Itinerario para 3 ó 4 días en “la capital del sol”: Miami, Los Cayos y PN Everglades

La llaman “la capital del sol” aunque en realidad es una ciudad que añade otros tantos atractivos a ese clima casi perfecto proporcionado por su ubicación en el Atlántico: hermosas playas, diversidad cultural con gran protagonismo del mundo hispano, y un sinfín de opciones llamativas que seguro harán de Miami y sus alrededores una parada en el itinerario de tu viaje por el estado de Florida. http://www.visitflorida.com/en-us.html

Buscando el que sería nuestro nuevo destino, nos encontramos con la posibilidad de hacer un viaje en el que “mezclar” varias propuestas que llevaba en la cabeza. Tras el desgraciado paso del huracán Irma por el Caribe en septiembre de 2017, los precios de los vuelos desde España habían bajado. Dicho y hecho, Iberia tenía una oferta que no íbamos a dejar escapar, y dos semanas después estábamos cerrando maletas. Y con la excusa aprovechamos para festejar con ellos el 90 aniversario de la compañía, motivo por el que han estado sacando interesantes ofertas a diferentes destinos. http://megustavolar.iberia.com

En junio habíamos estado en África descubriendo la isla de Madagascar, y nos apetecía cambiar de opción por completo. Así, decidimos marcar la ruta llegando en primer lugar a Miami (Florida) desde Valencia con escala en Madrid; posteriormente con un coche de alquiler desplazarnos hasta Orlando (para visitar los parques de Disney, Universal y la NASA en Kennedy Space Center); en tercer lugar disfrutar de las aguas cristalinas de Bahamas; para acabar bailando salsa en la Habana (Cuba). Volveremos en algún momento para pasar más tiempo por esta zona del planeta porque algunas de las paradas nos supieron a poco, pero al menos, íbamos a empezar a conocer estos enclaves. A tiempo de volver siempre se está cuando algo te enamora.

Si decides hacer parada “por la zona”, como te decía, no dudes en dedicar un día para descubrir la cosmopolita ciudad de Miami, otra para descubrir la zona más famosa de la metrópoli como es Miami Beach, y sus preciosos edificios art déco,  y otro al menos para ver los Cayos (1 ó 2 días si decides hacer noche en Cayo Hueso por ejemplo). 3 ó 4 días suele ser lo habitual una vez allí. Pero como en todo, hay quien solo tiene un día y se lo dedica a Miami Beach o quien busca algo más específico y tiene la suerte de contar con más tiempo y ver más cosas.

Para empezar te recomiendo que entres en la página http://espanol.miamiandbeaches.com/ . Esta es la página web oficial de turismo para la zona de Miami y sus playas, y ahí encontrarás mucha información que te ayudará a planificar tu estancia en Miami según tu perfil de viajero. La web dispone de guías gratuitas llenas de ideas, y podrás estar actualizado por si hay algún tema en concreto que te pueda interesar. Por ejemplo, en nuestro tercer día en Miami tuvo lugar una carrera de 10 km por todo el litoral de playa de Miami Beach. Si hubiéramos tenido más tiempo, no habría dudado en participar… Convertirte en un “local” en tus destinos viajeros, te ayuda a vivir la ciudad desde otra perspectiva y siempre te queda un mejor recuerdo del viaje. Somos turistas cuando no estamos en nuestras casas, pero al fin y al cabo, visto así, todos lo somos en muchos momentos de nuestras vidas, y qué mejor que convertirnos en locales por unas fechas o al menos por unas horas, haciendo lo que hacen ellos en su día a día y saliéndonos en ocasiones de lo típico del lugar.

En la web de Greater Miami convention & visitors bureau, podrás encontrar la adecuada información sobre opciones de alojamiento, los lugares más populares a visitar, itinerarios posibles, eventos marcados en el calendario o incluso ofertas especiales. Hacer un buen resumen de todo ello en esta guía es bastante complicado, así que mejor echarle un ojo directamente. A mí me sirvió mucho para establecer las prioridades. Cada mes del calendario tiene sus momentos fuerte, y no es lo mismo que tu viaje coincide con las compras del “black Friday” que con un festival de arte en las calles. Es a ese tipo de situaciones a las que hay que tratar de sacarles provecho, ya que están ahí para enriquecer tu experiencia sobre la ciudad.

Mi propuesta es que empieces por aquí estudiando las opciones, que son muchas, y que después completes lo que más te haya llamado la atención con otras recomendaciones. Sin mucho rollo, intentaré explicarte en esta entrada lo que hicimos nosotros y cómo organizamos nuestros días en Miami, por si te sirve de ayuda o consejo. El orden lo estableces tú, así como las prioridades…

CONSEJOS

Antes de ir con la guía te escribo muy resumidamente algunos consejos e indicaciones básicas para tu viaje a esta parte de los Estados Unidos. Algunos están mucho más ampliados en la entrada sobre mi viaje por Nueva York y la costa este de los Estados Unidos. Recuerda sobretodo que es necesario sacar el ESTA para no tener ningún problema de acceso al país como turista. El trámite es muy sencillo, el coste no es elevado y solo tienes que rellenarlo a través del siguiente link: https://esta.cbp.dhs.gov/esta/application.html?execution=e1s1

También hay quien decide comprar una tarjeta Sim a su llegada, del tipo prepago con compañías como T-Mobile o AT&T, que por menos de 40$ te da acceso a Internet todo un mes. Nosotros no lo hicimos ya que hay wifi en mil y un sitios, y para movernos somos muy fan de la App Maps.me, que es un mapa offline con gps que no gasta datos y funciona como google maps. ¡100% recomendable! Sólo tienes que descargar el mapa de la zona donde vayas a estar, y no tendrá ningún problema a la hora de ubicarte y llegar a los sitios.

