Lo mejor de la isla sur de Nueva Zelanda en 10 días de ruta

 

Nuestro gran viaje por las Antípodas empezó en Australia pero nos llevó después por otro de los destinos que todo enamorado de los viajes sueña con hacer alguna vez en su vida: Nueva Zelanda.
Cerramos el 2016 en Oceanía, donde tras 9 días en Australia visitando Sídney, Ayers Rock y su desierto rojo, y Melbourne, cogimos otro avión para recorrer las islas sur y norte de Nueva Zelanda (en ese orden). Todo un paraíso para el viajero y una experiencia de vida difícilmente superable.


Con el perfecto sabor de boca que nos había dejado Australia, nos quedaban aún 10 días que íbamos a destinar para descubrir la isla sur de Nueva Zelanda (en compañía de otros dos buenos amigos kiwis) y otros 10 días para la isla norte (ya por nuestra cuenta). Nada que ver una isla con la otra ya que cada una tiene sus características, ni tampoco tuvo nada que ver el modo en que las vivimos: la isla sur la hicimos en caravana y la isla norte con coche de alquiler.

Cierto es que al viajero más o menos experimentado es cada vez más difícil impresionarlo. Lo espectacular que tiene Nueva Zelanda es lo cambiante del paisaje. Si durante el viaje comparas fiordos, posiblemente los de Noruega te resultarán más impresionantes o si contrastas glaciares seguramente ganaran los de Argentina. Pero Nueva Zelanda tiene una riqueza y unos paisajes con unos contrastes más marcados dada la extensión del terreno.

En tan solo unas horas de diferencia puedes pasar de estar escalando en el Parque Nacional de Tongariro el Monte del Destino de “Mordor”, de la película de El Señor de los Anillos, a relajándote con el increíble azul del lago Tekapo, o ver las maravillas geotérmicas de Rotorua, los glaciares Franz Josef y Fox, los fiordos Milford y Doubtful Sound, los gusanos de luz de las Cuevas Waitomo, la majestuosidad del Monte Cook (el pico más alto con 3.764 m) o las preciosas playas del Parque Nacional de Abel Tasman. Un sinfín de paradas que recordarás para siempre, con el añadido de la complicidad de los kiwis que acogen al turista con los brazos abiertos y de la cultura maorí que también enamora.

panoramica monte Cook y lago pukaki

Fox River Beach atardecer Nueva Zelanda

Espero que con este post te pueda aclarar posibles dudas y ayudar a organizarte un itinerario en el que puedas aprovechar los días al máximo. Los viajeros suelen dedicar más días a la isla sur, pero nosotros repartimos el tiempo más o menos equitativamente, y nos gustó todo lo que vimos. Depende mucho del tiempo del que dispongas, para que dejes unas cosas u otras fuera.

La gente también suele visitar Nueva Zelanda de norte a sur, nosotros lo hicimos al revés ya que nos salía más económico el vuelo desde Melbourne a Christchurch con vuelta a España desde Auckland y no estuvo nada mal la elección.

ITINERARIO POR NUEVA ZELANDA (isla sur)

Día 10. Nueva Zelanda. Llegada a Christchurch: paseo por el Crater rim walkway y Lyttelton, visita a lo que queda de la ciudad y Garden Party
Día 11. Christchurch – Lagos Tekapo y Pukaki (340km de conducción– 4h 20’ aproximadamente)
Día 12. Lago Pukaki – Mount Cook (ruta Hooker Valley Track) – lago Dunstan (240km – 4h)
Día 13. Lago Dunstan – río Kawarau – Queenstown (cañones Shotover y lago Wakatipu) – Te Anau ( conducción mínima de 170 KM – 3h)
Día 14. Te Anau – Milford Sound Cruise – Mirror Lakes- Arrowtown – Lago Wanaka
Día 15.– Lago Wanaka – Blue Pools – Haast Pass – Glaciar Fox (más de 300km – 5h)
Día 16. Glaciar Fox – laguna Okarito – Hokitika – Punakaiki /Pancake rocks – Fox River Beach
Día 17. Pancake rocks – mercado Fox river – colonia de focas – Nelson Lakes National Park (lago Rotoroa) – Motueka: Kahurangi national park, nacimiento río Riuwaka y Kaiteriteri
Día 18. Abel Tasman National Park (barco desde Kaiteriteri + ruta a pie 11 km desde Medlans Beach hasta Anchorage)
Día 19. Motueka – Queen Charlotte drive – Picton – Wellington (isla norte): Monte Victoria y Cuba Street

Día 10. Nueva Zelanda. Llegada a Christchurch: paseo por el Crater rim walkway y Lyttelton, visita a lo que queda de la ciudad y Garden Party

Tras 5 horas de vuelo, tomamos tierra en el aeropuerto internacional de Christchurch a las 05:25am de la mañana para empezar nuestro gran viaje por las dos islas de Nueva Zelanda. Primero por la isla sur con dos amigos Kiwi (Pete y Tru) y posteriormente por la isla norte ya por libre.

Pete y Tru se portaron espectacularmente y nos trataron como reyes. No hay palabras para explicar las mil y una atenciones que tuvieron con nosotros y lo fantásticos guías que fueron. Nuestro primer día en Nueva Zelanda estuvimos en su casa, un hogar precioso con unas vistas espectaculares de la ciudad.

Christchurch - vista panoramica

Tras un buen desayuno nos montamos en su autobús y nos fuimos a una montaña cercana al puerto de Lyttelton, parando para hacer una pequeña ruta hasta la parte alta del “cráter rim walkway”. La subida es suave y las vistas muy bonitas. La zona es preciosa e incluso cerca del puerto hay como un pequeño pueblecito con un mercado de productos frescos ideal para comer. La fotografía ya presagiaba los grandes paisajes que íbamos a descubrir en este viaje.

crater rim walkway - Christchurch ruta

Aunque nuestra comida fue en un local de la playa de New Brighton. Había quien no dudó en bañarse, pero nosotros preferimos ser meros espectacdores. Aunque no nos podemos quejar porque tuvimos mucha suerte con el tiempo (noviembre es el inicio del buen tiempo allí), el aire viene congelado casi siempre. La antártida no está muy lejos…

playa New Brighton - Christchurch

Volvimos a la ciudad para ver, como nos decía Tru, “algunos nuevos edificios pero sobre todo demasiados espacios sin reconstruir”. En ese sentido, los sentimientos que desprende Christchurch son los de una ciudad a medias que años después del fuerte terremoto de 6.3 grados en la Escala de Richter que la destruyó, no ha vuelto a ser la misma, ni por asomo. Incluso muchos propietarios aún esperan las indemnizaciones prometidas… El seísmo dejó 185 fallecidos, cientos de desaparecidos y decenas de edificios en el suelo. Dimos una vuelta por el centro de la ciudad con el coche y no hay más que solares vacíos que años atrás albergaban grandes edificios, zonas residenciales, que son ahora inmensos parques tras quitar los escombros de las casas que se derrumbaron aquel 22 de febrero de 2011, o iglesias de las que solo queda la ubicación (con sillas de plástico para sus feligreses).

Christchurch - obras terremoto

Christchurch - edificio ruinas terremoto

Días antes de emprender nuestro viaje hacia Australia y Nueva Zelanda (14 de noviembre de 2016) tuvo lugar otro terremoto destacable (de los muchos que se sienten cada mes). Y es que Nueva Zelanda se asienta en la falla entre las placas tectónicas del Pacífico y Oceanía y se calcula que registra unos 14.000 terremotos cada año, de los que entre 100 y 150 tienen la suficiente potencia como para ser percibidos.

