Valencia y el lunes a primera hora nos confirmaban que había plazas libres con lo que nos quedó el tiempo justo para contratar el paquete terrestre y  hacernos la maleta. Al día siguiente nos subíamos al avión rumbo a Amán, la capital del país.

Esta vez no fue un viaje laboral ni uno familiar, sino de amigos. Y volvimos a optar por la opción de viaje organizado debido básicamente a la premura de tiempo. Los pasos estaban claros: elegir destino, comprobar que hubiera disponibilidad y dejarnos llevar. Por eso, como en el caso de Marruecos volvimos a confiar en la empresa TUI spain del turoperador Ambassador Tours y en su itinerario “Jordania al completo” asegurándonos así no tener ningún problema de ultimísima hora. Además Jordania es un país muy seguro a pesar de estar rodeado de “conflictos” por lo que no debes preocuparte por este tema, en absoluto.

Petra, la ciudad perdida de los Nabateos, estaba en mi lista de viajes desde hacía ya muchos años principalmente por su famoso Tesoro y por ser una de las grandes maravillas del mundo. De momento ya llevo 5 de 7: las Pirámides de Giza en Egipto, el Coliseo romano, Chichen Itzá en Mexico, la Gran Muralla china que visité en la ruta del Transiberiano y ahora el Tesoro de la famosa Petra. Y ojalá el próximo viaje sea para vivir de cerca el Taj Mahal de la India o el Machu Picchu en Perú…

“Lucky me” tuve la suerte de descubrir Petra en este viaje de 8 días por la llamativa Jordania que nos llevó también a disfrutar del desierto de Wadi-Rum (si tienes la opción de hacer noche es mejor), sin duda otro de los momentos más destacados en mi opinión de este destino, así como del Mar Muerto y de la ciudad de Amán a la que sí le encontramos cosas interesantes.

En esta guía personal de viajes voy a destacarte, sin duda, las jornadas dedicadas a Petra y a Wadi-Rum como las dos visitas obligadas. He de reconocer que todo el viaje en su conjunto tiene muchos atractivos pero si estás por la zona visitando Israel, Egipto, o algún país cercano, yo no dudaría en reservar un par de días para ver Petra y el desierto. Y si tienes más tiempo pues obviamente todo el país o al menos lo más representativo como fue nuestro caso.

Este fue nuestro itinerario (que varía según el día de la semana en que lo inicies), espero que te guste y que te ayude a la hora de decidirte en la difícil tarea de organizar y planificar un viaje o de elegirlo como destino en lugar de otro.

Un enlace que puede serte muy útil es el oficial de las autoridades de turismo de  Jordania, aquí te lo dejo: http://sp.visitjordan.com/


ITINERARIO

Día 1: Llegada a Amán

Día 2: Amán, Jerash, Ajloun, Amán

Día 3: Amán, Castillos del Desierto, Mar Muerto

Día 4: Mar Muerto, Monte Nebo, Madaba, Castillo de Shobak, Pequeña Petra, Petra

Día 5: Petra

Día 6: Petra, Wadi Rum, Aqaba

Día 7: Aqaba, Amán

Día 8: Amán y vuelta a casa

Día 1: Llegada a Amán

Nuestro vuelo con la compañía Turkish llegó a las 23 horas a Amán tras una mini escala en Estambul. Al momento nos estaba recogiendo un encargado del receptivo de Tui en el país (Darna Travel & Tourism) y en un abrir y cerrar de ojos habíamos pasado el control de pasaportes y visados que ya tenía gestionado él por lo que no perdimos ni un minuto, recogido nuestras maletas y directos al hotel a descansar.

Te escribo a modo de información complementaria los hoteles en los que nos alojamos aunque estos dependerán de la categoría que contrates o de la disponibilidad en el caso de un viaje organizado: Hotel Days Inn en Amán, Ramada resort en el Mar Muerto, Hayatt Zaman en Petra y el Hotel City Tower en Aqaba.

Si viajas por libre te recomiendo que, por un lado, te saques el Jordan Pass que es como una tarjeta que incluye diferentes actividades por un precio aproximado de  75 JOD (unos 90€). En su precio está incluido el visado para entrar en el país y entradas como la de Petra, por lo que vale la pena. Por otro lado, es una buena idea que compres una tarjeta SIM para poder tener Internet. (son baratas y las hay en el aeropuerto mismo). Otros temas que siempre preocupan son: la electricidad que va igual que en Europa y  la moneda local que en Jordania es el dinar jordano. No cambies en el aeropuerto porque el cambio es caro y tanto en el hotel como en otros mil y un sitios vas a poder cambiar sin ningún problema.

Día 2: Amán, Jerash, Ajloun, Amán

Tras desayunar nos recogió nuestro guía Yamal que es quien nos acompañaría durante todo el viaje y salimos con nuestro minibus por el caótico y denso tráfico de la ciudad. Fuimos directamente a visitar JERASH, una ciudad con una historia de más de 6.500 años que llegó a ser una de las 10 ciudades romanas más importantes del Imperio y además continúa siendo una de las mejor conservadas de todo el mundo.

