Bahamas: la belleza del color azul turquesa llevada al extremo

Las Bahamas es uno de los destinos de mayor exotismo del mundo, y no en vano, sus playas paradisíacas gozan de una gama de colores de azul que adquieren tonalidades casi nunca vistas, en parte gracias a la poca profundidad de sus aguas.

Muchos son los que descubren por un día la ciudad y capital de las Bahamas, Nasáu (escrito Nassau en inglés), por ejemplo haciendo escala de un crucero, pero son muchos otros los que la utilizan como la puerta de entrada a un conjunto de islas que quitan la respiración. Nosotros estuvimos en el medio, ya que estuvimos tan solo en la capital por 3 días completos, pero pudimos vivirla más intensamente que quien desgraciadamente solo tiene unas horas… De las Bahamas, no te cansarías nunca.

El destino es mucho más que playas e historias de piratas como el famoso Barbanegra. Te enamorará su sol, su tranquilidad, un fascinante mundo submarino, su gastronomía copiosa en marisco y ron, y la sonrisa y amabilidad de los bahameños.

En nuestra visita a la isla de Nueva Providencia pudimos explorar históricos y modernos lugares protegidos por ser Patrimonio Mundial de la UNESCO en Nasáu y, a la vez disfrutamos de su mar color azul turquesa y sus playas de arena blanca, hicimos snorkel para ver peces de mil y un colores, y arrecifes de coral; y disfrutamos en grande del espectacular hotel en Paradise Island que es donde nos alojamos.

Bahamas es todo esto, y mucho más, por lo que te aconsejo que antes que nada puedas descubrir toda la información que te reúnen en su web oficial de turismo, porque dependiendo de los días disponibles podrás añadir las mejores experiencias a tu visita para que sea implemente inolvidable. Para la próxima vez queda pendiente visitar la isla de Exuma con sus famosos cerditos nadadores o los flamencos rosados, pero hay otras grandes opciones: La isla Abaco, la de Andros, las islas Berry, Bimini, Cat island, Eleuthera, etc.

http://www.bahamasturismo.es

https://www.bahamas.com/

Bahamas es uno de los trece países que forman las Islas del Caribe o también llamadas Antillas. Y es uno de esos territorios que a pesar de haber conseguido la independencia del Reino Unido el 10 de julio de 1973, decidió seguir formando parte de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth) por lo que su reina sigue siendo Isabel II.

En total estamos hablando de más de 700 islas (de las cuales, 24 están habitadas y más de 700 deshabitadas), junto con tantos otros cayos e islotes ubicados en el océano Atlántico, muy cerquita de dos ubicaciones que formaban parte de nuestro viaje: situada al este de los Cayos de Florida (donde habíamos estado tan solo una semana antes) y al norte de Cuba (que era nuestro destino final tras nuestra parada en Nasáu). Como curiosidad te cuento que se considera que el nombre de “Bahamas” proviene de una deformación de la palabra española “bajamar”, ya que gran parte de los islotes de este archipiélago solo son visibles durante la marea baja o bajamar. Muchas islas, de las que solo pudimos descubrir 3, el resto lo dejamos para un próximo viaje a este gran destino.

Antes de empezar a detallarte nuestro itinerario y lo que hicimos allí, es necesario que tengas en cuenta unas pequeñas indicaciones.

Sobre el tema de la moneda no tendrás problemas ya que aunque la moneda oficial es el dólar bahameño (BSD), éste funciona con una paridad 1 a 1 con el dólar estadounidense, por lo que es posible pagar indistintamente en ambas monedas. O sea, pagar todo con dólares estadounidense y conseguir alguno bahameño para mi colección de billetes y monedas del mundo.

En cuanto a las condiciones meteorológicas, ya sabes que toda la zona lidia contra tormentas o huracanes de vez en cuando normalmente entre junio y octubre, pero de forma muy puntual. De hecho Irma no afectó Bahamas, afortunadamente. Si buscas vacaciones junto al mar la oferta es muy amplia y variada, y además se le añade que gozan de unas infraestructuras turísticas de gran calidad.

