Uluru Ayers Rock Australia 02

Sídney, Ayers Rock (Uluru) y Melbourne. 3 visitas imprescindibles que hacer en Australia

2016 ha sido un año para enmarcar y qué mejor que cerrarlo de la mejor forma posible: un mes visitando una parte de Australia y las islas de Nueva Zelanda casi al completo.

Elegir entre un país u otro es una decisión complicada cuando te dispones a viajar a las antípodas. Así que la solución fue algo salomónica: 9 días en Australia visitando Sídney, Ayers Rock y su desierto rojo (el “outback”), y Melbourne; para acabar el mes recorriendo las islas sur y norte de Nueva Zelanda (en ese orden). Todo un paraíso para el viajero y una experiencia de vida difícilmente superable.

Como ves he cambiado por completo la página web, así como la suscripción, y la anterior aunque está redireccionada será eliminada en breve. Si deseas seguir recibiendo las  nuevas entradas en tu email, no dudes en suscribirte, justo en la parte superior derecha del post. ¡Gracias!

Bueno, al lío. Para llegar a nuestro destino tuvimos que pasar casi 32 horas de vuelos entre escalas y aviones. Una ruta que nos llevó a las dos islas más importantes de Oceanía. Ver koalas y canguros en Australia y kiwis en Nueva Zelanda, grandes paisajes y naturaleza en estado puro, o apreciar las culturas aborígenes en el Uluru o de los maorís en NZ, han sido todo un sueño hecho realidad. ¡Y el listón está ya muy alto!

El objetivo de esta web con mis guías es poder ayudarte en tu planificación y para que sea más amena su lectura voy a dividirla en tres partes, enfatizando una de las cuestiones primordiales que es la de tener claro el itinerario a seguir para tratar de aprovechar los días al máximo. A saber cuándo se puede volver a un lugar tan remoto…

Esta entrada corresponde a Australia. Como verás solo hicimos tres stops, con lo que no se puede decir que hayamos visitado el país como tocaría. Australia es tan inmensa que podríamos haber pasado el mes entero allí y aún así no la habríamos conocido entera. Pero tener tantos días como a una le gustaría, suele ser imposible. El país es uno de los más extensos de todo el mundo, incluso es bastante más grande que toda Europa junta.

Nosotros decidimos hacer 3 visitas. La primera fue Sídney ya que aunque la capital es Canberra, la ciudad es mucho más atractiva a nivel turístico y teníamos que conocer de cerca la famosísima Ópera House. Después de haber estado en este emblemático edificio, las imágenes de la llegada del año nuevo en la otra parte del mundo ya no se viven igual. Ahora ya puedo decir la frase que tanto me gusta de “yo he estado allí”. 🙂 Además una de las noches hubo fuegos de artificio debido a unos conciertos de música que estaban en marcha, y lo vivimos casi casi como si fuera final de año.

En segundo lugar, Melbourne es otra ciudad para disfrutar, llena de vida y cosas qué hacer. Tomar algo en alguno de los muchos bares que hay en las azoteas de los edificios, callejear por la zona de Federation Square, y salir de ruta nocturna, deben estar en tu lista de deberes.

Y por supuesto, dedica un día para hacer kms por la Great Ocean Road hasta llegar a los Doce Apóstoles. Bien vale la parada.
Tuvimos la gran suerte de tener como anfitrión a un amigo australiano que vive en esta ciudad, y cuando alguien local te enseña la zona como toca, el sentimiento de felicidad al conocer algo nuevo, se intensifica aún más. Volví a España siendo aún más adicta a los aguacates maduros y a los kiwis amarillos.

Y por último, el Uluru (Ayers Rock) no podía faltar. Visitar el “red center” del país y su piedra gigante más famosa fue una de las muchas experiencias mágicas del viaje. Es un lugar sagrado para los aborígenes y Patrimonio de la Humanidad desde 1987, y aunque puedas pensar, a priori, que no tienes mucho que ver en la zona, tanto Las Olgas como el Uluru son impresionantes. Lo peor es lo caro del alojamiento y la comida, ya que no hay nada en cientos de km a la rodonda. Lo que hicimos nosotros fue coger un coche de alquiler sin límite de kilometraje y dedicamos un día entero para ir y volver a Kings Canyon.
Los amaneceres y atardeceres en estas formaciones rocosas sacan a la luz unos colores increíbles. A pesar del extra gasto que supone la parada por el desierto australiano, fue una de las cosas que más nos gustó por su diversidad.
¡Precioso!

Obviamente nos quedaron muchas otras cosas por ver, posiblemente para un próximo viaje. Pero al final hay que elegir siempre. La Gran Barrera de Coral se queda para esa futura vuelta a Oceanía pero decidimos obviarla por la falta de tiempo y porque submarinismo ya habíamos hecho en las islas Seychelles. Cairns también está en la lista, así como Kangaroo island o el Kakadu National Park.

Lo dicho. Espero que te gusten las fotografías y la info te ayude en tu viaje. Y lo mismo para las próximas dos entradas que serán sobre las islas de Nueva Zelanda. Si tienes cualquier duda, estaré encantada de intentar solucionartela (al menos desde mi experiencia el mes que estuve allí). La gente suele visitar Nueva Zelanda de norte a sur, nosotros lo hicimos al revés ya que nos salía más económico el vuelo desde Melbourne a Christchurch con vuelta a España desde Auckland y no estuvo nada mal la elección.

ITINERARIO POR AUSTRALIA

Día 0. Preparativos y vuelos
Día 1. Sídney. llegada a la ciudad y visitas a market city, Chinatow, Hyde Park, Royal Botanic Garden y Opera House
Día 2.Sídney: Darling Harbour, Fish market, parque de atracciones de Kirribili, The bridge, The Rocks y Barangaroo
Día 3. Sídney: Playas Manly beach y Bondi beach
Día 4. Ayers Rock. Llegada desde Sídney en avión , dos rutas cortas por el Uluru y atardecer
Día 5. Ayers Rock. Kings Canyon (total 610km) + rutas y atardecer en Las olgas (Kata Tjuta)
Día 6. Ayers Rock. Amanecer en el Uluru y vuelo a Melbourne. Melbourne: visita en coche y cervezas
Día 7. Melbourne: Free tour, St Kilda y salida nocturna
Día 8. Melbourne: excursión en coche por la Great ocean road y los Doce Apóstoles
Día 9. Melbourne: Mercado ecológico. Visita a Healesville Sanctuary para ver koalas y canguros. Avión nocturno a Christchurch (Nueva Zelanda)

Día 0. Preparativos y vuelos

Entre los preparativos que cabe destacar está el de solicitar el visado para Australia ya que para Nueva Zelanda no es necesario, y el permiso de conducción internacional si tienes planeado alquilar una autocaravana o coche en algún momento, y el alquiler del mismo.