Christchurch - calle solar casa terremoto

Christchurch - calle obras terremoto

Por la tarde nuestros amigos estaban invitados a una Garden Party y nosotros también! Así que disfrutamos de unas horas llenas de música, relajación, risas, comentarios relacionados con los habituales terremotos y anécdotas sobre sus viajes a Europa. A los kiwis les encanta que los visiten porque no suele ser lo habitual al estar tan alejados del resto del mundo.

Notamos su amabilidad desde el primer momento y fue genial. Eso sí las pocas horas de sueño y el cansancio acumulado hizo que durmiéramos como auténticos benditos.

Christchurch - vista nocturna

Día 11. Christchurch – Lagos Tekapo y Pukaki (340KM – 4h 20’ aproximadamente)

On the road! El modo de transporte para nuestro recorrido por la isla sur fue la caravana. Mejor dicho un autobús (la casa sobre ruedas de Pete y Tru) y unido a él, una caravana detrás en la que dormíamos nosotros. Allá donde íbamos no había quien no se enamorara de nuestro convoy y nos mirara de arriba abajo. Yo, que durante muchísimos años he pasado veranos en familia de camping, disfruté mucho de las cosas buenas que tiene esta forma de conocer el país.

En la etapa de planificación del viaje surge la duda de si utilizar como modo de transporte una autocaravana o un coche de alquiler. Obviamente cada opción tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Cosas a tener en cuenta:

  • La época de vuestro viaje. La mayoría de turistas optan por viajar en su verano buscando el buen tiempo pero hay quien también lo hace en invierno. Si vas en verano puedes elegir, si vas en invierno o en época de lluvias es mucho más cómodo dormir en una cama de las de verdad.
  • El presupuesto. No hay mucha diferencia entre los precios de coche de alquiler y las autocaravanas teniendo en cuenta que el coste del alojamiento va incluido. Pero ten en cuenta que hay zonas en la isla norte donde está prohibido acampar así como toda la zona de los fiordos. Y al final aun con la autocaravana has de pagar por un espacio dentro de un camping.
  • Si es un viaje familiar o de amigos. Si sois bastantes también puede salirte más económica una van.
  • Las ganas de comodidad que quieras. Aunque hay autocaravanas con muchos detalles, el espacio es el que es y deberás preocuparte en buscar zonas donde llenar de agua los depósitos así como para poder vaciar el contenido del wc químico. Hay muchísimos sitios con lo que no es un problema pero si una preocupación a tener en cuenta.

Durante nuestro viaje nos cruzamos con una gran variedad de autocaravanas, la mayoría de la empresa Maui, de Apollo o de Jucy rentals. Y recuerda que tanto en coche como con caravana, al cambiar de isla, lo mejor es cambiar de vehículo y ahorrarte el coste extra del ferri. Además puedes investigar y probar suerte con la opción del RELOCATION. Con este sistema ayudas a las empresas de alquiler a volver a dejar en su sitio parte de su flota, con lo que si te acomoda los trayectos que proponen puedes hacer el trayecto de vuelta con el vehículo en cuestión, sin pagar ningún coste ni tan siquiera la gasolina. Las webs de las compañías de alquiler ya tienen la mayoría un apartado de Relocation donde puedes encontrar estas increíbles ofertas aunque suele ser para períodos de días cortos y sin posible modificación del lugar de recogida ni de devolución.

Sobre todo esto, te hago dos consideraciones. A mí me encantó poder descubrir la isla sur por libre y parar para comer o dormir en sitios espectaculares, pero en la isla norte agradecí también hacer las paradas en alojamientos con más comodidades. Nuestra fórmula fue un mix, y nos salió muy bien.

La otra recomendación viene con el cambio de isla. Lo más popular es hacerlo en ferri. Por el mismo precio nosotros cruzamos en avioneta, ahorrándonos unas cuantas horas de barco y teniendo una experiencia más. Si no dispones de muchos días puedes obviar Wellington, y volar directamente hasta el centro de la isla norte con un vuelo interno. Pero esto te lo explicaré más adelante.

De momento cogimos carretera a mitad mañana tras los últimos preparativos en la caravana. Los paisajes solo a unos escasos minutos de Christchurch ya son preciosos. Llenos de granjas con animales, verde por todos lados y unas estupendas montañas nevadas al fondo (por las que pasaríamos también).

Paramos para comprar algunas cosas que nos faltaban en un supermercado en Fairlie y seguimos camino hacia el lago Tekapo y el lago Pukaki.

Lago Tekapo

Elegir uno entre los más de 4.000 lagos que hay en Nueva Zelanda, es complicado. Pero yo me quedo con el lago Tekapo: por su agua increíblemente azul y el colorido que otorgan las flores silvestres rosas y moradas de sus orillas. Los orientales se volvían locos haciéndose fotos entre las flores, y yo también. Debo de reconocer que el morado es mi color favorito y me enamoré de esta flor silvestre. Como curiosidad, en la costa oeste de la isla sur de Nueva Zelanda también había flores silvestres de colores malva per eran diferentes y no encontré semillas en los supermercados y tiendas donde venden este tipo de productos. Una pena…

Es la foto típica de postal donde el azul destaca por encima de todo, fruto de lo que se denomina “harina de glaciar”, un finísimo sedimento rocoso que el glaciar ha ido produciendo al friccionar con las rocas y que termina disuelto en el agua del lago. La pena es que a veces las nubes no dejaban ver su color con todo el explendor, pero aún así, sin duda es espectacular.

Hay otros dos lugares destacables. Por un lado, la iglesia del Buen Pastor, construida en 1935 y una de los lugares más bonitos y solicitados para casarse. Coincidió que una pareja estaba haciéndose las fotos justo en el momento en que llegamos.

iglesia del Buen Pastor - Lago Tekapo

Por otro lado, también es muy fotografiado la estatua de bronce de un perro pastor  que en 1968 se colocó allí para rendir homenaje a los perros de raza Collie por la labor que desempeñaron en la ganadería.perro collie - lago Tekapo

Si dispones de tiempo, por lo que he leído, una opción perfecta es visitar el observatorio astronómico de Mount John, uno de los mejores puntos de observación astronómica de Nueva Zelanda y del mundo. Como curiosidad decirte que el nombre Tekapo, de origen maorí, quiere decir ‘esterilla bajo el cielo’.

Nosotros fuimos arrastrando el haber salido tarde Christchurch y no hicimos la ruta entera como teníamos planeada, ya que nuestra idea inicial era ver los dos lagos y hacer noche en la base del Monte Cook. Una cosa aprendimos del viaje y es que vale la pena disfrutar del momento, aunque haya que realizar modificaciones.

Pero antes de irnos hacia el lago Pukaki donde llegamos casi al anochecer, nos dimos una buena sesión de agua termales en el spa que hay a unos pocos metros del lago. http://www.tekaposprings.co.nz/

Lago Pukaki

Seguimos la ruta bordeando el lago Pukaki, donde hicimos noche. Hay varias zonas de acampada libre libre y gratuita en sus orillas.

lago Pukaki - Monte Cook tapado

Este lago es aún más grande que el Tekapo, sus 178km2 de superficie son casi el doble que el anterior y también turquesa por esos pequeñísimos fragmentos de roca que erosionaron los glaciares y que han acabado en el agua.

Paramos a dormir cerca de un mirador del lago Pukaki en el que se observa la cordillera montañosa que incluye al monte Cook al fondo, aunque este se ve bastante pequeño ya que el lago tiene casi 34 kilómetros de longitud. Además, aquel día las nubes tapaban justo su cima, pero aún así no le restaba belleza.