Para moverte por Nasáu tienes la opción de los taxis o incluso del alquiler de un coche o moto. Eso sí, ten en cuenta que se conduce por el lado contrario al europeo.

No hay vuelos directos desde España. Lo más económico es llegar primero a Miami en los EEUU y poder coger otro vuelo hasta Nasáu. 90 euros nos costaron cada uno de los vuelos a nosotros desde el aeropuerto de Orlando, y entre 50 y 70 euros cuestan los vuelos internos entre sus islas. Los precios hacen que valga la pena dedicar al menos unos días a este destino, aunque sí que es cierto que el coste para el turista es alto ya que están acostumbrados al poder económico de los norteamericanos y los ingleses.

Lo mismo se puede decir del alojamiento. Las Bahamas disponen de muchos hoteles y opciones que van desde el alquiler de una habitación con Airbnb, por ejemplo, hasta los hoteles de mayor lujo. Siempre digo que hay que saber compensar los gastos pero cierto es que a veces los caprichos están para dárselos. Te lo contaré más adelante, pero nosotros el capricho de este viaje lo tuvimos con el grandioso Hotel Atlantis. Es el edificio más alto de la isla con 2.300 camas, 11 piscinas, 19 bares y 21 restaurantes, un parque acuático con 20 piscinas, y el acuario más grande del mundo. El mejor hotel en el que he estado en mis 34 años de vida.

ITINERARIO

Día 0. Llegada a Bahamas, Nasáu (isla de Nueva Providencia), al hotel Atlantis

Día 1. Excursión a Sandy Toes en Rose Island

Día 2. Descubrimos Nasáu, capital de las Bahamas

Día 3. Parque acuático, delfines y acuario en el Atlantis Paradise Island Resort

Día 4. Vuelo a La Habana

 

 

Día 0. Llegada a Bahamas, Nasáu (isla de Nueva Providencia), al hotel Atlantis

Nuestro avión de Bahamas Air estaba programado a las 13 horas y puntuales, como suele ser marca de la casa de esta aerolínea estábamos volando con destino el aeropuerto de Nasáu, en la isla de Nueva Providencia.

En un abrir y cerrar de ojos, por la cercanía geográfica nos encontramos pasando el control de seguridad y dirigiéndonos hacia el que sería nuestro hotel durante los próximos días. Habíamos contratado el transfer desde el aeropuerto al hotel, no sin antes pasar por un supermercado para comprar algunas cosillas.

Nada más llegar a la capital ya te encandila la magia de sus paisajes, los colores del cielo y el agua, así como la simpatía de sus gentes. Y al dejar las maletas, llegó la primera sorpresa del día: nuestra espectacular habitación. Todo un sueño hecho realidad en el majestuoso Hotel Atlantis.

www.atlantisbahamas.com/es/

Nos quedaban dos horas para disfrutar del parque acuático Aquaventure, que incluye el tobogán icónico del Salto de la Fe del Templo Maya, y pasearnos con el atardecer por la mayoría de sus rincones para ir familiarizándonos con este gran resort.

Dentro del resort hay varias opciones de alojamiento. El que más llama la atención es su hotel central formado por las emblemáticas Royal Towers que son el centro de Atlantis. Pero hay muchas más habitaciones en el Beach Tower, Coral Towers, Harborside Village, The Cove y The Reef. Los precios obviamente también varían, desde los 200 euros la noche, hasta los 25.000 que cueta dormir en la Bridge suite (la habitación que une las dos torres y donde estuvo hospedad, entre otros, el cantante Michael Jackson.

Igual variedad hay entre los 19 bares y 21 restaurantes que hay diseminados por todo el complejo, algunos tipo pizzería, otros mucho más imponentes como el restaurante japonés Nobu.