Conocida como Gerasa en su momento, este enclave  es el claro ejemplo del urbanismo romano con sus características columnas, templos, plazas públicas, teatros y grandes portadas; pero también de las tradiciones del mundo árabe.
Al este de las ruinas, tan solo separado por unos muros, se encuentra la ciudad moderna.

  

Nuestra ruta seguía con la visita del Castillo ayubí de AJLUN (Qal’at Ar-Rabad) que según cuenta la historia fue construido por uno de los generales de Saladino en el año 1184 dC para controlar las minas de hierro de la zona y disuadir a los francos de invadirla.

En él se observa la aquitectura militar árabe ya que este fortín  dominaba las tres rutas principales que llevaban al valle del Jordán y protegía las rutas comerciales entre Jordania y Siria. Por esto se convirtió en un punto defensivo estratégico en la época de los cruzados, que lucharon sin éxito durante décadas para tomar el castillo y la ciudad colindante.

El castillo original tenía cuatro torres, saeteras en las gruesas paredes y estaba rodeado por un foso que medía aproximadamente 16 metros de anchura y 15 metros de profundidad.
Años después de amplió con una nueva torre y un puente, pero en el siglo XIII los mongoles, en su invasión, destruyeron el castillo que se reconstruyó casi inmediatamente tras la reconquista del lugar por el sultán mameluco Baybars.

Si vas por libre tal vez puedas añadir a tu visita la la Reserva natural de flora y fauna de Ajlun, un área protegida de 13 km cuadrados en cuya reserva hay dos rutas posibles e incluso puedes quedarte a dormir en pequeños bungalows.

Nosotros tras las visitas de Jerash y Ajlun, y una comida típica jordana que estuvo espectacular… Volvimos a Amán a mitad tarde y con el bus nos dieron una pequeña visita panorámica de la capital de este Reino Hachemita, que es como oficialmente se llama Jordania.

Numerosas civilizaciones han pasado por ella desde el 8500 A.C., fecha de la que datan los restos más antiguos encontrados. Asirios, persas, omeyas, griegos y romanos, entre otros, han dejando restos arqueológicos y artísticos. Nos dejaban tiempo para entrar a las ruinas de la Ciudadela pero como el último día volveríamos a estar en Amán optamos por seguir con la visita y volver al hotel en el minibús.
Es lo malo de viajar a un país en invierno ya que a las 5 de la tarde ya estaba cayendo el sol y no se podía alargar como hubiera sido lo idóneo. Eso sí aprovechamos para disfrutar de la piscina del hotel, que los viajes, a veces, son para descansar 🙂

Día 3: Amán, Castillos del Desierto, Mar Muerto

Los castillos del desierto de Jordania son otra de las excursiones típicas que se suele realizar por proximidad desde Amán. Su visita te lleva a descubrir algunos ejemplos del arte y la arquitectura islámicos tempranos que han perdurado en el tiempo desde el siglo VIII. En realidad hay unos 20 castillos aunque estos son los más visitados: Qasr Kharana, Qasr Amra, Qasr Azraq y Qasr Al Hallbat.

La palabra “qasr“ en árabe se tradujo por “castle“ en inglés, pero a pesar de su traducción no te esperes castillos imponentes de estilo medieval por ejemplo al estilo europeo o francés. Se les llama castillos pero como ya vas a ver, no desde la imagen que tenemos subjetiva de lo que eran los castillos. La palabra española más adecuada podría ser la de “alcázar” aunque el diminutivo “qusair” podría traducirse mejor por “palacete”. Siempre teniendo muy en cuenta que son edificaciones en medio del desierto con todas las complicaciones que eso supone a la hora de su construcción, su mantenimiento con el paso de los siglos y de la poderosa y erosiva arena.

Estos complejos situados en el desierto en realidad tuvieron varios propósitos: como el de servir de estaciones para caravanas, centros de agricultura y comercio por ejemplo en la ruta entre Damasco y Baghdad, pabellones de descanso en las peregrinaciones a la Mecca y avanzadas militares que ayudaban a los gobernantes extranjeros a estrechar lazos con los beduinos de la zona.

Qasr Kharana

El Qasr Kharana es el primer “castillo” que se puede visitar viniendo desde Ammán y desde lo lejos más bien da la impresión de ser un “pajar”. Los omeyas construyeron este sencillo edificio de dos plantas  en medio del desierto en el siglo VII. No cumple con ningún requisito de un castillo (por ejemplo tiene sus torres demasiado bajas) y no se sabe exactamente por qué lo construyeron aquí lejos de las rutas comerciales que conocemos hoy en día, pero viendo sus dependencias se piensa que probablemente era un caravasar o como una casa de postas española.

Qasr Amra

Desde el punto de vista artístico probablemente este es el castillo más importante. Fue construido en el siglo VIII por el califa omeya Walid I y servía como residencia. Desde fuera a mi me recordó a la casa de Obi Wan Kenobi de las películas de Star Wars, nada que ver obviamente, pero da ese aire. Y por dentro me encantó.

Se ve al momento que es una de las edificaciones de la zona mejor conservadas, de ahí que fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Sus paredes y techos interiores están cubiertos por vistosos frescos con escenas de caza por ejemplo y dos de las habitaciones tienen el suelo cubierto por coloridos mosaicos. Está claro que era la residencia de un califa desde el momento en que incluso cuenta con un haman.