 La visita al Aoraki o Monte Cook fue ya por la mañana, después de despertar en tan incomparable marco.

Día 12. Lago Pukaki – Mount Cook (ruta Hooker Valley Track) – lago Dunstan (240KM – 4h)

Tras despertar, recorrimos el último tramo que nos quedaba de la carretera 80 que discurre pegada al lago Pukaki y que te lleva hasta el Monte Cook National Park (Aoraki para los maorís). Es el pico más alto del país, con 3.754 metros. Aoraki/Mount Cook forma parte de los Alpes Neozelandeses, que recorren toda la costa occidental de la Isla Sur de Nueva Zelanda. Los glaciares más destacados son Tasman y Hooker, que se deslizan por sus empinadas laderas para añadirle más belleza todavía.

Llegamos al parque nacional con el día gris y al poco se puso a llover mucho. Aún así decidimos almorzar y esperar a ver si la cosa mejoraba. Y en efecto, después de ver caer, como si dice en España, “la del pulpo” tuvimos suerte. Esperamos en el parking de la entrada al Monte Cook, en el que sólo hay unos servicios y una de información sobre el parque nacional. A la hora y media aproximadamente mejoró algo el tiempo. Siguió chispeando y el viento era muy fuerte, y aunque no pudimos hacer la ruta que queríamos hasta el final, hicimos casi la mitad.

Monte Cook National Park - Hooker Valley Track

Monte Cook National Park - Hooker Valley Track

El Hooker Valley Track es una ruta por el Mount Cook de tres horas ida y vuelta que no requiere grandes esfuerzos. Bordea las montañas que rodean el valle del Aoraki y finaliza en el lago Hooker, frente al glaciar del mismo nombre y la cima del Monte Aoraki. El trayecto es una pasada y fácil, pasando por lagos, puentes colgantes y nieve a las orillas.

Nosotros no llegamos a la parte última porque el viento era muy fuerte (en los puentes colgantes yo recé más de un padre nuestro, jajaja).

Monte Cook National Park - Hooker Valley Track

Monte Cook National Park - Hooker Valley Track

Monte Cook National Park - Hooker Valley Track

A pesar de la climatología cambiante de la zona y de las nubes que casi todo el rato taparon la cima del Monte Cook, fue otro momento para el recuerdo del viaje. Estuvimos en el escenario del monte Caradhras para los fans de El señor de los Anillos, donde se grabaron varias escenas de la primera película de la trilogía, la Comunidad del Anillo. Si eres un poco fan, o al menos has visto las películas, te gustará aún más esta localización.

A unos dos kilómetros del parque se encuentra, el pueblo Mount Cook, que ya ofrece servicios de todo tipo y es un centro turístico con un hotel alpino, aunque no supera los 400 habitantes. Nosotros nos desviamos justo a la entrada del pueblo de Monte Cook a la derecha para recorrer 8 kms de gravilla que llevan al mirador del Tasman Glaciar. La pena el retroceso del glaciar como bien pudimos observar en el mapa de información que había allí.

mirador Glaciar Tasman - Nueva Zelanda

Y para seguir nuestra ruta volvimos hacia atrás, bordeando el lago Pukaki, y entonces fue cuando el Monte Cook dejó ver su cima. Algo que no todos los turistas logran ver en su viaje a Nueva Zelanda. ¡Gracias guapo!

Monte Cook - desde la ventana

Monte Cook y lago Pukaki

Compramos salmón en el criadero High Country salmon (cerca de Twizel), y la verdad es que la cena estuvo deliciosa. Los niños se lo estaban pasando en grande dando de comer a los salmones de la piscina más cercana a la tienda.

En muchos ríos, en particular en la costa este de la Isla Sur, se puede incluso pescar el salmón quinnat o chinuc neozelandés, una de las cinco especies de salmón del Pacífico. Es el pez de agua dulce más grande de Nueva Zelanda y la variedad de mayor tamaño dentro de la familia de los salmones.

Nuestro día acabó a unos 60 km de Queenstown, a las orillas de otro lago. En concreto, dormimos en el lago Dunstan cerca de Cromwell. También muy cerca está el famoso lago Wanaka, pero esa parada la dejamos para la subida después de la visita de los fiordos. Aquí es donde  nuestros amigos decidieron que era un buen lugar para parar  cenar y pasar la noche, alejados de la carretera y con buenas vistas desde la ventana de la caravana.

acampar autocaravana Nueva Zelanda

Día 13. Lago Dunstan – río Kawarau – Queenstown (cañones Shotover y lago Wakatipu) – Te Anau ( conducción mínima de 170 KM – 3h)

Como los Hobbits en El Señor de los Anillos, solíamos hacer primer y segundo desayuno, así como otras muchas paradas en el camino donde tomar un zumo, un cafe, fruta o tostadas, disfrutando del paisaje. Así empezamos el día, con el obligado almuerzo en una zona donde se podía parar pegada al Río Kawarau (cercano al lago Dunstan en nuestra carretera hacia Queenstown).

rio Kawarau - lago Dunstan

El río Kawarau es famoso por dos temas bien diferentes. Para los amantes de los deportes extremos la razón se debe a que el neozelandés y aventuraro A.J. Hackett, fue quien inventó el puenting (allí llamado bungy jumping). Lo rentabilizó de forma económica a partir del año 1988. En una de las gargantas del río Kawarau hay un puente donde se siguen haciendo saltos. Si queires saltar has de pagar, pero también puedes disfrutar del espectáculo gratis. Yo tuve una mala experiencia con este tema en Costa Rica, y decidí que no era necesario…

La segunda razón por la que puedes hacer una parada en el río Anduin es para saber que fue la inspiración de Peter Jackson para visualizar Argonah en la Tierra Media, donde descansan las dos colosales estatuas de dos reyes en una escena de la película.

Si tienes más tiempo por la zona, algunos de los lugares más significativos están alrededor de las montañas Remarkables, el lago Wakatipu y la localidad de Glenorchy, desde donde se puede hacer una excursión para ver dónde se rodaron Lothlorien, Isengard, la colina de Amon Hen o el bosque de Ithilien.

Cañón Shotover

Nosotros nos fuimos directos desde allí hasta los cañones Shotover de Queenstown. La experiencia es sencilla: montarte en una lancha que alcanza los 90 km/hora y que recorre veloz y con maniobras radicales, pero bien estudiadas, por los estrechos cañones del Shotover. Lo peor el precio ya que es cara, creo recordar que unos 199$ neozelandeses.

shot over jet - Queenstown

Como te decía esta SHOT OVER JET  y también SKIPPERS CANYON JET TURBO. Son las dos compañías que hacen la lancha a toda velocidad por el río en Quenstown. Elegimos a la primera y es super recomendable. Puedes acudir directamente a su base o que te recojan en los autobuses privados de la empresa que ponen desde la ciudad (la distancia es unos 10 minutos en coche).

http://www.shotoverjet.com/the-experience/ride-the-shotover-jet/

http://www.skipperscanyonjet.co.nz/experiences/jet-boat-tour/

Queenstown también es el destino ideal para quien busca lugares de ensueño para la práctica del esquí. Tiene en total cuatro estaciones de esquí rodeados de majestuosos paisajes nos revitalizan la mente, el cuerpo y el alma. Esquí, puenting, rafting, paracaidismo, si buscas adrenalina, la encontrarás.

Ya en la ciudad hicimos las siguientes paradas:

La tienda Happiness. Es una famosa tiendecita de segunda mano donde comprar ropa y ayudar en una buena causa ya que todas las ganancias son invertidas en la comunidad. Para que te hagas una idea, una bolsa llena de ropa, zapatos, juguetes, libros o lo que sea sería unos 3 euros al cambio.