El hotel se encuentra en la Isla Paradise, al lado de Nassau, a orillas del Mar Caribe. El resort está construido como si fuese la nación perdida de Atlantis. No en vano, hay millones de litros de agua en infinidad de piscinas, fuentes, el spa, los lagos del campo de golf, el parque acuático Aquaventure, la zona Dolphin Cay con el centro de rehabilitación de delfines, el tanque de tiburones, los acuarios, o los arrecifes de coral donde hacer snorkel en el centro del resort.

Y por si fuera poco, un casino inmenso, un gimnasio espectacular, y una decoración llevada al extremo.

Sin duda alguna es un gran hotel, que impresiona a cada paso, y que pudimos disfrutar al caer las noches y en nuestra última jornada en la isla que la dedicamos casi íntegra a disfrutar de una parte de todo lo que ofrece a sus clientes y visitantes.

Dormimos en la cama como si no hubiera un mañana, y bien prontito nos fuimos a descubrir otra de las muchas islas de la zona.

 

 

Día 1. Excursión a Sandy Toes, en Rose Island

Tantas islas por descubrir que se hace complicada la elección. La próxima vez que volvamos a las Bahamas ya tenemos varias ideas, pero en esta ocasión intentamos para movernos “cerca” de Nasáu.

Decidimos ir a pasar el día a Rose Island con Sandy Toes. El catamarán que te traslada hasta Rose Island sale a las 12 del mediodía y vuelve a las 6 de la tarde. Teníamos por delante unas cuantas horas de sol, playa y tranquilidad. Aunque a ese plan le añadimos también algunos cócteles, y un rato de snorkel viendo peces y corales.

www.sandytoesbahamas.com

Es la mejor opción si quieres disfrutar de una isla maravillosa a pocos km de Nasáu y con poca gente para desconectar totalmente. El trayecto en barco duró unos 20 minutos y en un momento estábamos en este paraíso “padeciendo mucho”…

Hay también quien llega con su propio barco y hecha el ancla cerca del bar de la isla, o incluso quien decide quedarse a dormir, o aún mejor: ¡celebrar un evento o incluso su boda en este marco inigualable!

El catamaran sale del puerto deportivo, bajo uno de los puentes que llegan a la isla donde está ubicado el resort Atlantis.En el trayecto nos elegimos para vivir algunas de las maravillosas casas que hay construidas en la costa de Paradise Island…

Al rato de llegar a  Rose Island y darnos el primer bañito, decidimos optar por hacer un rato de snorkelling nadando alrededor de la barrera de coral que hay cercana a la isla. Una vez volvimos a la isla, descansamos con un cóctel en las manos y la buena música del bar de fondo.

El bar tiene un mirador precioso, que fue donde comimos, y unas vistas de la playa y el mar, totalmente incomparables. La siesta la hicimos tumbados en la arena blanca, mientras nos cogíamos un poco de color.

Realizan las excursiones jueves, viernes, sábados y domingos. Y en el precio de la excursión, creo recordar que rondaba los 75 euros, tienes incluido el snorkelling, el buffet con comida del lugar, la playa, e incluso puedes pagar para que te den un masaje e irte a descubrir andando la naturaleza de la isla. Una opción totalmente recomendable si estás en Nasáu y dispones de un día extra.

Las horas se pasaron volando pero disfrutamos del día muchísimo. Este fue el primer día de todo el viaje en el que pudimos estar tranquilos y relajados, sin mirar el reloj a toda hora e ir corriendo de un sitio a otro para ver lo máximo posible.

Los viajes hay que disfrutarlos, y siempre dejar algún día para el descanso y el relax, que las vacaciones han de ser vacaciones, aunque muchas veces no lo parezcan.

Sandy Toes en Rose Island es el claro ejemplo de lo que es el paraíso en la tierra: playa sin gente, aguas azul turquesa transparentes, sol del bueno, un tiempo magnífico, descanso , música de fondo pinchada por un dj muy completo, sonrisas a tu alrededor y ganas de disfrutar de la vida.