Qasr Azraq

Por su parte el Qasr Azraq es casi el único de los castillos de desierto que tiene aspecto de fortaleza y quizás por eso es el más visitado. Situado cerca de la ciudad de Azraq, su función desde el principio fue la de proteger el cercano oasis de Azraq que era la única fuente de agua dulce por esas tierras.

Le debe su fama a que Lawrence de Arabia lo utilizó como base durante la Revolución Árabe a principios del siglo XX contra los turcos y lo mencionó en su libro “Los siete pilares de la sabiduría”. No te olvides de visitar la que fue su habitación, situada sobre la puerta de entrada.

Completadas estas tres visitas nos dirigimos hacia el Mar Muerto, donde comimos y donde teníamos la posibilidad por la tarde de bañarnos en sus famosas aguas. No tuvimos suerte con el tiempo y tanto la lluvia como el viento aparecieron durante el trayecto en repetidas ocasiones (así como las ovejas…)

Aunque vimos algunos afortunados poder bañarse mientras comíamos, en nuestro caso entre que nos dejaron en el hotel y pudimos acercarnos a la orilla, fue tarde. Lo intentamos pero nos encontramos con bandera roja y la prohibición de bañarnos bajo la atenta mirada del socorrista del hotel porque según afirmaba había fuertes corrientes y aunque no lo pareciera no era nada seguro entrar en el agua… Si viajas en invierno supongo que es uno de los inconvenientes que te puedes encontrar.

Al menos pasamos un rato divertido con un grupo de orientales que a falta de baño se hicieron una memorable sesión de fotos y yo al menos sí que me unté la cara con sus famosos barros a ver si obraban algún milagro de belleza.

El entorno es bastante impresionante. Cabe recordar que estas aguas se encuentran a más de 400 metros por debajo del nivel del mar, en el Valle de Rift. Los ríos, entre los que se encuentra el río Jordán, desembocan en el Mar Muerto y al evaporarse sus aguas dejan una importante mezcla de sales y minerales de los que se aprovecha el turismo pero también otros sectores como la industria, la agricultura o la medicina.

El Mar Muerto contiene diez veces más sal que las aguas del resto de los mares del mundo y son ricas en sales clorhídricas como el magnesio, sodio, potasio y bromo, entre otros minerales. Es curioso como sus aguas cálidas e increíblemente flotantes ricas en minerales han atraído a visitantes tan dispares como el Rey Herodes o la mismísima Reina egipcia Cleopatra. ¿Así que porqué no hacerlo tú también? De hecho te recomiendo que pases noche en el Mar Muerto para poder bañarte con tranquilidad si te acompaña el buen tiempo ya que existe la posibilidad de hacerlo como excursión volviendo a Amán o incluso a Aqaba (una opción si no tienes mucho tiempo y solo quieres vivir la experiencia y poco más).

En cuanto al alojamiento no te preocupes porque hay multitud de hoteles al haberse consolidado para aquellos que buscan salud y bienestar, y también como centro de peregrinaje religioso de quienes buscan aproximarse al río Jordán y al lugar donde “presuntamente” bautizó Juan Bautista a Jesús. De hecho si esta segunda opción es lo que estás buscando existe un lugar físico que se puede visitar y donde la tradición sitúa este pasaje de la Biblia (sea verdad o no). Este punto se establece en la ciudad de Al-Maghtas, en la orilla oriental del río Jordán, 9 km al norte del Mar Muerto y a tan sólo 10 km al sureste de Jericó.

Día 4: Mar Muerto, Monte Nebo, Madaba, Castillo de Shobak, Pequeña Petra, Petra

Nuestra primera parada del día fue la subida al Monte Nebo, donde se encuentra el monumento en memoria de Moisés. De todos los días del viaje esa jornada fue, en cuanto a meteorología, la peor de las mañanas con diferencia, con un viento muy fuerte y un cielo para nada despejado que no nos dejó disfrutar de las vistas ya que la teoría dice que desde la cima de este monte se puede tener una gran panorámica de todo el valle del Jordán, el Mar Muerto y, al otro lado del río, la ciudad de Jerusalén.

La carretera por la que pasamos también es curiosa ya que tiene unos 5.000 años de antigüedad y es conocida como el Camino de los Reyes (va desde Madaba hasta Petra). En su origen fue una de las rutas comerciales de caravanas más importantes. Su primera referencia es bíblica, cuando se le vetó el paso a Moisés a través de ella. Más tarde fueron los nabateos quienes la transitaron para llevar exóticas mercancías desde Petra hasta los importantes mercados mediterráneos sirios. Posteriormente, los romanos la utilizaron para el paso de sus tropas hasta puestos como los de Um ar-Rasas. Años después, los cruzados lucharon en ella atacando, entre otros, los castillos de Karak y Shobak. Y finalmente se convirtió en una ruta de peregrinación para cristianos (hacia el monte Nebo) y para los musulmanes (hacia la Meca). Actualmente es una carretera rural que en parte discurre por el Wadi Mujib o el “Gran Cañón de Jordania” y que en las zonas montañosas deja unas preciosas vistas con un paisaje curioso.