Visados

Visado a través de http://www.border.gov.au

El trámite es muy sencillo y en 10 minutos teníamos el comprobante en la bandeja de entrada del email. Para viajar a Nueva Zelanda no se necesita pedir el visado, así que lo único que tienes que hacer si vas como turista es rellenar el formulario de sus página web. Es rápido, gratuito y muy sencillo. Si viajas a Australia para trabajar o vas a estar durante una larga temporada, entonces la cosa cambia.logo visa Australia

Permiso de Conducción y forma de transporte

Una visita a tráfico tiene la culpa y el pago de la tasa correspondiente.

https://sede.dgt.gob.es/es/tramites-y-multas/permiso-de-conduccion/permiso-internacional/

Decidir cómo vas a moverte es un tema muy importante, ya que las distancias son muy grandes. Nosotros elegimos el avión entre nuestras tres paradas australianas, la autocaravana en la isla sur de Nueva Zelanda y el coche de alquiler con moteles varios en la isla norte.

Eso sí, la gran recomendación es tener claro que se conduce por la izquierda y hay que tener mucho cuidado. La mayoría de los accidentes que se producen en sus carreteras son por exceso de velocidad y por salidas de carril con conductores turistas.

¡Keep left always!

Aplicación Maps.Me

Un gran consejo para tus viajes fuera de tu país de origen es descargarte la App gratuita Mapsme. Funciona como GoogleMaps pero sin usar nada de datos. Es perfecta para saber dónde te encuentras, la mejor forma para llegar a una dirección concreta, calcular tiempos en las rutas y cualquier cosa relacionada con geolocalización. Te descargas los mapas de las zonas que vas a necesitar y podrás navegar sin ningún tipo de conexión a Internet. Tendrás los mapas en modo offline. Dicho de otro modo: una vez descargados, se puede navegar, buscar y obtener indicaciones a cualquier lugar sin necesidad de estar conectados a la Red. Maps.Me, nosotros la usábamos a toda hora.

Vuelos a Australia

En cuanto a los vuelos, volvimos a hacerlos con Lufthansa y Singapore Airlines haciendo escala en Frankfurt y Singapur. Si tienes la suerte de hacer escala en Singapur, entenderás porque dicen de él que tiene el mejor aeropuerto del mundo… Las instalaciones son súper modernas, todo funciona a la perfección, la limpieza es impoluta, tienen salas de entretenimientos varios con videojuegos, un tobogán de 12 metros, detalles como la decoración con plantas o el hilo musical están cuidados al máximo, hacen tours gratuitos por Singapur si tu escala supera las 5 horas, el aeropuerto tiene una piscina y un cine e incluso un jardín de mariposas. Es una pasada, sin duda.

A380 singapur airlines

Además, en las dos escalas tuvimos la oportunidad de viajar en el A380: el mayor avión de pasajeros del mundo. Tiene una capacidad máxima de 853 pasajeros y la verdad es que es descomunal. Elegimos el piso superior al hacer el check-in on line y fue genial. Al ser un pelín más estrecho que el piso de abajo, es más cómodo. Hay menos asientos por fila (dos en las ventanillas y cuatro centrales) y tuvimos una azafata para nosotros todo el vuelo con lo que fueron muy rápidos a la hora de servir las comidas.

Como consejo trata de planificarte las horas en el avión para intentar ajustar tu reloj de sueño con el horario en el punto de destino. Así podrás luchar contra el jetlag, tratar de descansar durmiendo un poco y a aprovechar el tiempo que hayas de estar despierto viendo películas, escuchando música o leyendo. Fueron muchas horas, tanto a la ida como a la vuelta, pero a mí personalmente no se me hicieron pesadas. Todo es acostumbrarse.

Día 1. Sídney. llegada a la ciudad y visitas a market city, Chinatown, Hyde Park, Royal Botanic Garden y Opera House

Nuestro viaje comenzó el 18 de noviembre de 2016 a las 7:40 am. A esa hora aterrizamos en el aeropuerto de Sídney, “Aeropuerto Internacional Kingsford Smith”. Recuerda que son muy estrictos con el tema de la comida, así que no creas que te vas a poder llevar de España jamón ni nada similar.

Para desplazarte hasta la ciudad puedes optar entre autobús con la empresa Kingsford Smith Transport, en taxi (muy caro) y en ferrocarril subterráneo (también caro pero creo que la mejor opción). Cogimos el tren “Airport Rail Link” que conecta las terminales del aeropuerto entre sí y con la ciudad cada 10-15 minutos. El tren Airport Link funciona de 5:00 am a 0:00 am y el autobús T-Bus, de 6:00 am a 9:00 pm. airportlink.com.au

El billete se paga en efectivo o con tarjeta, también puedes rellenar una tarjeta Opal que te servirá para moverte por la ciudad. La venden en las máquinas. El trayecto hasta Central Station son unos 15 minutos y cuesta $17’5 por persona. Australia es carísima, te irás acostumbrando…

He leído que hay quien camina desde la Terminal Internacional hasta la estación de tren de Wolli Creek (a unos 2 km) y así paga muchísimo menos, al no abonar el suplemento del aeropuerto. Está mal señalizado pero si quieres ahorrar al máximo puede ser una buena opción.

En cuanto al alojamiento, buscamos algo más o menos céntrico, con baño privado dentro de la habitación y que no fuera muy caro. Elegimos el Central Private hotel que estaba bien ubicado, cerca de la estación de tren central y con parada de metro. Más o menos en el centro de la ciudad  (274 euros por 3 noches). Nada del otro mundo, pero bien. Esperamos un rato para poder hacer el check-in y marcar todo en el mapa, consultando con el chico de recepción lo que teníamos pensado hacer durante la jornada. Nunca está de más preguntar aunque lo lleves preparado todo.

Dejamos los trastos, una buena ducha y salimos a la calle a aprovechar el día. A continuación te explico cuáles fueron nuestros pasos. Recuerda que lo más importante es tener a mano un mapa y haberte marcado qué es lo que quieres ver. Ya en el aeropuerto cogimos una revista que era la guía oficial de Sidney, con un mapa de los edificios y zonas más representativas, y en el hotel también tenían mapas.

Optamos por andar pero recuerda que con la tarjeta OPAL (válida para todos los medios públicos) pagas hasta ocho viajes en una semana (el resto de los trayectos son gratuitos); y, los domingos el precio es de $2’50, independientemente del destino y del número de viajes que hagas.

Market city

En algunos mapas sale como Paddy’s market. Es un edificio lleno de paraetas con suvenires de Australia: llaveros, toallas, gorras, etc. Todo el material textil y posibles regalos económicos que os podáis imaginar. Nos venía de paso así que nos dimos una vuelta y hay cosas que valen la pena porque luego vimos lo mismos productos en otros sitios a precios más caros. Ten en cuenta que si cargas, lo llevas contigo todo el día.

