De circuito multicolor por la exótica Marruecos

Vuelvo a la carga en mi página web sobre guías de viaje con otro destino que no puede faltar en tu lista: Marruecos, un país que vale la pena descubrir con tranquilidad y poder disfrutar al máximo. Fue la última semana de agosto de 2018 cuando tuve la suerte de volver a Marrakech, donde empezaba nuestro circuito. Una ciudad que ya había visitado en solitario en mayo de 2011, justo una semana después del presunto atentado de Al Qaeda que destruyó el café Argana en la conocida plaza de Yamaa el Fna donde murieron 17 personas. Eso sí, al contrario de lo que pueda parecer este es un país seguro y así me he sentido las dos veces que lo he estado, teniendo cuidado y con ciertas precaucaciones como siempre que sales de viaje. En aquella ocasión fueron 4 días pero en esta segunda el recorrido acabó siendo de 9 completos días repletos de visitas a otras ciudades y enclaves destacados del país.

Cada año intento sacar el tiempo para hacer un viaje con la mejor compañía posible como es la familia y así he tenido la suerte de poder recorrer grandes opciones como Polonia, Croacia, Túnez, Irlanda, Berlín, los Fiordos Noruegos en crucero, Grecia o Rumanía , que nada han tenido que ver con otros paises que he visitado por motivos laborales periodísticos como la menos conocida Lituania o Argentina, o por el puro placer de lo exótico como Japón o la ruta en tren del mítico Transiberiano. Ni que decir tiene que cada punto de nuestro variadísmo globo tiene una vida y una singularidad especial.  Podrás acceder a todas las entradas desde la página de Inicio. Lo que me llega a reflexionar sobre mis tareas pendientes, prometo que algún día escribiré las guías que me faltan…

Ser 9 personas no suele ser fácil de organizar por libre así que siempre hemos optado por viajes organizados o al menos medio organizados añadiéndole algún aspecto que creyéramos importante. Como siempre digo prefiero ir por libre cuando se puede, pero he de reconocer que en muchos casos un viaje organizado es una gran solución.

Así es como llegamos a decidir que el destino de 2018 sería Marruecos y que lo contrataríamos en nuestra agencia de confianza de entre las opciones posibles con la empresa TUI spain del turoperador Ambassador Tours.  Y como siempre no tuvimos ningún problema. Elegimos el itinerario “Marruecos multicolor” que ofrecía llegadas a Marrakech en viernes (nuestra opción) y también llegadas a Casablanca los sábados, en una ruta de 9 días/8 noches aunque existía la posibilidad de añadirle una extensión a las playas.

Agosto no es el mejor momento para visitar Marruecos por las altas temperaturas (lo ideal sería dedicar los meses de otoño o primavera porque en invierno hace frío por el interior) aún así tuvimos bastante suerte y no fue nada exagerado el calor que nos encontramos.

En esta web cierto es que acostumbro a escribir entradas muy largas de cada destino ya que incluyo toda la información posible sobre las paradas a realizar y cómo organizarlas según los días disponibles (alojamiento, gastronomía, visitas obligadas, ideas de ocio…) junto con mi experiencia personal que al final es lo que creo que ayuda más al viajero a la hora de decidirse. Los hoteles son los que vienen en el catálogo y que puedes elegir según la categoría de busques, los restaurantes durante la ruta suelen ser los que ellos tienen organizados de antemano por tema de logística, y tiempo libre lo tienes en algún momento especialmente para temas de compras. La improvisación no suele darse en este tipo de viajes. Por todas estas razones voy a intentar ser más breve que habitualmente ya que no hicimos pocas alternativas, y así trataré de guiarte a través del itinerario que nos facilitaron con el folleto del viaje, mis opiniones personales obviamente y también algo de información de contexto de páginas como https://www.sientemarruecos.viajes

Viendo el resultado final estoy muy contenta de cómo han quedado las fotos teniendo en cuenta los inconvenientes de las prisas para poder sacar buenas instantáneas. Y eso es algo que da mucha rabia para los que amamos hacer miles de fotografías. Con esta selección de fotos espero que te puedas hacer una idea más completa sobre lo que te espera si te adentras en este fabuloso viaje de tradición y cultura. Si te decides por un viaje a través de los preciosos rincones marroquíes esta guía te servirá de base sobre las paradas y posible organización del tiempo/días, y si por el contrario optas por un viaje organizado te hará querer subirte al avión o al barco lo más rápido posible enamorado por sus encantos.
Otra de las muchas cosas geniales sobre la organización de este viaje es que nuestro grupo familiar de 9 personas se completó con 2 chicas de Barcelona y 2 de Murcia, con lo que ampliamos “la familia” moviéndonos sin ningún problema con nuestro minibús. Aquí una de esas fotos para el recuerdo. ¡Un saludo a todas!

Y ahora ya sí este fue nuestro itinerario… Te presento las 4 ciudades imperiales: Marrakech, Fez, Rabat y Meknes, cruzando por el famoso Atlas y descubriendo tanto el desierto como la Ruta de las Mil Kasbahs, también conocida como Ruta de las Fortalezas, y otras ciudades costeras como Tánger y Asilah u otras llenas de miles de años de historia como Volubilis y Fez.