El Monte Nebo es famoso principalmente por dos cosas: la primera es que se trata del punto más alto del antiguo Reino de Moab al alcanzar los 800 metros sobre el nivel del mar, y la segunda es que es aquí donde Moisés vio la tierra prometida para el pueblo de Israel, la bíblica Canaán, antes de su muerte. Además, en la Biblia se señala que el profeta Jeremías escondió el Arca de la Alianza en una cueva en este monte por mandato de Dios. Realmente el lugar exacto del bíblico monte Nebo no se conoce porque aunque es un “supuesto lugar físico” descrito en la Biblia hay quien sostiene que este monte estaría realmente situado en el monte Sinaí.

Desde su mirador “nos imaginamos” un panorama que abraza buena parte de Tierra Santa: hacia el Sur, se divisa el Mar Muerto y el Desierto de Judá y, al oeste, el Valle del Jordán y las montañas de Judea y Samaria. A su vez, y siempre hacia el oeste, este punto también ofrece vistas hacia Belén, la fortaleza de Herodes, las cúpulas de Jerusalén y el oasis de Jericó.

Como te decía, el supuesto lugar donde murió y está enterrado Moisés constituye el lugar santo más venerado del país. Se completa con la Basílica de Moisés, construida en el siglo IV, ampliada en la época bizantina y reedificada por los franciscanos a principios del siglo XX preservando los mosaicos bizantinos del siglo VI que se visitan en su interior.

Otro punto a destacar fue nuestra parada en Mádaba, conocida como la “ciudad de los mosaicos” donde visitamos la iglesia de San Jorge ya que ahí se encuentra el mapa mosaico más antiguo que se conoce de la Tierra Santa.

Originalmente medía 15,6 x 6 m, unos 94 m2, aunque hoy día sólo se conserva una cuarta parte del mosaico original. La iglesia se erigió en 1896, sobre los restos de una iglesia bizantina anterior del siglo VI dC.

De entre los espectaculares mosaicos bizantinos y omeyas que hay en toda la ciudad destaca el famoso mapa de mosaico de Jerusalén y Tierra Santa del siglo VI que está en el interior de esta iglesia y cubre parte de su suelo.

Formado por dos millones de piezas hechas con piedra local de vivos colores, muestra colinas y valles y pueblos y ciudades hasta el delta del Nilo.

Si tienes tiempo libre leí que cerca de la Iglesia de la Virgen se encuentra la Escuela del mosaico de Mádaba que funciona bajo el mecenazgo del Ministerio de Turismo y es el único proyecto de este tipo en todo Oriente Próximo.
Allí se forma a los artesanos en el arte de crear, reparar y restaurar mosaicos.

Incluso también puedes valorar la opción de reponer fuerzas en este Camino de los Reyes dentro de la Reserva de la Biosfera de Dana con un paisaje caracterizado por montañas boscosas, dunas de arena y desiertos con grandes piedras.
Además, los visitantes tienen la oportunidad de conocer a los habitantes nativos de Dana, que han habitado este territorio durante los últimos 400 años.

De pasada hacía Pequeña Petra, hicimos la foto a lo lejos del Castillo de Shobak. Esta edificación fue construida por los cruzados a principios del siglo XII y según la historia cayó tras dieciocho meses de asedio de las tropas de Saladino.

Por último descubrimos Pequeña Petra, que está a unos 3 o 4 kilómetros desde Wadi Musa. Obviamente se le llama pequeña por algo, para nada comparable con lo que vimos al día siguiente pero sí el mejor complemento para ir haciendo boca. En este caso el conjunto se erige en el desfiladero de al-Bared, que es el pequeño cañón de 500 metros que guarda esta versión de la grandeza del pueblo nabateo. No hay control de acceso con lo que la entrada es gratuita.

Parece ser que fue en su momento una especie de parada y fonda de las caravanas antes de llegar a Petra cuyos edificios podían albergar las instalaciones de funcionarios dedicadas a registrar viajeros y mercancías.

Y de ahí al precioso hotel Hyatt porque ya estaba anocheciendo (el hotel está a las afueras de la ciudad pero es realmente chulo).
Quedaban pocas horas para el momento más esperado del viaje: disfrutar descubriendo la increíble Petra.

Día 5: Petra

El gran momento de nuestro viaje había llegado y por fin íbamos a poder “perdernos” en la ciudad rosa. Ni más ni menos que una de las siete maravillas del mundo y por lo tanto la joya del turismo para el país jordano.

La noche anterior a la visita leí en internet un reportaje del National Geographic sobre las curiosidades que la envuelven y la verdad es que es obvio el porqué de su fama. No veía la hora de poder entrar y conocerla para sentirnos como Indiana Jones en la película de “La última cruzada” buscando el Santo Grial.

http://www.visitpetra.jo/

Te dejo el link oficial de su web y voy a intentar desgranar las partes más destacadas de su visita.  Nosotros solo estuvimos una horas ya que en invierno está abierto hasta las 17 horas (y en verano hasta las 19 horas) pero la visita a Petra bien vale, en mi opinión, dos días, añadiendo la visita nocturna Petra by Night que es cuando se ilumina el recinto con velas (si tienes la suerte de coincidir allí en los días que la realizan: lunes, miércoles y jueves).