 

 

Día 2. Descubrimos Nasáu, capital de las Bahamas

La ciudad de Nasáu fue fundada en el año 1656 y aunque las Bahamas sea sinónimo de vacaciones de sol y playa, también cabe una parte para la cultura y la gastronomía. Por ello, te voy a destacar las tres actividades que hicimos ese día que fueron la visita al museo pirata, un food tour con el que descubrimos la gastronomía local y buena parte de los edificios más representativos de la ciudad, y la visita a la Destilería John Watlings. Si por ejemplo viajas en crucero y haces escala en Nasáu por unas horas, esta planificación puede serte de buena ayuda por el poco tiempo que tendrás disponible. Desgraciadamente es lo que tienen los cruceros, que son mucho, pero no ves nada.

Cogimos un pequeño barco debajo del puente que cruza hasta Paradise Island y que te acerca al downtown de Nasáu. Vimos algún que otro crucero, había 5… Y es que según cifras de la Organización de Turismo del Caribe (CTO), Nasáu recibe alrededor de 1,34 millones de visitantes a través de su aeropuerto internacional Lynden Pindling. Una cifra similar lo hace a través de cruceros diarios que tienen origen en Miami. Y si bien puede que no todos los visitantes de la capital de las Bahamas pertenezcan a la realeza o al mundo del espectáculo o la política, sí son viajeros exigentes que quieren disfrutar de sus aguas turquesa, hoteles de lujo, restaurantes de talla internacional y toda clase de deportes acuáticos.

Los pasajes de ida y vuelta de Nasau a Paradise Island tienen un coste de unos 6 dólares por persona. La duración de cada tramo del viaje es de aproximadamente 10 minutos y los barcos parten del muelle cada media hora en punto. El horario de funcionamiento es de las 9:00 de la mañana a 6:00 de la tarde.

 

Museo Pirata – Museo Pirates of Nassau

www.piratesofnassau.com

Un museo siempre es la excusa perfecta para conocer un poco más en profundidad las raíces de la tierra que visitas. Entrar en el Museo de los Piratas de Nasáu es bien fácil porque está en el mismo centro de la ciudad, al lado de la catedral.

En su interior se recrea la vida de los piratas de la época e incluye también una visita al interior del galeón pirata Revenge. Los detalles están cuidados hasta el último detalle, a lo que ayuda la música de fondo y hasta los efectos de cañonazos.

Permíteme unos apuntes históricos para entender mejor el porqué de un museo pirata en la isla y las connotaciones cinematográficas que ha tenido…

Desde finales del siglo XV hasta finales del siglo XVIII, las Bahamas estuvieron bajo soberanía española, aunque las islas, por su situación estratégica en la “ruta del Galeón”, y por formar el archipiélago un auténtico laberinto insular, paulatinamente fueron transformándose en escondites y nidos de piratas, bucaneros y filibusteros, especialmente ingleses. Así en el siglo XVIII, los lealistas británicos que habían dejado Nueva Inglaterra, a causa de los sentimientos anti británicos existentes en aquella colonia, se trasladaron a las islas. Debido al gran número de colonos británicos en las islas, la soberanía del archipiélago se traspasó de España al Reino Unido, y las Bahamas fueron declaradas colonia británica en 1784.

En plena Segunda Guerra Mundial, el Duque de Windsor (anteriormente el rey del Reino Unido Eduardo VIII) fue nombrado Gobernador general de las Bahamas. Viajó a esas islas en compañía de su esposa, en 1940 para ejercer ese cargo de Gobernador general hasta 1945. En 1973, los habitantes de las Bahamas votaron a favor de la independencia y se declararon independientes del Reino Unido, aunque permanecieron dentro de la Mancomunidad Británica de Naciones (Commonwealth).

Esta es su historia, parte marcada por esos piratas que dejaron su huella en las islas. Nuestra visita coincidió con la de un grupo de escolares y se lo pasaron en grande.

 

Food Tour: TRU BAHAMIAN FOOD TOURS

www.trubahamianfoodtours.com

Al turista se le gana por la vista y por el estómago. Algo así debieron pensar al organizar este tour por Nasáu donde la comida es la protagonista.

