Tribuna de las Cariatides, templo Erecteion, Acropolis Atenas

¡Kalimera Grecia! Crucero por las Islas Griegas, Atenas y circuito bus Grecia Clásica

Sus aguas e islas paradisíacas, naturaleza variada y rica por el interior, la gran metrópolis de Atenas y los espectaculares restos arquitectónicos de la que fue la civilización más avanzada del mundo. Son algunas de la razones para visitar un país que, a pesar de los problemas económicos por los que está atravesando, no para de recibir visitantes. mapa Atenas, logo greece, visit greeceEn mi opinión, lo recomendable sería intentar huir de los meses de agosto ya que la mejor época para visitarla sería más primavera u otoño. En verano Grecia se llena hasta el límite, literalmente, de turistas que buscan sol y playa, pero también cultura.
Como cada año entre mis viajes tocaba el viaje familiar, uno de los viajes que más ilusión me hace porque viajar en familia es todo un lujo. El año pasado el destino fue Rumanía (aquí puedes leer la guía del viaje que realicé), pero para éste la elección fue Grecia a pesar que yo ya había estado en Atenas hace unos años. Encantada de repetir, corregido y aumentado. 9 días completos.
A pesar de la difícil situación del país en los últimos meses a nivel económico, todo el sector turístico aparentemente sigue en marcha sin problemas y no ha parado el ritmo de llegada de los visitantes que llenan sus calles y de los cruceros que atracan en sus puertos.
Os cuento en este caso de una forma “breve” qué hicimos nosotros, y cómo se pueden realizar muchas de las excursiones por libre y sin gastarte un dineral.

Espero que os gusten mis fotografías también 🙂

En cuanto a la distribución de los días, decidimos tener un pequeño crucero con una naviera griega para ver las principales islas durante 3 días, dos jornadas completas en Atenas y 4 de circuito en autobús por la denominada Grecia Clásica. Fue agosto de 2015.

También podrás encontrar información más completa en www.visitgreece.gr

ITINERARIO POR GRECIA
Día 0. Llegada a Atenas
Día 1. Crucero Celestyal Olympia. Atenas – Mikonos
Día 2. Crucero Celestyal Olympia. Kusadasi y Patmos
Día 3. Crucero Celestyal Olympia. Creta y Santorini
Día 4. Crucero Celestyal Olympia. Desembarco en Atenas: Acrópolis, Teatro de Dioniso, Museo del Acrópolis, ágora romana y montaña Licabeto
Día 5. Atenas – Sunio – Atenas: Estadio Panatinaico, catedral ortodoxa, biblioteca de Adriano, ágora antigua, mercado central y templo de Poseidón en  el cabo de Sunio
Día 6. Circuito Bus Grecia Clásica. Atenas – Corintio – Epidauro – Micenas
Día 7. Circuito Bus Grecia Clásica. Micenas – Olimpia
Día 8. Circuito Bus Grecia Clásica. Delfos – Desfiladero de las Térmópilas – Kalambaka
Día 9. Circuito Bus Grecia Clásica. Kalambaka (Meteora) y vuelta a Atenas.
Día 10. Vuelta a casa. Escala en Munich y visita del centro de la ciudad

mapa viaje Grecia

Día 0. Llegada a Atenas
keep-calm-and-visit-greeceNuestro vuelo de Lufthansa tras hacer escala en Alemania nos dejaba en Atenas a mediodía, el tiempo suficiente para dejar maletas en el hotel y dar una buena vuelta de reconocimiento. Aprovechamos para ver el cambio de guardia y poder cenar en el barrio de Plaka, cogiendo fuerzas para el crucero en el que zarparíamos al día siguiente.
Si has leído alguno de mis otros post habrás visto que mis viajes suelen ser siempre por libre, pero cuando vamos la familia (y afortunadamente éramos 9 personas) optamos por algo más organizado. Por ejemplo, algunos extras de tipo viaje organizado son los transfers desde el aeropuerto hasta el hotel que suelen ser algo más caros pero más directos (y más cuando se es un grupo más o menos numeroso). información vuelo AtenasSi optas por el bus, tengo entendido que por unos 5 euros el Bus X95 llega hasta Atenas en poco más de una hora, y también hay línea de metro (que siempre es una opción fácil y económica).
Nuestro hotel elegido para las noches que estuvimos en la capital fue el Hotel Titania en la avenida Panepistimiou. http://www.titania.gr/ES/ Un hotel más o menos cerca del centro, con precios asequibles y una espectacular vista desde su terraza hacia la Acrópolis y también a la montaña Lycabettus.


Mapa en mano y paseando hacia la plaza Syntagma se puede observar un trío de edificios precioso como son la Librería Nacional (cerrada en los meses de verano), la Universidad de Atenas y la Academia.

libreria-nacional-atenas

Academia de Atenas

A unos escasos metros más se llega al centro de la ciudad, capitaneado por la Plaza Sintagma, con el edificio del Parlamento y la Tumba del soldado desconocido. La plaza también es conocida como Plaza de la Constitución por haber sido el lugar en el que el pueblo alzó su voz el 3 de septiembre de 1843 para ordenar al Rey Otón que aceptara la redacción de una constitución.

Parlamento griego

El Parlamento (algo más bonito de noche) es un imponente edificio que fue construido entre 1836 y 1842 como palacio para Otón, primer rey de Grecia. Justo delante se sitúa la Tumba del Soldado Desconocido, custodiada día y noche por los “Evzoni”, dos guardias vestidos con un original uniforme tradicional.
evzoni parlamento griegoEl cambio de guardia más completo se puede visitar los domingos a las 11 de la mañana con música y todo, aunque hay cambio de guardia cada hora (y un pequeño cambio de movimiento entre ellos cada media hora). Nosotros no pudimos estar en domingo así que nos contentamos con verlo a la caída del sol, pero están las 24 horas del día.
Estos soldados reciben el nombre de «evzones», y se visten con una falda blanca con 400 pliegues que representan, uno a uno, los años de presencia otomana en Grecia. Dependiendo de la época del año su uniforme presenta algunas variaciones. Uno de los elementos más destacados es el ruido que hacen las tachuelas de los zapatos de estos soldados al rozar contra el suelo al realizar la coreografía del cambio, y su rostro impasivo frente al público que tras acabar el cambio hace fila para hacerse una foto con ellos.

panoramica cambio guardia Atenas Parlamento

En uno de los laterales de la Plaza Sintagma se encuentra el Hotel Grande Bretagne, un lujoso edificio construido en 1842 que funciona como hotel desde 1874. Suele ser el alojamiento preferido por las grandes personalidades que visitan Atenas.
En la parte opuesta al Parlamento se encuentra la calle Ermou, una de las principales arterias comerciales de la ciudad que suele estar animada a cualquier hora del día.

Nuestro paseo nos dejó cenando en un restaurante del barrio de Plaka y a nuestra vuelta larga hacia el hotel vimos el Arco de Adriano iluminado, así como la vista nocturna de la Acrópolis desde la terraza.
Tocaba descansar que al día siguiente nos subíamos al barco.
Unas horas para darnos cuenta in situ de que Grecia es historia y cultura, y uno de los países y civilizaciones más antiguas del mundo para descubrir al detalle.

panoramica Acropolis vista nocturna desde el hotel Titania

Día 1. Crucero Celestyal Olympia. Atenas – Mikonos
A las 9 de la mañana estábamos embarcando en el barco Celestyal Olympia de la compañía griega Celestyal Cruises en el puerto de El Pireo de Atenas. check in Celestyal OlympiaTambién estaban embarcando los cruceristas del Celestyal Crystal cuyo itinerario era algo más largo. Ésta es una naviera griega que elegimos porque el resto de compañías hacen los recorridos desde otros puntos como por ejemplo Venecia (incluyendo un día de navegación completo que es un día que si lo que quieres es visitar cosas, está perdido). Además los precios son bastante asequibles si lo coges con tiempo y dependiendo de la clase elegida. Nuestro camarote vino a costar unos 300 euros por persona.
Como en todos los cruceros hay una serie de pasos a seguir. Primero el registro de los pasajeros, la entrega de las maletas y la realización de las tarjetas de embarque que son tu Dni con foto para tener un registro de quien sale o entra a la embarcación y como tarjeta de pago mientras dura tu estancia en el barco.proa Celestyal Olympia
Otro de los viajes familiares que hicimos fue a los Fiordos Noruegos hace dos años, con lo que las comparaciones estuvieron presentes los tres días. Salvando las diferencias que obviamente existían, nuestro barco griego fue una buena opción. La embarcación no es tan grande ni con tanta oferta, pero nos gustó: estaba limpio y cuidado, y la comida también más o menos buena.
Al poco de entrar se realizó un simulacro de emergencias. Fue corto y nos dejó tiempo para darnos un baño en la piscina, bailar con la animación y esperar la llegada a la isla de Mikonos.
En Grecia se encuentra de todo. No sólo cultura, sino también mucha fiesta si es eso lo que buscas. Eso sí entonces te recomiendo al menos una o dos noches en la isla y una planificación diferente. Nosotros nos contentamos con un paseo por la isla para ver las dos cosas más importantes y ver de cerca algunos de los hoteles que tiene música durante todo el día (nos dejó los dientes largos el no poder entrar y tener un par de horas para disfrutar de esta otra forma).

La llegada a Mikonos fue a las 18 horas y el barco zarpaba a las 23h, tiempo para ver los famosos molinos, el atardecer en la pequeña Venecia , algunas tiendas, y poco más. Es lo malo de los cruceros el tiempo pasa volando y no da tiempo a hacer todo lo que te gustaría.
La compañía puso gratuítamente unos autobuses que te acercaban desde el lugar de atraque del barco hacia un parking próximo a la ciudad. Ya que el shuttle era “free” no tuvimos en cuenta el barquito que por 2 euros también te acerca.