También leí el relato de una pareja de turistas que habían hecho a pie la ruta de trekking que une Pequeña Petra -desde Wadi Musa- y Petra, y que son en total unos 12 km, o lo que es lo mismo, más o menos unas 3 horas y media contando paradas. Me parece una gran opción porque las vistas son preciosas y porque la ruta es de bajada. En el sentido de la visita “normal” se entra a Petra por el Centro de visitantes donde se adquiere la entrada, se contrata un guía si lo deseas y recibes toda la información sobre las rutas posibles dentro de la ciudad nabatea, y el final de esta ruta es el punto más alto que es el Monasterio. Pero solo si vas por libre puedes hacer la ruta que te indico al revés, saliendo desde Pequeña Petra y llegando a mitad camino hasta el Monasterio y ahí cuando seguirías bajando los 800 escalones (y no subiéndolos que siempre cuesta más) para continuar hasta el Tesoro, el Desfiladero del Siq y el centro de visitantes.

Y si quieres seguir andando pues otro día haces alguna de las numerosas rutas que hay posibles dentro de Petra. Vamos que parece que estar solo un día fue muy muy poco viendo las opciones a posteriori…

Nuestro guía Yamal tras recogernos a todos de los hoteles ya tenía las entradas a Petra preparadas y no perdimos ni un minuto. Si vas por libre se compran en el centro de visitantes al precio de 50 JOD un día (60 EUR) o 55 JOD dos días (66 EUR) o acceder con la Jordan Pass que, como comenté al inicio de esta guía, cuesta 75 JOD (90 EUR) con la entrada de dos días e incluye el visado (40 EUR) y las entradas a muchos otros sitios.

Muchos tenemos la imagen de la famosa fachada conocida como “el Tesoro” pero en realidad la ciudad arqueológica de Petra es un enclave enorme en el que llegaron a vivir más de 30.000 personas, excavada y esculpida en la roca, formando un conjunto monumental único que le valió para ser incluido en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO en 1985.

Dicho lo cual, prepárate para andar con calzado cómodo y recuerda llevar agua, gorra y protección para el sol. Si tienes problemas de movilidad las únicas opciones posibles son alquilar un caballo desde el Centro de Visitantes hasta el inicio del desfiladero, un carruaje desde el Centro de Visitantes hasta el Tesoro o un camello desde el Tesoro hasta el Gran Templo.

Antes de entrar a desgranar cada punto de interés cabe hacer historia y recordar que a Petra se le conoce como “la ciudad perdida” porque así lo estuvo desde el siglo VI d.C cuando sus habitantes la abandonaron, hasta que el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt la rescató de ese olvido tras convencer a un guía beduino para que lo llevara a la ciudad perdida. Los nabateos crearon esta ciudad en el siglo IV a.C dentro de la gran importancia comercial que tuvo la zona en las rutas de la seda, las especias y otras mercancías entre Oriente (China, la India y el sur de Arabia) y Occidente (Grecia y Roma fundamentalmente).

Según parece, tras el establecimiento en Petra del pueblo nabateo, un pueblo nómada árabe acostumbrado al saqueo de caravanas, ésta se convirtió en una ciudad próspera y rica gracias al pillaje durante los primeros años y, más tarde, a los altos peajes que cobraban por la seguridad de sus muros. Y es que Petra se ubica entre altas montañas rocosas y sus habitantes se encargaron de construir complejas redes de canales que les abastecían de agua potable, lo que hacía de ella un enclave muy atractivo en el que descansar.

De hecho cerca de la entrada se puede apreciar parte de la Presa que construyeron los nabateos para desviar las riadas y para ello excavaron en la roca un túnel de 88 metros de longitud demostrando ser unos auténticos maestros en ingeniería hidráulica.

Es curioso saber que se calcula que el 80% de la ciudad aún sigue oculta bajo la arena de años y años del paso de tormentas de arena, los terremotos y numerosas inundaciones la fueron enterrando poco a poco hasta tal punto que tan sólo el 20% de la ciudad es actualmente visitable, aunque las excavaciones continúan desenterrando edificios.

La entrada a la ciudad se realiza a través del Siq, un estrecho cañón de un kilómetro y medio de longitud rodeado por acantilados que se elevan hasta los 80 metros de altura.
El simple hecho de caminar a través del Siq es una experiencia inolvidable y más cuando se llega al final que desemboca en el llamado Tesoro o Al-Khazneh.

Te puedes fijar como en ambos extremos de las paredes se tallaron en la roca arenisca las canalizaciones que llevaban agua a la ciudad.
Y para que el agua fluyese y no se filtrase por la roca porosa se cubría de una pasta impermeable.

Toda una obra de ingeniería hidráulica que permitió a los nabateos disfrutar del agua y convertirse en un oasis para las rutas comerciales que atravesaban el desierto.

El Tesoro es el monumento más suntuoso de Petra y el primero destacado que el viajero tiene el honor de visitar. Con 43 metros de alto y 30 metros de ancho tallados en la sólida roca de color rosa pálido eclipsa todo a su alrededor. Se construyó en el siglo I como la tumba de un importante rey nabateo llamado  Aretas III y es una muestra del talento para la ingeniería de este antiguo pueblo.