El precio por persona es de 69 dólares, y te incluye una vista donde saborear la cocina bahameña en 7 locales o puestos del barrio histórico de la capital. No son comidas copiosas pero lo justo para probar los platos más típicos de las islas unido a una pequeña dosis de historia, arquitectura y cultura local, e irte sin hambre.

Nuestro tour empezó a las 12:30 pm, en la puerta de la Christ Church Cathedral en George’s Street y acabó aproximadamente a las 3:30 pm en el local Tortuga Rum Cakes en North frederick Street. La iglesia puedes aprovechar para verla antes del inicio del tour.

Nuestro guía fue un amor y eso también ayuda a pasártelo mejor durante el recorrido que te proponen.

No te quiero explicar cuál fue cada una de nuestras paradas porque si no parece que pierde la gracia: solo te diré que incluyen visitas a una fábrica de puros, una de chocolate, un hotel espectacular, un cóctel con la compañía de un loro, un helado, y alguna cosa más…

Eso sí de los platos típicos hay que hablar. Las caracolas son el alimento estrella: hay hamburguesas de caracola, ensaladas con carne de caracola, caracola frita, etc. Son el estandarte de la cocina de Bahamas, aunque también tienen mucho protagonismo pescados como el pez aguja, el atún, el mero o el besugo, las langostas o los cangrejos, entre muchos otros. Los acompañan con ensaladas abundantes,  jugos de frutas  y postres frutales.

También probamos el Use (pronunciado sowse) que es una sopa propia de Bahamas y única en todo el Caribe. Tiene como únicos ingredientes agua, carne, zumo de lima, cebollas, pimientos y apio. La carne empleada por lo general es de pollo, hueso de ternera, patas de cerdo o cuello de oveja, estos ingredientes le dan un rico sabor y muy particular, que a la mayoría de los viajeros les resulta nuevo. Obviamente también cuentan con gran variedad de frutas: el plátano, la papaya, la piña y los mangos, y otros menos conocidos como los soursops, sapodillas y los jujubes. Y entre los postres el pudín de guayaba, dulce de piña, helado de sopa amarga o tarta de coco, mucho helado artesano y entre las bebidas: la cerveza Kalik, el agua de coco mezclada con leche y gin, y el Switcher hecho con limón. El ron también es el rey si prefieres cócteles como el célebre Bahama Mama, el Sky Juice o el Rum Punch.

Por cierto con ellos también puede optar por hacer un curso de cocina en el que preparas 3 platos típicos de las Bahamas con un cocinero de un hotel 5 estrellas de la ciudad. También puede ser muy interesante, y algo diferente a lo habitual.

Nosotros optamos por ver algunas partes de la ciudad antes del tour y también hacer algunas compras. En las calles cercanas al puerto hay una gran cantidad de tiendas de marcas famosas, licorerías una en cada manzana, joyerías, bares… Yo cargué con una máscara de madera en el STRAW MARKET; un Mercado Callejero o Mercadillo donde están los vendedores locales ofreciendo cualquier cantidad de artículos, algunos de ellos hechos a mano y suvenires. La traducción al español sería “Mercado de paja” por lo que hay mucha artesanía hecha con paja y figuras de madera. A parte de esto, camisetas, toallas y muchos productos playeros, que a veces tienen mucho color y poca gracia.

Antes del tour fuimos andando por la ciudad que tiene interesantes edificios y espacios arquitectónicos para ver: algunos de estos edificios son el Parlamento, los juzgados o la escalera de la reina. Al no conocer las calles te pierdes muchos detalles preciosos y que dan la vida a sus rincones.

La Escalera de la Reina, está formada por 65 escalones (originalmente 66) que datan de finales del siglo XVIII y fueron tallados por los esclavos en un acantilado de piedra caliza sólida en honor a los 65 años de reinado de la reina Victoria. Se calcula que 600 esclavos pasaron más de 16 años para cortar los pasos de la piedra caliza a mano. Hoy en día, los visitantes disfrutan de la tranquilidad y la frescura de este tesoro escondido en el centro de la ciudad, y la vista sobre el puerto de Nassau con el que son recibidos cuando llegan a la cima.