Al bajar del autobús fuimos andando hacia la derecha hasta el final de la isla para llegar a “los Molinos” que son uno de los símbolos de la isla. Normal que hubieran molinos porque el viento sopla con fuerza. Antes había quince molinos que se utilizaban para moler el trigo que se recogía en la isla, actualmente sólo quedan cinco y muy pocos se pueden visitar por dentro.


calle Mikonos 2Sus casas blancas son otro símbolo de la pureza de la isla. Como curiosidad leí que se pintan dos veces al año y las separaciones entre las piedras de las calles también están pintadas de blanco. La costumbre es que cada vecino pinte el suelo cercano a su vivienda o negocio.

Después de luchar contra el viento para hacernos las fotos fuimos bajando hacia el mar para encontrarnos con la llamada “pequeña Venecia” de Mykonos, el lugar perfecto para contemplar la puesta de sol. Es el barrio más pintoresco del pueblo, con coloridas casas de dos y tres pisos asomadas sobre el mar y preciosos balcones de madera. La mayoría de estas viviendas alojan tabernas, terrazas y bares de copas.

La pequeña Venecia, Mikonos

mikonos

Además tuvimos la suerte de encontrarnos con el pelícano Petros que forma parte de la isla también y con razón se ha convertido en su mascota más famosa. El pelícano original falleció después de pasar treinta años en esta maravillosa isla. pelicano-petros-mikonosLa leyenda dice que hace más de 40 años, un pescador tropezó con un pelícano herido. Estaba tan conmovido por el pelícano, que decidió hacerse cargo de él. Tras recuperarse la criatura, decidió ponerlo en libertad. Pero, sorprendentemente, el pelícano no eligió el aire como su morada, sino que decidió establecerse en la isla. Aunque el pelícano original ya murió, debido a la fama alcanzada la mismísima Jackie Kennedy Onassis regaló otro pelícano a la isla, Irene, que por lo que he leído también murió. Sea como fuere hay varios pelícanos en la isla y, para sus ciudadanos, todos son el mismo Petros. Así seguro que la leyenda continua…
Como pasa también en otras islas como en Ibiza (por la parte que nos toca), los atardeceres son imprescindibles. Uno de los mejores lugares para vivir este momento son justo estos balcones de los que antes os escribía o los bares de la Pequeña Venecia, ya que desde allí puede verse cómo el sol tiñe de colores rosados y violetas el mar y el casco antiguo de la ciudad. Nosotros pasamos esta zona y lo vimos tras la silueta de una pequeña iglesia. La magia está en todos los rincones de la isla.


Obviamente si tu escala es mayor debes tener en cuenta que desde el pintoresco puerto de Mikonos parten continuamente barcos que llevan a todos los rincones de la costa de la isla, así como a la isla sagrada de Delos y a otras islas cercanas.

Día 2. Crucero Celestyal Olympia. Kusadasi y Patmos
La llegada a Kusadasi en Turquía fue a las 7 de la mañana, hasta las 13 horas. En esta escala no puede faltar la visita a las ruinas de Éfeso y a la casa de la Virgen (si la haces por libre en taxi siempre te intentan convencer para ir a ver alguna fábrica de cerámica o de piel, pero no es necesario a no ser que busques exactamente eso).
imagen estatua, casa Virgen, EfesoYa en Internet había leído que la excursión por libre a Éfeso era facilísima. Nuestra idea era coger desde el puerto el minibus núm. 5 al centro de Kusadasi, y alli, autobus a Selcuk (ida y vuelta unos 6 euros). Se tiene que tener en cuenta que Kusadasi está a unos 20km de las ruinas. La estación de autobuses está próxima y sólo es buscar la D de Dolmus.
También había leído de una pareja que cogió un taxi por 80 euros. Al salir del puerto e ignorar a todos los taxistas llegó uno que me entró de una forma muy discreta y le dejé que nos mareara un poco. Así que cuando regateando me empezó a hablar de dinero y dijo que sí a mi oferta, cambiamos la opción bus por el taxi. Éramos 9 personas, en el mismo taxi, y nos cobró 135 euros. No me pareció un mal trato y nos hizo de guía y todo. El taxi nos llevó a la casa de la Virgen primero y luego nos dejó en la entrada por la parta alta de las ruinas de Éfeso, para esperarnos en la salida que hay en la parte baja (ya que existen dos puntos de entrada/salida a las ruinas).
La Casa Virgen María se encuentra a siete kilómetros de Selçuk, donde, según la tradición, Juan el Evangelista llevó a la virgen María, después de la crucifixión de Cristo huyendo de la persecución en Jerusalén, y hasta su bienaventurada Asunción, según los ortodoxos.
simbolos Casa Virgen, EfesoLa religiosa alemana Ana Catalina Emmerick en el siglo XIX habría tenido una visión de María, en su casa, sin nunca haber visitado el lugar, cuya descripción fue publicada, posteriormente, por el escritor Clemens Brentano. Fue beatificada en 2004.
Los restos de la estructura descubierta se han fechado a los siglos VI y VII, sin embargo partes del asentamiento y del carbón encontrados en el sitio datan del siglo I. La capilla actual, la que fue construida encima de los restos originales, es el resultado de un trabajo de restauración terminado en 1950. Para que el sitio se transformara en un ámbito de veneración, la Iglesia católica lo declaró lugar oficial de peregrinación. La parte restaurada de la capilla se distingue de los restos originales de la estructura por una línea pintada de rojo.

casa-de-la-virgen-efeso

La Iglesia católica nunca se ha pronunciado sobre la autenticidad de la casa, y es poco probable que lo haga así, debido a la falta de evidencia científica aceptable. Cuenta, sin embargo, con la bendición del primer peregrinaje que hizo al lugar el Papa León XIII, en 1896.
A la salida hay un muro donde la gente deja lazos con mensajes escritos. Son las peticiones de cada uno a la Virgen.
En internet hay opiniones de gente que cree que no merece la pena visitarlo. Yo no estoy de acuerdo ya que es uno de los atractivos de esta parada, seas religioso o no, y no deja de tener su encanto el lugar.

peticiones casa Virgen efeso

Ruinas de Éfeso

A la salida nuestro taxista nos estaba esperando para llevarnos a las ruinas de Éfeso que son una auténtica maravilla para los amantes de los restos arqueológicos y las piedras. Las entradas de las ruinas se pueden pagar con tarjeta y así te ahorras el sacar dinero, que recuerda que serían liras turcas. No olvides llevar agua y algo que te haga sombra porque el sol pega con fuerza.

Plano Ruinas de Efeso

Éfeso fue un puerto clave del Mediterráneo Oriental. Sus mercados fueron de los más completos llenos de productos del mundo clásico, y la ciudad alcanzó un brillo que todavía se deja adivinar caminando entre sus ruinas. Éfeso había sido una de las doce ciudades de la Dodecápolis jónica, una alianza de villas de la hoy turca costa de Anatolia y algunas islas vecinas. Sin embargo, fue tras la conquista romana cuando la ciudad se convirtió en una de las más grandes y resplandecientes del Imperio, oficiando no sólo como un centro comercial de primera sino, también, como un foco cultural, político y religioso.
Impresiona ver sus ruinas y eso que se estima que apenas ha salido a la luz el veinte por ciento de lo que fue.
Desde la entrada al recinto de las Ruinas de Éfeso, sus calles principales van dejando a cada lado un fabuloso entramado a través del cual ir reconstruyendo, como en un puzzle, lo que era el día a día de una gran ciudad romana. Nosotros entramos por la llamada entrada secundaria y fuimos pasando por las diferentes ruinas: las termas de Vario y el Odeón de Éfeso (un pequeño teatro del siglo II).

El odeon de Efeso


Enseguida encontramos el Ágora Superior, donde debatían sus senadores; los templos de Domiciano y Adriano o lo que quedó del Pritaneo, el antiguo ayuntamiento, entre cuyas columnas ardía el fuego sagrado que alimentaban sus sacerdotes.

Templo de Adriano, Ruinas Efeso

También, las Casas de la Ladera, su barrio más noble, y, al final de la vía principal de los Curetos, su monumento más espectacular: la majestuosa fachada de la Biblioteca de Celso, que a principios del siglo II custodiaba no menos de 12.000 pergaminos que recogían todo el saber de la época. Esta biblioteca fue construida mirando hacia el este para que las salas de lectura aprovecharan mejor la luz matutina. Junto a ella, el inmenso Ágora del Comercio, en cuyas tiendas se compraba y vendía todo lo que llegaba a puerto.

panoramica Biblioteca de Celso, ruinas Efeso

Sin duda, me quedo con la instantánea de la Biblioteca, imponente al final de la vía. Y a su derecha la puerta de Maceo y Mitrídates. Me encantó. A pesar de los muchísimos daños causados en ella por los pueblos godos y por el terremoto que estremeció la ciudad en el año 1000, todavía al verla es posible imaginar lo que fue su grandeza.
Entre las ruinas de Éfeso hay otro elemento que sobresale. Casi en la salida, a unos metros de la entrada principal, destaca el enorme teatro, ubicado en una posición muy sobresaliente dominando el paisaje sobre la calle del puerto. El mayor de su época, tenía capacidad para alrededor de 25.000 espectadores y se empleaba también para espectáculos circenses.

Gran Teatro de Éfeso

Si tienes más tiempo en tu escala o si dispones de coche, a las ruinas de Éfeso y la casa de María, puedes añadir la visita a lo que queda del Templo de Artemisa y la Iglesia de San Juan.
El templo de Artemisa en Éfeso es una de las siete maravillas del mundo antiguo y el mayor templo de la Antigüedad, con 120 columnas de 20 m de altura, de las que sólo sobrevive una. En él se veneraba a la “Señora de Éfeso”, una divinidad de múltiples pechos a la que los griegos identificaron como Artemisa.
Por otro lado, la Basílica de San Juan de Éfeso fue construida en el Siglo VI en el sitio donde supuestamente San Juan escribió su evangelio. Esta iglesia fue construida por el emperador Justianiano.