Subida a la Góndola para ver la ciudad desde lo alto. Subimos en el teleférico de 450 metros hasta la cima del monte Bob’s Peak, desde donde que disfrutas de unas vistas espectaculares de la ciudad y el lago Wakatipu. Casi sin darte cuenta, estarás ascendiendo por el teleférico más inclinado del hemisferio Sur.Gondola Queenstown

Aunque si lo deseas puedes subir a pie (1 horia de camino). El Skyline de la ciudad es precioso y si encima tienes ganas de hacer algo diferente puedes verlo desde un cochecito ya que hay dos circuitos tipo karts en la cima. Incluso vimos a gente haciendo bungy jumping antes de llegar al edificio principal donde está la cafetería, la tienda y el mirador oficial.

Ya en la parte alta del Monte Bob’s Peak están los luge: unos pequeños cochecitos sin motor en los que desciendes a toda velocidad colina abajo. Al principio no llaman la atención pero después la cosa cambia. Si pruebas, repites. Nosotros hicimos dos viajes (primero el de nivel básico que es obligatoria el primer descenso) y luego la pista avanzada que tiene algo más de curvas y de saltos por los cambios de pendiente (aunque para nada peligroso).

http://www.skyline.co.nz/

vista panoramica Queenstown

En cuanto a la comida, habíamos leído que el local Fergburger se erige como el lugar donde comer la mejor hamburguesa del mundo. La cola era tal, que optamos por seguir cocinando lo que habíamos comprado en el supermercado. http://www.fergburger.com

Al salir de Queenstown paramos en las orillas del lago Wakatipu. Si eres valiente te puedes pegar un baño, aunque el agua está congelada.

lago Wakatipu - Queenstown

Ya por la tarde llegamos a Te Anau. Normalmente quien desea visitar el Milford Sound suele quedarse a dormir aquí, y si se opta por el otro fiordo (Doubtful sound) se duerme en Manapouri.

Acampar por libre está prohibido así que ese día optamos por dormir con nuestro bus y la caravana dentro del Te Anau Lakeview kiwi holiday park en la zona para motorhomes y poder pegarnos una buena ducha.

Te Anau y Manapouri son las puertas de acceso a los dos fiordos más conocidos del país. Milford Sound es el más accesible y por ello las actividades suelen ser más económicas y el Doutbul Sound parece que está más cerca pero es más complicado llegar a él. Si estás aquí puedes aprovechar en Tea Anau para ver las Glowworm Caves, las cuales están al otro lado del lago que lleva su mismo nombre (se cruz en barco, unos 50 minutos). Este tipo de gusano produce una luz azulada que brilla en la oscuridad para llamar la atención de insectos y poder atraparlos. Nosotros lo dejamos para la isla norte con las Waitomo caves pero sea en un sitio u en otro no te las puedes perder.

Día 14. Te Anau – Milford Sound Cruise – Mirror Lakes- Arrowtown – Lago Wanaka

Otra de las decisiones a tomar en la preparación de este viaje es  sobre qué fiordo decidirse a visitar. No creo que sea necesario visitar los dos, pero todo dependerá del presupuesto económico y los días a tu disposición.

Ambos parece que están cerca en el mapa pero nada que ver con la realidad. El Doubtful sound es más caro porque no está accesible por carretera mientras que el Milford sí. Por ello creo que recibe más visitantes. Empresas como Go Orange, que es con la que nosotros hicimos el crucero por el Milford ofrecen las dos opciones. La decisión es tuya. http://www.goorange.co.nz/

También se puede alquilar unas bicis o hacer kayak. Las posibilidades siempre son muy variadas. El paseo en barco es el más económico creo y te incluye los típicos fish&Chips que, por cierto, estaban muy buenos. En la terminal de los barcos están el resto de compañías que ofrecen el servicio con precios y horarios muy variados.

Milford Sound - go orange - Mitre Peak

Los paisajes del Parque Nacional Fiordland son Patrimonio Mundial de la Humanidad y en ellos podrás disfrutar de glaciares con más de 100.000 años, grandes y numerosas cascadas que se precipitan en el fiordo, senderos muy bien marcados, naturaleza salvaje y grandes montañas nevadas que te hacen sentir muy pequeñito. En total, son 15 km de extensión desde el Mar de Tasmania hasta la costa. Ten cuidado porque el tiempo es muy cambiante y como dicen ellos “puedes tener 4 seassons in one day”: sol, lluvia, nubes, viento, calor…

Si el tiempo acompaña, existen rutas de 3-4 horas que combinadas con alguna más corta, puede hacer el día muy interesante. Pete volvió a ponerse al volante para llevarnos al fiordo y poder hacer la excursión de 2 horas en barco por el fiordo.

Milford Sound - panoramica vista barco

En el trayecto en barco puedes ver el famoso pico Mitre Peak, la Cueva Harrison, las Stirlings falls y Anita Bay. Me encantó la gran cascada (el barco se metió hasta dentro mojando al personal que quería rejuvenecer con sus aguas según dice la leyenda) y sobre todo poder ver pingüinos, leones marinos y delfines conforme nos acercamos a la parte más exterior del fiordo. Las explicaciones del capitán y de la tripulación estuvieron muy acertadas, se nota que a los kiwis les encanta su trabajo en cuanto a relación con la naturaleza. Se les llena los ojos de alegría y de orgullo ante las caras asombradas de los turistas.

Milford Sound - Mitre Peak

Milford Sound - cascadas fiordo

Milford Sound - cascada

En la página http://comoserunkiwi.com encontré una muy buena explicación sobre la diferencia entre Sounds y Fiordos. Los Sounds son valles de ríos anegados mientras que los fiordos son valles excavados por la presión de los glaciares durante las eras glaciares para posteriormente ser cubiertos por el mar cuando el hielo se funde y sube el nivel del agua. Hace 10 millones de años una intensa presión en la corteza terrestre provocó que algunas zonas se elevaran dando lugar a montañas y valles en forma de V. Hace 2 millones de años las montañas se cubrieron por glaciares lo que propició que las cordilleras y picos se afilaran y sus valles tomaran una forma de U. Hace 20.000-12.000 años el hielo fue desapareciendo al acabar la era glaciar y dejó los valles elevados colgando sobre el principal. El último paso sucedió hará unos 6.000 años al final de la era glaciar. El mar alcanzó su nivel actual inundando sus valles manteniendo sus picos y es la forma en la que vemos hoy día los fiordos.

Cabe destacar el paso por el Homer Tunnel, tanto a la ida como a la vuelta del Milford Sound. Nosotros paramos ya a la vuelta para fotografiar las decenas de cascadas que caen por las montañas que atraviesa. Todo un espectáculo también. El túnel es de un solo sentido y se van alternando ambas direcciones de paso.

Homer Tunnel - Nueva Zelanda

Homer Tunnel - Nueva Zelanda

Fíjate bien en los carteles en la salida de Te Anau ya que a veces se cierra el túnel de acceso y salida del Sound, por lo que conviene planificarse para no quedarse encerrado al final de la ruta, y no tener la posibilidad de salir hasta la mañana siguiente.

Ir y volver son muchos km, por ello también hay mucha gente que opta por contratar la excursión, pero si ya vas en autocaravana o coche de alquiler, supone un coste extra. También es verdad que la carretera que te lleva hasta el Milford está llena de paradas que pueden ser interesantes: pequeñas ruta a pie, buenos lookout para hacer fotos, cascadas, etc. Recuerda llenar el depósito de gasolina antes porque durante toda la ruta no podrás.