Moverse por Miami no es fácil, aunque haya opciones gratuitas como el metro rail y los trolleybuses. http://www.miamigov.com/trolley/maps.html

Lo mejor, sin duda, es disponer de un coche de alquiler. Te ahorras mucha pérdida de tiempo pero también aumentan los costes, obviamente. Los hoteles en Miami beach no suelen tener parking y se paga a parte, pero vale la pena tener un vehículo con el que moverte si tienes pocos días o si quieres visitar algo fuera de lo típico o alejado del centro. La opción intermedia y con la que ganas tiempo (dentro de las limitaciones de no poder ir totalmente por libre) es la de utilizar el bus de la compañía Big Tours.

El bus turístico BIG BUS es del estilo hop on –hop off, es decir que te puedes bajar y subir tantas veces como quieras en el día y descubrir gran parte de los rincones de la ciudad, a través de sus 3 líneas ( roja, azul y amarilla). Además te van contando cosas de los sitios por los que pasas y son muy majos. https://www.bigbustours.com/en/miami/miami-routes-and-tour-maps/.  Nosotros lo usamos dos días e hicimos, además, el tour nocturno con ellos.

 

ITINERARIO

Día 0. Llegada a Miami. Paseo para tomar contacto por Ocean Drive y la Española way

Día 1. Excursión de un día a los Cayos, hasta Keywest (Cayo Hueso)

Día 2. Miami Beach y paseo en bus turístico por Miami

Día3. Miami –excursión por la Bahía Vizcaína con las casa de los famosos y Coral Gables

Día 4. Recogida del coche de alquiler, visita al Parque Nacional de los Everglades, centro comercial Dolphin Mall y conducción a Orlando para seguir disfrutando de Florida en Disney, Universal y la NASA

Espero que la explicación de mi paso por Miami te sirva para completar tu viaje y disfrutar al máximo posible. 🙂

 

 

Día 0. Llegada a Miami. Paseo para tomar contacto por Ocean Drive y la Española way

Suelo indicarlo como día 0 porque dependiendo de la hora de llegada del vuelo y las horas posteriores que implican la salida del aeropuerto con sus controles hasta el momento definitivo de dejar maletas o mochilas en el hotel, puede suponer casi todo el día perdido. Casi un día nulo a nivel turístico. Si tienes la suerte de llegar muy pronto por la mañana y que no te afecte el jetlag, podrás aprovechar la jornada. Los días y las horas pasan muy rápido cuando estás de vacaciones.

Para que te hagas una idea, nuestro avión llegó a las 15 horas, pero al hotel no llegamos hasta la 18 horas, es decir casi 3 horas después. Para pasar los controles de inmigración tardamos una hora, esperar al bus de cortesía otros 40 minutos, y el tráfico y la distancia hicieron el resto.

Nosotros nos alojamos en South beach, para poder disfrutar de la zona más conocida de la ciudad tanto por el día como por la noche, porque la transformación se nota al caer el sol. Eso sí, encontrarás opciones más baratas en el downtown, dependiendo de tu presupuesto.

El hotel donde nos hospedamos en Miami Beach, fue el Hotel Chelsea, http://www.thehotelchelsea.com/ entre las calles 9 y 10. Tienen servicio de recogida desde el aeropuerto, por los diferentes hoteles de esta cadena de alojamientos.

Si tienes que buscar alternativa en transporte público, puedes coger el Omnibus ‘ROUTE 150’ en el tercer piso del edificio.Es la línea 150, Miami beach airport Flyer, que sale desde el aeropuerto y llega hasta South Beach por menos de 3 dólares. Has de seguir los carteles donde pone MIA MOVER, primero una especie de tren y cuando llegas a Central station, puedes subirte al Metrorail o Metrobus para llegar a la parte sur de Miami beach en unos 45 minutos, dependiendo del tráfico.

Nos dio tiempo a darnos una ducha rápida, tomarnos un cóctel en el lobby del hotel porque era la hora feliz y hay que aprovechar esas cosas, y darnos un pequeño paseo para empezar a ubicarnos. Caminamos por Ocean drive hasta la calle Española way y bajamos por Washington avenue. Y para cerrar el día, cenamos en la calle 11 en una típica hamburguesería llamada Diner.

 

Día 1. Excursión de un día a los Cayos, hasta Key West (Cayo Hueso).

Como ya te expliqué al principio de esta entrada, nuestro viaje a Miami estuvo marcado por el paso dos semanas antes del huracán Irma. Dudamos mucho entre si ir o no ir a Key West pero al final nos decidimos a pasar aunque fuera el día con una excursión de ida y vuelta desde Miami que salía desde Bayside Market place tras las recogidas en varios hoteles. Recuerda que los americanos suelen ser muy exagerados con la temperatura de los aires acondicionados… Más que un bus parecía una auténtica nevera, y por más que lo dijimos no sirvió de nada.

