Consejos para 3 días en La Habana – Cuba

La Habana, capital de Cuba, es una ciudad que has de visitar al menos una vez en la vida: su música, sus gentes, también sus contradicciones, siguen induciendo a muchos viajeros a pasar algunos días en la isla y disfrutar de sus atractivos.

Muchas veces movidos por su iconografía revolucionaria (en zonas como la Plaza de la Revolución) o en mi caso por el amor al baile, Cuba no debía faltar en este viaje. A veces las ofertas en los vuelos hay que aprovecharlas, aunque de ahí surgiera un viaje mezcla de muchas cosas. Y es que aunque en esta guía os hable de nuestro paso por la Habana en Cuba, fue solo el final de un itinerario que empezó en Miami, siguió en Orlando, pasó por Bahamas y acabó en la isla de los hermanos Castro.

Una de las ideas originales era la de darle la vuelta a la isla y descubrir todos sus rincones. No únicamente la capital, pero no quedaban más días así que nos contentamos con incluir la Habana aunque fuera durante unos pocos días y aprovechar así la oferta de vuelos que encontramos con Iberia, ida a Miami y vuelta desde Habana por un total que no llegaba a los 600 euros. Todo cuadraba.

He de reconocer de primeras que ésta era la parte del viaje que esperaba con más ilusión, y me volví a España un poco desilusionada, o mejor dicho enfadada con la situación que viven los cubanos y que no mejora con el paso del tiempo. También creo que lo ideal es visitar toda la isla, porque hacerlo solo por la Habana es volverte a casa con una mezcla de sentimientos agridulces. Lo siento si no piensas igual, pero yo soy de mirar detrás de lo turístico y normalmente cuando investigas un poco ya no ves lo mismo.

Por un lado sí que es cierto que el casco antiguo, la Habana Vieja, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1982, es bastante llamativa, pero no tanto el resto de la ciudad. La Habana Vieja es sin duda la zona más cuidada y bonita, además de la más antigua. Fue fundada en noviembre de 1519 por Diego Velázquez de Cuéllar y por sus calles han pasado españoles, británicos, franceses y estadounidenses, con lo que la mezcla de estilos arquitectónicos es muy amplio. En el centro histórico se encuentran algunas de las construcciones más importantes de la ciudad y llaman la atención, por ejemplo, sus edificios coloniales o sus plazas. Pero en el momento en el que te alejas un poco de las 5 calles más turísticas ves la realidad.

Y la realidad es que más del 75% de las calles y edificios están en muy mal estado o que la falta de limpieza es clamorosa. Me recordó incluso en muchos momentos la pobreza que vimos en muchas de las partes de nuestro viaje por Madagascar. Las paredes están que se caen, las calles tres cuartos de lo mismo, y la gente que no vive del turismo, intenta sobrevivir como puede.

Fidel y los suyos fueron héroes tras derrocar a la dictadura de Fulgencio Batista, eran la alternativa democrática. Pero el paso del tiempo y el cambio de un Castro a otro (y en breve a una tercera cabeza visible), no han cambiado tampoco las recriminaciones contra el autoritarismo del gobierno revolucionario y la falta de un cambio real.

Es mi opinión personal, pero es una verdadera pena la situación (al menos en cuanto a lo que yo vi en la Habana). Es la vida de un pueblo que no debería seguir malviviendo con cartillas de racionamiento (como en España en su momento), ni pidiendo jabón a los turistas porque no tienen dinero para costearse algo tan básico.

Cierto es que la tasa de alfabetización y el nivel cultural general es muy alto (como lo es la situación sanitaria), pero obviamente las bajas remuneraciones y la falta de incentivos está forzando a los profesionales a emigrar o abandonar sus trabajos estatales en busca de otros que les permitan sobrevivir. El sueldo de un médico puede rondar los 30 euros al mes, mientras que los preciosos coches clásicos que pasean a los turistas por las calles de la ciudad ya te cobran eso por un ratito.