Espero que te guste esta guía de viajes hecha con mucho cariño, aunque las imágenes no muestran ni la mitad de lo interesante que fue conocer en mayor profundidad este destino. Habrá que volver por libre algún día ya que quien va dos veces a un sitio por què no puede ir una tercera…

 

ITINERARIO

Día 1. España / Marrakech (llegada viernes)
Día 2. Marrakech / Casablanca
Día 3. Casablanca / Rabat / Asilah / Tánger
Día 4.  Tánger / Chaouen / Volubilis / Fez
Día 5. Fez
Día 6. Fez / Midelt / Erfoud
Día 7. Erfoud / Gargantas del Todra / Ruta de las Kasbahs / Kella M’Gouna / Ouarzazate
Día 8. Ouarzazate / Ait Ben Haddou / Marrakech
Día 9. Marrakech / España

 

 

Día 1. España / Marrakech (llegada viernes)

Nuestro vuelo llegó a mediodía al moderno aeropuerto Marrakech (con escala en Casablanca) a un aeropuerto muy moderno y a un hotel a 5 minutos en taxi del centro de la ciudad fuera de la medina. Tuvimos suerte con los controles pertinentes y no había mucha cola pero hazte a la idea que lo normal es que se alargue este proceso mucho más de lo que puedes estar acostumbrado.

Nos recogieron a la salida con nuestro cartelito de Tui y después de dejar las maletas en nuestras habitaciones del Hotel Adam Park salimos a dar una vuelta por libre por el centro ya que el primer día de este tipo de circuitos no suele contener ninguna planificación al depender de los horarios de los vuelos. Si tienes suerte y llegas pronto aún puedes aprovechar el tiempo.

Nuestra idea era haber visitado los jardines Majorelle que fueron creados por un pintor francés, Jacques Majorelle, y luego más tarde adquiridos por el famoso diseñador Ives Saint Laurent y su pareja sentimental Pierre Berger. Lo malo es que había visto que cerraban a las 5 de la tarde y no nos daba tiempo así que cambiamos de idea y optamos por perdernos alrededor de las callejuelas que rodean la famosa plaza de Yamaa el Fna, disfrutar de los mil y un comercios que la rodean en su magnífico zoco donde el regateo es más que necesario (así te acostumbras a la moneda Dirham (MAD) con un cambio de unos 11 dirhams por cada euro), y ver la puesta de sol desde alguna de las terrazas de la plaza mientras te bebes un té con el sonido de fondo del muazin llamando a la oración, todo un clásico de Marrakech.

  

Hay varias calles que dan acceso a la plaza y a sus callejuelas interiores llenas de tiendas y restaurantes. Te lo digo porque ahí puedes aprovechar para adquirir Internet. Dos de nuestras compañeras de viaje compraron a su llegada a Marrakech una tarjeta de SIM para uno de sus móviles y con el otro móvil se compartían Internet. Creo que les costó unos 10  euros y llevaba 5 Gb de datos. Es una idea genial si vas por libre para poder hacer las consultas que necesites, nosotros al ir en viaje organizado no lo necesitamos y por la categoría de los hoteles en todos funcionada la red sin ningún problema (solo en el caso de nuestro hotel en el desierto funcionaba Internet en el hall por las habitaciones eran pequeños bungalows y no llegaba la señal tan lejos).

Se regatea casi todo; En los zocos por descontado pero también en los taxis, los vendedores ambulantes, las excursiones… Menos en los restaurantes en casi todo. Lo mismo para el tema de fotos “turísticas” te pedirán algunas monedas para hacerle fotos a los monos, serpientes, y demás personajes/fauna de la plaza.

Yo he de reconocer que soy bastante buena en el arte del regateo pero también los vendedores saben lo que quieren ganar con cada venta y que hay muchos turistas con lo que siempre hay alguno (por lo general con un alto poder adquisitivo) que opta por aceptar el precio que le dicen. Piensa que forma parte de la cultura marroquí. Intenta no claudicar porque en la gran mayoría de ocasiones el precio real es inferior a la mitad del precio que indican al inicio. Decir que es muy caro, hacer una contraoferta a la baja, hacer como te vas porque te ha dicho que ese precio es demasiado barato, volver pare ajustar… Es todo parte del juego del regateo y algo a practicar en tus compras. En productos relacionados con el cuero por ejemplo has de ver calidades también pero perfectamente te puedes llevar a casa unas buenas babuchas por 8 euros o un bolso por 15.

 

Día 2. Marrakech / Casablanca

Si vas por libre puedes dedicar a Marrakech otro día completo o incluso dos para verlo con tranquilidad pero lo cierto es que después de haber estado 4 días en su momento por la ciudad, me pareció que la visita guiada por el centro de la ciudad no estuvo nada mal porque se ve lo más importante en unas horas y luego ya pones rumbo al siguiente destino. Estas fueron nuestras paradas:

Minarete de la Koutobia. La mezquita de Koutoubia es la mezquita más grande de Marrakech también es conocida por como la mezquita de los libreros.  El minarete, de 77 metros (253 pies) de altura, incluye una flecha y orbes. Se completó bajo el reinado del califa almohade bereber Yaqub al-Mansour (1184-1199), e inspiró otros edificios como la Giralda de Sevilla y la Torre Hassan de Rabat.