En realidad, nuestra idea inicial era haber hecho este pequeño ‘road trip’ con el coche de alquiler para poder ir parando entre cayo y cayo en las zonas habilitadas para ello, conduciendo entre las aguas color esmeralda del Golfo de México en un lado y el Océano Atlántico por el otro, y hacer noche en Cayo Hueso (también llamado ‘Key West’), el punto más al sur de Florida a tan solo 90 millas de Cuba. Las vistas son espectaculares…

Los cayos son, en realidad, una cadena de pequeñas islas unidas por 22 puentes. El cayo que está más al sur es Key West, conocido como Cayo Hueso por los huesos humanos que encontraron allí los colonizadores. Está a unos 150 kilómetros de Miami y ha sido a lo largo de la historia el refugio de piratas y pescadores y un paraíso para los buscadores de tesoros. En sus proximidades encallaron numerosísimos navíos no sólo por la escasa profundidad de sus aguas sino porque esta zona del mundo es prolífica en tormentas perfectas y huracanes sobre todo durante los meses comprendidos entre julio y octubre. La comunicación con esta lengua de islas y Océano se hacía únicamente por barco, hasta que en 1905 Henry Flagler, uno de los personajes más reconocidos de la Miami de entonces, se ocupó de emprender una obra faraónica que llevaría el ferrocarril hasta la última isla, Key West, surtiendo 206 kilómetros de vías. Hoy en día Cayo Hueso se ha convertido en un destino turístico privilegiado por su encanto.

Ya habíamos comparado precios en Internet antes de volar a Miami, pero fue a nuestra llegada, la tarde de antes cuando nos decantamos por la opción “Key west day tour with trolley” y compramos nuestros tickets on line. Es así como se llama el tour en la web miamitokeywestbus. Por 64 dólares nos recogían en nuestro hotel, nos llevaban hasta Cayo Hueso (sin paradas intermedias) y nos dejaban allí hasta las 5 de la tarde que volvíamos. Y esta opción incluía el ‘trolley’ que te mueve por el Cayo para que no hayas de hacerlo todo a pie, si no quieres.

Si estás en Miami, ir a los Cayos es visita obligada con su carretera infinita con el agua de fondo que tantas veces ha sido escenario de películas.

La parte más fotografiada es la que cruza los 16 kilómetros del Puente de las Siete Millas, en él se han grabado algunas de las escenas de acción más impactantes del cine estadounidense, como la persecución escenificada por Arnold Swarzenegger y Jamie Lee Curtis en “Mentiras arriesgadas”, y algunas acciones de “Misión Imposible” o “Licencia para matar”.

Amontonados a los lados de la carretera se veían los estragos del huracán con montañas y montañas de restos de todo tipo esperando su retirada. Mucha gente en estos cayos lo han perdido todo o casi todo.

Cayos como el de Marathon fueron de los que más sufrieron, Cayo Hueso no tanto, pero aún así no había vuelto a la normalidad. Es la principal desventaja que le veo al Caribe, ya que irremediablemte cada cierto tiempo llega un huracán que lo destroza todo, si no es un sitio, es en otro…

Hicimos esta pequeña aventura este día en concreto porque era viernes, y pensamos que el fin de semana habría más gente, aunque obviamente con el huracán aún no habían recuperado su número de visitas habitual. Aún así coincidimos con le rodaje de una película estilo Bollywood y fue curioso.

Hay quien aprovecha para hacer snorkel, o alguna actividad acuática, pero nosotros visitamos todas sus calles y museos tras una buena caminata, y acabamos con el paseo en trenecito para volver al lugar donde nos había dejado el bus. El transparente océano de los Cayos de Florida es perfecto para pescar, nadar y montar en kayak, pero nosotros teníamos previsto en nuestro viaje estar dos días en Bahamas así que buscamos hacer lo más turístico que es conocer el sitio y entrar a todo.

Si llegas a los Cayos en tu propio vehículo, y no con tour, has de recordar que la velocidad máxima permitida en la práctica totalidad de la Carretera es de 45 millas por hora (unos 72 km/h) por el día y 35 millas por hora (aproximadamente 54 km/h) por la noche. La policía en esto es muy estricta y hay numerosos radares y controles a lo largo de toda la ruta, por la que conviene no pasarse ya que las multas son cuantiosas.

Ten en cuenta que no es nada difícil moverse por el Cayo ya que la ciudad es bastante pequeña de manera que podrás recorrerla a pie o en bicicleta disfrutando de su tranquilidad. Estos son algunos de los lugares que no podéis perderos porque son paradas obligatorias:

Duval Street

Duval Street es una de las principales arterias de Cayo Hueso y también la más animada, ya que en ella se encuentran la mayor parte de los bares y terrazas. Nosotros comimos aquí. Uno de los locales más conocidos es Sloppy Joe´s, un bar que fue bastante frecuentado por Hemingway.

Casa de Ernest Hemingway

Hemmingway, como ves, fue uno de sus personajes más ilustres ya que le encantaba Cayo Hueso y vivió aquí durante al menos 10 años. Su casa, situada en la calle Whitehead número 907, se pude visitar de 9 a 5 de la tarde, y está llena de gatos. Viven más de 50 gatos en ella, muchos de ellos dicen que tienen seis dedos de los pies. La historia cuenta que Hemingway era dueño de un gato que tenía 6 dedos en las patas (Blancanieves se llamaba), y que muchos de los gatos que viven aquí hoy en día son descendientes directos de ese gato. Tiene unos jardines muy bonitos, una magnífica piscina y en su estudio que se visita también es donde escribió varias obras como “Tener y no tener”. La casa fue construida en 1851 y fue la primera casa del escritor en la cual residió con su esposa Pauline y sus dos hijos.