Por otra parte, el mismo gobierno ha reconocido la insuficiencia del salario para cubrir necesidades básicas, las cuotas de racionamiento de 2008 sólo alcanzaban “a cubrir una semana de alimentos al mes y el resto hay que comprarlo  a precios entre 90 y 300 veces superiores.

En el Diario El País leí un artículo donde reflejaban claramente la situación de Cuba tras más de 50 años de la revolución de Fidel Castro. En su momento, Cuba se convirtió en el primer país de América Latina en erradicar el analfabetismo, y al educar legiones de médicos, disminuyó de manera dramática los índices de desnutrición, mortalidad infantil y casi cualquier otra medición de salud pública. Sin embargo, el cambio ha sigo gigantesco, a peor. En 1959 Cuba era tan rica como Singapur, y en la actualidad es uno de los países más pobres del mundo (aunque lo sea sin desnutrición infantil).

La división de clases es patente en la Cuba actual y se agrupa en dos categorías bien definidas: los que tienen acceso a la divisa, CUCs, y los que no. O, de forma más gráfica, los que trabajan cerca del turista o tienen familia en el extranjero que les aprovisione/ayude y los que deben vivir de su trabajo. La mayoría de los revolucionarios se levantó en armas contra la dictadura de Fulgencio Batista porque deseaba una nación más democrática, más próspera, más independiente y más justa. Al cabo de más de medio siglo, es indudable que el cambio se produjo, pero no siguió adelante sino que ha retrocedido en muchos aspectos.

Ojalá en un futuro no tan lejano pueda volver La Habana y el resto de la isla, a vivir un tiempo próspero y glorioso como lo fue en los inicios del Siglo XX, porque se lo merecen sus gentes. Es la lucha también entre el capitalismo y el comunismo.

También es verdad que si eres un apasionado de la fotografía, vas a disfrutar seguro.  Espero que te gusten mis instantáneas aunque me hubiera gustado tener más tiempo para poder hacer cosas diferentes. Yo cuando vuelva para viajar por el resto de la isla creo que optaré por hacer un tour fotográfico por Cuba por las zonas menos conocidas, o al menos, menos visitadas por los turistas.

Y ahora me voy a centrar en lo que realmente importa: en esta guía voy a intentar centrarme en darte consejos relacionados con temas importantes como la moneda o el cómo moverte por la ciudad, así como también te contaré lo que hicimos nosotros cada día en versión resumida para ayudarte en tu planificación de la mejor forma posible.

 

CUESTIONES A TENER EN CUENTA

Dejando a un lado mi opinión personal y reflexiones sobre la isla, si estás planeando tu viaje a Cuba debes tener claro algunas indicaciones/consejos sobre asuntos como la moneda, los visados, el alojamiento o la seguridad.

Seguridad

La Habana es un lugar seguro, por lo general, pero también es cierto que pueden llegar a ser muy pesados algunos cubanos para intentar sacar unos euros con cualquier excusa. No hay que enfadarse, aunque a veces es difícil, solo intentan sobrevivir. Esta fue otra cosa que no me esperaba en esta parte del viaje y que en algunos momentos (como por ejemplo paseando por el malecón), llega a agobiar un poco.

Un ejemplo claro es lo que nos pasó al poco de empezar a patear la capital cubana. Una pareja se nos puso a hablar y con la excusa de apuntarnos unas indicaciones sobre qué hacer/dónde comer en un papel, nos metió en un bar y nos recomendó unos “tragos” muy buenos. Nos apuntaron 4 paridas en una hoja, y el del bar nos cobró casi 6 euros por cada trago. No nos volvió a pasar nada similar en todo el viaje, pero estoy segura de que estaban medio “compinchados” con los del bar cobrando en CUCs lo que posiblemente valía CUPs y así ganaban un extra las dos partes… De hecho, los volvimos a ver en el mismo sitio un par de veces y solo de pensarlo me encendía por dentro. A nadie le gusta sentirse estafado, y aunque sea a una escala pequeña el sentimiento es el mismo. Pero bueno son cosas que pasan a veces cuando vas de turista…