Isla de Patmos

La segunda parada del día fue en la isla de Patmos, llegamos a las 16 horas y el barco zarpó a las 9 de la noche. Éste es otro claro ejemplo de cómo hacer la excursión por libre. cartel bus, PatmosSi reservabas la excursión con el barco, el precio era de 49 euros por adulto y 36 por niño, visitando siempre lo mismo como es el Monasterio de San Juan y la Gruta del Apocalipsis. En los dos sitios es obligatorio cubrirse los hombros y las rodillas, y son gratuítos salvo si quieres ver el tesoro del Monasterio.
A nuestra llegada a Patmos, al puerto de Skala, se hizo el desembarque en lanchas ya que no puede acercarse tanto por la profundidad del agua. Lo mejor es tratar siempre de coger los tickets para estar en las primeras lanchas y llegar cuanto antes mejor para tener más tiempo libre (ya que los primeros en desembarcar son los que han contratado las excursiones con la naviera). Al cruzar la calle del puerto había una oficina de información turística donde me informaron que el bus a coger para llegar al Monasterio que está en Chora. Más fácil imposible porque está a 15 metros de la Oficina. Si no quieres el bus público, leí que con un taxi te cobran por vehículo unos 25 euros por la ruta completa.
señales PatmosSi lo haces a pie primero te encuentras con la Gruta y luego con el Monasterio. Lo mejor es hacerlo con el autobús público que va a Chora y pasa cada media hora, llegar hasta el monasterio y luego bajar andando por el camino de piedra que los une (no por la carretera porque es mucha más vuelta). El bus que cogimos llegó justo a los 10 minutos de estar esperando. Si lo haces rápido aún te da tiempo de darte una vuelta por las tiendas de Patmos, aunque no es tan económica como yo había leído o al menos no ví tanta diferencia. También hay quien opina que no son dos paradas importantísimas y opta por irse a alguna otra playa de la isla. Eso ya a gusto de cada uno.

Ahora rodeado por el pueblo, el Monasterio fortificado de San Juan, cuyas paredes alcanzan más de 15 metros de altura, fue construido con piedra gris de la zona. Entrada Monasterio de San Juan, PatmosEn 1088, San Christodoulo solicitó toda la isla de Patmos al emperador bizantino Alexis I Comneno para poder fundar un monasterio dedicado a San Juan. Incluso después de que La Santísima fuera llevada de Patmos por los piratas, los monjes continuaron la construcción del monasterio que, tras algunos siglos, se convirtió en un importante centro cultural, religioso y espiritual. Dentro de su laberinto de capillas y patios, el Monasterio de San Juan alberga iconos medievales de la escuela cretense y la capilla de Theotokos (la Virgen María), cuyos hermosos frescos datan del siglo XII; la capilla principal del monasterio se remonta a finales del siglo XI. También hay más elementos importantes en el museo dentro del monasterio, con iconos, objetos religiosos de plata y oro, reliquias sagradas y túnicas bordadas de inestimable valor en exposición.

vista panoramica Patmos
Nosotros optamos por bajar usando el antiguo sendero de piedra.

Panoramica Monasterio de San Juan, Patmos

Carretera hacia abajo nace a unos pocos metros a la derecha. Justo a mitad de camino montaña abajo nos detuvimos en la Santa Gruta del Apocalipsis.

detalle, entrada Gruta apocalipsis, PatmosSegún la tradición cristiana, se abrieron en una pared de la gruta tres grietas (un símbolo de la Santísima Trinidad), San Juan oyó una voz que le concedió una serie de visiones del futuro (las revelaciones), imágenes nítidas de cómo crecería la Iglesia, combatiría las fuerzas del mal de la tierra y el infierno y, finalmente, cómo saldría victoriosa. La voz le ordenó al santo transcribir estas visiones: San Juan dictó las revelaciones a uno de sus discípulos, Prócoro, y este texto se convirtió en el Libro del Apocalipsis. Durante su estancia en esta cueva sagrada, San Juan también compuso el cuarto Evangelio. La entrada a la gruta está marcada con un mosaico de las visiones del santo. Dentro de ella, el lugar de descanso nocturno de la cabeza del santo está cercado y delimitado en plata.

Entrada Gruta del Apocalipsis

Seguimos bajando y aún nos dio tiempo a un pequeño paseo por Skala y subir a la lancha para volver a nuestra casa flotante.

panoramica barco Celestyal Olympia

Día 3. Crucero Celestyal Olympia. Creta y Santorini.
Llegamos al puerto de Heraklión, en la isla de Creta, a las 7 de la mañana y tuvimos que regresar a las 11.15h porque 15 minutos más tarde zarpaba el barco.
53 euros costaba la excursión al palacio de Cnossos contratándola con ellos, así que como en el resto decidimos hacerlo por libre, acompañados de mi inseparable guía de papel y mis apuntes. La idea era coger el bus número dos que te lleva al palacio por unos 5 euros ida y vuelta. Al final como éramos 9 personas y entonces sí que sale rentable, nos montamos en dos taxis por unos 8 euros cada uno. Y el taxista nos hizo un tour más completo incluyendo vistas panorámicas llenas de vid y olivos. Otra isla para alquilar un coche y perderse durante mucho más tiempo…

panoramica Creta, olivos

Reconstruccion Palacio de CnossosCabe destacar que Creta es la isla más grande de Grecia, con más de 8 mil kilómetros cuadrados de una tierra llena de contrastes y riqueza, un país con identidad propia, famosa por sus mitos y tradiciones. Y tampoco se puede olvidar la mitología que envuelve la isla, lugar de nacimiento de Zeus, y donde Dédalo construyó el laberinto del Minotauro.
Los primeros en entrar al palacio minoico de Cnosos fuimos nosotros. Éste es el majestuoso palacio de las mil habitaciones de Minos, el rey que mandó a Dédalo construir el laberinto para encerrar al minotauro. Era mitología, con Teseo, Ariadna y demás, hasta que el británico Arthur Evans lo encontró enterrado y lo devolvió a la realidad y a la historia. Este sofisticado complejo que nunca tuvo murallas está a un paso de la capital, Heraclión.entrada norte, palacio de Cnossos
Cnosos fue la capital de la cultura minoica, fue la primera civilización de Europa. La colina de Cefala, donde se alza el palacio sobre un valle de pinos a pocos kilómetros de Heraclión, ha sido habitada de manera continua desde el 7000 a.C.
La civilización minoica, que perduró durante unos 2000 años, fue una de las más avanzadas del mundo antiguo, y Cnosos es uno de los casos en los que la mitología griega refrenda los hallazgos arqueológicos. Minos, legendario rey y legislador de Creta, fue uno de los tres hijos de Europa, todos ellos nacidos después de su encuentro con Zeus, que se apareció a Europa en forma de toro blanco y la raptó llevándosela a Creta. El palacio de Cnosos, que comprende más de 1.500 habitaciones y ocupa más de 20.000 metros cuadrados, podría haber sido el mítico laberinto diseñado por Dédalo, en el cual Minos encarceló al Minotauro, un monstruo mitad toro, mitad hombre, nacido de su esposa, Pasífae, que fue fecundada por un toro enviado por Poseidón.
Las excavaciones más antiguas de Cnosos se iniciaron en 1878 por Minos Kalokairinos, natural de Heraclión; entre 1900 y 1913, y de nuevo entre 1922 y 1930, el arqueólogo británico Sir Arthur Evans completó una extensa excavación del yacimiento.estancia, Palacio de Cnossos
El palacio fue construido alrededor del gran patio central. Comenzando por el ala oeste se encuentra el imponente Salón del Trono y su trono de alabastro.

salon del trono, Palacio de Cnossos
En la entrada sur, el fresco del Príncipe de los Lirios te dejará sin aliento ya que se observa con mayor claridad la rica policromia que dominaba sus estancias. La gran escalinata conduce al Megaron de la reina; si miras hacia arriba verás como los delfines nadan en los frescos de la pared.

Continuando hacia el norte se llega al famoso fresco del Salto del Toro y a los pórticos con relieves que enmarcan la entrada norte del palacio.

Salto del toro, Palacio de Cnossos

Cnosos es el origen de muchos de los mitos griegos más conocidos, como la historia del Minotauro y la de Dédalo y su hijo, Ícaro, que escaparon de Creta usando las alas que habían hecho con cera y plumas. El joven Ícaro, una vez en el aire, ignoró las advertencias de su padre y voló demasiado cerca del sol, sus alas se derritieron y cayó desde el cielo al intenso mar azul que ahora lleva su nombre.
Al volver hacia el puerto el taxista nos dejó cerca del bazar para poder ver también la fortaleza veneciana que aún se mantiene, así como el centro de la población donde entramos a la Iglesia bizantina de Agios Titos, y volvimos al barco andando en unos 15 minutos.

Nuestra parada en la isla de  Santorini se produjo a las 16.30, hasta las 21h que ya emprendimos nuestro regreso al puerto de El Pireo de Atenas. También la visitamos por libre y nos ahorramos los 57 euros que vale la excursión por persona.

Santorini era nuestra última parada del crucero y yo creo que la más esperada por todos. El barco llega a su capital, a Thira, y otra vez nos toca desembarcar en lanchas. El siguiente paso es subir ya sea andando, en burro (5 euros y se tarde media hora) o en teleférico (4 euros). La última es la opción más rápida (2 minutos) y es la que elegimos nosotros para dirigirnos a la estación de autobuses y coger el primero que saliese hacia Oia en el extremo de la isla. Las mejores fotos y las que salen en las postales son de Oia. El autobús urbano de Fira a Oia cuesta por trayecto unos 3.5 euros y son 20 minutos (se paga dentro del bus).