Little White House

Fue la casa de verano del ex presidente de EEUU Harry S. Truman conocida también como la pequeña Casa Blanca, en la que Truman dirigió el país en determinados momentos con su camisa de flores y disfrutando de la buena vida. Hicimos la visita guiada para ver lo bien conservada que está con los muebles originales de la época. Truman residió en esta casa durante su mandato de 1945 a 1953 y no fue solo un lugar donde iba a pasar las vacaciones, sino que también fue la sede de su gabinete en eventos tan importantes como cuando se decidió en 1948 unir el departamento de Defensa con el de Guerra y la Marina. Además, en 1961 también fue lugar de encuentro con John F. Kennedy y el primer ministro británico Harold Macmillan. La casa se puede visitar todos los días de 9 a 5 de la tarde y más o menos es un recorrido de media horita.

Boya Southernmost Point

Es uno de los lugares más fotografiados de Cayo Hueso. Se trata de una enorme boya que marca el punto más meridional de los Estados Unidos. En ese punto, donde las olas golpean con fuerza, termina el estado de Florida y comienza el deseado Caribe. La famosa boya de cemento señaliza “90 millas hasta Cuba” aunque la distancia exacta hasta Cuba son 94 millas.

El faro

El viejo faro de Cayo Hueso se mantiene en pie desde 1848. Con el paso de los años se ha visto obligado a elevarse más de 3 metros para que la altura de los edificios no lo sobrepase. Tras subir sus 80 escalones se consigue una bonita perspectiva de la ciudad, aunque el día que estuvimos nosotros, estaba cerrado por la tarde.

Mallory Square

Desde hace décadas es el punto de reunión para ver la puesta de sol ya que se llena de músicos, malabaristas y vendedores ambulantes.

Otros lugares de interés

Por un lado, está el Key West Butterfly and Nature Conservatory  que contiene más de 2.000 mariposas e incluso se pueden ver flamencos. También se visita el Fort Taylor Beach, que está detrás del Fuerte Zachary. Detrás del fuerte se oculta una pequeña playa de aguas claras considerada por muchos como la mejor playa de Cayo Hueso. Nosotros dejamos la opción playas para más adelante.

Y si estás más de un día en Cayo Hueso, una buena opción es hacer una excursión en ferry hasta Dry Tortugas, un parque nacional que se encuentra en unas pequeñas islas anexas llamado así por la cantidad de tortugas marinas que hay por sus alrededores, y que cuenta en su interior con la fortificación costera más grande de Norteamérica. Te en cuenta que si quieres hacer noche en Cayo Hueso, es bueno saber que los precios son bastante caros. Por ello, una buena opción es acercarse a dormir a otro de los cayos, ya que cuanto más alejado de Cayo Hueso se está, más barato suele ser el alojamiento.

Por cierto, no debéis iros de Cayo Hueso sin probar un pedazo del famoso pastel de los cayos, el Key Lime Pie, un pastel de lima que está delicioso. Se vende en muchos sitios, así que no te será complicado probarlo. Esa fue mi merienda de vuelta en el bus a Miami.

Cenamos en una pizzería cerca del hotel y nos fuimos a dormir porque el día siguiente iba a estar completito.

 

Día 2. Miami Beach y paseo en bus turístico por Miami

En 1870 se construyó la primera casa en la zona, y fue una granja. Después de una granja, construyeron otra, y otra… Hasta que en 1912 los hermanos Lummus decidieron iniciar un proyecto con el que construirían una ciudad pegada al mar que estuviera conectada a Miami a través de una serie de puentes; y así nació south beach.

Esta zona de la ciudad que está construida sobre islas naturales y artificiales al este de la metrópolis es el claro ejemplo de la imagen que se tiene de Miami. Su playa, el paseo bordeado de palmeras, los cuerpos esculturales de los que hacen ejercicio en sus parques o simplemente se pasean para ser observados, la maravillosa arquitectura de sus edificios Art Déco, muchas ganas de ostentación en cuanto a moda y a coches espectaculares, y en general precios no aptos para todos los bolsillos.

Nuestro objetivo era visitar los puntos más turísticos de Miami beach, sobre todo de la parte sur de la isla (llamada a veces SoBe) e ir moviéndonos hacia arriba, disfrutar de la comida y la bebida del famoso local Sugar factory, darnos una vuelta con el bus Big Bus por las zonas más conocidas de Miami por la tarde, y acabar en el Bayside market place para hacer el tour nocturno de Big Bus. Te resumo algunas de nuestras paradas de este día:

South Point

Es la parte más al sur de Maimi beach, por debajo de la calle 1, y es por donde entran los cruceros para atracar dentro del puerto. Has de recordar que todas las calles que cruzan de este a oeste Miami beach, van numeradas en orden ascendente a medida que subes hacia el norte, con lo que orientarse es muy fácil. La zona que se considera más interesante es la central, de la calle 5 a la 22. Para orientarte o buscar un destino concreto, solo has de tener claro el número de la calle que buscas y con cuál cruza transversalmente. Como una cuadrícula. Entre las calles que discurren de norte a sur, las más importantes son Ocean Drive al ser como el paseo marítimo, Collins Avenue y Washington Avenue.

Nosotros llegamos a este punto sobre las 10 de la mañana y estaba lleno de corredores y de gente practicando yoga. Suele llenarse también en el atardecer, así que si quieres una opción para pasar una puesta de sol en tus días en Miami, apunta el consejo.

Ocean Drive

Es la calle donde se concentran los mejores locales de Miami Beach, zona de fiesta y mucho cóctel tanto de día como de noche. Al ser la zona más popular y turística de Miami, los precios suelen ser también más elevados.