Miles de persona con más disponibilidad de tiempo hacen la mítica Milford Track, una ruta de 53,5 kilómetros, de 4 días de duración, que sólo puede hacerse en un sentido entre octubre y abril.

Para seguir nuestra ruta hacia el norte, tuvimos que volver por la misma carretera que a la ida, hasta nuestra siguiente parada que fueron los Mirror Lakes. Si tienes un poco de suerte en el ángulo, verás cómo pueden hacer honor a su nombre (lagos espejos) con el reflejo de la montaña en el agua.Mirror Lakes - Nueva Zelanda

Otra pequeña parada para foto fue en el río Gulliver. Para dormir preferimos alejarnos aún más de Queenstown para ganar tiempo al día siguiente. Optamos por dormir cerca del lago Wanaka, pasando antes por Arrowtown y así pudimos ver antes de que se hiciera de noche aunque solo durante una hora y media, este pueblo que se hizo importantísimo por el oro.

Arrowtown es un pueblecito pintoresco con un estilo muy a lo “far west” que queda a las orillas del río Arrow, uno de los más ricos en oro allá en 1870, durante la Fiebre del Oro. Es por eso que algunos miles de chinos vinieron a esta zona de la provincia de Otago y establecieron aquí sus asentamientos. Quedan los restos de varios de esos asentamientos. Y durante el día hay gente que prueba buscar oro y a veces lo consiguen. Nosotros no buscamos oro, pero nos dimos una vuelta por los restos de ese antigos asentamientos chinos marcado por un sendero  y por las cuatro calles que conforman el pueblo y que cuentan con unos 60 edificios históricos.

Arrowtown - asentamiento chino

Arrowtown - edificio historico

Allí cenamos y ya de noche nos acercamos al lago Wanaka, con mucha suerte. Al día siguiente nos tocó desandar lo andado y buscar un garaje para buscar una rueda de repuesto para la caravana. Menos mal que el susto tuvo final feliz y solo nos retrasó un par de horas la planificación del día.

Día 15.– Lago Wanaka – Blue Pools – Haast Pass – Glaciar Fox (más de 300km – 5h)

Habíamos llegado al lago Wanaka de noche por la carretera más corta que va por un puerto de montaña. Una pena ver solo las luces y no poder disfrutar de las vistas. Al despertar al lado del lago que linda con él, el lago Hawea, la sensación fue más espectacular si cabe.

lago Hawea - Nueva Zelanda

Cuando ya nos íbamos a seguir la ruta, Pete se dió cuenta del estado de una de las ruedas de la caravana que a punto estaba de quedarse solamente con la cámara interna. Así que tuvimos que dar marcha atrás y encontrar un garaje en el que con toda la suerte del mundo tenían ruedas de recambio, a pesar de ser un modelo bastante antiguo.

Con zapatos nuevos volvimos para atravesar el lago Wanaka, muy contentos de no haber tenido un problema mucho más serio el día anterior.

Blue Pools

Para estirar las piernas ese día andamos la ruta que lleva hasta las blue pools (blue pools track), cerca de Makarora. Las piscinas se encuentran en un hermoso paraje de la costa oeste de Nueva Zelanda, en donde el sorprendente río Makarora atraviesa un lecho rocoso que tras miles de años de erosión da lugar a una serie de pozos transparentes de color azul turqueza.

En la hora que estuvimos por allí, varios fueron los valientes que se lanzaron de un salto del puente al agua, y eso que el agua llega directamente de los glaciares. Para que paradisíaca pero la temperatura es la que es.

Sorprende la belleza del lugar.

Blue Pools Nueva Zelanda

Blue Pools

Haast Pass

Condujimos bordeando el Monte Victor para atravesar el conocido Haast Pass, parando cuando se podía en algunos momentos para hacer fotografías. Esta es una zona que ha estado aislada ya que su acceso era solo posible por vía marítima. Fue el géologo alemán Julius von Haast el que dejó su nombre a la zona. Poco a poco mejoró en su accesibilidad, primero con varias pistas sin asfaltar y a partir de 1962 con el paso que a día de hoy es la forma de seguir hacia el norte de la costa oeste. Parte de la ruta circular que muchos viajeros realizan por Nueva Zelanda. Si vas en tu propio vehículo hacia el norte, no olvides llenar el tanque en Wanaka, en Haast y los glaciares el precio es casi el doble.puente entrada Haast Pass

Ship Creek

A pocos kilómetros de la localidad de Haast, en Ship Creek, se puede realizar esta pequeña pero interesante caminata. Discurre por un bosque de helechos hasta un mirador a orillas de una pequeña laguna y vistas al mar. Se puede regresar hasta el aparcamiento por el mismo camino o por la orilla de la playa. Los árboles me enamoraron por sus formas.

Ship Creek playa

Glaciar Fox

Apenas unas horas antes de que se hiciera de noche llegamos al glaciar Fox, otro de los puntos de visita de todo turista en Nueva Zelanda (al menos en uno de los dos glaciares que hay en esta zona). Aparcamos en la zona habilitada para ello, tras coger el desvío a la derecha antes de llegar al pueblo.

Son unos 4 km en coche y unos 25 minutos de caminata, con pendiente en la parte final. El entorno es bonito pero nada espectacular, en parte porque la lengua del glaciar se encuentra a bastante distancia del mirador. Estoy segura que las rutas guiadas se acercaran más porque hay un sendero solo para guías.

ruta glaciar fox senda

lengua glaciar fox

De haber llegado a tiempo (y no con el retraso del tema de la rueda de la caravana) nuestra idea era haber hecho la excursión “helihake” con la empresa Fox Glacier guiding, pero no pudo ser.
En toda esta zona tampoco se puede acampar libremente con lo que optamos por aparcar en el Fox Glaciar Top 10 Holiday Park. Esta cadena tiene campings en todo el país.

Día 16. Glaciar Fox – laguna Okarito – Hokitika – Punakaiki /Pancake rocks – Fox River Beach

Son muchas las cosas que se pueden hacer cerca de la zona del Glaciar Fox como por ejemplo  la ruta mapa glaciar Fox accesohasta el mirador de la lengua del glaciar (lo habíamos hecho la tarde-noche anterior), la ruta por el Lago Matheson (el lago está a unos 6 km del pueblo y darle la vuelta andando son una 1 hora y 30 minutos) o la playa salvaje de Gillespie’s (ideal para ver atardecer, a 30 minutos en coche).

En el camping donde dormimos había folletos de información con los mapas de la zona y la posible ruta. No hay ningún problema para encontrar todo tipo de información.

Ese día nos levantamos con el cielo lleno de niebla y aunque intentamos contratar una vuelta en helicóptero con dos empresas diferentes no salió ninguno debido a la peligrosidad que supone volar con niebla. En cuanto hay algo de niebla en las cumbres de las montañas próximas, las empresas de helicópteros no salen. Pero si salió el helicóptero de la empresa Fox para hacer el helihike, aunque no quedaban plazas disponibles. Si optas por esta opción, contrátala a través de su web con tiempo. En ella te llevan volando en helicóptero hasta mitad del glaciar para luego caminar unas tres horas por él. A modo de inciso, dependiendo del tipo de excursión que contrates visitas una zona u otra del glaciar y, en principio, cuanto más alto subas mejores son las vistas y mayores las posibilidades de visitar cuevas de hielo…

Lo ideal habría sido haber podido hacer el Fox la tarde anterior y esa mañana el Franz Josef, pero como ya te conté llegamos tarde el día anterior. Al final tuvimos que obviar el Glaciar Josef Franz y como ya eran casi las 11 de la mañana, entre una cosa y otra, nos decidimos a seguir la ruta hacia el norte por la costa oeste.