Visado y seguro

Para ingresar a Cuba hay que cumplir algunos requisitos obligatorios tales como, en primer lugar, solicitar un visado de turista. El visado debe tramitarse antes a través de tu agencia de viajes o en los consulados del país de origen, aunque también hay opciones on line muy rápidas (es lo que hicimos nosotros). Otro requerimiento que es indispensable es la contratación de un seguro médico de viaje. El seguro debe contar con asistencia médica las 24 horas y servicio de repatriación. Y si está dentro de tus posibilidades, un seguro contra todo riesgo, ya que extravíos o robos de equipaje puede sucederte siempre. A nosotros nadie nos pidió enseñar el seguro a la llegada a la isla, pero por si acaso…

Y, aunque si bien no es obligatorio, se recomienda que tengáis dadas las siguientes vacunas: Hepatitis A, B, fiebre Tifoidea, Tétanos-Difteria y Rabia. Para viajar a Madagascar nos habíamos vacunado de todo, así que no hubo problema, y tampoco es obligatorio.

Moneda

Es bastante inusual que un país tenga dos monedas oficiales diferentes. En Cuba desde el año 1994 conviven el CUP y el CUC. Para simplificarlo, el CUP es su “verdadera” moneda con un contravalor de risa comparada con el CUC. CUP significa Peso Cubano o también llamada moneda nacional. Y es que el CUC se la “inventaron” para los turistas.

El valor de cada CUC es similar al del euro, de forma que cuando se paga en CUC (en casi todos los sitios) el coste real es muy alto. El CUC es el peso Cubano Convertible: 1 CUC equivale a 24-25 CUP así que imagínate la diferencia. Es aquí donde muchos cubanos también hacen “el agosto” porque si pagas con CUC en vez de con CUP, te están timando y mucho.

Esto nos pasó en la famosa cola de la famosa Heladería Copelia (de la que ya te hablaré después). Yo había leído en Internet que se forman como dos colas, donde en una se paga en CUP y otra en CUC. Te lo explico bien, porque no es del todo cierto. Sí que es verdad que cuando entras en Copelia, en la zona exterior de la heladería, hay un puesto callejero en el que solo cobran en CUC. Si tienes prisa o simplemente quieres pagar 25 veces más caras las cosas, pues puedes pagar en CUCs. Te aconsejo para evitarlo que no compres el helado allí. Entra hasta dentro de la heladería y siéntate donde quieras, abajo o arriba, en la barra o en las mesas. Pero eso sí paga siempre en CUP, o si pagas en CUC mira bien que te devuelven lo que toca. En muchos sitios se hacen los locos y así se quedan la diferencia. Y la diferencia es mucha a nivel económico y también a nivel “helado”. La bola de helado vale 1 CUP, con lo que con 1 CUC te podrías comer 24-25 bolas de helado… No nos pasó al día siguiente al volver… El truco para no liarte con las monedas y los billetes es tener claras dos cosas: Por un lado llevar el dinero separado. Yo llevaba dos monederos, uno con la moneda CUP que habíamos cambiado al llegar en el aeropuerto (el cambio es un poco peor) y luego en alguna casa de cambio; y otro monedero con los CUC que habíamos conseguido con cambio y que te sirve para pagar cosas pequeñas como los trayectos en taxi de línea que luego te explicaré (súper baratos). Y el segundo truco que te puede ayudar es mirar los billetes, los CUP son siempre caras de personas (como el rostro de El Che por ejemplo en el billete de 3 CUP) y los CUC son edificios, monumentos o estatuas (cosas en la calle).

Para cambiar de dinero, es tan sencillo como acercarte a las casas de cambio, las llamadas CADECA, y tener claro los horarios en los que están abiertas ya que suelen cerrar antes de las 4 o las 5 de la tarde, y hacer cola con un poco de paciencia. También puedes cambiar en los bancos, y en tercer lugar puedes optar por sacar CUCs directamente a través de los cajeros automáticos. El cajero es la opción más rápida aunque lo malo en este caso son las comisiones (Evo Bank es el único que no te cobra comisiones y solo pagarías el cargo adicional de 3 dólares por cada 100 CUC que saques).