Collins Avenue

Al norte de Ocean Drive se encuentra Collins Avenue, que originariamente se llamó John S. Collins en honor al arquitecto que construyó el primer puente que conectó Miami Beach con el continente a través de Cayo Vizcaíno.

Al igual que ocurre con Ocean Drive, actualmente esta es otra de las zonas más populares de la ciudad y ofrece una activa vida tanto diurna, con tiendas y restaurantes, como nocturna, con algunos de los locales de fiesta más populares de la ciudad.

Me llamaron mucho la atención de cantidad de coches antiguos que vimos aparcados por esta zona. aunque en nuestro paso por Cuba vieramos muchos más. El encanto de Miami es la mezcla de coches clásicos con coches de altísima gama, contraste total, y sobretodo estos tonos pastel tan encantadores.

La Casa Casuarina

La Casa Casuarina en el número 1116 de Ocean Drive, fue la casa que mandó construirse en 1993 el famoso diseñador italiano Gianni Versace, y en la que 4 años después fue asesinado por Andrew Cuanana. En la actualidad es un hotel, pero los turistas siguen asomándose a su fachada curioseando la que fuera su bonita mansión en Miami Beach.

Edificios Art Déco

La larga avenida de Ocean Drive está llena de edificios del estilo arquitectónico conocido como “Art Déco”, muy típico de los Estados Unidos. Se calcula que hay más de 800 edificios que se construyeron entre 1930 y 1940, y que se conservan con el esfuerzo de no perder una de sus notas más características. En el 1200 Ocean Drive con la calle 12 está situado el Centro de Bienvenida del Distrito de Art Déco donde hay mucha información sobre el mismo y creo que audioguías. Además hay varias empresas, como la del Big Bus, que hacen tours guiados por la zona para descubrir los hoteles, restaurantes y otros edificios más característicos.

Restaurante Sugar Factory

Este restaurante/coctelería situado en la parte baja del Hotel Víctor, 1144 de Ocean drive, es una auténtica perdición para los amantes del dulce. Nos encantó todo, aunque eso implicara ganar algún kilito de más en la visita. Teníamos claro que alguno de nuestros días en Miami Beach íbamos a comer aquí, o a tomarnos algo, y no nos defraudó. La pena fue no poder quedarnos a vivir en una de sus mesas… Un cóctel, una hamburguesa espectacular, una copa con burbujas súper llamativa, un batido con su trozo de pastel incorporado y unos donuts para quitar el hipo… No hay mucho más que decir, y por eso son muchos los famosos y los turistas, que lo visitan. De volver a ver las fotos, ya estoy salivando. ¡Perdonad pero la parte gastronómica es otro momento importante en cada viaje!

En este lugar te das cuenta como en Miami la frase resumen podría ser la de “más, es siempre más”. Nada del minimalismo de “menos es más”. No en cuanto a su carta, y sobretodo especialmente, en cuanto a todos sus dulces. Barato no es, pero a nosotros nos gustó mucho. https://sugarfactory.com/location/ocean-drive-miami/

Hoteles míticos

Gran parte de los edificios más representativos de Miami beach son o han sido hoteles que además han formado parte de míticas películas de cine.

Un claro ejemplo es el hotel Fontainbleau a la altura de la 44 con Collins Ave, que es el  hotel en el que James Bond en la película Goldfinger recibía sus masajes y se zambullía en las cristalinas aguas de su piscina. Este hotel lleva abierto desde 1954. Otra peli mítica es la  de Algo pasa con Mary, la famosa escena en la que Cameron díaz se pone “gomina” en el pelo se rodó en el hotel Cardozo, que es propiedad de Gloria Estefan y su marido Emilio. Otro ejemplo de la arquitectura art déco de Miami.

Cada hotel, bar o local, tiene una historia detrás que lo hace aún más interesante.

Memorial del Holocausto

Lo vimos de pasada con el autobús, si tienes tiempo puedes entrar al Museo del Holocausto, un museo construido por un conjunto de supervivientes judíos del genocidio nazi, que decidieron crear el museo para que no se olvidara esta gran barbarie. En la fotografía puedes ver la escultura que Kenneth Treister realizó en 1984 para este museo, ubicada en el mismo Jardín Botánico.  La entrada es gratuita y su horario es diario de 9:30 a 22 horas, en el 1945 Meridian Ave.

Blue loop y red loop – barrios de Wynwood y Little Havana

Volvimos a coger el Big Bus para hacer el blue loop, que era prácticamente todo lo que habíamos pateado durante la mañana y así escuchar los comentarios sobre cada parada, y aunque fuera rápidamente ver desde el bus otros lugares de Miami por los que pasa la línea roja.

Pasamos por el barrio de Wynwood y el Miami Design District (Distrito de diseño de Miami), una zona de la ciudad muy característica por estar llenas de galerías de arte, talleres, tiendas de decoración, tiendas de antigüedades e innovadores restaurantes. Los graffitis eran espectaculares. Todas estas tiendas se encuentran entre North Miami Avenue y la calle 2. Y aunque Design District es muy pequeño, es un destino muy popular entre los turistas.

Otra zona mítica es la de Little Havana. Este pequeño barrio se encuentra en el centro de Miami, en el dowtown. Se trata del barrio cubano, el lugar dónde se establecieron los inmigrantes en los años posteriores a la revolución de Fidel Castro. La calle principal es la conocida como Calle Ocho (SW Eighth Street) y es su corazón por excelencia. Realmente son 3 calles, pero es el lugar donde podrás disfrutar de una auténtica comida cubana, cigarros hechos a mano o ritmos latinos. Los turistas se suelen acercar al parque Máximo Gómez para ver jugar al dominó por las mañanas, o las estrellas que han colocado en el suelo y  donde están, entre otros, los cantantes Thalia, Willie Chirino y también Raphael.