Laguna Okarito

Esta es una inmensa área de agua poco profunda y planicies de marea perfecta para navegar en kayak por aguas tranquilas. Está rodeada de bosque y de aves zancudas, que se acercan a alimentarse. Si tienes suerte podrás ver el kotuku (garza blanca) que es muy escaso, ya que Nueva Zelanda se encuentra en el extremo del alcance climático y geográfico de esta ave. Cada año llegan kotukus adultos de toda Nueva Zelanda a la única zona de cría del país, ubicada en el río Waitangiroto. La laguna Okarito es la zona de alimentación principal y el hogar permanente de parte de la población. Esta ave es sagrada para el pueblo maorí. Las plumas de kotuku tienen un gran valor y se utilizan para adornar a los jefes, tanto en vida como cuando fallecen.

Estiramos las piernas andando por la laguna y asomándonos también al mar de Tasmania. Para técnica de almuerzo. Está incluida en el Parque nacional Tai Poutini, y fue una lástima el cielo tan gris que hubo esa mañana. En uno de los carteles con el símbolo del kiwi Juan y yo no nos pudimos resistir.

Hokitika

Hokitika es un pequeño pueblo que nació bajo la fiebre del oro. Su entorno natural la ha convertido en un lugar muy visitado, especialmente por su playa, la garganta de Hokitika, con sus aguas azul turquesa, y el lago Kaniere.

Toda la carretera número 6 que transcurre paralela a la costa es preciosa, se ve el Mar de Tasmania, varios ríos, e incluso en los días claros se puede ver el Monte Cook. Nosotros paramos en Hokitika a visitar a un familiar de Tru.

Si puedes, visita la garganta de Hokitika que está a 33 kilómetros del pueblo. Se llega a unos puentes colgantes sobre el río que tiene un color azul turquesa increíble, propio de aguas procedentes de glaciares. Desde este lugar comienza rutas de trekking de varios días hacia lugares como el monte Brown. Por las fotos que he visto del lugar es similar a las Blue Pools que vimos unos días atrás.

De esta ciudad, me encantaron los maceteros con flores que cuelgan desde todas las tiendas de las calles principales. Le da un aire precioso a este tipo de calles. Además, Hokitika es un pueblo conocido por sus galerías de arte en torno a la piedra de jade (greenstone) o como allí la llaman pounamu y por los artesanos que trabajan estas y otras piedras preciosas. Son caras aunque la gente maorí la ha utilizado durante años, creando hasta armas de jade y objetos de decoración.

Punakaiki y Pancake Rocks

Punakaiki es un pequeño pueblo cercano a las famosas Pancake Rocks. Son unas rocas de lo más curioso, sin duda otro capricho de la naturaleza de tantos que hay en Nueva Zelanda. Muy intersante la parada también. De hecho nosotras las vimos dos veces, esa tarde y al día siguiente por la mañana con un cielo y unos colores más bonitos.

Estas formaciones de rocas en forma de crêpes tuvieron su origen hace unos 30 millones de años cuando fragmentos de criaturas, plantas y sedimentos se fueron depositando en el fondo marino. La fuerte presión del agua agua hizo que se aplastaran y se solidificaran en finas capas de piedra caliza y lodo. Con el paso de los años la acción sísmica elevó la piedra caliza por encima del nivel del mar y una vez al descubierto, agua, viento y brisa marina erosionaron las capas de sedimentos fosilizados más débiles dando esta curiosa forma de pancake.

El mejor momento para visitarlas es con marea alta y viento. Así, si el mar está muy agitado el agua entra con tal fuerza por los orificios que se crean géisers verticales dándole más espectáculo al asunto.

Dormimos a 10 minutos de allí, en el nuevo terreno propiedad de Tru y Pete, donde planean construirse una casa, y donde, de momento, tienen un pequeño refugio (o como los kiwis los llaman “hut”). Y allí es donde celebré por la noche mi cumpleaños!!!

Fox River Beach

La última parada del día fue aquí, y fue una agradable sorpresa. Como Pete y Tru se conocen la zona a la perfección paramos en esta playa donde hay un puente. La marea baja nos dejó unas fotos espectaculares. Y cogimos leña para hacer un fuego por la noche. Me encantó.

Fox River Beach atardecer Nueva Zelanda

Fox River Beach atardecer Nueva Zelanda rocas mar tasmania

Un día genial más a añadir a nuestra lista, y la celebración de cumpleaños más lejana de mi gente. Fue super especial.

Día 17. Pancake rocks – mercado Fox river – colonia de focas – Nelson Lakes National Park (lago Rotoroa) – Motueka: Kahurangi national park, nacimiento río Riuwaka y Kaiteriteri

Como dormimos en la parcela de nuestros amigos que estaba a solo 20 minutos conduciendo de las Pancake Rocks, decidimos volver por la mañana, mientras ellos hacían cosas en su tierra. Aunque la marea seguía baja y sin viento, el cielo era mucho más bonito, y queríamos tener fotos chulas del lugar. Ahí van, para que de verdad te hagas una idea de lo bonita que son estas curiosas formaciones.

pancake rocks

pancake rocks

pancake rocks

pancake rocks

Por cierto en el parking de este parque nacional había muchos wekas que son animales similares a los kiwis. Es un ave que se acerca mucho a la gente y siempre está en el sitio donde pueda comer de los turistas. Se parece al kiwi por la forma que tiene y sus grandes garras y mucha gente confirma haber visto al kiwi cuando en realidad lo que han visto es un weka. El kiwi es muy difícil de ver ya que es un animal muy asustadizo y nocturno.

playa costa pancake rocks

El día anterior habíamos cogido el coche de alquiler en el aeropuerto de Hokitika porque los últimos dos días hasta llegar a Picton los haríamos por libre. Nuestros amigos tenían que volver al trabajo. La parte positiva es que al llevar el coche de alquiler pudimos irnos esa mañana a las Pancake rocks y también a un mercado que ponen los vecinos del lugar los domingos cerca de la playa del Fox y poder ir parando por el camino para hacer fotos. Pingüinos no vimos, pero al menos el cartel sí.

Colonia de focas Tauranga bay

Volvimos a la hora de almorzar para irnos los cuatro a ver la colonia de focas que está cerca de Westport, concretamente en Tauranga bay seal colony.

Y llegó el momento de despedirnos de nuestros amigos Pete y Tru. Desde aquí, mil y una gracias otra vez por tratarnos tan bien, y hacernos de guía de la mejor forma posible.  Absolutely amazing!

Nelson lakes National Park (lago Rotoroa)

Ya independizados y un poco tristes seguimos nuestro viaje hacia el norte por la carretera 6. La siguiente parada fue corta y os explico la razón principal: las sandflies.

En la foto que hice a este dibujo de una sandfly parece ser un insecto mezcla de una mosca y un mosquito, aparentemente inofensiva. Lo cierto es que habíamos tenido mucha suerte durante toda la isla sur (su hábitat natural) de no toparnos con muchos de estos mosquitos al haber viajado a Nueva Zelanda entre noviembre y diciembre (parece ser que es peor conforme hace más calor.

dibujo sandflyNo son simples mosquitos : para empezar solo las hembras pican porque necesitan una proteína que tenemos en nuestra sangre para poder completar ellas su ciclo reproductivo, te chupan la sangre y te dura la picadura y el picor más de cinco días.