En primer lugar has de tener moneda turista, o sea CUCs, y si posteriormente quieres tener CUPs, tienes que cambiar CUCs en la CADECA o en algún banco, o que te devuelvan CUPs donde hayas pagado con CUCs. Al principio (como es lógico) irás bastante perdido y no sabrás si el precio de lo que estás viendo es en CUC o en CUP pero ya verás cómo es más fácil de lo que parece, al ver qué es y su precio sabrás si te están pidiendo moneda nacional o divisa. Por lo general con el CUC se pagan las cosas grandes como el alojamiento, ya sean hoteles o casas particulares, el transporte (a excepción de los buses urbanos), excursiones o actividades, supermercados y la comida siempre y cuando vayas a restaurantes, paladares o comas en la casa que también suelen cobrar en peso convertible. Y con la moneda nacional, la barata, algunos sitios de comida callejera, cosas como las bolas de helado del Copelia, o alguna cafetería/restaurante económico.

Moverse por la ciudad

Llegados al aeropuerto solo hay dos opciones para llegar hasta la ciudad. Debes tener en cuenta que la terminal internacional del aeropuerto habanero no tiene conexión directa con nada que no sea un taxi y nada más salir a la calle verás una larga cola de coches amarillos esperando pacientemente su turno. Precio 25-30 CUC por llevarte hasta el centro. El trayecto tarda alrededor de 20 a 30 minutos, aunque a veces por otros destinos más distantes puede incrementarse el precio, por eso es conveniente fijar un precio o sino solicitar el uso del taxímetro. Esto es lo que hicimos nosotros usando los TAXIS “autorizados por el Gobierno”.

Cierto es que leí que siempre hay taxis particulares en las áreas de aparcamiento que ofrecen traslados por precios más económicos a los taxis del gobierno. Pero en teoría no están autorizados a realizar recogidas en el aeropuerto a no ser que se tenga alguna relación de parentesco, trabajo o amistad comprobable por las autoridades con los viajeros.

La segunda opción es la de coger un taxi hasta Boyeros, y luego un bus. Con el taxi se recorre unos 5 minutos  (3 km) con lo que el precio del viaje no debería pasar los 5 CUC’s, y una vez en BOYEROS hay que subirse al bus P12. En alguna página leí que hay un bus que tiene nombre de ‘Conexión’ y que también va a Boyeros. Cada guagua cuesta medio peso cubano (0,2 céntimos de €). Nosotros no lo vimos al llegar y cuando preguntamos nos dijeron que optáramos por la opción taxi.

Una vez ya en La Habana puedes utilizar los taxis privados, en su mayoría son coches clásicos de los años 40, 50 y 60 en muy buen estado de conservación. También los hay de 2 tipos.

TAXI PRIVADO TIPO EXCURSIÓN. Los taxis privados que ofrecen un servicio personalizado son sin compartir y el precio se acuerda entre el cliente y el taxista, como por ejemplo en el caso de los coches más espectaculares con los que dar una vuelta por la ciudad. Estos taxis suelen estar estacionados en sitios frecuentados por turistas ofreciendo sus servicios o aguardando ser solicitados. También muchos de ellos pueden ser contactados por teléfono. La zona fundamental para encontrarlos es en las cercanías del edificio del Capitolio de La Habana. Un recorrido por la ciudad puede costar entre 15-25 cuc por hora y si el vehículo fuese modelo convertible, 25-35 cuc por hora.