Las Tumbas saadianas. Se compone de tres mausoleos donde están enterrados los principales representantes de la dinastía saadí, así como un jardín central donde se emplazan las tumbas de sirvientes y soldados. El edificio más importante de las Tumbas Saadíes es el mausoleo principal. En él está enterrado el sultán Ahmad al-Mansur (el creador) y su familia. El mausoleo consta de 3 habitaciones, siendo la más conocida la de las doce columnas, en la que están enterrados sus hijos.

El Palacio Bahía. Es otro ejemplo del medievo musulmán. Palacio del Siglo XIX que tiene un patio central bastante bonito y unos techos de ensueño. Se halla rodeado de jardines. Las habitaciones, no guardan ningún mueble ya que a la muerte del visir, fue saqueado por sus sirvientes. Otro punto cercano es el Palacio Badi que yo ya había visita en mi primer viaje a la ciudad y que si tienes poco tiempo es prescindible. Nosotros no lo vimos en el paseo supongo que porque aunque destaca por su gran patio central en el que se encuentran varios fosos a modo de estanque o destinados a naranjos, poco más destacado tiene.

Visita a pie de la Plaza de Jema el f´naa (como puedes ver se escribe de mil y una formas). Es el punto neurálgico de la medina desde donde salen todas las callejuelas y zocos.

Allí nos dejaron tiempo libre para comer y después visitamos una tienda de especias y tintes. Intenta alejarte un poco del centro de la plaza a la hora de comer aunque la realidad es que los precios han subido bastante desde mi anterior visita y opciones hay mil. Cuidado con el estómago porque suele ser habitual por una razón u otra que acabes estando algún día tocado… Aún así verás como la cocina marroquí es excelente y ofrece una gran variedad de sabores.

El couscous sigue siendo sin duda el plato típicamente marroquí, pero también puedes degustar los tajines de buey, de pollo, de cordero. La pastilla se come dulce o salada o una mezcla de ambas. Los brick o la chorba son entrantes apetitosos. Y si eres goloso tienen dulces con alguna que otra caloría… y para rebajar un té a la menta porque de alcohol nada de nada. Aunque mi gran debilidad es la caña de azúcar, puesto que veía en cada parada de nuestro viaje, no lo dudaba ni un segundo…

En nuestro recorrido entramos a la Herboriste La Famille donde vendían mil y una especias, té, gynseng, perfumes y como no el aceite Argana. Esta última es una de las compras estrella por antonomasia. Para que te hagas una idea el aceite de Argán es para Marruecos lo que el aceite de oliva es para España o Italia. Está muy de moda porque sirve para casi todo, y en especial para su uso cosmético (de un color más claro) y el culinario (que es más oscuro y con un sabor y aroma más fuerte). Un auténtico “oro líquido” que se extrae de los frutos del árbol de argán que para el pueblo bereber es “el árbol de la vida”. Hoy en día, los árboles de argán crecen exclusivamente en los suelos semidesérticos de la Reserva de la Biosfera Arganeraie.

En 1999, la UNESCO declaró los bosques de Argán Patrimonio universal para proteger la Reserva Mundial de la Biosfera de su extinción por deforestación y desertización. Se necesita 35 kg de este fruto para conseguir cada litro de aceite (al módico precio de 50-100€/l). Si vas a comprar hazlo en sitios que te inspiren algo de confianza porque en muchos puestos lo que hacen es diluirlo eso sí cobrándote al mismo precio que los buenos.

Otro paseo disfrutando de cada rincón de la ciudad e iniciamos el camino hacia Casablanca, nuestra siguiente parada. Nos alojamos en el Hotel Le Palace d’Anfa en la misma playa.

 

Día 3. Casablanca / Rabat / Asilah / Tánger

Casablanca es la ciudad más poblada de Marruecos, y de todo el Magreb, lo que la convierte en el verdadero centro cultural, económico e industrial del país. Aunque Rabat es la capital administrativa, es Casablanca la que ejerce de motor financiero. Ese día íbamos a visitar lo más destacada de ambas.

Iniciamos la jornada visitando la famosa y faraónica obra de la Mezquita de Hassan II de Casablanca.

Esta es la única mezquita de Marruecos que está abierta a los no musulmanes y representa una obra maestra de la arquitectura árabe-musulmana. Solo por esas dos pequeñas razones su visita la convierte en imprescindible.

Como curiosidad se sitúa sobre una península artificial al lado del mar y esto se debe a que Hassan II, que fue quien la mandó construir, se inspiró en un verso del Corán que decía así “El trono de Dios se erigió sobre las aguas”. Su diseñador fue el arquitecto francés Michel Pinseau, el mismo que proyectó el pabellón de Marruecos en la Exposición Universal de Sevilla. Su construcción duró ocho años, siendo inaugurada en 1993 coincidiendo con el día del nacimiento del profeta Mahoma. Se calcula que “solo” costó unos 505 millones de euros…

Su espectacularidad y majestuosidad la han convertido en el símbolo de la ciudad y casi del país. Los datos así lo dejan de manifiesto: 2.500 obreros y 10.000 artesanos de todos los rincones trabajaron en su construcción y decoración, el suelo tiene calefacción radiante, en la sala de oraciones caben 20.000 personas más los que puedan estar en el exterior en las fechas clave, el techo se puede abrir por completo en verano uniendo cielo, tierra y agua (simbolizado en la planta inferior donde está la zona de abluciones con 41 fuentes de mármol).