Barrio de Chinatown

Justo al salir de comprar souvenirs entramos en la zona de Haymarket y el mini bario chino ya que tan solo hay unos metros de calle de distancia. No es nada espectacular pero es donde se acumulan restaurantes orientales y locales de masaje. También hay unos jardines orientales a unos pocos minutos a pie.
En febrero celebran el nuevo año chino, así que si tu viaje coincide con esas fechas no dudes en acercarte y vivir la festividad con ellos. Puede ser una gran oportunidad.

Hyde Park

Entre edificios de rascacielos y millones de personas y coches, se encuentran en la ciudad  otras zonas extensas de parques y jardines, como es el caso de Hyde Park o Royal Botanic Garden. La gente se tumba al sol o aprovecha para desconectar del trabajo comiendo sobre el césped. En nuestro camino hacia la parte norte de la ciudad también estuvimos un rato por aquí.

Hyde Park - Sidney

Iglesia St Mary’s

Por un lado, vimos el ayuntamiento desde fuera, y por otro, la Catedral Metropolitana de Santa María que es la iglesia catedral de la ciudad, dedicada a “María, Auxilio de los cristianos”, Patrona del país.

Sidney tower

Royal Botanic Garden

Es otra de las burbujas de naturaleza que hay en Melbourne. Es un gran lugar donde caminar, disfrutar y relajarse. Nosotros llegamos andando hasta el lugar conocido como Mrs Macquarie’s chair.

Pero el calor era importante, tenlo en cuenta si vas en verano. Creo que hay un trenecito que te da una vuelta por la zona, que es inmensa. Las vistas son bonitas del Sidney harbour, el bridge y también de la Opera House.


Muchos barcos habían salido a pasar el día navegando y estaban montando en la zona una gran escenario para unos conciertos de música. Cruzar al otro lado del puente lo dejamos para el siguiente día porque llegaba la hora de ir al teatro.
Al salir de los jardines me enamoré de la música aborigen gracias a un hombre que estaba tocando el didyeridú o diyeridú en la calle. Este instrumento es de la familia del viento, fabricado de madera, utilizado desde hace más de 15.000 años por los aborígenes del país.

La Ópera de Sídney

cartel teatro Othello - sidney opera houseIncluimos para ese día dos tickets para ver la obra de teatro de Othello que se representaba en una de las salas del Opera House. www.bellshakespeare.com.au. Era además el estreno y estuvo todo perfecto.
Nos gustó mucho la experiencia aunque tuvimos que batallar contra el jetlag y el cansancio acumulado tras tantas horas de viaje, para no morir dormidos en el intento.
Ver por dentro la Opera House puede ser una opción si lo haces con tourguiado pero es mucho mejor, si hay algo interesante durante tu estancia en la ciudad, poder disfrutarlo desde dentro, de verdad, con una representación. https://www.sydneyoperahouse.com/

Puedes consultar en su página web el calendario de eventos, que van desde conciertos y musicales hasta exposiciones. Si no tienes mucha preferencia por los eventos, mi recomendación es que compres las entradas el día antes o en webs como Lasttix donde las venden con descuentos de último minuto.sydney opera house from botanic garden

Antes de entrar al edificio, estuvimos por las terrazas que hay en sus alrededores. Es increíble la cantidad de gente que se reúne aquí para tomar algo con los amigos o compañeros del trabajo, disfrutando del buen tiempo y de las vistas.

Salimos ya de noche y nos fuimos en taxi al hotel. ‘Muertos mataos’ de cansancio pero habiendo aprovechado al máximo nuestro primer día en la ciudad. Ya desde el primer momento Sídney es una ciudad que te enamora del todo: es preciosa, muy multicultural, la gente es super amable y te da buen rollo por todos los lados.

Día 2.Sidney: Darling Harbour, Fish market, parque de atracciones de Kirribili, The bridge, The Rocks y Barangaroo

De camino hacia el Fish Market andando pasamos de nuevo por el Ayuntamiento, las Galerías Victoria y la Catedral de St Andrew’s (que estaba cerrada) y desayunamos en un pequeño bar para coger fuerzas.

Hoy tocaba la zona oeste del centro de la ciudad junto con la norte. Antes de entrar al Edificio Reina Victoria es curiosa la estatua del perro que acompañaba a la reina y que cuando te acercas lo suficiente, comienza a contarte la historia del mismo. La estatua que se encuentra fuera representa a la Reina victoria quien dejó dentro una carta escrita dirigida a todos los habitantes de la ciudad que se podrá abrir en el 2085.

Darling Harbour

Es una de las zonas de moda de la ciudad donde poder comer/cenar algo, pasear o visitar los museo que se encuentran a los alrededores. También hay un centro comercial. Nosotros entramos una hora aproximadamente al museo marítimo que es gratis (al menos parte del edificio) y nos fuimos rápido del puerto ya que queríamos llegar a comer al fish market.

El museo tiene una exposición que cubre los acontecimientos de los primeros colonos de Australia a finales del siglo XVIII hasta la actualidad. También hay un barco de época aborigen y acorazados modernos, e incluso tablas de surf. En el muelle se puede ver alguna embarcación de la flota real y las antiguas naves de la Marina Real Australiana y buque mercante “James Craig” y el diseño de la famosa “Endeavour” en el que navegó James Cook.

En la entrada del museo marítimo está el escudo de armas de Australia y me pareció muy bonito. Es el emblema oficial del Gobierno de Australia. El primer escudo de armas fue concedido por el rey Eduardo VII en 1908 después de la federación. En él se pueden ver los escudos de los seis Estados australianos rodeados por dos de los animales típicos del país: el canguro y el emú.

Todos los sábados por la noche a las 21 horas hay fuegos artificiales gratuitos (aunque la hora puede variar según la época del año, mejor consultar en algún centro de información turística). Nuestro sábado no hubo, pero tuvimos la suerte de verlos en el harbour bridge por la noche.

Fish Market

Es donde van los trabajadores de los restaurantes para comprar pescado fresco pero también hay varios locales de venta que tienen sushi fresco para comer al momento. Como buenos amantes de lo japo y del sushi, teníamos claro que queríamos comer aquí. No tiene nada que ver con el Mercado de pescado de Tokio, pero estuvo muy rico. Además dentro del Fish Market de Sídney hay unos cuantos puestos donde te cocinan marisco y pescado fresco. Los precios son bastante razonables para lo caro que es Australia, dependiendo de si eliges pescado frito, sushi o marisco.
Nosotros comimos sushi en Peter’s Fish Market.

A la salida estábamos rodeados de gaviotas, y me vino a la mente las gaviota que salen en la película de “Buscando a Nemo”, film de animación que se desarrolla durante una parte en Sídney.

Parque de atracciones Milsons Point

Desde el Fish market fuimos andando hasta la parada de Pyrmont Bay donde cogimos un pequeño barquito que hace la conexión por toda la bahía hasta llegar a Milsons Point, en la zona norte de la ciudad.
Aquí se sitúa un pequeño parque de atracciones que hace las delicias de pequeños y familias. De haber tenido más tiempo habría subido a la noria y me habría comprado un palo con nube de algodón. No subimos a nada pero al menos nos dimos una vuelta rápida por su interior.

http://www.lunapark.sydney/

Casa del Gobernador general (admiralty house)

Tuvimos mucha suerte porque andando hacia Kirribili para tener una buena foto con la Opera House al frente, llegamos a la Casa del Gobernador General de Australia, justo al lado de la del Primer Ministro en Sidney que, afortunadamente para nosotros, tenía día de puertas abiertas. La Casa del Almirantazgo es una auténtica preciosidad con unas vistas y unos jardines para perderse todo el día.