Al pasar el Tesoro y seguir con la ruta te encuentras con la calle de las fachadas, una zona rodeada de cuevas, templos, tumbas y el Teatro Romano.

Aunque fue ampliada durante su época de mayor esplendor, se cree que Petra nació para los nabateos como una ciudad funeraria, pues ellos mismos la bautizaron como “la ciudad para el día de mañana”. Al principio de los tiempos, según algunos expertos, los habitantes de Petra vivían en jaimas ya que los edificios excavados en piedra son, en su mayoría, tumbas del siglo III a.C, que varían en tamaño, diseño y ornamentación en función de la posición social del fallecido.

El Teatro Romano, por su parte, fue construido por los nabateos con una capacidad para 3.000 espectadores. Luego fue ampliado por los romanos en el año 106 para que cupieran un total de 8.500 espectadores.

Otro punto importante es el de las Tumbas Reales, que dejamos para después de comer. A la vuelta.

Petra fue conquistada por los romanos, en concreto, por el general Pompeyo en el año 63 a.C., y si bien inicialmente los nabateos dispusieron de cierta autonomía, tras la muerte del último rey nabateo en el año 106, pasó a ser una ciudad controlada por el emperador Trajano.

Este dato se observa más claramente en la zona del Gran Templo y la Vía de las Columnas, por ejemplo.

Sin perder tiempo seguimos nuestra ruta hacia la parte más alta, que es donde se ubica el Ad-Deir, El Monasterio, que es el monumento más grande tallado en Petra. Fue tallado por los nabateos en el siglo I en honor a Obodas I y para llegar a él hay que subir unos 800 escalones.

La ascensión hasta el monumento es algo dura si no estás acostumbrado. A nosotros nos costó unos 50 minutos pero porque paramos para hacer muchas fotos. Se puede hacer en burro pero he de reconocer que no me gustó la forma en que tratan los lugareños a los pobres animales y tampoco me pareció muy seguro. Tómatelo con calma porque desde lo más alto se disfruta de unas vistas alucinantes del valle del Aravá.

Posiblemente, al ser más inaccesible que el Tesoro, el Monasterio no es tan conocido ni está tan masificado. Sus dimensiones son mayores que las del Tesoro pero su ubicación no es tan espectacular. El estado de conservación es muy bueno, sobre todo en la parte superior, que aún conserva muchos detalles. Su nombre se debe a las cruces que se tallaron en su interior, lo que hace pensar que se utilizó como iglesia por los bizantinos.

Íbamos justos de tiempo porque aún teníamos que comer y volver a hacer el camino al revés para salir del recinto a tiempo. Una pena porque las opciones de rutas son muy grandes y aunque nos dio tiempo a ver casi todo nos quedamos con ganas de mucho más.

Dentro de Petra hay dos restaurantes, casi al lado el uno del otro, que se diferencian un poco por la calidad y el precio, aunque también puedes entrar tu propia comida.
Comimos rápido en la opción más económica para reponer fuerzas (restaurante “Basin”) y subimos a descubrir la Iglesia bizantina de la que se conserva bien preservados los mosaicos de los pasillos laterales y las Tumbas reales.

Las tumbas reales de Al Khubthah están formadas principalmente por la Tumba Palacio, la Tumba Corintia, la Tumba de la Seda y la tumba de la Urna. Cada Tumba tiene su historia y sus características destacables.

Por ejemplo la Tumba de la Seda se debe a su aspecto erosionado y llama la atención las diferentes tonalidades y colores de la roca. Lo malo es que el fuerte sol no permite apreciarlo fácilmente en las fotografías. Ni qué decir tiene que es una pena ir con prisas cuando te gusta hacer fotos…

Por su parte, la Tumba de la Urna también es llamada “El Tribunal” o Al Makhamah porque hizo funciones de archivo y tribunal.

Se ha sugerido que esta es la tumba del rey nabateo Malco II, que murió en el año 70.

Parece ser que en los equinoccios el sol ilumina el interior lo que es bastante curioso y demuestra la inteligencia de la época.

También está la Tumba Corintia, que tiene una columna de este estilo y recuerda al Tesoro, aunque mucho más erosionado. Pero la que más me gustó es la Tumba Palacio con sus cinco alturas.

Sin parar de mirar el reloj seguimos nuestro camino de vuelta hasta la entrada, con más paradas para repetir y repetir fotos (sobre todo en la fachada del Tesoro).

Mereció mucho la pena y volvería a Petra al menos para dos días más. Sin duda.

Día 6: Petra, Wadi Rum, Aqaba

Después de la visita a Petra situaría en segunda posición al desierto de Wadi Rum, también llamado “el valle de la luna” y que, como Petra, también es Patrimonio de la Humanidad reconocido por la UNESCO. La espectacularidad de sus rocas como la famosa llamada “los Siete pilares de la sabiduría”, que llegan incluso hasta los más de 1.700 metros de altura, son un reto para los escaladores (de ahí la palabra “Rum”) y pasear o conducir por sus dunas una experiencia única para todos los turistas.