Si tienes poco tiempo Thira (o Fira) también es preciosa cargada de casas blancas amontonadas, de puertas y ventanas azulísimas, cúpulas que redondean su silueta y una altura de vértigo sobre el Mar Egeo.
Por ello y por muchas cosas más Santorini es la joya de las Cycladas, con su configuración geológica que le da esa belleza salvaje y única. Su suelo principalmente es volcánico. Casas en Fira, SantoriniHabitada, al menos desde el 3000 a. de C. por los fenicios, tiene su apogeo del 2000 al 1600 a. de C., año que interrumpió su desarrollo debido a la tremenda y apocalíptica explosión del volcán. Existe una teoría, según la cual, en Santorini pudo encontrarse la perdida Atlántida. Existen algunos que así lo afirman. A los griegos, al menos, así les gusta creerlo.

En Fira es de especial interés la visita del Museo Arqueológico, que alberga restos minoicos hallados en Akrotiri, y el Museo de Prehistoria de Tera, cuyas exposiciones datan del neolítico hasta el siglo XVII a.C., y el Megaro Ghyzi, un centro cultural donde se pueden contemplar antiguos grabados, mapas y fotografías de Fira antes y después del terremoto de 1956. La blanca y reluciente Catedral Metropolitana, también conocida como la Iglesia de Ipapantis, fue construida en 1827, es famosa por sus elegantes arcos ondulantes y sus hermosos frescos, que fueron pintados por el artista de Santorini Christoforos Assimis.

Los atardeceres en Oia (o Ia) son famosos en el mundo entero y bien valió las prisas y el traslado en autobús ya que el bus recorre los valles del norte de Santorini, en la ladera oriental de la isla. En Oia si tienes más tiempo, el Museo Marítimo y su pequeña biblioteca merecen una visita, como las ruinas del Castillo de San Nicolás, que fue construido por los venecianos.


Oia Santorini

A la vuelta vuelves a tener las tres opciones: bajar a pie a través de los 588 escalones hasta la antigua Fira, en burro o con el teleférico terminado en 1979. De las tres formas se baja unos 200 metros hasta el pequeño muelle.
Si quieres conocer los alrededores, lo más normal es visitar Kokimi Ammos (playa de arena o piedra roja), la playa de Perissa (quizás la más famosa), Imerovigli donde se vé muy bien la caldera y se puede acceder por un sendero.
saliendo de Fira, SantoriniNosotros acabamos el día y el crucero de la mejor forma posible, eso sí corriendo para que nos diera tiempo a todo y volver a coger el teleférico (la cola era gigantesca) y la lancha.
El punto final fue con la salida del barco ya que ese anochecer justo coincidió con el Festival de fuegos artificiales del Volcán de Santorini. El show se llama Ifestia y se ha convertido, según nos explicaron en el barco, en uno de los más impresionantes espectáculos de fuegos artificiales de toda Grecia. Por ejemplo simulaban como el volcán entraba en erupción con el magma recorriendo su ladera.
Y nos fuimos a dormir con las ganas de volver a Santorini y la agenda llena para los dos días que íbamos a estar en Atenas y el posterior circuito por la Grecia Clásica.

Día 4. Crucero Celestyal Olympia. Desembarco en Atenas: Acrópolis, Teatro de Dioniso, Museo del Acrópolis, ágora romana y montaña Licabeto

El barco atracó en el puerto de El Pireo de Atenas a las 6 de la mañana y dos horas después estábamos dejando nuestras maletas en el Hotel Titania para irnos a descubrir la Acrópolis y el resto de sitios arqueológicos más destacados de la ciudad.
Como siempre la clave es tener un mapa y marcados todos los puntos a seguir.

mapa centro de Atenas

Nosotros acudimos directamente a la Acrópolis utilizando el metro y compramos el ticket combinado ya que sale rentable. 12 euros y existe una tarifa reducida de 6 euros para ciudadanos europeos mayores de 65 años. Yo como periodista entré gratis. 🙂
Eso sí la visita al museo de la Acrópolis no entra en este ticket y vale 5 euros extra ( 12 si compras otro ticket que combina el museo de la Acrópolis y el Museo Arqueológico).
entrada acropolisÉste fue el orden que seguimos, pero cada cual puede decidir si entra por una entrada u otra de la Acrópolis o como se organiza el día. La Acrópolis lo hicimos lo primero para huir del calor y de las excursiones de los cruceros.
Para mí era la segunda vez en la Acrópolis, pero aquí no hay números. Si estás en Atenas debes obligatoriamente que subir a la Acropolis. Da igual cuántas veces lo veas que sigue siendo uno de los monumentos más importantes de la Humanidad. Eso sí, la restauración actual va a durar años, así que las fotos del Partenón por ejemplo las hicimos todas desde detrás ya que del frontal solo se observaban grúas y más grúas.

vistas escalinata Acropolis

Es mejor evitar las horas entre 9.30 y 13.00 si posible, ya que en temporada alta llegan autobuses llenos de viajeros de cruceros con prisas. Lo mejor: pronto por la mañana y a mediodía, horas tranquilas. El camino subiendo resbala, porque la piedra está muy desgastada y parece mármol puro. Suele soplar el viento y el sol pega fuerte ya que no hay ninguna sombra donde cobijarse.

mapa Acropolis Atenas, ruinas

Teatro de Dioniso
Enclavado en la ladera sur, el Teatro de Dioniso fue escenario de la representación de las obras de los grandes autores griegos de la antigüedad.

Teatro de Dioniso, Acropolis Atenas

La comedia de Aristófanes, las tragedias de Sófocles, Eurípides y Esquilo, eran interpretados por los actores ante el público que se congregaba en el primer teatro de piedra de Atenas durante los festivales anuales que se celebraban en honor del dios al que estaba consagrado el edificio, Dioniso.

El Odeón de Herodes Ático
Es un sorprendente edificio construido en el año 161 d.C. para la celebración de audiciones musicales. Muy cerca del anterior. El Odeón fue erigido bajo las órdenes de Tiberio Claudio Herodes Ático en recuerdo de su esposa fallecida. Construido con muros revestidos de mármol, contaba con asientos para más de 5.000 espectadores realizados en mármol blanco y el suelo estaba cubierto por mosaicos. Se trataba de un gran edificio de planta romana en la que el elemento más llamativo era el techo de madera de cedro, hoy inexistente.

Odeon de Herodes atico, Acropolis Atenas

El Partenón
Erigido entre los años 447 y 438 a.C. en la Acrópolis, el Partenón es uno de los monumentos más importantes de la antigua civilización griega, además del edificio más representativo de todo el país.
Consagrado a la diosa Atenea Parthenos, el Partenón es uno de los principales templos de construcción dórica que se conservan, y también el más grandioso de los monumentos creados durante la época de Pericles.
El edificio del Partenón, construido en mármol blanco del Monte Pentélico, fue concebido para albergar la imagen de oro y marfil de Atenea Parthenos, una colosal estatua de doce metros de altura elaborada por Fidias.
Con unas dimensiones aproximadas de 70 metros de largo y 30 de ancho, el Partenón estaba rodeado por columnas en todo su perímetro, 8 en las fachadas principales y 17 en las laterales.

Vista Parthenon desde detras

En el friso se representaba la procesión de las Panateneas, el festival religioso más importante que se llevaba a cabo en Atenas. A lo largo de las cuatro caras del edificio se desarrollaba la escena incluyendo más de 300 figuras humanas, dioses y bestias.
A lo largo de los siglos el Partenón ha sufrido diferentes transformaciones que han ido deteriorando el edificio a pasos de gigante (el paso de los bizantinos o los turcos por ejemplo). Sin olvidar un cúmulo de desgracias que afectarían al edificio como en 1894 donde se vio afectado por uno de los terremotos más importantes en la historia de Grecia.

vistas Atenas desde Partenon

El Erecteion
El Erecteion constituye una obra maestra del orden jónico. Fue construido entre los años 421 y 406 a. C. para reemplazar al antiguo templo de Atenea Polias que había sido destruido por los persas el 480 a. C. durante las guerras médicas. Su nombre significa «el que sacude la Tierra», uno de los epítetos áticos de Poseidón, dios del mar y de los terremotos. Albergaba los cultos más antiguos de la ciudad, estaba consagrado a los dioses Atenea Polias, Poseidón y Hefesto y al rey mítico de Atenas, Erecteo, que había sido fulminado por Poseidón y estaba enterrado en ese lugar.
Está situado en el emplazamiento de la Acrópolis donde tuvo lugar la disputa entre Atenea y Poseidón por el patrocinio de Atenas. En una roca pueden verse las señales que dejó el tridente de Poseidon y en el recinto exterior se encuentra el olivo sagrado, regalo de Atenea a los atenienses.
El templo se puede considerar como la unión de dos edificios perpendiculares entre sí, con los pórticos dispuestos a distintos niveles.
Personalmente estoy enamorada de su Tribuna de las Cariátides. En esta tribuna, obra de Calimacos, discípulo de Fidias, se encuentra la escalera que conduce a la tumba del rey Cécrope, el mítico dios-serpiente fundador de la capital griega. El pórtico consta de seis columnas policromadas con figura de mujer (cariátides) de 2,3 metros de altura. Las 5 originales las vimos después en el museo del Acrópolis (la sexta está en el Museo Británico de Londres).