También destaca la plaza de Parliament Square, con sus edificios de color rosa y la estatua de la Reina Victoria de Inglaterra. El pasado de Bahamas como colonia británica, está muy presente en los edificios gubernamentales, iglesias, etc, como no podía ser de otra manera. Bajo este sistema de democracia parlamentaria adoptado tras la colonización, el Primer Ministro, junto con otros miembros del parlamento que representan cada una de las islas habitadas de Las Bahamas, se reúnen en el edificio rosa pastel y verde en Downtown Bay Street para debatir legislación y cuestiones del día. Construido en 1815 es posiblemente uno de los parlamentos más pequeños del mundo. En la parte posterior de la plaza se encuentra el Senado, donde se reúnen los miembros de la cámara alta del parlamento, mientras que detrás de la plaza hay una selección de edificios clave de la corte, incluida la Corte Suprema. Los visitantes pueden entrar cuando hay sesiones a observar su trabajo.

La Casa de Gobierno o del Gobernador (que volvimos a ver con el tour pero con explicación incluida esta vez) es la residencia oficial del Gobernador General de las Bahamas desde 1901 y anfitriona en el pasado de ocupantes notables como el duque y la duquesa de Windsor durante la Segunda Guerra Mundial. Aquí se encuentra la estatua de Cristóbal Colón en la entrada con una pose elegante, y es que él fue el primero en llegar a estas islas, concretamente en su primer viaje de 1492 a la isla bahameña de San Salvador.

 

Destilería John Watlings

Sobre las 4 de la tarde estábamos en la destilería John Watling’s para conocer de primera mano la bebida más importante del Caribe, el ron.

www.johnwatlings.com

Me gustó mucho también la experiencia. La destilería se encuentra en el terreno de la histórica hacienda Buena Vista, fundada en 1789. Es una destilería moderna donde se fabrica el ron John Watling’s Pale, Amber, Buena Vista y Single Barrel, a partir de métodos tradicionales ingleses, así como también vodka local (de caña).

La visita que es muy interesante ya que se aprende mucha historia de la isla, sus productos, el Ron y el Vodka son muy buenos, y la entrada es gratuita. Al entrar te ofrecen una muestra gratuita de piña colada, que no pude dejar pasar y a la salida me tomé uno “como Dios manda”. Estaba buenísima, creo que el mejor que he probado nunca. Una verdadera delicia.

El bar, llamado Red Turtle Tavern se encuentra dentro de la misma hacienda y hacen varios tipos de cócteles, auténticos de las Bahamas.

Como curiosidad leí que en esta hacienda rodaron algunas de las escenas de la película de James Bond Casino Royale con Daniel Craig.

Y si te gusta, no duces en comprar una botella para llevar a casa, porque este ron no se encuentra fuera de la isla.

La destilería se encuentra a pocos pasos del puerto para cruceros en el centro de Nassau, en Delancy Street, y está abierta de 10 a 18, los siete días de la semana.

Junkanoo

Al salir de la destilería vimos una fachada que nos llamó la atención y que luego caí en que era el museo del Jankanoo. Apúntate esta palabra y recuérdala sobre todo si estas en Bahamas entre el 26 de diciembre (Boxing Day) y el 1 de enero. Los habitantes de las Bahamas en sus principales ciudades celebran este festival del Junkanoo. Es una auténtica explosión de colores, música y alegría comparable al carnaval de Río y Nueva Orleans, donde se aglutina las distintas raíces de la cultura bahameña: africana, caribeña e inglesa. En Nasáu, se puede visitar un museo dedicado a las máscaras y costumbres del Junkanoo, como te decía antes. También se pueden ver las instalaciones donde se fabrican de manera artesanal, durante todo el año. Si estás en Nassau un miércoles, dirígete a Bay Street para verlo, aunque en miniatura, porque salen a la calle para prepararse con los ensayos de las comparsas, y disfrutar así con los visitantes y los locales de su cultura.