Lo único bonito de este otro icono kiwi es su leyenda. Según los maoríes, era tal la belleza de sus tierras, que los dioses mandaron a estos insectos para que las gentes no se enamoraran igual que ellos de estas tierras (el parque nacional Fiorland básicamente) y de sus paisajes de ensueño. Totalmente cierto y eso que a mí solo me picaron 5 en todo el viaje…

Como curiosidad las sandflies al chupar la sangre, segregan una saliva que contiene anticoagulantes e impiden a la mini herida recién abierta empiece a cerrarse, facilitándoles la tarea y contribuyendo a que la “picadura” escueza aún más. Además, intenta no matarlas chafándolas, sino arrastrándolas como para quitártelas suavemente, porque su propia sangre al ser aplastada aún llama más la atención al resto de sandflies hembras. Efecto llamada.

Cuando llegamos a la zona de los lagos Nelson (en el lago Rotoroa), fue exagerada la cantidad de estos bichitos que no estaban esperando. Y eso que íbamos embadurnados de repelente. Se nos fueron las ganas de hacer la ruta por las lago, en parte también a que habíamos estado en unos cuantos lagos parecidos, y escapamos hacia Motueka (nuestra final de etapa). Motueka está cercana a la entrada sur del Parque Nacional de Abel Tasman donde estaríamos al día siguiente. Dormimos dos noches en el hotel chalets Terraced Gardens, que habíamos reservado semanas antes. Tras dejar las maletas en el hotel aún nos dio tiempo a  hacer dos cositas más.

Motueka: Kahurangi national park y nacimiento del río Riuwaka

Con el coche nos acercamos primero a ver las vistas en el Hawkes lookout.

Motueka Howkes lookout - montañas

Y después hicimos la ruta a pie hasta llegar al nacimiento del río Riuwaka.

Antes de irnos a comprar al supermercado y cenar en nuestro cabaña, subimos a una pequeña montaña desde la que se veía la playa de Kaiteriteri ( a unos 15 minutos en coche de Motueka).

playa de Kaiteriteri

Día 18. Abel Tasman National Park (barco desde Kaiteriteri+ ruta a pie 11 km desde Medlans Beach hasta Anchorage)

Otra de las paradas estrella en la isla sur de Nueva Zelanda es el Parque Nacional Abel Tasman, donde la naturaleza con 225 km² de superficie te brinda la oportunidad de mezclar montaña, acantilados, ríos, playas y mar, en un “todo en uno” muy recomendable. Las fotografías que tomamos lo dejan cristalino, como el agua…

El parque fue creado en diciembre de 1942 para conmemorar los 300 años de la llegada de la expedición de Abel Tasman que fue el descubridor de la zona y el que se enfrentó en su momento al pueblo maorí del lugar. planta hoja nueva zelandaEn su web oficial https://www.abeltasman.co.nz/ vas a poder consultar todas las opciones entre las que puedes optar. Todo depende, como siempre, de tus posibilidades en cuanto al tiempo. Si solo estás un día puedes escoger por hacer alguno de los senderos de la costa o kayak, pero ten en cuenta que puedes hasta dedicar incluso tres o cinco días. Aunque no lo parezca ha sufrido muchos años de explotación de su madera y su piedra, con lo que están casi blindados sus km de costa. No hay ninguna carretera por su litoral y a la mayoría de sus playas y cuevas costeras solo se accede desde el mar.

Por cierto, la que aparece en la fotografía es otro de los símbolos del páis. La hoja de helecho es un símbolo cultural y de la identidad del país. Su silueta, a veces plateada, se aprecia en logotipos comerciales y diseños creativos; en las camisetas de las selecciones nacionales de rugby, fútbol y cricket y otros deportes; en las agrupaciones políticas, comunitarias y culturales; en el escudo nacional; en el elemento “koru”, presente en la bandera nacional maorí; y es el logotipo oficial del servicio nacional de inmigración, Immigration New Zealand.

Parque Nacional Abel Tasman lago

Nosotros de buena mañana nos despertamos y con la mochila llena de agua, comida, crema solar y repelente de sandflies, nos subimos al coche. 25km es la distancia entre Motueka (donde dormíamos) y Kaiteriteri (zona de salida de los watertaxis y barcos). No hay pérdida porque no hya mucho más en esa playa. Pon atención a la conducción porque la carretera tiene varias zonas de muchas curvas y con pedalte alto, y hay que tener cuidado porque es estrecha. Este es el país de las carreteras estrechas y de los puentes de un solo sentido.

De entre todas las empresas que ofrecen los traslados hasta el parque elegimos la empresa Wilsons Abel Tasman porque más o menos los precios son muy parecidos entre el resto, y son los únicos barcos donde la cubierta superior es completamente abierta. Tuvimos suerte con el día ya que salió el sol, pero no nos bañamos y el aire era bien fresco (como en todo el tiempo que estuvimos allí). La poca gente que se bañó aquel día se notaba que eran locales, sobre todo un grupo de un colegio a los que vimos bañarse en dos ocasiones. De locos…

mapa detalle Parque Nacional Abel TasmanTe lo he dicho muchas veces, pero es muy fácil orientarte, te dan un mapa con las paradas y los precios y solo tienes que decidir cuánto quieres andar o las actividades según tu disponibilidad. Nosotros al estar solo unas horas, optamos por la opción de pagar el barco que sube hasta la parte más al norte del parque (parada de Totaranui), y fuimos bajando luego hasta descender definitivamente en la parada de Medlans Beach. Desde Medlands hasta Anchorage fuimos andando. Llévate también ropa de lluvia porque en Nueva Zelanda el tiempo es muy cambiante, e inlcuso de abrigo porque cuando el barco está en marcha la sensación térmica baja considerablemente.

En total esta ruta es de 10.6 km, aproximadamente 4 horas de caminata. Incluso un poco más porque en la parte final de nuestro itinerario nos acercamos hasta la piscina de Cleopatra. mapa Abel Tasman national parkAdemás si la marea está alta hay una zona de playa que no se puede cruzar y te obliga a dar una vuelta añadida de 2 km más.
Una vez acabamos toda la ruta, cogimos el barco de nuevo y de vuelta a Marahau. En los folletos también pone los horarios para que te organices y no haya sobresaltos.
Hagas lo que hagas, solo un día o varios en el parque nacional, recuerda reservar, y más si es en temporada alta (nosotros vimos a muchas personas con mochilas para dormir allí y la oferta es muy limitada). Los barcos son los que son y las pocas plazas donde poder dormir también. Nosotros por el ejemplo el barco no lo habíamos contratado, y aunque si no habríamos cogido otro, compramos los últimos dos asientos libres de ese viaje a primera hora.

Split Apple rock

Me enamoré de esta formación rocosa única conocida como La Roca de la Manzana Partida o Split Apple Rock en inglés. Hecho de granito, tiene la forma de una manzana que ha sido cortada por la mitad. Según los geólogos esta forma se debe a un fenómeno natural: el agua se habría filtrado en una grieta en la roca durante una edad de hielo y al congelarse, aumentó de volumen, dividiendo la piedra.

La Roca de la Manzana Partida Split Apple Rock

Pero como inventar es gratis, existen muchísimas explicaciones mitológicas sobre su origen. La primera explica que surgió porque dos dioses maoríes luchaban por la posesión la gran roca. Para resolver el asunto, utilizaron su fuerza divina para romperla por la mitad y así no discutir Una decisión muy salomónica. Otra leyenda dice que es el primer sitio en que el Capitán Cook encontró a los maorí y que para intentar atemorizarlos, disparó un cañón y la partió en dos. A partir de este momento pensaron que el Capitán y sus hombres tenían la fuerza de los Dioses y les recibieron en la costa. Y una tercera leyenda dice que fue Zeus que la partió con su espada en su lucha con Neptuno por la mano de Dione.