Hardbour Bridge

Se le llama “la percha” y es que el emblemático Puente del Puerto de Sídney es una gran obra de ingeniería que se inauguró en 1932. Se puede caminar o ir en bicicleta por esta amplia estructura que cruza el Puerto. E incluso si no tienes vértigo puedes cruzarlo andando por arriba enganchado a un arnés. www.bridgeclimb.com Los precios varían entre los 148 dólares para niños y 198 para adultos hasta los 218 para niños y los 308 para adultos (depende del momento del día que se elija para hacerlo, siendo más barato por las noches y más caro durante el atardecer). Otra opción para disfrutar de la ciudad desde una posición de altura es subir a la Sidney Tower, un pirulí de 305 metros (la mayor altura de la ciudad) y una visión de 360 grados.

Impresiona ver a la gente cruzando el puente, así que yo preferí no hacerlo. Cada vez me gustan menos las alturas… Eso sí, fotos hice unas cuentas. Se tarda unos 20-30 minutos en cruzar el puente por la parte horizontal y está siempre lleno de gente así que no tiene pérdida.


The Rocks

Este es el barrio más antiguo y al que hace más de 200 años llegó la primera flota de prisioneros enviada por el gobierno británico, ante la imposibilidad de llevarlos a las antiguas colonias norteamericanas, que acababan de obtener la independencia. Pero es también una de las zonas que ha renacido con sus calles de adoquines y sus peculiares pubs. Los fines de semanas ponen un mercado así que estaba llena de gente comprando artesanía o comiendo algo. Está de moda, por lo que no te lo puedes perder. Como suele pasar en muchas ciudades, la zona ha pasado de ser uno la de uno de los peores barrios (llenos de presos y prostitutas) a un lugar donde los nuevos ricos se hicieron construir a principios del siglo XIX, villas de lujo con espectaculares vistas al puerto de Sídney.

Dentro de la historia de Australia cabe recordar que fue descubierta por un explorador holandés que le puso Nueva Holanda al trozo de tierra descubierto. Su primera impresión no fue la mejor y no dieron mucha importancia a su descubrimiento. En 1770, el Capitán James Cook llegó a las lejanas tierras del nuevo continente, declarándolo como reino de Inglaterra, bajo el nombre de Nueva Inglaterra. Su explotación empezó de inmediato. Pasados 18 años, el territorio empezó a ser utilizado como colonia presidiaria donde eran enviados los presidiarios condenados en Reino Unido. Debido al gran número de estos presidiarios, las tierras del litoral donde hoy se encuentra Sídney dejaron de tener capacidad y comenzó la explotación del interior del continente. Una curiosidad: muchos de estos presidiarios fueron condenados por pequeños robos, en los registros aparecen por ejemplo robos de dos pepinos. Lo que pasaba realmente era que el Reino Unido en esa época tenía sobrepoblación y enviaron a delincuentes de poca monta al peor de los exilios. Entre 1851 y 1852 se descubrieron grandes minas de oro en el Estado de Victoria y Nueva Gales del Sur, y así empezó el gran ciclo migratorio en Australia.

Barangaroo reserva

Es otra zona que han creado para que la gente vaya a correr o a pasear con sus animales. Dimos una vuelta por verlo pero tampoco tiene nada de especial.

Hotel Shangri-La

Subimos al piso 36 del hotel Shangri-La, donde puedes tomarte un cocktail por unos 15 euros y disfrutar de las vistas. Abren de 17h a 24h de la madrugada pero como no había ningún sitio libre con buenas vistas decidimos irnos a cenar y acabar la noche pronto, que aún nos duraba el cansancio. Cenamos en el restaurante Nakashima que habíamos leído que estaba bien en la zona de The Rocks. A nosotros no nos pareció nada del otro mundo. Me gustó incluso más la comida para llevar que nos comimos horas antes en la zona del mercado.


Antes de irnos a dormir volvimos a acercarnos a la parte central del puente y tuvimos la suerte de ver los fuegos artificiales que ya te había comentado. Una gran instantánea para cerrar nuestro segundo día en Australia.

Día 3. Sídney: Playas Manly beach y Bondi beach

Decidimos dedicar el domingo a la visita de las dos playas más famosas de Sídney: Manly beach y Bondi beach. Recuerda que los domingos por prácticamente 2’5 euros al cambio, puedes viajar todo lo que quieras utilizando el transporte público.

Si buscas playas para surfear encontrarás muchísimas opciones aunque estas dos son de las más conocidas. A su favor está que las conexiones son muy buenas y fáciles de interpretar para el turista recién llegado.

Manly beach

Está al norte del centro de la ciudad de Sídney y se llega con un ferri que sale desde Circular Quay. Sólo tienes que mirar el panel y ver cuál es el número desde el que sale. Y comprar el billete, claro. Se tarda unos 30 minutos en llegar. Y como no, es obligatorio hacerle unas cuantas fotos más a la Opera House y al skyline de la ciudad.

La playa principal está  unos 10 minutos de la parada del barco pasando por una calle llenísima de tiendas de ropa y comida. De hecho, nada más salir del ferri te encuentras con la Oficina de Turismo. Esto es algo que me encantó tanto de Australia como de Nueva Zelanda: siempre hay sitios de información y donde te dan mapas y orientaciones sobre qué hacer en la zona.

La playa principal estaba llena de surfistas y de niños de escuelas practicando en la arena con sus tablas. A mí no me inspira mucha confianza estar surfeando en playas donde pueden haber tiburones pero ahí está todo el mundo…

Como curiosidad te diré que en Manly beach es donde se grabó la película surfera “Le llaman Bodhi” (Point Break en inglés).

En la Oficina de Turismo nos dijeron que podíamos hacer una ruta de 10km andando por la zona del parque natural (hay otras más largas aún) y esa es la que hicimos. Pero he de reconocer que me decepcionó un poco ya que no hay una abundante naturaleza, y estaba todo más bien seco. Esa es la ruta que se inicia digamos mirando a la playa hacia la derecha (la que hay hacia la izquierda era mucho más larga y nosotros teníamos planeado ir a Bondi beach después y que no se hiciera tarde).

Primero hicimos unos 10 minutos de paseo hasta shelly beach (tiene esculturas de animales en los laterales) y luego el largo recorriendo todo el parque nacional. Eso sí cerca del centro de visitante hay una vista panorámica desde la zona norte bonita ya que a lo lejos, si el día está claro, se ve el skyline de Sídney.