Es toda una experiencia muy cinematográfica que te hace sentirte como Peter O’Toole y Omar Sharif en la película Lawrence de Arabia de 1962 u otras posteriores como Misión a Marte (2000), Planeta Rojo (2000), Prometheus (2012), Marte (2015) e incluso algunas escenas ambientadas en el planeta Jedha de Star Wars de la película Rogue One (2016).

Hay varias posibilidades para explorar Wadi Rum. Nosotros con el grupo del viaje hicimos la más típica, que es la de hacer un recorrido en coche 4×4 explorando algunos de sus lugares más conocidos. Salimos desde el Centro de visitantes en 6 coches y la excursión duró aproximadamente unas 4 horas en total (con la comida incluida).

Si vas por libre las opciones se multiplican: coche, camello, surfear en la arena (sandboard), escalada o incluso sobrevolarlo en ultraligero o en globo que son otras opciones que realizan desde el Real Club de Deportes Aéreos de Jordania.

Te aconsejo hacer noche en el desierto tanto si vas en viaje organizado como por libre ya que entonces podrás hacer la excursión más larga y se visita por ejemplo una roca bastante famosa con forma de ventana (la foto me la pasó una compañera del grupo que sí hizo noche en una de las múltiples opciones existentes). Así podrás disfrutar del anochecer y del amanecer en el desierto.

Yo ya había dormido en el desierto en Túnez y por eso no lo contemplamos con las prisas de contratar el viaje pero creo que sí deberíamos haberlo hecho porque suele ser mágico. Yo me acordé del atardecer y el amanecer en el Uluru en Australia.

Los nabateos que se asentaron en Petra también pasaron por estas zonas y su huella se observa en algunas cuevas y en los petroglifos. Por ejemplo, vimos una roca con algunos de estos dibujos con más de 4.000 años de historia.

El pueblo beduino que habita la zona todavía mantiene su estilo de vida seminómada que ya no se dedica  al pastureo de cabras, camellos, o a la venta de telas.

Ahora vive de los turistas mayoritariamente con los paseos a camello, en 4×4 como guías y conductores, la venta de pequeños suvenires y las pequeñas jaimas donde tomar un café o comer sus productos más típicos.

He de reconocer que aunque suelo estar siempre en contra del uso de animales en actividades turísticas me decidí por dar un paseo en camello y quedé encantada.

Fui la única del grupo y durante más de 40 minutos descubrí el desierto con mi camella, su hija y un joven de 15 años que me contó con su inglés escaso cosas como que había dejado de ir a la escuela para dedicarse al completo a esta actividad turística junto con su padre.

Acabé la ruta con el corazón dividido pero enamorada del lugar hasta el máximo suspiro.

El desierto de Wadi Rum está a 60 km de Aqaba, donde nos dirigimos tras la comida. Ya allí nos dio tiempo a dejar los trastos al vuelo, darnos una vuelta por el paseo marítimo, visitar algunas tiendas y ver el anochecer en la playa del Mar Muerto.

Día 7: Aqaba, Amán

La organización de este circuito acaba en este día séptimo en el que tras el desayuno y según el horario del vuelo te llevan al aeropuerto para tomar el vuelo de regreso a España. En nuestro caso, las prisas a la hora de contratar el paquete terrestre de este viaje por un lado, y los vuelos por otro, nos jugaron una pequeña mala pasada ya que nuestro avión salía de madrugada pero no en este día, sino al día siguiente. Error nuestro… Así que utilizamos la mañana para disfrutar un poco más de Aqaba y el día siguiente nos quedamos un día “extra” en la capital jordana.

Nuestra mañana se limitó a coger un barco que durante dos horas (se paga según el tiempo y el regateo que consigas) nos dio una vuelta por el litoral de la playa de Aqaba, al volver a tierra firme nos dimos un baño en el Mar Rojo, comimos y vimos la mezquita de la ciudad ya de vuelta al hotel para coger las maletas.

Quizás el mayor recurso de Aqaba sea el Mar Rojo, por lo que sin duda una de las mejores experiencias que puedes disfrutar es la de bucear ya que el clima templado y las suaves corrientes de agua han creado el entorno perfecto para que crezcan corales y se desarrolle una multitud de vida marina. Incluso se hacen excursiones de buceo nocturnas para poder observar a ciertas criaturas marinas nocturnas como los cangrejos o las langostas en busca de su alimento. Si no eres experto has de saber que existe algunas restricciones como la de no volar el mismo día o tras pasar al menos 24 horas desde que hayas buceado por razones de seguridad (debido al aire comprimido de la botella de oxígeno), por ejemplo. Por este motivo, optamos por la de ver una pequeña parte de sus famosos corales desde un Glass Boat que tiene el fondo de cristal para ver el fondo marino.

Aqaba es un lugar excelente para disfrutar de playa y tranquilidad en un ambiente familiar, pasar la noche si pretendes visitar Wadi Rum o incluso Petra. Es por ello que cada vez desde el Ministerio de Turismo Jordano se está intentando que el turista también opte por entrar al país por la zona sur, incluso sin darle tanta importancia a la zona norte, como alternativa.