Te aconsejo llevar calcetines para pasear por su sala principal ya que te hacen quitar los zapatos y llevarlos dentro de una bolsa de plástico.

El agua es una elemento de purificación en todas las religiones, por ejemplo en el cristianismo se usa en el bautizo y en el Islam en este caso como método de purificación antes de la oración. De hecho, el Corán dice: ¡Oh vosotros que habéis llegado a creer! Cuando os dispongáis a rezar, lavaos la cara, las manos y los brazos hasta los codos, y pasaos las manos mojadas ligeramente por la cabeza, y lavaos los pies hasta los tobillos. Y si estáis en un estado que requiera la ablución mayor, purificaos. Dios no quiere imponeros la dificultad, sino que quiere purificaros y concederos la medida completa de Sus bendiciones, para que esto os mueva a ser agradecidos. (Qurán 5:6)

Una vez salimos de la mezquita seguimos con la panorámica de esta ciudad moderna y llena de vida. De hecho, aunque de pasada con el bus, vimos la réplica del Rick’s Café, el cabaret que aparece en la película Casablanca. Cosas del turismo porque ni un solo segundo del film se rodó en Marruecos, todo se hizo en Hollywood.

El tour por Casablanca nos dejó también instantáneas de la Corniche (bulevar que discurre junto al mar), el Palacio Real, la Plaza de la liga Árabe, la plaza de Mohamed V (en la foto con uno de los famosos aguadores) y el elegante barrio de Anfa.

En la foto puedes ver otra de las típicas estampas del país que recuerda a tiempos pasados (en la plaza de Mohammed V) . Es la figura del aguador que originariamente ofrecía agua a los transeúntes a cambio de dinero. Ahora siguen haciéndolo más bien para la foto y se les ve a distancia por su original y llamativo traje.

La siguiente parada fue Rabat, capital del país, con su centro histórico Patrimonio de la Humanidad. Vimos el Palacio Real, la Kasbah de los Oudaya y el mausoleo de Mohamed V, junto al que se encuentra la torre de Hassan.

El mausoleo de Mohamed V es también un lugar donde perderse unas horas. Está situado en Rabat, en la explanada de la Torre Hasán, cerca de la medina y del río Bu Regreg. En memoria a Mohammed V, el padre de la independencia de Marruecos, su hijo Hassan II construyó este mausoleo que alberga la tumba del rey Mohamed V, y la de sus hijos Hasán II y su hermano menor Mulay Abdellah. El mausoleo, construido entre 1961 y 1971, incluye una mezquita y un museo dedicado a la historia de la dinastía de los Alauitas. El diseño está caracterizado por su estilo clásico árabe andaluz.

La Kasbah de los Oudaya de Rabat (otro Patrimonio de la Humanidad) nació primero en un intento de convertirse en una pequeña fortaleza para pasar después a ser una ciudadela en toda regla. Sus estrechas callejuelas y rincones de blanco y azul nos introdujeron en lo que veríamos después en Asilah o más especialmente en la mediana de Chaouen. Esta es una zona de Rabat que sorprende y donde para variar me bebí un refrescante zumo de caña de azúcar, mi bebida favorita marroquí.

De camino a Tánger donde pasamos la noche hicimos parada en Asilah (también llamada Arcila), fundada en la época fenicia. Nos paseamos por su medina y ojalá hubiéramos tenido tiempo para darnos un bañito… si buscas playas, al norte, ya fuera del municipio, la amplia playa de Tahadart marca la embocadura del Oued Marhar. Y al sur, en una apartada bahía, se encuentra la playa de Rmilate, también conocida como playa Paraíso. 

Tras un día largo y completito llegamos a Tánger, al hotel Solazur, donde cogimos fuerza para la jornada siguiente (tras un pequeño paseo nocturno por la orilla del mar).

 

Día 4. Tánger/ Chaouen / Volubilis / Fez

Tánger también es famoso por su medina y por estar a orillas del mar. Nos dimos un paseo por la zona antigua entrando por la Plaza 9 de abril, donde aún los vecinos se estaban despertando. Si vas por libre en internet leí que se puede visitar a unos 14 km de la ciudad la llamada “gruta de Hércules”, una de las mayores atracciones turísticas regionales y donde se cuenta que Hércules durmió antes de la tarea de cortar las manzanas del Jardín de las Hespérides. Es una ciudad con restos fenicios, cartagineses, romanos y bizantinos.

Seguidamente salimos con nuestro minibús hacia las montañas del Rif donde se encuentra la ciudad de Chaouen, el Reino azul, o también escrito Chefchaouene en francés. Es sin duda, una de las paradas más bonitas por su intenso color azul que inunda sus calles y casas. Aquí me habría tirado horas haciendo fotos a cada rincón, pero no pudo ser. Aún así vale la pena al 200%.

La calle donde vendían fruta y verdura a modo de pequeño mercado callejero es muy peculiar, eso sí ya te digo que no les suele gustar que les hagas fotos…

La ciudad fue fundada en 1471 en el emplazamiento de una pequeña población bereber. Su población original estuvo compuesta sobre todo por exiliados de al-Ándalus, tanto musulmanes como judíos, razón por la cual la parte antigua de la ciudad tiene una apariencia muy similar a la de los pueblos andaluces, con pequeñas callejuelas de trazado irregular y casas encaladas (muy frecuentemente con tonos azules como se ve claramente en las fotos).