TAXI SERVICIO COLECTIVO. Los taxis que ofrecen servicio colectivo de transporte son los mejores para moverte. Eso sí, hay que aprender a utilizarlos. Estos coches clásicos van por rutas específicas fijas con un destino pre-establecido y en su camino van recogiendo personas hasta completar su capacidad, que montan y desmontan buscando la cercanía al lugar donde se dirigen. Son los que cogen todo el mundo que parece estar haciendo autostop por las principales calles y avenidas. Este servicio es el más barato y suele costar entre 0.5 y 1 CUC por persona. Fíjate en el precio, ¡0.5 CUC es medio euro! Y te digo lo mismo que con el tema del pago entre CUP y CUC es mucha la diferencia, así que hay que intentar no ser timados. Por ejemplo teniendo CUCs sueltos (y no pagar en CUPs porque te dirán que no tienen cambio posiblemente), y no preguntando al entrar en el coche cuánto te cobran. El precio es el que es, tú solo tienes que preguntar si va en una determinada dirección o cerca.

Estos coches suelen estar un poco más deteriorados. Para recorrer los tramos entre la Habana Vieja, Vedado y Miramar, el sitio indicado para encontrar estos taxis es en la intersección de las calles Neptuno y Avenida del Prado.

En Habana verás mucho BICI-TAXI también. Son como un triciclo con asiento y se paga por un recorrido por los alrededores de la Habana Vieja entre 15-30 cuc. La opción “huevo” se llama Coco-taxi y es muy parecida al bici-taxi.

Y por último está el BUS TOUR, que es un autobús de dos plantas al estilo hop on hop off, en el que puedes subirte y bajarte tantas veces como quieras en las paradas establecidas. Nosotros lo usamos pero no lo aconsejo porque solo hay dos paradas interesantes algo más alejadas de centro. Si te hospedas en el centro es inútil que te paseen por la zona de hoteles, aunque si te alojas en alguno de estos hoteles pues lo puedes usar para ir y para volver.  Aún así no me pareció que fuera barato, teniendo en cuenta que andando un poco y cogiendo los taxis colectivos puedes moverte por medio CUC el trayecto. Este bus tour también hace la ruta para ir a las playas del este, pero pienso lo mismo que te he dicho, mejor pagarle el coste a un taxi privado que te lleva y te recoge, y es más auténtico.

Nosotros intercalamos estos diferentes modos de transporte, pero sobretodo ANDAMOS. Por el tamaño que tiene se puede visitar caminando una gran parte del centro histórico de la Habana Vieja. Si tienes tiempo es lo mejor para ver la ciudad con otros ojos.

Alojamiento

Lo primero que hay que decidir es entre las dos opciones existentes de alojamiento. En La Habana, como en todo el país, solo puedes elegir entre hotel o casa particular. La segunda es la más económica ya que duermes en una casa cubana que alquila habitaciones para los turistas de forma controlada por el Gobierno. En Cuba están prohibidas otras formas de alojamientos más económicos como pueda ser el couchsurfing, muy de moda en otros países. El precio en casas particulares suele rondar los 20-30 CUC por noche (20-30 € al cambio).

Nosotros dejamos esta opción para cuando volvamos a la isla, y nos decidimos por pagar un poco más y estar en un hotel. El que encontramos que nos gustó por ubicación y precio se llama HOTEL LIDO ( muy básico pero con buena ubicación ya que está muy céntrico a tan solo unos minutos a pie del Capitolio). el desayuno está incluido en el precio.

http://www.hotellidohabana.com/

Internet

Para conectarte a Internet tendrás que conseguir unas tarjetas de TECSA en los que viene una clave para conectarte a Internet. Las tarjetas TECSA cuestan 1,50CUC y te permiten conexión durante una hora. Las venden en las tiendas TECSA y en lugares cercanos a accesos al wifi como por ejemplo algunos hoteles. Donde veas a gente mirando su móvil es posiblemente porque exista la opción de conexión. Siempre pagando.

Electricidad

Por lo general, el voltaje más común en Cuba es de 110 voltios, 60 Hz, aunque en algunos hoteles y en los lugares más nuevos se pueden encontrar hasta 220 voltios.