Tribuna de las Cariatides, templo Erecteion, Acropolis Atenas

Nuevo Museo de la Acrópolis
Se encuentra muy cerquita, en la calle Dionisio Aeropagita. Es el museo dónde se pueden admirar todas las esculturas, ex votos y objetos encontrados en el recinto arqueológico de la Acrópolis y sus alrededores. Tiene un café-restaurante excelente en la planta de arriba y una terraza que está a 300 metros a vuelo de pájaro del Partenón. La vista es impresionante.
www.theacropolismuseum.gr

Inma Soucase Cariatides


Linterna de Lisicrates
En el corazón del barrio de Plaka, a unos metros del museo y en la calle Tripodon se encuentra este bello monumento. La Linterna de Lisicrates fue construido por un rico ciudadano ateniense, Lisícrates, en conmemoración al premio obtenido como mejor patrocinador de la mejor obra teatral (tragedia o comedia clásica) por parte de la ciudad de Atenas y sus ciudadanos. En el año 334 a. de C. fue cuando Lisicrates obtuvo este premio y construyo este monumento para mostrarlo. Además este monumento conserva el pavimento original en un edificio próximo que se puede visitar en el número 28 de esa misma calle.

Linterna de Lisicrates

Ágora romana
El Ágora Romana, también conocido como Foro romano, es la antigua plaza pública de Atenas, uno de los principales lugares de reunión de la ciudad en el que se situaba el mercado central. La construcción del Ágora Romana tuvo lugar entre los años 19 y 11 a.C. bajo las órdenes del emperador Augusto y fue ampliada posteriormente por el emperador Adriano.
Durante su época dorada, el ágora ocupaba un espacio rectangular de 100 metros cuadrados a lo largo de los cuáles se disponían los diferentes comercios, el mercado y las letrinas públicas.
El ágora estaba rodeado por una columnata de mármol de estilo jónico y el patio se encontraba revestido completamente de mármol. A través de los propileos del edificio (puertas de entrada) se llegaba hasta los sectores oriental y occidental de la ciudad.
Actualmente sólo se conservan pequeñas partes de las columnas del patio y una pequeña zona que correspondía a los baños públicos.

Paramos en nuestro recorrido para comer y le hice caso a la recomendación de una de mis amigas griegas a la que desgraciadamente no cuadró poder verla. La recomendación 100% recomendable, valga la redundancia.
El Restaurante se llama Filema y está situado en una calle pequeñita llama calle Romvis, muy cerca de la pequeña iglesia Kapnikarea (en unas calles detrás de la tienda Mac de la calle Ermou). Vale la pena perder 3 minutos para encontrarlo ya que es un restaurante bastante céntrico, pero fuera de la aglomeración de turistas.


mapa restaurante FilemaDe hecho, casi convertimos Filema en nuestro restaurante ya que volvimos al dia siguiente y también la noche que volvimos del circuito antes de partir hacia casa de vuelta. Al ser 9 personas prácticamente probamos toda la carta.
Es muy buena comida griega, incluyendo un mejor kebab que el de Thanasis kebab en Monastiraki ( en mi opinión, ya que la primera noche probamos este otro sitio).
Pedimos las sardinas, el bacalao, los mejillones, varios tipos de carne, etc y nos regalaron un par de días el postre y otro la sandia de fruta. Y el precio muy bien.
Lo dicho recomendable en mi opinión 100%.

restaurante filema, meatballs

restaurante filema, hojaldre con yougur

Con el estómago bien lleno, decidimos volver al hotel para hacer el check in de las maletas, descansar un poco e irnos a lo alto de la montaña Licabeto. En nuestro camino nos encontramos con la iglesia de Ayla Paraskevi. No dudéis en entrar en las iglesias que os encontréis por vuestra ruta, porque son preciosas.

A Lycabettus hill o montaña Licabeto fuimos en taxi desde el hotel una hora antes de la puesta del sol. Mejor esta opción ya que para llegar al funicular que te sube a la parte más alta, las calles son bastante empinadas. Dejamos el andar para la bajada.
El Licabeto es una de las colinas que hay en el centro de la ciudad y en su cima hay una pequeña iglesia de San Jorge, una cafetería y un restaurante elegante. Pero la vista es espectacular. La entrada del funicular está en la calle Aristipu en Kolonaki.
Desde lo alto se ve la Acrópolis y al fondo el puerto del Pireo, todo salpicado en gran medida por los mil y un edificios que la rodean (verde se ve bien poco…).

calle nocturna Atenas, con partenonBajamos andando por las calles (primero con escaleras y luego con rampas) y cenamos ligero por el barrio de Plaka, para luego subir a nuestro hotel.

Esta noche intentamos encontrar otra recomendación para comer en Atenas que era el restaurante Klimataria pero al llegar estaban cerrados por vacaciones durante justo las dos semanas que estuvimos nosotros en Grecia a finales de agosto.

Nuestro segundo día en Atenas serviría para acabar de ver los restos que nos habíamos dejado y visitar por la tarde el cabo Sunión, para ver el atardecer en otro lugar mágico como es el Templo de Poseidón.

Día 5. Atenas – Sunio – Atenas: Estadio Panatinaico, catedral ortodoxa, biblioteca de Adriano, ágora antigua, mercado central y templo de Poseidón en  el cabo de Sunio

Os cuento también qué hicimos nuestro segundo día completo en Atenas y el itinerario que realizamos.

Estadio Panatinaico
La parada de metro más próxima es la de la Acrópolis, está algo alejado pero queríamos verlo así que a andar un poco de buena mañana. El Estadio Panatenaico fue construido en mármol blanco entre 1869 y 1870, y es el lugar en el que se celebraron los primeros Juegos Olímpicos de nuestra era, en 1896.

panoramica Estadio Panatinaico, Atenas

El primer estadio que se construyó en el mismo lugar fue edificado en madera, en el año 330 a.C., para la celebración de las competiciones deportivas que se realizaban durante las Panateneas (celebraciones religiosas que tenían lugar anualmente y, dotadas de mayor importancia, cada cuatro años). En las celebraciones se rendía culto a la diosa Atenea mediante diferentes competiciones entre las que se encontraban la hípica, el atletismo, la lucha o las carreras de cuádrigas, además de las competiciones musicales o de belleza.

Se puede ver bastante bien desde fuera, pero ya que estábamos entramos para pasear por las gradas de mármol y dar una vuelta a la pista de atletismo con la subida al pódium de ganadores… Además en el pequeño museo que hay dentro del estadio se pueden ver los carteles y las antorchas olímpicas de las últimas décadas. El recorrido se realiza en compañía de una audio guía en español incluida en el precio de la entrada, bastante recomendable para escuchar los detalles de estas instalaciones.

  antorchas y pebetero, museo estadio panatinaico, Atenas

Catedral Ortodoxa
estatua frente catedral ortodoxo, AtenasCogimos un taxi para ganar tiempo y nos bajamos en la calle Mitropóleos para pasar por la Catedral Ortodoxa: (en griego Mitrópoli) un suntuoso edificio de mármol, construido en el s.XIX, todavía con andamios (sufrió daños materiales durante el último gran terremoto de Atenas). Aunque en los últimos años está sufriendo continuas remodelaciones es de aconsejada visita por los frescos bizantinos que alberga, que aunque modernos son de gran belleza. Para los españoles tiene además como anécdota que fue el lugar de la boda del rey Don Juan Carlos de España con Doña Sofía de Grecia.

Si estas allí, acércate a la Catedral pequeña, “Mikrí Mitrópolis”, también llamada Áyios Eleftérios, una diminuta joya bizantina que está casi escondida a su lado derecho.

Librería o Biblioteca de Adriano

Construida en el año 132 d.C. bajo las órdenes del emperador romano Adriano, la Biblioteca de Adriano, también conocida como la “Biblioteca de las cien columnas”, era un impresionante edificio rectangular creado para albergar la extensa colección de libros que poseía el emperador, además de funcionar como sala de lectura y centro de convenciones.
La Biblioteca de Adriano ocupaba un extenso recinto, de 122 por 80 metros, que se encontraba rodeado por una galería compuesta por 100 columnas. En el centro se situaba un atrio en el que se construyó una iglesia paleocristiana en el siglo V d.C. que, posteriormente, sería sustituida en el siglo VIII y en el XI.

Libreria de Adriano, Atenas

La biblioteca quedó destrozada y perdida en el olvido hasta 1885, cuando comenzaron las excavaciones, tras las cuáles se encontraros algunos bloques de piedra caliza e impresionantes columnas corintias de más de ocho metros de altura, además de los restos de los cimientos de una pequeña iglesia construida en el siglo V.
Aunque son pocos los restos que se conservan de la Biblioteca de Adriano, es posible hacerse una pequeña idea de lo grandiosa que fue en otros tiempos y la gran cantidad de libros que se alojaron en el impresionante edificio. No es gran cosa pero como la entrada estaba incluida, bien se merece una breve visita.

Ágora Antigua de Atenas y Templo de Hefesto
El Ágora Antigua de Atenas era el centro de la vida social, política y comercial de la ciudad en la antigüedad. Actuando como corazón de la ciudad, en el Ágora Antigua se celebraban tanto reuniones y debates políticos, como elecciones, celebraciones religiosas, actividades mercantiles, actuaciones teatrales o competiciones atléticas.

Agora antigua de Atenas

Agora antigua de Atenas

El Ágora estaba constituida por un amplio espacio abierto rodeado por diversos edificios públicos y poseía funciones muy diversas:
Centro de gobierno: el Ágora era el lugar en el que los ciudadanos se reunían para discutir sobre las leyes y el futuro político de la ciudad.
Recinto sagrado: el Ágora constituía un lugar sagrado en el que se situaban los templos dedicados a los dioses olímpicos.
Mercado: el corazón de la ciudad era también el principal lugar para el intercambio de objetos entre los ciudadanos atenienses.
Tras excavar el lugar por completo tuvo lugar la reconstrucción de la Stoa de Átalo que sería utilizada como museo y oficina de excavaciones del Ágora. La Stoa es un edificio de planta rectangular conformado por una sucesión de columnas que fue un regalo del Rey de Pérgamo en la antigüedad. Su reconstrucción fue objeto de polémica en su momento, pero yo he de reconocer que es de agradecer no tener que imaginar lo que en su dia fue, sino que verlo más o menos como fue en la época.