Chauen fue durante siglos una ciudad considerada sagrada, donde se prohibía la entrada a los extranjeros. Por esta razón se ha mantenido con pocas alteraciones toda su fisonomía medieval, y los pocos cambios son bastante recientes.

Al salir de la ciudad paramos para ver la panorámica. Dicen que el nombre original Accawen significa en rifeño “Los cuernos”, en referencia a los dos picos visibles desde la ciudad. Esta fue una de las paradas más bonitas con diferencia de todo el viaje.

Seguimos hacia Volubilis, una ciudad romana que ya figuraba en los mapas del s. IV a.c. y donde se encuentran los restos arqueológicos mejor conservados y más visitados de Marruecos. La zona fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997. Es el claro testimonio de cuando el Imperio Romano tenía el control de esta parte de África. Destacan sus columnas y mosaicos y fue como un viaje en el tiempo.

Lo mejor conservado el foro, basílica y Templo de Júpiter, las termas, el arco de Caracalla y dos grandes mosaicos.

Se estima que la población de Volubilis alcanzó los 20.000 habitantes. Aunque los romanos habían perdido el control de la zona en el Siglo III no abandonaron inmediatamente la ciudad. Su influencia latina se hizo evidente durante varios cientos de años más, hasta que los árabes obtuvieron el control de la región en el Siglo VII. Volubilis siguio siendo una ciudad activa y habitada hasta el Siglo XVIII. A pesar de sus estructuras, sufrió daños en un terremoto en el 1700 y algunos de sus mármoles fueron tomados para la construcción en Meknes. Volubilis son las ruinas romanas mejor conservadas de todo Marruecos.

Y llegamos a Fez donde íbamos a dormir (Hotel Ramada Fes) y que visitaríamos en profundidad al día siguiente. Ya anochecía pero aún paramos para hacernos fotos en su puerta de entrada a la ciudad y darnos un paseo por una de sus plazas más concurridas con mercado incluido.

 

Día 5. Fez

En el año 808 Fez fue la  primera capital política, religiosa y cultural de Marruecos. Comenzamos el día en el mirador Bordj Nord con una panorámica desde una de las colinas que circundan la ciudad y visitamos un taller de cerámica y el arte de hacer mosaicos.

Luego visitamos las puertas en bronce del Palacio Real.

Otro Palacio sí, la razón de que haya tantos es que el Rey no posee una residencia fija, sino que va cambiando de vivienda cada pocos meses por lo que tiene a su disposición un palacio real en cada ciudad importante.

Llaman y mucho la atención las 7 puertas de madera maciza forradas de bronce y que representan los siete días de la semana y también los siete grados de la monarquía. Como curiosidad te dirá que sus famosas puertas se limpian con zumo de limón…

Dada su función de residencia real las 80 hectáreas del palacio no están abiertas al público y la policía está muy presente en sus alrededores pero aunque no se pueda visitar su interior, el exterior conforma un marco precioso.
Recuerda que el Rey de Marruecos es Mohamed VI quien manda desde julio de 1999, cuando falleció su padre Hassan II.

Nos adentramos en su medina para visitar a pie las medersas/madrazas y los talleres de los barrios de los artesanos, como el espectacular Barrio de los curtidores. Lo primero que destacan son sus puertas, en especial la puerta Bab Bou Jeloud. Su decoración a base de azulejos azulados le ha valido el nombre de “la Puerta Azul”, aunque sólo exteriormente, porque si la cruzas y la miras nuevamente verás que los azulejos son verdes. No pienses que estos colores se han elegido al azar: el azul simboliza la ciudad de Fez y el verde al islam.

Callejeando y con cuidado con los burros que cargados pasean por la medina, entramos a la madraza Bou Inania que es de las escuelas/mezquita más prestigiosas de todo Marruecos (y que permite la entrada a los no musulmanes).

En el interior del patio llaman la atención las paredes talladas a mano con gran precisión sobre estuco y madera. La parte baja de las paredes se ve cubierta por pequeños azulejos que componen infinidad de motivos geométricos. Y al contrario que en las otras medersas, la fuente de abluciones del patio aún se encuentra en funcionamiento para ser utilizada por los cientos de fieles que continúan acudiendo para la oración. Lo curioso es que si te fijas al entrar, para acceder a la mezquita los practicantes deben atravesar un pequeño puente. Eso es debido a que el río de Fez atraviesa esta madraza. Y de ahí que la fuente de abluciones reciba el agua directamente del río.

Curiosas son algunas de las partes de su zoco, por ejemplo la callecita dedicada a temas nupciales. Todo muy poco ostentoso…

Pasamos por el Mausoleo de Mulay Idris, segundo fundador de la ciudad de Fez y lugar de gran importancia religiosa y de peregrinación.

Al igual que en la mayoría de los lugares de la ciudad, los no musulmanes tienen prohibida la entrada al santuario, pero conviene acercarse hasta la puerta para contemplarlo desde el exterior y conseguir una pequeña panorámica del imponente edificio.

Desde cualquiera de los puntos más altos de la ciudad en los que se puede disfrutar de una vista panorámica de Fez, siempre sobresale la cúpula piramidal de color verde del Mausoleo.