Los enchufes son del tipo americano, de dos patas planas, así que si eres español o argentino, por ejemplo, necesitarás adaptador.

Y si de info anda la cosa te aconsejo también echarle un ojo a una web y a un canal de Youtube. La web es http://www.viajarcuba.org/  En ella encontrarás muchos datos que te ayudarán a gestionar tu viaje a la isla de la mejor forma posible.

 

 

ITINERARIO

Día 1. Llegada a la Habana, Cuba

Día 2. Tour humano por la Habana vieja + ceremonia del cañonazo

Día 3. La habana + Casa de la música

Día 4. Playas del este + Vuelo de vuelta a casa

 

 

 

 

Día 1. Llegada a la Habana, Cuba

Nuestro avión salía de Nasáu a las 11 de la mañana y en un poco más de una hora estábamos ya aterrizando en la Habana. Como ya te expliqué antes, nosotros optamos por coger un taxi oficial que nos llevó al Hotel Lido, y estas eran las vistas desde nuestro balcón.

Lo malo de aquella tarde es que la lluvia hizo acto de presencia (al igual que la mañana de nuestro último día que habíamos reservado para ir a las playas del este). Se ve en las fotografías que el tiempo no acompañaba mucho…

Pero como no nos íbamos a quedar encerrados optamos por andar con nuestros paraguas por todo el Malecón hacia abajo, haciendo algunas paradas que ya sabíamos que veríamos al día siguiente en el tour humano (como la Heladería Copelia, el callejón de Hammel y el Hotel Nacional). Lo volvimos a hacer al día siguiente, con mejor tiempo, pero valió la pena para ir viviendo el ambiente cubano.

El Malecón

Es uno de los lugares más míticos de la capital cubana… El Malecón es un paseo pegado al mar que recorre parte de la ciudad en el que se mezclan turistas y cubanos en un gran ambiente donde te puedes sentar a ver el mar, a escuchar música o simplemente a observar el trasiego de gente y los coches de época que siempre hay por esta zona. Esta no sería ni la primera ni la segunda vez que paseamos por sus 5 km de trayecto.

Edificio FOCSA. Restaurante La Torre

Es el restaurante más alto de la ciudad, y donde cenamos ese día. Tiene unas vistas espectaculares de todo el Malecón. Pero con el cielo como estaba no pudimos disfrutarlo como toca, pero aún así no lo cambiamos del plan que nos habíamos hecho. El restaurante está en el piso 33 del edificio FOCSA, tiene una parte de bar y otra para comidas/cenas. Abierto todos los días de 12 a 24h.

 

 

Día 2. Tour humano por la Habana Vieja + ceremonia del cañonazo

http://www.viajarcuba.org/city-tours-en-la-habana/

Este fue el mejor día en la Habana, gracias a la ayuda del guía que nos acompañó a hacer el “tour humano” por la capital cubana. Si lo haces el primer día a tu llegada, no irás tan perdido y los consejos te servirán para el resto de tu estancia en la ciudad.

El cielo fue dejando paso al sol, aunque aún eran muchos los que seguían limpiando los coches clásicos para dejarlos perfectos en un nuevo día para el turisteo.

No es mi intención detallarte lo que hicimos durante todo el día (desde las 9 de la mañana cerca del Capitolio hasta las 5.30 de la tarde) porque es parte del encanto de la excursión: ir descubriendo algunos de los rincones de la ciudad, de sus gentes, de su forma de vivir, de sus problemas y sus inquietudes…

Nuestro guía nos explicó por ejemplo cómo ahorrar mucho dinero a la hora de moverte por la ciudad usando los taxis de servicio comunitario por menos de 1 CUC (que ya te indiqué antes), siempre con una sonrisa, detalles muy interesantes de la santería cubana, y hasta incluso nos indicó un sitio para comer ese día en el que repetimos los dos días siguientes (buenísimo y muy barato).

Te dejo algunas fotos que resumen el día, y mi recomendación si pasas por la Habana algún día de hacerlo.