Tour nocturno del BIG BUS

Desde el Bayside salía el Big Bus que hacía el tour nocturno por Miami. Es una buena opción si llegas tarde a la ciudad y dispones de poco tiempo para al menos hacerte una idea de los lugares más importantes. Pero cuando realmente le sacas provecho al autobús es durante el día, ya que puedes subirte y bajarte tantas veces como quieras.

Museo Mundial del Arte erótico

Su horario es un tanto especial, ya que está abierto de lunes a jueves de 11 a 22 horas, y de viernes a sábado de 11 hasta medianoche. Es por ello que ya de vuelta al hotel  en Miami beach, y antes de cenar, entramos a visitarlos. Dispone de una extensa colección de juguetes eróticos, pinturas, artefactos… Es el segundo más grande del mundo. En este museo podréis ver tanto objetos artísticos de distintas épocas de la historia como de distintas etnias del mundo, tienen una buena colección de objetos eróticos de África y China.

 

Día3. Miami –excursión por la Bahía Vizcaína con las casa de los famosos y Coral Gables

Miami es una ciudad global donde se puede encontrar de todo: entretenimiento, arte, comercio, moda, música, mucho negocio… Lo mejor es disponer de un buen mapa, o bien antes de llegar para tener todo controlado o al menos a tu llegada al hotel para marcarte las opciones a tu alcance y las horas de apertura y cierre en caso de museos u atracciones.

Nuestro planning del día era realizar la excursión típica por la Bahía Vizcaína para ver las casas de los famosos, y descubrir otras zonas más de la ciudad como es Coral Gables. Otra opción que estuvimos barajando habría sido ir a ver jugar a los Miami dolphins contra los Tenesse Titans en el Hard rock stadium. El partido era a las 13 horas pero estaba lejos y nos iba a comer gran parte de la jornada. Una pena porque ver un partido de futbol americano, o de algún deporte típico americano como el béisbol o el baloncesto es un must.

Biscayne tour bay

A las 11 de la mañana teníamos reservado con la empresa Miami speed boat adventure la excursión en nuestro propio speed boat por la Bahía Vizcaína. Es otra de las paradas obligatorias si viajas a la ciudad Miami para hacerte los dientes largos viendo las mansiones de las celebrities.

Ellos se encuentran ubicados en el North Bay Village, al que llegamos en autobús de línea público tras hacer un trasbordo. Compramos el ticket Miami-dade transit easy ticket con el que te puedes mover durante un día usando todo el transporte público. Es una opción pero no es la mejor… Te vuelvo a recordar que lo mejor es disponer de vehículo propio para moverte por Miami, porque el transporte público deja bastante que desear, y más si cae en domingo como fue el caso. Te dejo su link.

http://miamispeedboatadventures.com/

La experiencia fue toda una alternativa al típico barco que te da una vuelta por la zona ya que con ellos té eres el que conduce tu speed boat, y es mucho más emocionante. Súper recomendable.

La visita dura aproximadamente 1 hora y media y te acompaña un guía desde otro barquito enseñándote las casas de los famosos y la costa de Miami, de un modo mucho más divertido y dinámico.

La lancha lleva un altavoz y ellos te hablan con un walkie para indicarte cuándo has de reducir la velocidad (por ejemplo al pasar por debajo de puentes) o te van narrando cositas sobre las casas que hay a las orillas de la bahía.

Vimos por ejemplo las casitas donde vivieron, entre otros, Lenny Kravitz, Ricky Martin o Matt Damon; o donde aún viven el Dr Phillip Frost (inventor de la pastilla viagra), el tenista André Agassi, Julio Iglesias, Will Smith, Sylvester Stallone, David Beckam o Jackie Chan. Algunas de estas mansiones son famosas porque fueron utilizadas para grabar escenas de películas, como Scarface, Los Padres de ella o Cocoon.

Con la lancha pasas relativamente cerca de las exclusivas islas artificiales situadas en la bahía que separan la ciudad de Miami de su hermana pequeña Miami Beach. Estas islas artificiales se crearon con la propia arena que fue drenada de la bahía para permitir el paso de grandes barcos. Hasta el siglo XX, la máxima profundidad de la bahía era de 4 metros. Las más importantes son: Star Island, Hibiscus Island y Palm Island. Y también se ven casas interesantes al cruzar la carretera Venetian Causeway, que es la carretera de peaje que atraviesa las islas Venetian, otras populares islas artificiales en donde habitan conocidas personalidades del espectáculo.

De todas las casas que vimos, sin lugar a duda, una de las propiedades más impresionantes del trayecto (inspirada en el mundo griego) es la del multimillonario Philipp Frost, el dueño de la compañía farmacéutica IVAX. Su mansión está valorada en 75 millones de dólares.

Al acabar la excursión, nos quedamos a comer en el restaurante que hay justo al lado del pantalán, Shuckers bar and grill, con buenas vistas y aún el sol calentando bien fuerte. Precaución con el sol, ya sabes, aunque mucha gente se decanta también por las primeras horas o el atardecer, que seguro son buenas ideas.

Coral Gables

Este barrio es otro lugar tranquilo y relajado, cercano a Miami y lleno de  viviendas de estilo mediterráneo que desarrollado originalmente por George Merrick en 1925.