La foto de debajo es de la Mezquita Al Karaouine también con su inconfundible tejado verde esmeralda, fundada en el 859 y que en la actualidad funciona como universidad. Dicen que fue allí donde los árabes inventaron el número 0.
Como te decía en ninguno de los dos lugares pudimos entrar al no ser practicantes del islam. Solo un ojo a lo que se ve desde la puerta y poco más.

Aún así hay muchos rincones característicos, como una barbería al final de la calle.

El plato fuerte de Fez es su barrio de curtidores. Unos minutos de contemplación y te das cuenta de lo duro que es el trabajo de curtir la piel. Casi todas las tiendas que rodean la plaza tiene balcones desde donde tener una vista excepcional de su trabajo, y de paso intentar venderte alguna pieza de ropa obviamente. Cada espacio está lleno de productos como la cal, excrementos de paloma, cenizas y orines de vaca junto con tintes de varios colores necesarios para fermentar la piel y prepararla para su proceso y confección posterior. Suelen ofrecer al turista ramas de hierbabuena para intentar ocultar el olor pero ya te digo que será uno de los recuerdos del viaje.

La curtiduría Chouwara es la más extensa de las cuatro curtidurías tradicionales que continúan con vida en el corazón de la Medina Fez el-Bali y allí trabajan los curtidores en modo cooperativo ya que están agrupados y organizados en gremios. En ellas se trabaja la producción y coloración del cuero del cordero, el buey, la cabra y el camello.

El proceso de elaboración del cuero es todo un arte aunque también peligroso para la salud… El primer paso que se realiza en las curtidurías tradicionales es introducir las pieles en enormes cubas repletas de cal y excrementos de paloma, donde se dejan en reposo durante varios días. Posteriormente se retiran los restos de pelo que queden adheridos a la piel y se procede a la coloración de las piezas introduciéndolas en otras grandes cubas rellenas de tintes naturales de diferentes colores. Por último las pieles se extienden en las terrazas para que se puedan secar al sol y pasan a manos de los artesanos que se ocuparán de transformarlas en elaborados bolsos, maletas, zapatos y abrigos para la venta al público.

Después de comer seguimos con los oficios y visitamos una tienda de alfombras y otra de pañuelos (en primer viaje a Marrakech me volví a casa con 4 en la maleta que aún sigo usando). La verdad es que las alfombras ocupan un lugar fundamental en la artesanía marroquí, tanto las urbanas que son más espesas como las alfombras bereberes. Son caras pero muy bonitas.

Tuvimos un poco de tiempo para compras y volvimos al hotel para la cena.

 

Día 6. Fez / Midelt / Erfoud

Este fue de los días que más km hicimos ya que atravesamos el atlas marroquí, parando a comer en Midelt, y llegando por la tarde a Erfoud (Hotel Belere Erfoud).

Al poco de salir de Fez, paramos en la pequeña ciudad de Ifrane, a la que llaman también “la suiza marroquí”. Es un lugar de veraneo para las familias marroquíes de clase alta y de esquí en invierno. Fue más bien una parada técnica donde estirar las piernas y hacernos la foto con el león del Atlas, y poco más.

Continuamos por una ruta que como decía la info de nuestro circuito “estaba impregnada de la vida berebere”. La carretera se las trae aunque cierto es que la están mejorando mucho. Si te mareas con facilidad tenlo en cuenta.

La arquitectura que vimos tanto ese día como al siguiente es muy característica con las casas hechas de adobe (arena, arcilla, agua y, a veces, material orgánico como paja o estiércol) que, una vez moldeado, se deja secar al sol. Una forma de construir muy peculiar utilizando materiales del propio suelo y que genera la sensación de que la construcción emerge del paisaje, pero que también obliga a un mantenimiento y restauración continuos.

A mitad tarde llegamos a Erfoud, en los límites del gran Sahara. Y antes de que nos dejaran en nuestro hotel visitamos una tienda de fósiles. También hay un pequeño museo de fósiles y minerales en la carretera a Rissani.

Marruecos es un paraíso para todas las personas que aman la paleontología y la mineralogía. Hay gran cantidad de fósiles y muchos de estos se encuentran a fácil acceso, ya que la mayor parte de los yacimientos fosilíferos están en zonas de roca desnuda sin capa de vegetación por encima con lo que es uno de los lugares del mundo para encontrar fósiles (y la actividad no está regulada). Hace unos 450 millones de años, el desierto del Sáhara era el fondo del océano situado en torno al Polo Sur. Formaba parte del supercontinente de Gondwana. Las costas eran similares a las de la Antártida y en las aguas vivían trilobites, animales que desarrollaron ojos de cristal y exoesqueletos para protegerse de sus depredadores, orthoceras, cefalópodos parecidos a calamares con caparazón, y bivalvos similares a los actuales. Todos esos animales y muchos otros se extinguieron hace cientos de millones de años, pero sus cuerpos fosilizados siguen bajo tierra y se cuentan por millones. Yo me enamoré de una espectacular mesa de piedra con fósiles de caracolas gigantes de hacer más de 350 millones de años, pero no me cabía en la maleta de vuelta…

La celebración más importante en Erfoud por si te coincide en fechas en tu viaje es la fiesta de los dátiles, que se celebra entre el 15 y el 25 de Octubre, dependiendo de las fases de la luna.