Empezábamos a quedarnos sin horas en el reloj pero seguimos andando ya de vuelta hacia nuestro hotel (aunque también puedes coger un taxi).

Nos habían hablado muy bien de un pequeño local ubicado debajo del puente que cruza hasta Paradise Island en Potter’s Cay, el sitio se llama MCKENZIE, y allí pedimos dos ensaladas de concha (caracola de mar) para llevar, tipo ceviche, (si no te gusta el picante, diles que no le echen). Cruzamos el puente andando y nos lo comimos en nuestro hotel “tan ricamente”.

Por cierto, a escasos 300 metros, en la calle Ernest Street, hay una tienda que es también fabrica llamada BAHAMA HANDPRINTS www.bahamahandprints.com donde venden ropa y accesorios muy chulos. Llegamos tarde porque ya habían cerrado, pero si vas durante la mañana o no muy tarde por la tarde, seguro que encuentras algo interesante o al menos ves las demostraciones de pintura que hacen (antes de las 2 pm.)

Teníamos otras ideas en mente, pero no dio tiempo a mucho más. También nos habría gustado incluir en nuestro itinerario la visita al jardín botánico THE RETREAT en Village Road east (ir con taxi) www.bnt.bs. Pero deberíamos haberlo hecho el día anterior a nuestra llegada, y como estuvimos en el parque acuático del Atlantis, ya se nos descuadró el orden.

Otro día más en nuestro viaje, éste sin descanso. Pero al día siguiente solo teníamos un plan en mente: disfrutar de las instalaciones del Hotel Atlantis con su acuario, sus delfines y su parque acuático.

 

 

Día 3. Parque acuático, delfines y acuario en el Atlantis Paradise Island Resort

Este fue el segundo día de relax de todo el viaje y como no podría ser de otra forma lo íbamos a dedicar a disfrutar de las inmensas instalaciones del Atlantis Paradise Island Resort: el parque acuático, una interacción con delfines, la visita del acuario y un paseo por el casino.

La decoración del Atlantis es de todo menos minimalista, ya que está construido como si fuese la nación perdida de Atlantis. Y es que todo el complejo recibe el nombre de la famosa ciudad escondida y sumergida bajo el mar descrita por el genial aventurero francés Julio Verne.

Y las opciones se multiplican dependiendo de los gustos de sus clientes; campos de golf, pistas de tenis, spas y masajes, el casino más grande del Caribe…

Aquaventure – parque acuático

Empezamos el día en Aquaventure que es también el parque acuático más grande todo el Caribe, con más de 20 piscinas de agua y un sinfín de atracciones. Si te alojas en el resort está incluido en el precio, y si vienes de fuera puedes reservar la fecha a través de la página web.

Los toboganes de agua en los que te lanzas a gran velocidad me encantaron y también el paseo en flotador hinchable que está lleno de rápidos, olas, y atracciones varias.La pulsera te la dan al entrar así como las toallas y los chalecos salvavidas para los más pequeños. Nosotros dejamos las chanclas en una hamaca (aunque hay también taquillas) pero lo ideal es llevar zapatos de agua para no resbalar. Y mucha crema del sol.

A las 13 horas habíamos reservado en el Dolphin Cay para visitar el centro de rehabilitación de delfines y su delfinario donde nos acercaríamos a algunos de ellos. Nosotros hicimos el shallow water interaction, pero hay un montón de opciones.  Llama la atención, aún más, el tanque con tiburones donde se puede andar entre ellos con un guía. En el centro del resort hay una recreación de la isla perdida de Atlantis, donde hay varios acuarios donde se pueden ver rayas manta y peces gigantes.

El tobogán Leap of Faith es el que más llama la atención y el que sale en todas las publicidades del resort. Le ofrece a los aventureros una caída casi vertical de 60 pies desde el tope del mundialmente famoso e icónico Templo Maya, y propulsa a los viajeros a una velocidad tremenda a través de un túnel sumergido en una laguna llena de tiburones.