Lo más destacable del barrio es la Venetian Pool. La piscina fue inaugurada en 1924, tras haberse reformado una antigua cantera de coral abandonada. Así, gran parte de sus adornos están hechos de coral e inspirados en la arquitectura mediterránea. La piscina tiene un volumen de 3100 m3, varias cascadas y cuevas, así como una zona de playa y un restaurante. Si viajas con niños, es una opción aún más interesante.

Nosotros perdimos mucho tiempo para llegar hasta aquí con el odioso autobús número 24, y ni te digo a la vuelta donde tuvimos que esperar más de 50 minutos a que pasara el siguiente… Se supone que una buena idea para recorrer el barrio es utilizando el Trolley bus estilo vintage que puedes tomar en la Coral Way desde las 8h.00 hasta las 20h.00, es gratuito y todo, pero al ser domingo no estaba disponible. Lo dicho, en coche mucho mejor y nos habría dado tiempo a darnos un bañito en la piscina y hacer la ruta viendo otras cosas. Abre de martes a domingo (los lunes está cerrada) y no está permitida la entrada a los niños menores de tres años. Abre de 11h a 17:30h entre semana y los fines de semana cierra una hora antes. Es importante acudir temprano porque las entradas se agotan rápidamente.

Además, en este barrio destaca el lujoso hotel Biltmore que ha servido de escenario para algunas películas, y al que visitamos también por dentro. Fue construido en el año 1926 igualmente por Merrick. Llama la atención su torre de 18 metros que imita a la Giralda sevillana, como es el caso de otros edificios de Miami.

Durante sus inicios, el hotel Biltmore fue frecuentado por las celebridades y la jet set de la época. Este edificio también tiene un pasado oscuro: aquí tuvo lugar el asesinato del gángster Thomas “Fatty” Walsh y se usó como hospital militar durante la Segunda Guerra Mundial. Pero dejando a un lado su pasado y los rumores de los fantasmas que habitan en él, actualmente el hotel sigue siendo uno de los destinos más codiciados en el sur de la Florida. Cada domingo, el suntuoso patio del Biltmore alberga uno de los mejores brunchs de la ciudad. Era nuestra idea, pero se nos hizo tarde y no llegamos al brunch…

Con más tiempo puedes añadir las visitas a Coconut Grove y Coral castle.

De vuelta al Midtown y a la zona Bayside

Primero en bus y luego usando el metro rail, llegamos ya casi de noche a la zona Bayside.

Aquí se encuentra la Torre de la Libertad o Freedom Tower, otro de los edificios más representativos de Miami. En este caso es más alto que la torre del hotel biltmore, también está inspirada en la giralda de Sevilla y tiene 88 metros. Se construyó en 1925 como sede central del periódico News & Metropolis y en 1960 albergó a los primeros exiliados de Cuba de cara a facilitar su identificación y naturalización. En su interior hay un museo de arte contemporáneo.

Bayside Marketplace

Cenamos en este centro comercial con más de 150 tiendas de todo tipo, con vistas privilegiadas del puerto deportivo. En su zona central había un concierto con música en directo de una banda cubana, así que allí nos quedamos. Suele haber conciertos todas las tardes e incluso algunos días de fuegos artificiales y espectáculos láser.

Cambiamos nuestra idea original que era la de haber cenado por la avenida Brickell que es el centro del distrito financiero de Miami. Comenzó como la zona de “los bancos” pero tiene bastante vida por las noches. Teníamos algunas recomendaciones que tendremos que utilizar la próxima vez que estemos en Miami: el Hotel Four seasons en Brickell para  disfrutar de la ‘happy hour’ sobre las 17:30h, el Restaurante Sardinya, el Burger and beer joint o el Ceviche 201.

Tras agotar el día al máximo, cogemos el bus S para ir a South beach y recuperar fuerzas para nuestro último día en Miami.

 

Día 4. Recogida del coche de alquiler, visita al Parque Nacional de los Everglades, centro comercial Dolphin Mall y conducción a Orlando para seguir disfrutando de Florida en Disney, Universal y la NASA

A las 8 de la mañana recogimos el coche de alquiler en una oficina próxima a nuestro hotel que habíamos reservado por Internet. En comparación con otros costes, no es nada caro alquilar un vehículo así que decidimos movernos a partir de entonces con el coche para poder llegar a los Everglades, y encarar hacia el norte en dirección a Orlando que era nuestro destino final. Devolveríamos nuestro coche en el aeropuerto, antes de volar rumbo a Bahamas…

Parque nacional everglades, Everglades alligator farm

Ubicado al sur de Florida, el Parque Nacional de los Everglades es la zona más salvaje de los Estados Unidos. Se trata de un terreno pantanoso con una extensión que ronda los 6.000 kilómetros cuadrados. Su visita bien vale la pena ya que los Everglades están declarados Patrimonio de la Humanidad, Reserva de la Biosfera y Humedal de Interés Internacional.

Suman decenas las granjas de cocodrilos que ofrecen paseos en bote por los Everglades. Nosotros nos decidimos por el Everglades alligator farm, ubicado en el 40351 S.W. 192nd Avenue, florida city y que está abierto diariamente de 9 de la mañana a 6 de la tarde.

http://everglades.com/index.html

Estas ciénagas tienen una pequeña capa de agua que lo cubre todo, por lo que la única forma de moverse es a través de aerodeslizadores o también llamado hidrodeslizadores. Son una especie de lanchas que llevan un gran ventilador en la parte trasera, y con los que se recorren los humedales a toda velocidad en busca de cocodrilos y caimanes.