Hay un autobús que llega hasta allí pero con poca frecuencia. Si por el contrario tienes coche, es una buena idea porque tienes zona de parking cerca. En este camino que duró al menos unas 3 horas se atraviesa North Fort, una importante base militar de la Segunda Guerra Mundial ahora abandonada prácticamente.

En Manly comienza el largo tramo de playas del norte de Sídney, que se extiende hasta la Palm beach.

Bondi beach

Está al sur del centro de la ciudad de Sídney y para llegar a ella nos subimos al autobús número 333 aunque también llega a Bondi el 380. Otros 30 minutos de viaje.

Me gustó de Bondi que en un lateral tiene una piscina de agua de mar gigante para nadar sin preocuparte por los tiburones, aunque no la probamos porque estaba demasiado fría comparándola con el mar mediterráneo que tanto me gusta en verano. Así como en Nueva Zelanda no hay animales peligrosos, no se puede decir lo mismo de Australia: repleta de tiburones, tienen la medusa más peligrosa del mundo (Cubozoos o Box jellyfish), también una de las arañas más peligrosas (funnel-web spider) ya que su veneno puede matar a una persona en menos de 2 horas e incluso 20 de las serpientes más peligrosas de todo el mundo viven aquí.

Pero bueno sin pensar en eso, al menos de momento, la ruta que hicimos nos llevaba de una playa a otra y al subir por la orilla derecha nos hicimos fan de un surfista que tenía ganas de que lo miraran, a él y a su corazón en el culo, como muestra la foto.

Lo más bonito de las rutas que hay cerca de bondi es el paseo de la costa. La ruta por la costa desde Bondi Beach hasta Coogee es muy bonita y son unos 9 km. Andar, ese día andamos muchísimo. Volvimosa Bondi beach en autobús y fue en una tiendecita cerca de la playa donde compré un pequeño colgante con un ópalo.


El ópalo es la piedra preciosa de Australia desde 1993. Es un símbolo que proviene del interior de Australia y los indígenas australianos lo llaman “el fuego del desierto”. La venden en multitud de soportes y puede ser una bonita opción para regalo aunque dependiendo de su pureza y tamaño puede llegar a tener un precio desorbitado.

Acabamos el día cenando en uno de los muchos locales que hay con vistas a la playa y tras unas cervecitas bien merecidas, tomamos el bus de vuelta. Decidimos cenar allí porque las colas en la parada del bus eran bien largas. Recuerda que has de volver antes de que dejen de pasar los autobuses o te quedarás en Bondi.

Unas pocas horas de sueño y cerrábamos nuestros tres días completos en Sídney para irnos al centro del país, al red centre o desierto rojo.

Si dispones de más días en Sídney puedes reservar uno para la visita a las blue montains (Montañas Azules). Es un parque nacional situado a 81 km de la ciudad y cuyo nombre proviene por tono azulado que toma la cordillera cuando se ve desde lejos. Este parque es patrimonio de la humanidad desde el 2000 y recibe muchos visitantes cada día. Hay mil empreas que te hacen la visita en un día completo saliendo y volviendo a la Sídney.

Día 4. Ayers Rock. Llegada desde Sídney en avión , dos rutas cortas por el Uluru y atardecer

Nuestro vuelo hacia el corazón rojo de Australia salía a las 10:30am desde Sídney. Tanto los vuelos internos a Ayers Rock y Melbourne como el viaje hasta Nueva Zelanda lo hicimos con la compañía Jetstar. El Grupo Jetstar es una red de aerolíneas basadas en el valor que ofrecen tarifas bajas en toda Australia, Nueva Zelanda y la región de Asia Pacífico. Y los precios eran muy asequibles con lo que vale la pena ya que las distancias son muy largas y nosotros solo íbamos a visitar tres lugares dentro del país.

En dos hora de vuelo pasamos de un paisaje lleno de casas y algo de verde, a otro en el que no había absolutamente nada más que arena y su particular color rojizo.

avión llegada Ayers Rock desierto Australia

Cabe recordar que una tercera parte de Australia es desértica (principalmente en el centro) y que por eso, el 90% de los australianos viven en la costa. Australia tiene cerca de 21 millones de habitantes, y la mayoría de la población vive en Australia meridional y occidental. El 70% de la población de Australia vive a menos de una hora de la costa.

Al organizar el viaje uno se pregunta si vale la pena gastar una buena parte del presupuesto para moverse hasta el famoso Ayers Rock o Uluru. La respuesta es que sí, por algo es la atracción turística más popular por excelencia.

Uluru Ayers Rock Australia

41 grados de calor nos recibieron al llegar o, lo que es lo mismo, la sensación de calor que da un secador de pelo enfocándote directamente a la cara. mapa información Uluru rutasEstábamos en el desierto y nosotros encantados pero es cierto que el intenso calor provoca problemas a la hora de visitar sus principales atracciones. Os hablo sobre todo de rutas de senderismo cerradas ya que puede suponer un grave peligro físico para la salud de los turistas y es más fácil que se produzca una deshidratación o situaciones incluso más complicadas.

Otra de las cosas que hicimos nada más llegar al aeropuerto de Ayers Rock fue recoger nuestro coche de alquiler ya que teníamos en mente poder desplazarnos hasta Kings Canyon. Al haberlo reservado a través del resort pudimos tener km ilimitados. Son muy listas las empresas y cuando alquilas te ponen en letra pequeña que no puedes hacer km ilimitados. Así se aseguran que solo te muevas por la zona de Ayers Rock.

Lo dicho, recogimos el coche en Hertz y nos fuimos al hotel.

El alojamiento está totamente encorsetado ya que está monopolizado por el Ayers Rock resort. No se puede acampar con tu caravana en muchos km a la redonda y al final tienes que acabar muriendo en el resort si no llevas autocaravana.

Tienen una opción mochilera que se agota en seguida pero el resto de hoteles son muy caros. Nosotros por una vez decidimos concedernos el lujo y nos quedamos en el Desert garden hotel (3 días y 2 noches, 531 €). Comprado a través de Booking.com.

Hacía tanto calor que nos dimos una vuelta por las diferentes zonas del resort, compramos agua y nos fuimos a hacer una ruta pequeña por el Uluru y ver atardecer. Los mapas te los dan allí mismo en el resort y también tienen en la entrada al parque nacional Uluru-Kata Tjuta.

mapa parque nacional Uluru Kata Tjuta

En el resort todo es muy caro: 5 euros 1 litro de agua, 18 euros una pizza, 11 euros una caja de pad thai, etc. Pero es que pagas el estar literalmente en el desierto, con nada alrededor.

Cogimos nuestro 4×4 y tras pagar la entrada en el propio parque (que te da acceso por 25 AU$ durante 3 días) entramos a la tierra de los Anangu. Todo está muy señalizado así que no hay pérdida. Los únicos aborígenes que vimos fueron los que trabajan en el propio resort, y tienen unas facciones muy peculiares.