Erfoud es además un destino muy popular entre los cineastas debido al maravilloso paisaje del desierto del Sáhara que permite su localización. En ella se han rodado muchas de las escenas más míticas del desierto en el cine internacional. De hecho la popular película de 1999 La Momia o The Mummy fue filmada en varias locaciones de esta población y de sus alrededores durante 17 semanas, entre las que se incluyó la parte interior de un volcán inactivo.O también escenas de la película Espectro de 2015 de la saga de James Bond con Daniel Craig de protagonista.

Como curiosad te cuento que esta área de Marruecos también ha sido identificada como muy similar en aspecto y posiblemente geología a áreas del planeta Marte y en 2013 el Foro Espacial Austriaco, realizó experimentos simulando las condiciones de un futuro viaje al planeta rojo.

Este día está pensado para que cojas la actividad extra de pasar la noche en las Dunas del Sahara. Nosotros no lo hicimos porque hace años en nuestro viaje a Túnez hicimos algo muy similar. Debido a su proximidad a Merzouga, pueblo de desierto en las dunas de Erg Chebbi, Erfoud se ha consolidado como una de las puertas para esa experiencia. Nuestras compañeras de viaje de Barcelona y de Albacete sí que lo hicieron, y de ellas son las fotos que te pongo a continuación, para que te hagas una idea de lo bonito que puede ser la excursión. Te llevan en un 4×4 a las altas dunas de Merzouga, cenas allí y duermes en una típica jaima bereber.

Nosotros en cambio hicimos buen uso de la piscina del hotel que el calor se notaba.

 

Día 7. Erfoud / Gargantas del Todra / Ruta de las Kasbahs / Kella M’Gouna / Ouarzazate

El camino hacia nuestra primera parada del día fue en una zona llena de grandes agujeros en la tierra. Curiosamente constituyen un centenar de  pozos artesanales que siguen durante kilómetros las líneas del acuífero subterráneo que suministra agua al oasis de Fezna, en el sur de Marruecos. En internet leí que cada familia, tribu o comunidad ha tenido asignado durante generaciones y generaciones uno de los pozos que penetraban rudimentariamente en el río subterráneo y sacaban de ellos el agua mediante este ingenioso sistema de tracción humana.

La estrecha carretera que lleva a las Gargantas del Todra muestran casas de adobe que se mimetizan con las montañas rodeadas de oasis de vegetación y palmerales. A mí me encantó ver cómo es su día a día y estampas curiosas diferentes de lo que estamos acostumbrados a vivir.

El alto Atlas de Marruecos emergió hace unos 60 millones de años por la fuerza tectónica de las placas y es además una barrera meteorológica de Marruecos que corre de este a oeste y separa las influencias climáticas del Sahara del el clima mediterráneo del norte, dando lugar a cambios drásticos de temperatura en toda la cordillera sobretodo en invierno donde nieva regularmente y se pueden practicar deportes de invierno.

Uno de sus puntos destacados son las Gargantas del Todra, situadas al lado este y reconocidas mundialmente por ser uno de los cañones rocosos más espectaculares.Conforman un estrecho desfiladero de más de 150 metros y unos 10 de ancho en los que aparte de los turistas se llena de locales que van a pasar el día y bañarse en sus aguas.

Si tienes tiempo hay una ruta de trekking de unas 3 horas de duración que rodea una de sus montañas. Seguro que es una opción interesante a tener en cuenta. Y si vas por libre añadiría a tu planificación la visita a las cascadas de Ouzoud donde el agua cae desde más de 100 metros de altura.

Seguimos por la conocida como Ruta de las Mil Kasbahs hasta Ouarzazate, vía Kella M´Gouna, famoso por sus rosas y perfumes. Aquella noche en nuestro hotel de Ouarzazate (Karam Palace) celebraron una boda marroquí y lo poco que pudimos ver fue muy interesante. Es todo un mundo las tradiciones nupciales en Marruecos.

 

Día 8. Ouarzazate / Ait Ben Haddou / Marrakech

Empezamos el día dando un paseo por las calles aún somnolientas de Ouarzazate mientras esperábamos que abrieran la Kasbah que íbamos a visitar escuchando al guía hablar sobre la cultura bereber.

Hace unos años, Ouarzazate se convirtió en un centro turístico de cierta relevancia y por ello proliferaron lujosos hoteles y consiguió albergar los estudios cinematográficos más importantes de Marruecos – Atlas Studios- donde trabajan renombradas productoras internacionales, lo que le ha valido el sobrenombre de “Hollywood Africano”. Allí se han rodado películas como “Astérix y Cleopatra”, “La Guerra de las Galaxias”, “Lawrence de Arabia” o “007: Alta tensión”. Los estudios pueden visitarse si dispones de tiempo extra.

Tras el paseo matutino  nosotros visitamos la Kasbah Taourirt, en otros tiempos residencia del pachá de Marrakech. Esta Kasbah declarada Patrimonio de la Humanidad fue la residencia de uno de los gobernadores más poderoso de la región y actualmente es la sede de una organización encargada de la conservación del patrimonio arquitectónico del sur de Marruecos. Su huésped más importante, Glaui, el pachá de Marrakech, dominaba todas las tierras del Atlas, aunque también se dice que él vivía en una kasbah diferente -la de Telouet– y la kasbah Taourirt era la residencia de otros miembros del clan, el harén y los criados. Así que ya te puedes hacer una idea de la riqueza y el poder de esta familia/clan que vivió en el siglo XVIII de Marruecos.