La mejor época para visitar los Everglades es desde mediados de diciembre hasta medianos de abril, ya que durante las épocas de verano aumentan los mosquitos y hace que la visita sea un poco más incómoda. Pero mosquitos hay todo el año por lo que recuerda que hay tres cosas que no debes olvidar llevarte: loción anti mosquitos (nosotros somos fieles a la Marca Goibi en su versión ‘Extreme’), crema para el sol con factor de protección alta o total; y puestos a pedir, un buen sombrero. Para el excesivo ruido que hacen estas lanchas, te dan unos cascos especiales aunque el ruido sigue siendo considerable. Hay quien se lleva tapones extra y se los pone debajo de los cascos.

Los Everglades es el hogar de más de 30 especies en peligro de extinción, como el manatí o la pantera de Florida, que conviven con caimanes y cocodrilos. Recuerda que no son lo mismo. La forma más sencilla de diferenciar entre caimanes y cocodrilos es observar sus hocicos. Los caimanes tienen un hocico ancho y redondo en forma de “U”, mientras que los cocodrilos tienen un hocico más delgado y puntiagudo en forma de “V”.

Como curiosidad, llama la atención que este parque, considerado uno de los principales humedales del mundo, alberga miles de ejemplares de la serpiente pitón, una especie invasora que se instaló hace más de 30 años por culpa de personas que abandonaron aquí a sus exóticas mascotas. El problema es tan importante que desde el 1 de abril de 2017 ciudadanos pagados por el Estado de Florida están capturando serpientes pitón, que pueden superar los seis metros de longitud, en las zonas húmedas del sur.

Se les permite utilizar armas de fuego y ganan 8 dólares a la hora, más 50 dólares por cada serpiente y otras cantidades adicionales según la longitud del ofidio y si está o no guardando un nido cuando es capturado. Se calcula que más de 100.000 pitones de Birmania, una especie de origen asiático, viven actualmente en el Parque Nacional de Everglades y las zonas limítrofes, con el consecuente destroce a su flora y fauna realmente autóctona. Incluso muy recientemente, se han detectado por primera vez con seguridad crías de pitón en las aguas de Cayo Largo, lo que significa que son capaces de reproducirse y vivir en zonas de agua salada. Tras la pitón, otro enemigo de primer orden es el lagarto tegu, procedente de Sudamérica, que también llegó a Estados Unidos como mascota exótica. Este animal está devorando los huevos de los caimanes y las tortugas y creando problemas sucesorios.

Antes de subirnos al barco nos hicieron un show para hablarnos de los caimanes, las serpientes y otras especies que viven en estas zonas. No pudimos ver todas las instalaciones porque seguían dañadas por el paso del huracán Irma tres semanas antes.

Si buscas más información, lo mejor es que dirijas al Park Headquarters en Homestead, ya que ahí se pueden hacer por ejemplo reservas para dormir en los campings del parque y encargar otras actividades que puedan ser de interés del turista. También está el Centro de visitantes Ernest Coe donde los viajeros se pueden proveer de mapas y de más información.

En las muchas granjas de la zona se suele poder comer platos basados en la fauna local, como pueden ser las hamburguesas de carne de cocodrilo. Para cuando acabamos eran las 12 de la mañana y preferimos mover de vuelta hacia Miami. Hicimos una parada técnica de shooping y comida en un conocidísimo centro comercial, y seguimos después dirección Orlando.

Una opción interesante si tienes tiempo es la de visitar el Indian village en Mile Marker 701, US higway 41. Miccosukee Indian Village. El pueblo es una representación de la rica cultura, estilo de vida e historia de la tribu Miccosukee.

Comida y compras rápidas en Dolphin Mall

Construido en el año 2001, Dolphin Mall es un enorme centro comercial de más de 130.000 metros cuadrados que cuenta con una situación privilegiada, a 8 kilómetros del Aeropuerto Internacional de Miami. Si disponéis de poco tiempo para hacer compras pero aun así queréis conocer algún centro comercial de Miami, puede que este sea el más indicado, ya que los otros grandes centros comerciales están bastante más alejados de la ciudad. Tiene más de 250 tiendas y una gran selección de marcas con descuento.

Comimos en el Restaurante Brio, que por cierto tenía un tiramisú buenísimo.

Tras una breve visita a unos amigos en Cooper city, nos metimos en el coche para conducir hasta Orlando, concretamente hasta el hotel Red Lion en Kissimmee que sería nuestro centro de operaciones donde dormir los siguientes 4 noches al tener una ubicación perfecta para lo que buscábamos. Y así llegó otro de los momentos esperados de nuestro viaje, como si fuéramos niños otra vez íbamos a disfrutar en los parques temáticos de Walt Disney World y Universal, y a soñar con ser astronauta en el Centro espacial John F. Kennedy (la NASA) de Cabo Cañaveral. Pero esto te lo cuento mejor con más detenimiento en otro artículo…

Si decides visitar el estado de Florida, pronto te darás cuenta que Florida no es solo Miami y los parques temáticos. Florida ofrece una gran variedad de puntos de interés turístico que dejarán interesado y asombrado a más de uno. A la próxima tenemos más ideas en mente: Fort Lauderdale, Ocala National Forest, el arrecife Molasses Reef, la isla de Sanibel, o las ciudades de Tampa, Pensacola, San Agustín o West Palm.

 

Espero que disfrutes mucho de tu viaje a Florida, y que estas líneas ayuden a conseguir que sea todo un éxito.

Gracias por leerme, ¡Mil saludos!