Sea como fuere, es una de las fotografías típicas del lugar. Nosotros la fotografiamos desde el barco pero al encontrarse en aguas poco profundas, podrás acercarte a ella cuando esté la marea baja.

La gran caminata

La Abel Tasman Coast Track es una de las nueve Great Walks (grandes caminatas) que existen en Nueva Zelanda. Ojalá hubierámos tenido tiempo para poder hacerla, pero es que resulta imposible. Para poder conocer al máximo el país necesitaría 3 meses.

Pero si tienes tiempo o prefieres dedicárselo a este enclave, y no a otros, puede ser una gran opción. Los 54 kilómetros de la ruta están bien cuidados y no exigen una forma física excepcional, por lo que pueden hacerse en entre tres y cinco días. Cuatro cabañas y varios campings sirven de descanso entre las distintas etapas. La sobrepresión en la ruta ha hecho que el Department of Conservation limite el número de senderistas diarios mediante un estricto sistema de reservas en los campings y lodges. Una alternativa menos congestionada e igualmente espectacular es la Inland Track, que se separa de la costa proporcionando excelentes vistas, aunque no permite tener contacto directo con el mar.

Parque Nacional Abel Tasman Torrent Bay

Con el Kayak puedes llegar a puntos de la costa inaccesibles desde tierra, como Watering Cove, o poder acercarte al máximo a sus focas y los pequeños pingüinos azules que habitan por la zona. El mar es muy tranquilo, aunque su temperatura puede no serlo tanto.

Parque Nacional Abel Tasman cueva piedra

El Parque Nacional de Abel Tasman es otra de las joyas de este paraíso natural terrestre que es Nueva Zelanda.

Parque Nacional Abel Tasman rio

A mitad tarde regresamos a Motueka, creo recordar que con uno de los últimos barcos. Esa tarde nos concedimos el lujo de “perrear” hasta la cena. El cansancio después de 18 días de viaje sin parar, se iba notando. Compramos en el supermercado y decidimos descansar para recargar nuestras baterías. Al día siguiente dejaríamos la isla sur para pasar a la norte donde nos esperaban muchos más momentos inolvidables.

Día 19. Motueka – Queen Charlotte drive – Picton – Wellington (isla norte): Monte Victoria y Cuba Street

El último día en la isla sur de Nueva Zelanda tuvimos una mañana llena de lluvia. Cierto es que no nos podemos quejar porque, en general, el tiempo nos acompañó siempre (salvo la excepción de unas horas en el Monte Cook). Mejor que nos lloviera de ruta con el coche que de ruta a pie…

Tal vez por ese motivo, no nos pareció tan especular la carretera conocida como la Queen Charlotte Drive. Es una carretera con muchas curvas y vistas preciosas que recorre la costa alrededor del Marlborough Sound, entre la ciudad de Havelock y la de Picton. En muchos blogs leímos que es una de las más bonitas del país, yo diría bonita pero no de las más bonitas.

El tramo es de 35 km y hay quien tarda hasta 3 horas en recorrerlo por estar parando cada 5 minutos a hacer fotos y también por la gran cantidad de curvas.

Solo hicimos una parada en un mirador porque en esos 10 minutos paró de llover y aprovechamos, pero como se ve en la foto el cielo no acompañaba.

Vuelo Sounds air entre Picton y Wllington

Al haber tardado mucho menos de lo esperado llegamos a Picton más de 2 horas antes de lo previsto, y pudimos adelantar el reloj. Teníamos el vuelo de Picton a Wellington a las 5:30pm y al llegar al puerto para dejar el coche de alquiler, nos pasamos también por la oficina de la empresa de avionetas porque no habíamos podido reservar el transfer por problemas con el ordenador. La chica nos ofreció poder cambiar nuestros asientos y meternos en el vuelo anterior al haber plazas disponibles. Cogimos la avioneta de las 3:45pm y el transfer nos recogió en la misma oficina de Sounds Air en el puerto de Picton.

Si se viaja en coche o caravana es casi inevitable cruzar en ferri el estrecho de Cook, que separa las islas norte y sur de Nueva Zelanda. Este trayecto en barco, que dura 3,5 horas, une dos ciudades muy distintas entre sí: la tranquila Picton y la capital del país, Wellington. Pero yo había leído en otros tantos blogs que lo mejor de cruzar en barco si el mar está en calma son las vistas ya que navega entre los fiordos de Malbourough pero que cuando sale a mar abierto suele estar muy movido y los mareos asegurados. Por curiosidad miré la opción de cruzar volando y el precio era prácticamente el mismo!!! 3 horas y media de posible mareo frente a 20 minutos. Así que desde el aire vimos el fiordo y entramos en la tierra media.

aeropuerto Wellington Nueva Zelanda

Aún así la avioneta también tuvo un par de movimientos extraños pero sin más dificultad llegamos al aeropuerto de Wellington. Cogimos el coche de alquiler que usaríamos por toda la isla norte hasta Auckland y aún aprovechamos para ver el Monte Victoria, donde se rodó la famosa escena de “salid del camino” de El Señor de los Anillos. También nos dimos una vuelta por la calle Cuba Street que estaba muy cerca de nuestro alojamiento elegido para aquella noche: The Setup on Manners serviced apartments. El museo Te Papa lo dejamos para la mañana que siguiente, en la que había previsión de lluvia.

aeropuerto Wellington Gandalf aguila

Wellington: Monte victoria y Cuba Street

La Ciudad de Wellington es la capital más meridional del mundo. Famosa por ser la entrada o la salida de la isla norte de Nueva Zelanda, lo que más me gustó fue sus colinas llenas de casas coloniales. Además, se nota que es una ciudad grande, con mucha vida: museos, teatros, pubs, restaurantes…

Subimos al mirador del monte Victoria, para ver las vistas panorámicas de Wellington. Podíamos haber ido en coche, pero decidimos darnos otro gran pateo para cruzar el centro de la ciudad y hacer la subida al mirador a pie. Es fácil comprobar porqué a Wellington la llaman Windy Welly: la ciudad del viento. Ese día fue el viento y al día siguiente la lluvia.

Wellington Monte Victoria

En la isla norte teníamos previsto visitar Mordor (Tongariro National park) y Hobbiton (en el pueblo de Matamata), pero ahora tocaba ver el escenario del momento en que Frodo y sus 3 compañeros se esconden bajo un árbol en el camino a la aldea de Bree porque le persiguen los nazgul a caballo. En este país, aunque no seas fan de El señor de los Anillos, hay algunas visitan que te reportan a la película quieras o no. Es triste pero no hay más que una señal a la entrada del Monte Victoria indicándote la dirección a seguir pero no de la ubicación concreta donde grabaron la escena. Ni los propios lugareños lo sabían. Vimos la supuesta senda y subimos a lo alto del monte para ver la ciudad, donde para variar hacía un viento bastante fuerte.

salid camino Monte Victoria

salid camino Monte Victoria

A la vuelta vimos Cuba Street, que no tiene tampoco nada del otro mundo. No deja de ser una calle con unos cuantos metros completamente peatonales y llena de tiendas y restaurantes. Compramos unos noodles para llevar recordando nuestro viaje a Japón y a dormir.

Tras 9 días en Australia, y 10 en la isla norte de Nueva Zelanda, empezábamos nuestro recorrido por la isla norte!!!

¡Saludos!