Stoa de atalo, Atenas

Las exposiciones del museo contienen diferentes objetos encontrados en las excavaciones realizadas en el área del antigua Ágora, tales como objetos de cerámica, joyas, armas o monedas.
También nos encontramos el Templo de Hefesto, uno de los templos mejor conservados de la antigüedad. Fue construido entre los años 460 y 415 a.C.

el-templo-de-hefesto-columnas

el-templo-de-hefesto-agora-antigua

Mercado Central

Andando por la Calle Athinas hacia el norte, llegamos al Mercado Central de Atenas: está la lonja de pescado primero y la de la carne después. Compramos diferentes frutos secos y nos dimos una vuelta por su entramado de pequeños puestos.

mercado-central-de-atenas-puestos-de-carne

mercado-central-de-atenas-pescado

Museo Arqueológico Nacional
Incluyo el Museo arqueológico a la ruta aunque nosotros los descartamos por falta de tiempo. Yo aún sigo pensando que una visita rápida podríamos haber hecho, pero aún teníamos que comer y coger el autobús hasta Sounio. Si optas por esta opción se pueden ver las mejores esculturas clásicas del mundo, bronces y mármoles de la antigüedad. Y las colecciones de Micenas, la cerámica y los frescos de Santorini. El museo fue renovado en el 2004.
En Internet leí que no hay que perderse: las máscaras micénicas de oro (denominadas de Agamenón y otros reyes, descubiertos en las excavaciones de Schliemann), la estatua de Poseidón en bronce, la del Jockey, el efebo de Maratón, la colección Stathatos con unas joyas impresionantes.

Templo de Poseidón en el cabo de Sounión (Sunio)

mapa templo de poseidon, atenasTras comer el típico souvlaki justo en la esquina de la parada del autobús a Sunio, nos fuimos en dirección al Templo de Poseidón. El autobús regular tiene un precio de (agosto 2015) 6.90 euros y tarda 1:45h en recorrer los 70km, haciendo bastantes paradas. Las excursiones que te ofertan por Atenas cuestan alrededor de 60 euros, una tarifa excesivamente cara.

Aunque en invierno los horarios son más restrictivos siendo el último autobús de vuelta de las 19h (tiempo suficiente para ver el atardecer, saliendo de Atenas a las 14:30), en verano, el último es a las 21 h.
En el hotel me sacaron una hoja en la que ponía que desde Atenas salía el bus hacia Sounio (en inglés) cada hora en punto, pero una vez allí en el cartel ponía a las horas y media. La parada de autobuses está en la plaza de Egiptou, a unos metros de la estación de metro de Victoria de la Línea 1.


horarios bus Atenas - SounioSi hubiéramos tenido más tiempo la idea era haber llegado primero hacia la zona de Anavissos y habernos bañado en sus playas (cogiendo el metro línea roja en dirección a Helleniko, y luego el autobús de línea 122). Pero al final optamos por obviar el momento baño.
Una vez allí, en el cabo Sounio – Sunio – Sunión (cada uno lo escribe de una forma), y tras pagar una entrada de 4 euros, disfrutarás de otro atardecer para recordar siempre. Las ruinas de este templo del siglo V a.C. se erigieron sobre las ruinas de otro templo construido en el periodo arcaico, están encaramadas sobre el mar a una altura de casi 60 metros.

Las columnas del templo tienen 6,10 m de altura, con un diámetro de 1 metro en la base y 79 centímetros en lo alto. Sus estrías, menos de lo habitual (16 en lugar de 20), eran para resistir la acción erosiva del aire del mar. Como curiosidad el poeta inglés Lord Byron grabó su nombre en una de las columnas.

parada bus Atenas - Sounio
Éste es uno de los puntos de un triángulo mágico que los antiguos griegos, ya que en la antigüedad, desde este lugar, se podía ver el Templo de Aphaia en la isla de Egina, y la propia Acrópolis.
Bajo el promontorio de Poseidón, hay una pequeña zona turística con varios hoteles y anclaje de yates y barcos, además pude ver desde lo alto que se puede cenar con vistas al Templo en el atardecer.

Sol Templo de Poseidón, Sounio
El cabo Sunión era, según la leyenda, el lugar donde Egeo se habría lanzado al mar. Su hijo Teseo había convenido con él que si salía victorioso de su combate con el Minotauro, izaría velas blancas en su barco, mientras que si moría, la tripulación debería dejar en el barco las velas negras en el mástil. Egeo vio llegar a lo lejos el barco enarbolando grandes velas negras, porque Teseo había olvidado izar las blancas, y desesperado se tiró de lo alto de las rocas al mar. De él proviene el nombre del Mar Egeo. Los antiguos griegos decían que Sunio era la limpieza de la mente y el espíritu, emocionante para el alma y el corazón.

Día 6. Circuito Bus Grecia Clásica. Atenas – Corintio – Micenas – Epidauro
Este día comenzamos el circuito de autobús por la llamada “Grecia clásica”, explorando Epidauro, Micenas, Olimpia, Delfos y Meteora. Y por primera vez en el viaje me dejé llevar. Lo contratamos con viajes El Corte Inglés y nos costó unos 400 euros por persona (las tres noches de hotel con desayuno, las cenas el autobús y la guía en español).
Si puedes hacerlo por tu cuenta probablemente te ahorrarás dinero y podrás hacer más paradas pero depende de las ganas y el tiempo que uno tenga.
Os pongo la información básica de lo que hicimos cada día junto con las fotografías que hice.
Puedes encontrar más info sobre estas paradas en http://www.atenas.net
Tras recogernos en el hotel nos dirigimos hacia el oeste del país hasta llegar al Canal de Corinto, una de las mayores obras realizadas por el hombre en toda la historia y que es la entrada al Peloponeso.

Canal de Corinto Me quedé con las ganas de ver la ciudad de Corinto pero bueno es lo que suele pasar en este tipo de circuitos. Lo mejor fue poder estar aunque solo fue 5 minutos con una pareja de amigos griegos que se acercaron al lugar para vernos.
El Canal de Corinto fue ideado en el 630 antes de Cristo pero se acabó de construir en 1893.
A pesar de que hoy en día existen canales más espectaculares, como el de Suez, el canal de Corinto es quizás una de las obras de ingeniería más espectaculares en el mundo, no sólo por su belleza y tamaño sino además por su impresionante y milenaria historia y es que desde hace casi tres mil años emperadores y generales han soñado con lograrla fracasando por la magnitud de la obra. mapa-corintoEl canal está excavado sobre la roca del istmo de Corinto a finales del siglo XIX, y cuenta con una altura de más de 40 metros y una extensión de 6,3 kilómetros de largo debido a lo cual logra cortar efectivamente a un país en dos al separar a la región griega del Peloponeso de la Hélade, Grecia continental. Al momento de ser finalizado, en 1893, trajo un gran beneficio económico a la región, ya que creaba una vía marítima entre las aguas del golfo de Corinto con las del mar Egeo salvando así a las naves mercantes de tener que hacer un viaje de más de 400 kilómetros para cubrir estas dos áreas.
Sólo tiene 21 m de ancho y 8 de profundidad. A pesar de estas limitaciones, cerca de 11000 barcos cruzan el canal cada año, en su mayoría pertenecientes a rutas turísticas.
Por fin, después de la apertura del canal de Suez, el gobierno griego (en noviembre de 1869) promulgó una ley para “abrir el istmo de Corinto”. Se hicieron varias modificaciones y añadiduras a esta ley y, después de negociaciones prolongadas, se comenzó la obra de construcción del canal el 5 de mayo de 1882. Es interesante notar que, a pesar de que se propusieron tres lugares diferentes para abrirlo, el que se escogió al final fue el mismo que habían escogido los ingenieros de Nerón.

La siguiente parada fue Micenas que es uno de los lugares históricos más importantes de la Antigua Grecia. Entre los años 1600 y 1100 a.C. la relevancia de la ciudad dio nombre al periodo Micénico. Actualmente Micenas es un importante yacimiento arqueológico situado 120 kilómetros al suroeste de Atenas. Se dice que durante el Imperio Romano Micenas ya era un importante destino turístico. Destaca la puerta de los leones, el tesoro de Atreo y las tumbas reales.

Puerta de los Leones
Esta puerta es el símbolo más conocido de Micenas, fue construida hacia el año 1250 a.C. y su enorme abertura mide 3,75 por 3,5 metros. En la puerta se pueden ver dos leones rampantes de casi tres metros de altura.
Conviene fijarse en las marcas del suelo y en los agujeros de los cerrojos para hacerse una idea de su tamaño.

Puerta de los Leones, Micenas

Tesoro de Atreo
Conocido como Tesoro de Atreo por ser el nombre asignado por Heinrich Schliemann, un arqueólogo alemán del siglo XIX que se dedicó a buscar tesoros por toda Grecia. El arqueólogo, descubridor de Micenas en el año 1874, tenía una gran obsesión por descubrir Troya y demostrar la existencia de Agamenón.
Actualmente está claro que esta edificación circular era una tumba de la realeza, y se cree que pudiera ser la del propio Agamenón.

tesoro-de-atreo-micenasTumbas reales
Además del Tesoro de Atreo, en Micenas se descubrieron seis tumbas circulares que contenían los restos de 19 personas. Decenas de tesoros de oro recuperados en esta zona se encuentran actualmente expuestos en el Museo Arqueológico de Atenas.

tumbas-reales-micenas

Continuando rumbo sur llegamos a Epidauro, donde visitamos su teatro, famoso por su increíble acústica.
Epidauro es una pequeña ciudad griega situada al noreste de la península del Peloponeso. La ciudad es mundialmente conocida gracias a su espectacular teatro, en el que aún continúan celebrándose representaciones de algunas obras.

lateral Teatro Epidauro
Gracias a su buen estado de conservación y a su increíble acústica, el teatro sigue siendo utilizado durante el Festival de Verano de Atenas.