Otro de los que a mí más me gustaron fue el tobogán en espiral de cinco niveles Serpent Slide donde los huéspedes viajan por un tubo a altas velocidades por la oscuridad al corazón del Templo Maya. El recorrido zigzagueante lleno de giros y vueltos culmina con un paseo tranquilo a través de un túnel sumergido en una laguna llena de tiburones.

Y si quieres privacidad en el parque acuático hay 31 cabañas privadas, cerca de las piscinas, en 5 ubicaciones Es ideal si vas en familia, grupo de amigos o con niños, pero tiene un coste extra.

Por la tarde volvimos a repetir en muchas de las atracciones acuáticas, pero antes de ir al Dolphin Cay, nos dimos un baño en dos de las playas del resort, de arena suave y con vistas espectaculares al Caribe igualmente.

Dolphin Cay

Esta zona del resort fue inaugurado en 2007 en respuesta a la necesidad de proporcionar un refugio seguro para 17 delfines varados cuyo refugios fueron destruidos por el huracán Katrina.

En la web del hotel te explican como Dolphin Cay es uno de los más grandes hábitats artificiales y al aire libre para mamíferos marinos del mundo. Situado en el lado oeste de la propiedad Atlantis, Paradise Island, el entorno de 14 acres incluye una laguna de 11 acres con calas y playas arenosas, 7 piscinas “residenciales” conectadas, un centro de educación de primera categoría, un hospital de rescate y rehabilitación de animales, una farmacia para animales, área de cuarentena, y un centro separado para leones marinos.

Cada visita a Dolphin Cay apoya a la Atlantis Blue Project Foundation, creando y promoviendo soluciones para una amplia gama de desafíos de conservación marítimos desde el deterioro de los arrecifes de coral hasta las especies marinas en decadencia.

Nosotros optamos por la interacción con los delfines, pero hay muchas opciones y muy variadas: convertirte en entrenador por un día, 6 horas, alimentando a los peces y a las tortugas marinas (hay más de 50.000 animales marinos en el resort), nado en agua profunda con delfines, bucear por las ruinas de Atlantis, esnórquel en Ruins Lagoon al lado de peces exóticos y hasta con tiburones…

Acuario

La visita a las zonas del acuario del resort también te puede llevar unas horas. Nosotros lo hicimos ya por tarde. Es bestial la extraordinaria colección de hábitats marinos y exposiciones marinas—lagunas, cuevas, formaciones de coral y ruinas submarinas impresionantes que están diseñadas para mostrar la vida marina exótica en el resort. Y hay de todo: desde tiburones hasta rayas, barracudas, pirañas, anguilas e incluso el pez cocodrilo que se encuentra en peligro de extinción. Atlantis, Paradise Island alberga la exposición más grande del Caribe y es reconocida como una de las más grandes del mundo con 14 lagunas, más de 30 millones de litros de agua marina y más de 50.000 animales acuáticos que representan a unas 250 especies marinas.

Cenamos en la zona de la Marina, nos dimos una vuelta para ver el ambiente nocturno del casino que tiene una extensión que supera los 4.000 m2 (estaba a reventar), las tiendas de lujo que hay dentro del resort, y dejarnos la maleta casi cerrada para dejar nuestro paraíso al día siguiente.

 

 

Día 4. Vuelo a La Habana

Y aún nos quedaba la última parte del viaje que nos había llevado por sitios tan dispares como Miami, los Cayos de Florida, los Everglades, los parques temáticos de Walt Disney Worl y Universal Orlando resort junto con el Kennedy Space center, o las Bahamas. Nos quedaba volar hasta cuba, aunque solo fuera para conocer durante unos días su capital, la Habana.

En definitiva, nuestra escala en Bahamas fue uno de los momentos que más nos enamoraron: la forma de ser de la gente, su sol, sus playas… Tendremos que volver ya que nos faltaron muchas islas por visitar y disfrutar. Literalmente Bahamas, es el cielo en la Tierra.