El minibús nos trasladó a Amán, a la que llegamos ya de noche. Nuestro vuelo de vuelta era desde Amán aunque el aeropuerto internacional de Aqaba está situado a tan solo 20 minutos en coche del centro de la ciudad y también tiene conexión con Amán y con muchas ciudades europeas.

Día 8: Amán y vuelta a casa

Como ya te dije Amán suele ser la ciudad de entrada y salida del país pero dependiendo de tu itinerario o de si estás por la zona y solo vas a visitar Petra y el desierto de Wadi rum por ejemplo, no dudes en contemplar como opción la de entrar y salir a Jordania por el sur (o al menos entrar por Amán y salir por Aqaba para no tener que volver a subir a Amán al finalizar el itinerario y ahorrarte bastante tiempo en traslados). O incluso aún mejor, ya que te puedes plantear alargar tu viaje por la zona y aprovechar “ya que estás por ahí” para visitar los cercanos países de Israel, Egipto o Arabia Saudí. Una gran idea, ¿No?

En nuestro “día extra” por Jordania nosotros optamos por conocer un poco más Amán, ciudad que reúne casi el 40% de los 5 millones de jordanos que allí viven hoy en día. Hasta las 21 horas no nos venían a buscar para llevarnos del hotel al aeropuerto así que aprovechamos para hacer un free tour por el centro de la ciudad por la mañana, perdiéndonos por su downtown para comer, y visitando su “Mezquita azul” por la tarde/noche.

Había leído por Internet bastantes opiniones de turistas que afirmaban que aunque la ciudad tiene algunos sitios de interés tampoco era necesario perder mucho tiempo en ella. Solían coincidir en que al menos lo justo para visitar los lugares más imprescindibles (y que con un día o medio incluso podía ser suficiente) pero aunque en mi opinión la ciudad podría ofrecer más al turista, nos pareció bien el resultado de nuestra última jornada y nos volvimos a España con un buen sabor de boca.

Cerca del Teatro Romano está el pequeño hotel Amman Pasha y desde allí sale un free tour dos veces cada mañana. Un antiguo conductor de autobuses para turistas reconvertido con la edad en guía “no oficial” nos acompañó en la visita a una ciudad con mucha historia. Amán nació en el 8.500 aC, fue conquistada sucesivamente por los amonitas, los asirios, los persas y los griegos (que la llamaron Filadelfia) y que fueron dejando su huella. Ya en el siglo I a.C. la ciudad griega fue conquistada por los romanos y se convirtió en una de sus Decápolis, una liga de 10 ciudades de cultura grecorromana destacadas en Oriente Medio. De ahí los restos de la Ciudadela, el Teatro Romano, el Odeón o el Ninfeo. Son algunos de los lugares más visitados junto con los zocos, el museo arqueológico (que ese día justo estaba cerrado), la mezquita Al-Husseiny (a la que solo pueden entrar los musulmanes), la rainbow street (en la colina de Jebel Amman) con sus escaleras de colores, los grafitis de ciertas calles y su Mezquita de cúpula azul del Rey Abdalá I.

Al acabar el free tour aprovechamos para seguir el paseo, comer algo y ya por la tarde repetimos con el mismo guía que se nos ofreció obviamente para cualquier alternativa que lleváramos en mente. Aunque en esta ocasión sí que le dimos más propina ya que nos llevó en su coche particular a visitar otras partes de la ciudad algo más alejadas. Nos dio una vuelta por las afueras, por un grandísimo centro comercial y la zona de expansión, y lo que fue más importante: nos acompañó a la Mezquita del Rey Abdalá I que es la única que se puede visitar por dentro sin ser musulmán. Su enorme cúpula de color azul celeste llama la atención y ya el primer día me quedé con las ganas al verla desde lejos. El visitante tiene que entrar con una túnica oscura que te facilitan en una de las tiendas en la entrada y después se paga unos 2 JOD por persona (casi 2 euros y medio). Al salir de la mezquita verás que justo al lado hay una iglesia católica. Jordania es un buen ejemplo de la armonía en la mezcla y convivencia de diferentes religiones.

Otro momento “foto” del viaje tuvo lugar a la salida de la mezquita ya que en una de las tiendas pudimos probarnos los ropajes tradicionales jordanos que están en casi todos los escaparates. En mi caso está empezando a ser una tradición (como muestra mi conversión en Japón). Hicimos como que nos íbamos a comprar los trajes y nos dejaron probárnoslos sin cobrarnos nada.

Y así fue como volvimos al hotel con la sensación de haber aprovechado el día. Y felices por haber pasado una semana llena de risas, buena compañía, y sobre todo con el magnífico recuerdo de haber conocido de cerca la majestuosa ciudad nabatea de Petra.
A España también me volví, al menos yo, con un par de kg de recuerdo producto de la rica gastronomía jordana influenciada por la comida siria, palestina, iraquí o libanesa que la hace irresistible… Ya era fan del hummus de garbanzos y el de berenjena (baba ganhous), el tabuleh, las albóndigas Kibbe, las dulces blakavas y el pan beduino pero tras este viaje, mucho más.

A mi mochila viajera ya le he añadido la esencia de JORDANIA así como también a esta página de guías de viajes una entrada más que espero te ayude en el futuro.

¡Un saludo muy fuerte y gracias por estar ahí!