El Teatro de Epidauro tiene un escenario circular de 20 metros de diámetro, cuenta con 55 filas de asientos y pueda acomodar hasta 14.000 personas. Las primeras 34 filas son las originales, encontradas a finales del siglo XIX durante unas excavaciones.
Para ver el tamaño del teatro, a la hora de hacer la visita puedes subir hasta la última fila sin mirar atrás, te sorprenderá. También es imprescindible probar la acústica del teatro hablando desde el escenario.

panoramica-teatro-epidauro

Día 7. Circuito Bus Grecia Clásica. Olimpia – Delfos
Conocida por ser la ciudad donde comenzaron los Juegos Olímpicos hace casi casi 3.000 años, Olimpia es una parada obligada a la hora de recorrer el Peloponeso.
Los primeros Juegos Olímpicos de la historia tuvieron lugar en el año 776 a.C. en la ciudad de Olimpia, de donde toman su nombre. Estaban dedicados a Zeus.

panoramica estadio de Olimpia

Los Juegos Olímpicos formaban parte de los cuatro Juegos Panhelénicos celebrados en la Antigua Grecia. Los otros tres eran los Juegos Píticos, celebrados en Delfos y dedicados a Apolo, los Juegos Nemeos, en Argos y en honor a Hera y los Juegos Ítsmicos, en corinto y dedicados a Poseidón.
Al igual que los juegos actuales, los Juegos Olímpicos Antiguos se celebraban cada cuatro años entre junio y agosto. El periodo de cuatro años se denominaba “Olimpiada” y era una de las medidas de tiempo de la Antigua Grecia.
Algunas de las modalidades practicadas durante los juegos eran las carreras de carros, la lucha, el lanzamiento de jabalina o el lanzamiento de disco. En la mayoría de las competiciones los atletas eran hombres y participaban desnudos, por lo tanto el público era sólo masculino.
Los Juegos Olímpicos Antiguos fueron abolidos por el emperador Teodosio en el año 393. No fue hasta 1896 cuando se celebraron los primeros juegos modernos, en el Estadio Panatenaico de Atenas.
El estadio olímpico sigue siendo el lugar donde actualmente se enciende la Llama Olímpica antes de comenzar los juegos. Para no perder las costumbres, se sigue haciendo utilizando los rayos del sol.
Vimos el área Arqueológica para visitar después el estadio original donde se disputaron las competiciones hace casi 3.000 años. Es una experiencia imprescindible.

En la zona también podéis ver los restos del Templo de Zeus, el estudio de Fidias, el gimnasio donde se preparaban los atletas y mucho más.

Templo de Zeus en Olympia

gimnasio, restos Olympia

Templo Philippeion, Olimpia

Y estuvimos en el Museo Arqueológico de Olimpia: Este museo recoge los restos encontrados en la zona arqueológica y está considerado uno de los mejores de Grecia. Lo más destacable son los restos del Templo de Zeus.

museo-de-olimpia

También en el museo está expuesta otra de las grandes obras del antiguo arte griego como es Hermes con el niño Dioniso, obra de Praxíteles. Hermes con el niño Dioniso, estatuaAunque hay quien afirma que es una copia romana del original.

Representa a Hermes desnudo descansando, apoyándose en un tronco de árbol mientras juega con Dioniso recién nacido al que sujeta con el brazo izquierdo mientras le enseña un racimo de uvas que tiene en la mano derecha. Como es habitual en el estilo de Praxíteles, el gesto de ambos es de dulzura y tranquilidad. Hay restos de pintura marrón rojiza en los cabellos y en una sandalia de Hermes, y trazas de una capa de pintura.

Nuestro camino nos llevó al puente más largo de Europa que cruza otra vez del Peloponeso a la Grecia continental y que pasa por encima de las aguas de la Batalla de Lepanto.

Nosotros lo cruzamos en en el ferry y después seguimos nuestro camino hacia el monte Parnaso y allí, en su ladera se encuentra el Oráculo y Santuario de Apolo, en Delfos, donde hicimos noche.

puente mas largo Europa, Grecia

Día 8. Circuito Bus Grecia Clásica. Delfos – Desfiladero de las Térmópilas – Kalambaka

Hoy llegamos hasta Delfos, considerada el centro del mundo durante la Antigüedad. reconstrucción Santuario DelfosAllí visitamos sus ruinas y el Museo Arqueológico de la ciudad, en el que se conservan importantes piezas que lo convierten en uno de los más ricos de Grecia. La leyenda cuenta que Zeus mandó volar a dos águilas desde puntos opuestos del Universo y éstas se encontraron en Delfos. Una piedra cónica llamada ónfalos(ombligo) muestra el lugar, que sería considerado como el centro desde el cual comenzaría la creación del mundo y, a causa de esto, el lugar se convirtió en el centro sagrado de toda Grecia.
Actualmente, Delfos es un pequeño pueblo turístico ubicado en la ladera sur del monte Parnaso, con unas vistas sorprendentes del valle y el mar. La mayor parte de los hoteles y bares tienen excelentes miradores.

Zona arqueológica
El emplazamiento donde se encontraba ubicada la antigua Delfos es el punto culmen de la visita. Las partes más importantes de ésta son el Templo de Apolo, descubierto en 1892, el teatro, con capacidad para 5.000 espectadores, y el estadio, situado a una corta distancia del teatro y sede de los Juegos Píticos.

mapa DelfosEl recinto del santuario o «témenos» tiene unas dimensiones de 190 por 135 metros. Estaba completamente rodeado por una cerca sagrada llamada «períbola». La Vía Sacra era la calle principal del «témenos», comenzaba en la parte suroriental y ascendía, montaña arriba, serpenteando y pasando por delante de pequeñas edificaciones llamadas «Tesoros», por delante del estadio y de diversos monumentos, hasta llegar al Templo donde estaba el oráculo.
La vía sacra tiene una fuerte pendiente, una longitud de 400 metros y una anchura de 4-5 metros. Todo el recorrido estaba jalonado por multitud de «Tesoros», exvotos y estatuas que testimoniaban el reconocimiento de las ciudades griegas hacia el dios Apolo.
Los «Tesoros» eran pequeñas capillas donde se guardaban los exvotos y las donaciones que frecuentemente consistían en ricas y valiosas joyas. El Tesoro de los atenienses es el mejor conservado porque fue restaurado por arqueólogos franceses entre 1903 y 1906. También destaca especialmente el de Atenas, con su templo de mármol prácticamente intacto y el de Sifnos, cuyos motivos decorativos estaban inspirados en la Gigantomaquia (guerra entre los gigantes y los dioses olímpicos).

zona-arqueologica-delfos

zona-arqueologica-teatro-delfos

ruinas-estadio-de-delfos

zona-arqueologica-delfos

  El resto que más me gustó fue el Tholos de Delfos, que se encuentra a unos cientos de metros andando del resto de la zona arquológica. Es una construcción muy icónica, pero que lamentablemente no se conoce su utilidad exacta. A pesar de ello numerosas obras posteriores (por ejemplo en videojuegos  han utilizado diseños similares).

Templo de Atenea, Delfos

El Oráculo de Delfos
En la Antigua Grecia Delfos también atraía visitantes, peregrinos que recorrían el país en busca de los consejos de Pitia, la sacerdotisa más famosa de la época. El Oráculo de Delfos estaba formado por mujeres mayores que se creía que tenían poderes heredados del dios Apolo.
Las mujeres oráculo llegaban a un estado de trance mediante el uso de drogas y eran sus sacerdotes los que interpretaban sus palabras. Delfos estaba considerado el lugar religioso más importante del mundo helénico.
Como curiosidad, Pitia también era conocida como Pitonisa, nombre que ha perdurado y que a día de hoy se sigue utilizando para nombrar a las personas que predicen el futuro.

zona arqueológica, Delfos

Museo arqueológico de Delfos
Uno de los mejores de Grecia en su especialidad. El objeto más valioso de la colección es el Auriga de Delfos, una escultura en bronce que conmemora una importante victoria en los Juegos Píticos del año 478 a.C. Esfinge de Naxos, DelfosEntre sus piezas también destacan: la esfinge de Naxos, los gemelos de Argos, el friso del Tesoro de los Sifnios, la estatua de Antinoo, las Danzarinas de Delfos, y una copia helenística del “ónfalos”, piedra con forma de huevo que señalaba el centro del mundo.

El Auriga de Delfos es uno de los pocos bronces griegos conservados. La escultura, realizada por medio de la técnica de la cera perdida, se fundió en piezas separadas. Del grupo original, compuesto por un carro tirado por cuatro caballos, el guerrero u oferente y un mozo de cuadra, sólo conservamos íntegra la figura del auriga.

La escultura ejemplifica a la perfección las características del estilo de transición entre lo arcaico y lo clásico, conocido como estilo Severo . La figura, de estructura vertical, rompe su frontalidad con una ligera torsión del tronco y la cabeza. Su rostro impasible y altivo es prototípico de los inicios del siglo V a.C. Los añadidos en plata en la diadema, en cobre en los labios y la incrustación de vidrio en los ojos le confieren cierto grado de naturalismo que contrasta con los aspectos arcaizantes como el exquisito grabado geometrizante del cabello.