El gran inconveniente, a parte del calor, son las moscas. Te aconsejo comprarte un sombrero con una malla del tipo antimosquitos. Son moscas muy muy grandes que no paran de molestar cerca de tus ojos y oídos. O eso, o estar espantándotelas durante horas y horas.

Mala walk sendero + Kuniya walk en el Uluru y puesta de sol

El parque nacional Uluru-Kata Tjuta está considerado desde 1987 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Está dividido en dos partes, nosotros el día de nuestra llegada hicimos la ruta Mala walk de 1 hora de duración alrededor del Uluru y otra ruta un poco más corta llamada Kuniiya walk. La segunda parte de esta extenso parque nacional sería el Kata Tjuta, también conocido como Las Olgas (del que te hablaré en el siguiente día).

Aunque ya habían pasado unas horas desde la llegada seguía haciendo calor así que ni teníamos tiempo ni ganas de caminar horas y horas dándole la vuelta a la famosa piedra del Uluru (base walk son 10.6km , de 3 a 5 horas). Lo hicimos luego en coche antes de aparcar en la zona habilitada para ello en el momento de la puesta de sol (car sunset parking).

Como te he dicho antes, hicimos dos de las rutas cortas: Mala walk (2 km. 1 hora aprox.) y el Kuniya walk ( 1 km, 30 min.)

ruta Mala walk - Uluru Ayers Rock Australia

ruta Kuniya walk - Uluru Ayers Rock Australia

ruta Kuniya walk - Uluru Ayers Rock Australia 02

El atardecer fue mágico y te deja sin palabras. Aunque había nubes se puede observar cómo cambia de color el cielo y por encima de todo la gran montaña del Uluru. Mira las fotos y, aunque no es como vivirlo en vivo, se puede percibir esa magia de la que te hablaba por sus colores. Según los científicos, debido a la presencia de polvo en suspensión y a la contaminación presente en las capas bajas de la atmósfera, se produce un filtro que bloquea las tonalidades cercanas al azul, realzando los tonos rojos; así, la roca pasa desde los tonos ocre hasta el color más rojo en la puesta de sol, haciendo parecer que la montaña se ha ido calentando con el mismo sol.

Uluru Ayers Rock Australia - atardecer  Uluru Ayers Rock Australia - atardecer 03

Uluru Ayers Rock Australia - atardecer 04

Uluru Ayers Rock Australia - atardecer 05

Una cosa que no entendí fue que te digan todo el rato que “por favor, no subas al Uluru” y luego te dicen que “ten cuidado si decides subir porque puedes arriesgar tu vida”. Directamente optría por controlar que nadie suba y ya está. Lo dicen porque el Uluru es una piedra mágica para los aborígenes. Para entender debes saber que se trata seguramente del monolito más grande de la tierra, una preciosa montaña en medio de una planicie que es una única pieza de roca, sin rupturas, que mide 3.6 Km de largo, 9.4 km de circunferencia y se eleva hasta los 348 metros. Se considera poco respetuoso hacia sus creencias, y además es peligroso ya que más de 30 personas han perdido la vida de la forma más tonta cayéndose desde algún punto de la roca.

Según leí en Internet, cuenta la leyenda que dos tribus de espíritus ancestrales se reunieron en un banquete en la zona donde se asienta la roca. Embelesados por las bellezas de las mujeres, los hombres de la tribu invitada no hicieron caso a los anfitriones, los cuales invocaron a un espíritu maligno que se apareció en forma de perro salvaje (dingo), intentando llevarse a los bebés. Se inició una tremenda y sangrienta batalla que terminó con la muerte de sus líderes, lo que provocó la enorme tristeza de la madre tierra que se rebeló indignada formando lo que es hoy el Uluru.Uluru Ayers Rock Australia 02

Recargados de energía volvimos al hotel ya que al día siguiente íbamos a madrugar para ir a Kings Canyon y pasar toda la mañana allí para volver y ver Las Olgas por la tarde.

Día 5. Ayers Rock. Kings Canyon (total 610km) + rutas y atardecer en Las olgas (Kata Tjuta)

Nuestro segundo día en el Uluru lo dedicamos a conducir hasta Kings Canyon, hacer una ruta a pie (que no pudimos hacer entera por el excesivo calor ya que habían cerrado el inicio del sendero), vuelta a Ayers Rock y visita a las Olgas. En las Olgas de Kata Tjuta pudimos andar por dos rutas y ver el atardecer.

Para aprovechar bien el día nos despertamos a las 5 am y en menos de una hora estábamos saliendo con el coche del resort. Antes no puedes conducir porque hay muchos animales por la carretera y es peligroso tener un accidente debido a la falta de luz. De buena mañana vimos camellos, caballos a los laterales de la larga carretera, y muchas aves, durante los 300 km que hay hasta llegar a Kings Canyon.

Imposible perderse por la carretera ya que, aunque es larguísima, no tiene ningún otro destino más que Kings Canyon, por un lado, y Alice Springs, por otro. En total, ida y vuelta, ese día hicimos unos 610 km. Y una buena cantidad de agua ya que te recomiendan beber 1 litro por cada hora mínimo que estés de ruta. Además de crema solar, gorro con red antimosquitos para las moscas y ¡Conocimiento! que dicen en el pueblo de mi padre.

Kings Canyon

Kings Canyon es parte del Parque Nacional de Watarrka donde esta antigua formación de altas paredes de roca roja contiene más de 600 especies de plantas y animales autóctonos, muchos de los cuales son únicos de esta área.

Sus paredes de arenisca rojiza se formaron cuando pequeñas grietas se erosionaron durante millones de años y fueron el hogar del pueblo aborigen Luritja durante más de 20.000 años.

La mayoría de visitantes opta por caminar los seis kilómetros de la ruta Kings Canyon Rim Walk (de 3 a 4 horas de duración, dificultad alta). Nosotros llegamos tras desayunar y repostar gasolina en el King Creek station (la única en toda la extensión). Allí también comimos a la vuelta.

Kings Canyon - Australia 05

Kings Canyon - Australia

Como hacía mucho calor, 36º grados habían cerrado el camino para poder hacer toda la ruta completa, y solo se podía hacer media ruta por la parte de la derecha, con la vuelta por el mismo recorrido. Y eso hicimos, lo único que no pudimos ver de cerca fue el llamado Jardín del Edén que es una poza con vegetación rica. Vimos una buena parte, pero no todo, ya que el recorrido completo es circular. Llegamos hasta las escaleras y dimos la vuelta porque ahí hay un torno giratorio que solo deja salir a la gente que empezó el recorrido desde el inicio real, la izquierda.

Esta ruta requiere de un buen estado físico y sobretodo de una buena equipación, no hay ni una sombra y el calor puede llegar a ser asfixiante. Andar por el borde del cañón estuvo muy chulo.