Con este tour por la Habana vieja, empezarás a ver la ciudad con otros ojos. Obviamente puedes hacer otras cosas que los turistas hacen, como acercarte a la bodeguita del medio… Pero a lo mejor la copa te la tomas en otro sitio donde no te sableen por el precio (el mojito vale 5 CUC, precio totalmente de turista)… Yo hasta bailé con el amigo una salsa en la puerta 🙂

Acabamos el tour en la heladería Copelia, esta vez pagando lo que tocaba.

Ya por libres, volvimos hacia el Malecón y cogimos un autobús público (cada viaje en bus vale 0,40 CUP es decir entre 1 y 2 céntimos de €) para ir a ver la ceremonia del cañonazo que tiene lugar a las 9 pm en la otra parte de la Bahía (zona de Casablanca).

Esta ceremonia es muy famosa, por la historia que tiene detrás, pero no te esperes nada del otro mundo. Recuerda el disparo de cañón que en la época colonial anunciaba el cierre de las murallas que rodeaban la ciudad durante la noche, para evitar ataques de piratas y corsarios, además de ser esencial para la organización de la vida social de los habaneros.

A la zona de Casablanca se llega o bien en Ferry (1 CUP desde el muelle de la Habana vieja) o bien en bus antes de el túnel de la habana. Si vas de día puedes ir hasta la colina donde se encuentra una estatua de mármol de Cristo o por otro lado, visitar las dos fortalezas más importantes, la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña (donde tiene lugar la ceremonia del cañonzao) y el Castillo de los Tres Reyes del Morro. Un taxi desde la habana vieja hasta el castillo no debería costar más de 5/6 CUCs. La entrada a la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña cuesta 6 CUCs y es la 2º fortaleza más grande de latinoamérica tras una situada en Colombia. Hay barracones y cañones por cualquier sitio por donde mires y de hecho en su interior hay varios museos, como uno dedicado al Ché Guevara.

 

 

Día 3. La habana + Casa de la música

Siempre digo lo mismo en mis guías, pero es cierto: intenta hacerte con un mapa de la ciudad para marcarte las visitas de interés y así organizar el recorrido mejor. Encontrarás muchas páginas en Internet con la explicación y ubicación de cada edifico de interés, eso no va a ser problema.

Nosotros durante el día fuimos a los sitios que nos faltaban. Cogimos el bus tipo hop on hop off (no necesario visto lo visto, ya que puedes ir en taxi colectivo y te saldrá más barato) e hicimos parada en la plaza de la Revolución, el cementerio (te piden pagar entrada si te ven cara de turista), el museo de la revolución, el hotel Ambos mundos, volvimos a pasar por la Bodeguita del Medio, recorrimos la calle Obispo hacia arriba y hacia abajo, etc.

Algunas paradas eran nuevas en nuestro itinerario y en otras ya habíamos estado, pero aún así no te cansas de pasear por la plaza de la Catedral de la Habana, la plaza de San Francisco de Asís, la plaza de Armas y el mercado de libros o el Museo de la Revolución. Recuerda que las calles más turísticas son: la calle Obispo, la calle Oficios, la calle O´Reilly o la calle Mercaderes, las principales arterías de Habana Vieja. Alguno de sus edificios de arquitectura colonial y barroca, mezclada con el neoclasicismo, el Art Deco y el Art Nuveau, son preciosos. Una pena que hagan tanto contraste con el resto de la ciudad.

Si quieres admirar las mejores vistas panorámicas de la Habana, no dudes en subir al edificio Bacardí. El ascensor quizá sea algo viejo pero te llevará sin problemas hasta el ático de este monumento del Art Decó que no te puedes perder en tu visita a La Habana. Se construyó a principios del siglo XX para albergar la sede de Bacardí, compañía líder de elaboración de ron cubano. Con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, todas las compañías que ocupaban el edificio fueron expropiadas, aunque en la actualidad sigue albergando oficinas.