Por fuera la kasbah es muy elegante, decorada con motivos geométricos que juegan con las luces y las sombras; y recuerda un poco a las bonitas torres mudéjares de Teruel en España, y por el interior la kasbah tiene un montón de escaleras y estrechos pasillos laberínticos que conducen a habitaciones diferentes cuyo interior estaba ricamente decorado con maderas talladas y policromadas. La primera planta era para los esclavos, la segunda planta para las concubinas, y la tercera y última para el pacha y su esposa preferida.

A continuación cogimos el minibús hasta llegar a la Kasbah de Ait Ben Haddou, el ksar más imponente del sur marroquí (es decir un pueblo fortificado) y considerada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1987.

No se sabe con exactitud la fecha de construcción de Aït Ben Haddou, aunque se cree que data del siglo XI. Su origen, como el de otros ksars, es el asentamiento de una tribu bereber (tribu en amazigh se dice Aït), que construían estas características ciudades amuralladas en lugares cercanos a cauces y tierras aptas para el cultivo. Con el tiempo se convirtió en uno de los mayores puntos estratégicos desde el que controlar la ruta que unía la antigua Sudán con las ciudades imperiales de Marrakech, Fez y Meknès, abasteciendo a las caravanas de comerciantes y adquiriendo gran importancia en este período.

Aquí se han rodado escenas de una larga lista de películas desde los años sesenta, entre ellas: Lawrence de Arabia, Jesús de Nazaret, La última tentación de Cristo, La Momia, Gladiator, Alejandro Magno y más recientemente alguna escena de la serie Juego de Tronos. Como curiosidad comentar que una de las puertas monumentales del ksar no es original, pues fue construida en hormigón para que Michael Douglas se estrellara con la avioneta en La Joya del Nilo.

Para cruzar el río Ounila que separa la fortaleza de la parte nueva hay dos alternativas: un puente, construido no hace muchos años, o, lo más divertido, cruzar sobre sacos de tierras. En la época de lluvias el río sufre fuertes crecidas y, antes de la construcción del puente, los habitantes del ksar quedaban incomunicados teniendo que cruzar con burros o dromedarios. A nosotros nos ayudaron a pasar unos niños que intentan recibir de los turistas algunas monedas.

Son solamente unas diez familias las que habitan el lugar, por lo que en su interior se respira paz y tranquilidad. Hay algunas tiendas de antigüedades y también trabajan algunos artistas. El ksar cuenta con un barrio popular con casas de una o dos plantas (siendo aquí donde se encuentran la plaza pública, la mezquita y la escuela coránica). Un barrio aristocrático, situado en la parte baja y con casas ricamente decoradas de hasta cinco plantas y finalmente un barrio judío, situado en la parte alta a la derecha y visiblemente más deteriorado. Las mejores vistas se tienen desde lo alto de la colina, con el palmeral, el alto Atlas y el desierto a tus pies.

Nuestro viaje estaba llegando a su fin y pusimos rumbo a Marrakech. Al llegar aprovechamos para volver a visitar el punto más neurálgico de la ciudad y repetir el atardecer en la plaza Jema el Fna para despedir como tocaba este viaje. Los vendedores de comida nos llegaron a ofrecer “dos años de garantía contra las diarreas”. Llegaron tarde porque la única que se salvó de todo nuestro grupo de la frecuente descomposición fui yo…

Aprovecho este momento para darte otro consejo: mucho cuidado con los tatuajes de henna. Por un lado en la plaza central de Marrakech vas a encontrar a un sinfín de mujeres que te abordan literalmente para hacerte algún diseño sobre todo en el dorso de alguna de las manos y en los dedos. Incluso le ponen purpurina… Son bastantes caras y te pueden pedir perfectamente 10 euros por 2 minutos de trabaja con una pasta que en muchas ocasiones no es de buena calidad y te puede llegar a producir alguna inflamación superficial. En Túnez nos pasó en una zona muy concurrida de turistas. En mi anterior viaje a Marrakech hablé con la chica de la limpieza del riad donde me quedaba a dormir y me hizo un tatuaje espectacular desde los dedos hasta el hombro y le pagué 20 euros.

En esta ocasión aún a última hora estaban haciéndole el tatu a una de las chicas de Albacete y en un minidescuido mío ya me estaban pintando mi mano sin yo haberles dicho nada. Evitar que os cojan del brazo (a veces con la excusa de que te van a hacer una muestra) y siempre pactad el precio antes. Enfada por las formas acabé dándole 5 euros pero ella se fue maldiciendo a toda mi familia por tacaña, y yo a ella por su actitud… Pero bueno he de reconocer que como recuerdo del viaje es un must que puedes hacerte, pero siempre regateando y en la medida de lo posible asegurándote que la henna tiene cierta calidad.

Tomamos el té a la menta desde la terraza del balcón del Café Glacier (consumición obligatoria) y a cenar al hotel. Es espectacular ver como con la caída del sol cambia por completo el ambiente de la plaza.

 

Día 9. Marrakech / España

Si tienes suerte que tu avión sale por la tarde aún puedes aprovechar para unas últimas compras o paseo por los zocos de Marrakech. No fue nuestro caso así que nos despedimos de este país con la promesa de volver algún día.

Yo lo tengo claro, no hay dos sin tres…