Aún hay otra ruta más complicada si eres un excursionista aventurero y con solera: la ruta Giles Track de 22 kilómetros que conecta Kings Canyon con Kathleen Springs. Nosotros no teníamos tiempo para tanto y el día era muy caluroso para ello. Y una corta que hicimos donde se ve una pequeña catarata (ruta Kathleen Springs walk). Es diferente si tu ya estás durmiendo en Kings Canyon (hay otro gran resort como el de Ayers Rock por lo visto), porque te ahorras unas cuantas horas de viaje en coche o en autobús si vas con tour guiado.

Las Olgas – Kata Tjuta

A las 2pm salíamos de la estación de servicio de Kings Creek, cerca de Kings Canyon, con el culo apretado porque aún queríamos hacer mucho. Se entra por el mismo sitio que para ir al Uluru porque es donde te controlan el pago de la entrada al parque nacional.

Las Olgas Kata Tjuta

Son 36 bloques de roca prácticamente pegados. De ellos, el más alto (546 metros) es el denominado Monte Olga, de ahí que muchos le cambien el nombre.

Llegamos a las Olgas, andamos por el recorrido de 2.6km “Walpa Gorge” y después durante 4,5km por el “Valley of the winds” hasta el mirador Karingama. No pudimos hacer el último trozo porque no queríamos perdernos la puesta sol. Las horas vuelan…

Las Olgas Kata Tjuta

Las Olgas están a 50 km del Uluru y en este caso es un grupo de formaciones rocosas, que también es sagrado para los aborígenes australianos y cuyo nombre significa “muchas cabezas”. La puesta de sol fue también maravillosa.

Las Olgas Kata Tjuta

Día 6. Ayers Rock. Amanecer en el Uluru y vuelo a Melbourne. Melbourne: visita en coche y cervezas

Nuestro desayuno fue en el Uluru mientras veíamos amanecer. Así habíamos visto amanecer y atardecer en el Uluru, las Olgas y Kings Canyon, dos días y poco, muy bien aprovechados por el Desierto Rojo. En mi humilde opinión…

Uluru amanecer

Uluru amanecer

Uluru amanecer

Visto el amanecer, nos fuimos al hotel a coger las maletas y a seguir con nuestro itinerario por Australia. Nos faltaba por visitar Melbourne antes de partir hacia Nueva Zelanda. Devolvimos el coche de alquiler en el aeropuerto y despegábamos a las 11:20 am para llegar a Melbourne a las 15:40pm, con JetStar otra vez.

Las vistas rojas desde el avión desaparecieron para , de nuevo, dejar paso a otros colores como el verde. Casi tres días y medio teníamos por delante aún para conocer Melbourne y sus alrededores. Y lo hicimos con el mejor guía: mi amigo Julian. Una amistad que nació en Italia en un curso de idiomas y una visita que tenía que ser devuelta porque él ya había estado en España visitándome años antes.

Julian nos dió una vuelta en coche y ofrecernos una primera impresión de la ciudad antes de dejar las cosas en su casa. Entramos a la población por unos de los puentes más importantes y vimos, aunque de pasada, los edificios más emblemáticos. Ya a primera vista se pueden observar las razones por las que Melbourne es desde 2011 la mejor ciudad del mundo para vivir…

skyline Melbourne desde puente

La tarde la pasamos bebiendo unas cervezas en un pub muy curioso cerca su casa y cogiendo fuerzas en la cena para que lo que nos quedaba.

El siguiente día tocaba conocer Melbourne city a pie, al siguiente hacer la Great Oceans Road para visitar los famosos Doce Apóstoles, y nuestro último día ir a ver koalas y canguros. ¡Un plan perfecto!

Día 7. Melbourne: Free tour, St Kilda y salida nocturna

Mi amigo nos acompañó antes de irse a trabajar a la Universidad hasta la Librería en la que entramos para ver su sala principal y su espectacular cúpula.  Hay pocas bibliotecas así de bonitas en el mundo, su sala de lectura sorprende con una característica disposición octogonal. Y puedes pasar horas en este bonito edificio del 1854 gracias a sus dos millones de libros y el WiFi gratuito.

state library melbourne - sala interior

Desde la estatua frente a la biblioteca pública de Melbourne, en la calle Swanston, es desde donde sale el Free tour de la empresa “I’m Free Tour” que encontré en Internet, en la página www.imfree.com.au (también lo hacen en Sídney). Hacen dos tours cada día (el segundo es a las 2:30 pm).state library melbourne

El motivo de llegar antes de las 10:30am a la librería se debía a que era el lugar desde el que salía el free tour por la ciudad que habíamos encontrado días antes por Internet. La idea de gente joven enseñándote la ciudad de forma gratuita o recibiendo la voluntad ya la había probado en Londres o en Berlín, y a veces es una opción interesante a tener en cuenta.

Lo mejor son las historias y curiosidades que te cuentan durante la visita aunque la pena es que no tienes tiempo libre para hacer lo que quieras entre medias, solo al acabar el free tour. Por ejemplo hay paradas a las que ya no vuelves porque te pillan en el inicio de la ruta. Me quedé con ganas de visitar por dentro la Vieja Prisión de Melbourne. Cuesta 23 dólares australianos y está situada sobre la calle Russell, cerca de la Estación de Policía y los Tribunales de la ciudad. Fue construida allá por 1839 y estuvo funcionando entre 1845 y 1924. Por sus calabozos pasaron criminales famosos en Australia, entre ellos Ned Kelly.

casas victorianas Melbourne

pub grafiti Melbourne

inma soucase calle Hosier Lane Melbourne

Estas son algunas de las fotos que hice durante el tour. Me encantó la decoración y el estilo de las casas victorianas, los grafitis de la calle Hosier Lane, la decoración navideña, el paseo por el río Yarra, sus callejuelas llenas de bares y la mezcla entre lo moderno y lo antiguo.

rio Yarra - skyline Melbourne

Por cierto, el tranvía número 35 es gratuito y discurre por los puntos más turísticamente importantes de la ciudad, y es gratuito. Le da la vuelta completa a la ciudad con un recorrido circular de ahí el nombre de “city circle”. También es gratis moverse por el centro de la ciudad dentro de las paradas de la Free Tram Zone.

tranvia 35 melbourne city circle

Tras acabar el free tour a la orilla del río Yarra, volvimos andando hasta  Federation Square que es considerado el punto neurálgico de la cultura de la ciudad y del Melbourne Festival desde 2002. La plaza está construida en metal, cristal y piedra local simulando árboles y montañas, y en su interior hay varios museos.

Federation square - melbourne

Fotos merecen por ejemplo la antigua estación Flinders (del año 1910 y usada por los ciudadanos de Melbourne como punto de encuentro).

antigua estación Flinders - Melbourne

También el rascacielos más alto de la ciudad que tiene un diseño dorado en sus pisos más altos. Es el Eureka Tower. La corona dorada del edificio representa la fiebre del oro y la franja roja representa la sangre derramada durante la revuelta. El revestimiento de cristal azul que cubre la mayor parte del edificio representa el fondo azul de la bandera de la revuelta. Y las líneas blancas también representan la bandera de eureka y marcas sobre las mediciones de un topógrafo. Actualmente es el edificio residencial con más plantas del mundo (91 plantas por encima del suelo y un sótano).