Baile y música

Hay mucho turista que opta por ir a ver el Show de Tropicana o el show cabaret Parisienne. El Show de Tropicana tiene un coste de 75 euros + 10  de la cena, mientras que el Show Cabaret Parisienne que se representa en el Hotel Nacional es más barato, unos 30 CUC con cena. En ambas opciones leí que las cenas dejaban mucho que desear, y nosotros optamos por ir a ver música en vivo. A parte, hay otros dos shows que tienen bastante fama: el Show Legendarios del Guajirito y el de Buenavista Social Club.

Si lo que buscas por la noche es música, como nosotros, puedes ir a la Casa de la Música (en Habana hay dos: Miramar y Galiano, mira a ver la que más cerca te pille), también está el Club Habana, el 1830, la Cecilia, o el Salón rosado de La Tropical. Hay muchas opciones y depende del día de la semana que sea, así que no dudes en preguntar para no fallar con la elección. Esta página web a lo mejor te puede ayudar http://suenacubano.com/cartelera/

Nosotros acabamos la tarde-noche en la Casa de la Música de Miramar, ya que la de Galiano seguí cerrada por obras. Había un concierto en directo y mucho ambiente para pasárselo en grande.

 

 

Día 4. Playas del este + Vuelo de vuelta a casa

Volveremos a cuba para poder recorrer la isla entera, sin preocupaciones, pero debido a los pocos días que teníamos no pudimos estar más que solo en la Habana. Por ese motivo, y aunque fuera por unas horas quisimos acercarnos a ver las Playas del Este y , al menos, decirle adiós al mar Caribe. Se encuentran a unos 20 kilómetros de la capital y son una suerte de Riviera cubana, en la que se mezclan pueblos pesqueros con semi-resorts. Se encuentran una a continuación de la otra las siguientes playas: Bacuranao, Tarará, el Mégano, Santa María del Mar, Boca Ciega y Guanabo. Las playas están conectadas de la ciudad por la Vía Blanca, autopista que comienza en la Monumental y llega hasta la ciudad de Matanzas. Cada una de las playas tiene sus características propias, encantos y atractivos, en algunas hay villas y hoteles, en otras viviendas y sitios de alojamientos privados, y en otras hoteles tipo resort.

Cogimos el autobús frente al hotel Inglaterra que te lleva a las playas del este (10 CUC), aunque si hubiéramos sido dos personas más podríamos haber ido en taxi coche clásico por el medio precio. Volvió a pasarnos como el primer día a nuestra llegada a la Habana, empezó a llover justo cuando llegábamos a las playas, mejor dicho a diluviar. Así que al final fue más bien un paseo en autobús, acercarnos a ver el agua durante unos 20 minutos que duró el sol, y volver a coger el autobús de vuelta a la Habana.

Comimos en nuestro restaurante favorito, restaurante Islas Canarias (dentro del edificio de la Sociedad cubana de ingenieros), y nos volvimos a pasear caminando a la Floridita, justo al inicio de la calle del Obispo. Nos empapamos por unas horas más del ambiente cubano, primero por esa calle y más tarde alejándonos del centro y de lo típico.

Si tienes tiempo y quieres ver algo diferente puedes acercarte en taxi a Fusterlandia, la casa Fuster, en el barrio de Jaimanitas. Está abierto todos los días de 9h a 17h. y es una vivienda muy original construida por un artista al estilo Gaudí. Está algo lejos, cerca de la 5ª avenida y del club Habana.

Nosotros ya no teníamos ni más días ni más horas libres así que volvimos al hotel sobre las 5 de la tarde, cerramos maletas, y con otro taxi nos dirigimos al aeropuerto. Nos quedaban unas cuantas horas de vuela y una escala en Madrid para llegar a casa. Y nos volvimos con muchas fotografías, muchos consejos que dar y más ganas de seguir recorriendo mundo.

En definitiva, un gran viaje a añadir a los muchos que vendrán en el futuro, y que trataré de contarte en estas líneas.

Gracias por estar ahí.