Después de comer nos tomamos una cervecita en uno de los múltiples bares que se encuentran situados en las azoteas de grandes edificios de la ciudad. Una práctica bastante extendida y que tiene su punto. Nos gustó mucho.

bar terraza Melbourne

Después nos cogimos otro tranvía para llegar a la zona de St. Kilda. Se trata de un lugar ideal para desconectar dando un paseo por su sendero costero bordeado por palmeras, observando a la gente y disfrutando de sus vistas de la bahía e impresionantes atardeceres. Además, en febrero se organiza cada año un festival de música gratuito que llena las calles de St. Kilda. El ambiente, por lo visto, es insuperable.

En St Kilda Breakwater, detrás de las rocas del muelle, es posible ver pequeños pingüinos e incluso hay un Luna Park, muy parecido al de Sídney. Si vas en domingo, no te pierdas el mercado de artesanías. Se llega en  tranvía: 3 o 16 desde Swanston Street, 96 desde Bourke Street, o 112 desde Collins Street. Si hubiéramos tenido más tiempo llevábamos idea de andar los casi 8 km hasta llegar a la playa de Brighton y sus 82 cabañas de madera multicolores. Otro icono de la ciudad. Están a un km al norte de la estación de Brigton Beach.
Vimos casi anochecer en St. Kilda y volvimos al centro ya que esa noche nos fuimos a bailar salsa a un local muy conocido. Australia es multiculturalidad y nos llamó la atención la cantidad de asiáticos y gente de todo el mundo que bailaba salsa sin importar nacionalidades.

Día 8. Melbourne: excursión en coche por la Great ocean road y los Doce Apóstoles

No se puede estar en Melbourne y no dedicar un día a la visita de los Doce Apóstoles. A pesar de habernos acostado tarde la noche anterior hoy tocaba día de coche y kms pero bien valen la pena.

Doce Apostoles Victoria

La carretera bordea el lateral de los acantilados con unas vistas increíbles junto con naturaleza y playas de ensueño como la de Bells,  una de las mejores para practicar surf. Nosotros fuimos en el coche de nuestro amigo. La ruta es de 400 km pero la parte más bonita es hasta los Doce Apóstoles. También hay transporte público, si no hay prisa, o puedes contratar un tour que suele durar un día entero.

La Great Ocean Road está considerada como una de las 10 carreteras más espectaculares del mundo y una de esas rutas que todo turista curioso debe hacer al menos una vez en su vida. Son pilares de piedra caliza que emergen del Océano Antártico en el Parque Nacional de Port Campbell y que 20 millones de años antes estaban unidos a los acantilados de la zona continental.
La fuerza de las olas y del viento erosiona la piedra dejando las rocas más duras. Además las olas se van comiendo la roca a nivel del mar formando cuevas que al final dan paso a arcos. Pero estos arcos siguen erosionándose y acaban por derrumbarse, dejando esas rocas en forma de punta.

Los Doce Apóstoles nunca fueron doce rocas, originalmente eran 9 y en estos momentos, producto de la erosión y de la fuerza del mar, sólo quedan 8 en pie. Lo mejor de ir por libre es poder parar donde te venga bien, en cualquier playa o por ejemplo en el monumento que existe en homenaje a los hombres que construyeron esta carretera, principalmente soldados que sobrevivieron a la guerra mundial.

monumento Great Ocean Road
Una vez llegas a la zona de parking te das cuenta de la cantidad de turistas que han ido a lo mismo que tú. Una vez en la zona panorámica puedes bajar las escaleras de Gibson, 70 m hacia abajo por el acantilado, hasta toparse con la arena. Nosotros no bajamos porque el viento era muy fuerte y el frío también importante a pesar de hacer buen día (eso sí nublado).

Doce Apostoles Victoria

Hay varias paradas obligatorias por la zona de los Doce Apóstoles como son el desfiladero de Loch Ard, Archway, Thunder Cave, Bakers Oven Rock, Sentinel Rocks y el Grotto. Y quien tenga dinero y ganas puede visitarlos en helicóptero.mapa 12 apostoles - great ocean road

Doce Apostoles arco Victoria

Doce Apostoles arco Victoria

playa Great Ocean Road

Tras todo el día de ruta el único koala que vimos fue el de las señales de tráfico. Pero eso cambiaría el día siguiente.

Día 9. Melbourne: Mercado ecológico. Visita a Healesville Sanctuary para ver koalas y canguros. Avión nocturno a Christchurch (Nueva Zelanda)

Era nuestro último día en Melbourne y en Australia y como el avión salía ya a la medianoche decidimos seguir aprovechando al máximo. Empezamos la mañana conociendo de cerca un mercado muy típico en las afueras de la ciudad, lleno de productos frescos y ecológicos donde nos pegamos un buen almuerzo con mi amigo y su compañera de piso.

El día anterior también nos quedamos con las ganas de haber visto koalas en libertad de camino a los Doce Apóstoles pero no pudo ser. Por ese motivo, y aunque no soy nada partidaria de los zoos, nos decidimos por ir a visitar el Healesville Sanctuary que no es un zoo al uso sino un sitio de conservación. O al menos así lo venden ellos.

Antes de dirigirnos hacia allí pasamos con el coche por el parque Yarra Bend. En su parte más alto se divisa un bonito skyline de la ciudad, que podían podar, eso sí, de vez en cuando. Y también el cartel típico de precaución pero sobre los wombats.

Skyline Melbourne - Yarra Bend Park

señal trafico wombat Australia

Pudimos ver a los animales típicos de Australia, como los canguros, koalas, possums, demonios de tasmania, wombats y muchos más. Incluso si pagas un extra se puede tener un “Magic moment” con el animal a elección y por ejemplo alimentar un canguro. Me enamoré de todos los animales pero los prefiero en libertad aunque no se puedan ver.

canguros Australia

koala Australia

koala Australia

Permíteme un último consejo. Si dispones de algún día extra una buena opción podría ser ir a pasar una jornada en Philip Island. Esta isla es un parque natural protegido, donde se pueden ver los pingüinos azules más pequeños del mundo. Puedes disfrutar viendo el atardecer a la vez que ves los mini pingüinos llegar a la orilla, aunque con dificultad por las olas que los hacen caer continuamente. Este es uno de los pocos puntos en el mundo donde los pingüinos azules hacen parada para poner sus huevos. La entrada para adulto es de 34 AUD$ y para los niños 17 AUD$. La excursión de un día ronda los 100 AUD$.

Volvimos a la casa a recoger trastos después de la cena, dar las mil y una gracias por habernos tratado tan bien y directos al aeropuerto. El avión salió a las 00:10am con lo que dormir dormimos bastante poco.

Y así nos despedimos de Australia, deseando volver en un futuro. Gran país para vivir y para disfrutar viajando.
Nosotros seguíamos el viaje y pusimos rumo a Nueva Zelanda.