El Auriga, Delfos

Desfiladero de las Termópilas

Otra de las paradas esperadas fue en las Termópilas gracias a la fama que continua por la batalla de Leónidas y sus 300, y que nos hizo detenernos durante un rato en la carretera que va de Atenas a Lamia, en el kilómetro 230 después de la villa de Kamena Vourla. La visita a las Termópilas, donde en el verano del 480 antes de Cristo un pequeño contingente de guerreros de Esparta se ganó la gloria -y se dejó la piel- tratando de impedir el paso al Ejército persa invasor, resulta algo decepcionante eso sí, porque desfildero no vas a ver.
Monumento Termopilas, LeonidasYa no existe el angosto paso entre el mar y las montañas que es lo que le otorgaba su valor estratégico y que fue lo que permitió a Leónidas, el rey espartano, y su célebre tropa bloquear eventualmente la marcha de las huestes enemigas. Ahora, desde el pie de las vertientes del monte Calídromo hasta las aguas del golfo Málico se extiende una gran planicie, más de cinco kilómetros, creada por las tierras aluviales depositadas durante siglos por los ríos de la zona.
El filme 300 y su predecesor ha provocado que cada vez más turistas se acerquen al lugar, e incluso leí que tienen en mente la apertura de un pequeño museo y centro de interpretación del campo de batalla frente al monumento a Leónidas, detrás de la colina Kolonos.
El nombre de Termópilas (puertas calientes) es debido a las fuentes termales sulfurosas que se encuentran en el lugar. La leyenda nos cuenta que fue Heracles quien, fuera de sí por los dolores causados por la acción corrosiva del veneno de del centauro Neso, se arroja a la corriente de agua existente en el paso convirtiéndola en las fuentes calientes que hoy conocemos. En el paso de las Termópilas tuvo lugar una de las grandes batallas de la antigüedad. Una batalla épica que supuso el primer enfrentamiento bélico entre griegos y persas en la que se conoce como Segunda Guerra Médica.
En esta ocasión, los griegos se apostaron en el paso de las Termópilas para impedir el avance del ejército persa del rey Jerjes.batalla termopilas La coalición helena contaba con un número muy inferior a las tropas persas, pero gracias a la pericia de los griegos y a lo angosto del terreno, los defensores del paso consiguieron mantener a raya a las huestes de Jerjes varios días. Justo cuando el rey persa desesperaba, pues hasta sus temibles Inmortales habían sido derrotados, un pastor de las montañas le mostró a los persas un sendero por el cual podían coger por sorpresa a las tropas de Leónidas. Al llegar la noticia a oídos del rey espartano, éste licenció a todos los hombres, a excepción de su guardia personal, trescientos espartanos, y los tebanos, quienes se quedarían a la fuerza, pues Leónidas temía que se pasaran al bando contrario. Los tespios, al mando de Demófilo, decidieron quedarse voluntariamente junto a los últimos combatientes. Fueron finalmente derrotados, pero el valor de los espartanos y tespios que se quedaron a luchar en el paso hasta el final quedará por siempre grabado en la historia. Gracias a ellos, Grecia tuvo el tiempo suficiente para organizar sus tropas de cara a las posteriores batallas de Salamina y Platea, donde los griegos derrotaron definitivamente a los persas.

Monumento Termopilas

Hoy día, una estatua de Leónidas, quien combatió hasta la muerte, y otra dedicada a los tespios, recuerdan el coraje de los griegos que allí lucharon contra los invasores persas. Bajo la figura de Leónidas hay una inscripción en la que se lee la frase “Moloon labé (venid a buscarlas)”, pues tal fue la respuesta espartana cuando los persas enviaron un mensajero a los griegos sugiriéndoles que rindieran sus armas ante su desesperada situación. Del otro lado de la carretera, sobre el montículo en el que supuestamente cayeron los últimos defensores del paso, había una placa que decía: ‘Caminante, ve y dile a los espartanos que sus hijos cayeron en cumplimiento de su ley’.

Tras el paso por las Termópilas, llegamos por la tarde a Kalambaka, un agradable pueblecillo ubicado a los pies de las majestuosas rocas coronadas por los sorprendentes monasterios de Meterora que veríamos al día siguiente.

Día 9. Circuito Bus Grecia Clásica. Kalambaka (Meteora) y vuelta a Atenas.
De buena mañana nos pusimos en camino hacia las misteriosas formaciones rocosas de Meteora para visitar los impresionantes monasterios del siglo XI que se encuentran en sus cumbres.
Un lugar donde como agujas de roca surgen de la tierra elevados montículos innaccesibles donde se han construido imposibles monasterios.

Monasterios Meteora, panoramica

Los Monasterios de Meteora, (Monasterios suspendidos en el aire o Monasterios arriba del cielo), están localizados  en la llanura de Tesalia, en las proximidades de ciudad de Kalambaka, en el valle del río Pinios.
Están clasificados como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde el año 1988, son construcciones encaramadas en la cumbre de impresionantes masas rocosas grises, talladas por la erosión y llamadas Meteora. Se encuentran hasta una altura de 600 metros y están habitados desde el siglo XIV. Estos Monasterios Cristianos Ortodoxos, son un importante lugar del monacato ortodoxo griego.
Monasterio MeteoraLas formaciones rocosas donde se construyeron los monasterios serían según los antiguos escritos cristianos “las rocas enviadas por el cielo a la tierra” para permitir a los ascetas retirarse y rezar.
Los primeros monjes que habitaron los Meteoros (en idioma griego significa cada cuerpo que cae del cielo), en el siglo XI, eran ermitaños que vivían en las cuevas y que querían estar más cerca del Creador.

Los primeros monasterios se fundaron en el siglo XIV, fueron construidos con el fin de escapar de los turcos y de los albaneses de la época. Athanasio, expulsado del Monte Athos, fundó el Gran Meteoro o Monasterio de la Transfiguración con varios de sus fieles. Está situado a 613 metros sobre el nivel del mar y esconde una iglesia de estilo bizantino que atesora las reliquias del fundador y unos valiosos frescos multicolores que relatan las persecuciones y martirios que sufrieron los cristianos. Fue seguido por otras comunidades, hasta un total de 24 en el momento del máximo apogeo en el siglo XV que ocuparon los peñascos de la región.Monasterios Meteora, panoramica 3
Un gran número de los monasterios fueron destruidos o arruinados en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial por las tropas alemanas, porque la resistencia griegas se refugió en ellos. Sólo seis monasterios de los 23 están hoy en día en uso (cinco son masculinos y uno es habitado por monjas): Monasterio de la Santísima Trinidad, Monasterio Varlaam, Monasterio de San Nicolás, el Monasterio de San Esteban , el Monasterio Roussanou y el Monasterio de la Transfiguración, o el Gran Meteoro.
De todos, nosotros hicimos parada en dos de ellos. En la primera entramos al Monasterio de Varlaam o de Todos los Santos.
Este monasterio es del segundo monasterio más grande de la zona, después del Gran Meteoro. Se eleva a una altura de 373 metros sobre el suelo. Fue reedificado sobre las ruinas de un monasterio anterior por los hermanos Nektarios y Teofanis, en el año 1518. A partir de entonces el Monasterio de Varlaam siempre estuvo ocupado por grupos de no más de 35 monjes pero a partir del siglo XVII comenzó a declinar. Hoy solo viven 7 monjes. Para llegar se cruza un puente angosto que se desprende de la carretera principal pero bien que vale la pena pues es el sitio es maravilloso y funciona dentro un museo muy interesante.

Monasterio de Varlaam o de Todos los Santos, Meteora

monasterio-de-varlaam-o-de-todos-los-santos-cable-meteora

 La segunda parada fue en el Monasterio de Agios Stefanos, o San Esteban. Un puente estable de 8 metros de longitud conduce de forma cómoda y segura a la puerta del monasterio. Sobre el portón de entrada del edificio una leyenda certifica que la construcción de esta vieja fortaleza se remonta al año 1192. En el interior del monasterio, habitado por religiosas desde 1961, hay dos iglesias. La primigenia capilla de San Esteban, consagrada al protomártir de la cristiandad, con frescos que datan del año 1501, si bien algunos de ellos presentan daños como consecuencia del agravio cometido por algunos hombres durante la guerra civil que enfrentó a la sociedad griega entre los años 1944 y 1949. San Esteban es el que está en mejores condiciones de todos los monasterios.

monasterio-de-agios-stefanos-o-san-esteban-meteora

monasterio-de-agios-stefanos-o-san-esteban-meteora-interior

Como curiosidad leí dos cositas, por un lado que en el monasterio de la Santísima Trinidad se rodó parte de la película “For your eyes only” de John Glen, (año 1981) de la serie de James Bond. Y por otro, que la banda de rock alternativo Linkin Park nombró a su disco de 2003 Meteora después de quedar impresionados con los monasterios griegos.

monasterios-meteora-panoramica

El regreso hacia Atenas duró aún otras tantas horas, y llegamos sobre las 19 h. Aún nos dió tiempo de pasear por el Jardín Nacional (al lado del Parlamento griego), volver al barrio de Plaka y Monastiraki para hacer unas pequeñas compras de última hora y cenar en nuestro restaurante favorito, Filema.
Y a dormir porque a las 4 de la mañana nos íbamos al aeropuerto de Atenas.

entrada jardin nacional, atenas

Día 10. Vuelta a casa. Escala en Munich y visita del centro
Tocaba volver a casa pero lo positivo de la larga escala que teníamos que hacer en Munich es que nos dejó tiempo suficiente para coger el tren y bajarnos a dar un paseo por el centro de la ciudad.
Le eché un vistazo a la web http://www.disfrutamunich.com y pregunté en información si valía la pena movernos a la ciudad durante unas 5 horas. De verdad que vale la pena, por 17.50 euros cogimos un ticket que es válido para 4 personas y durante 24 horas, con lo que fuimos y volvimos a tiempo para embarcar de vuelta a casa, a Valencia. No pudimos ver toda la ciudad, pero eso siempre hay que dejarlo para volver otra vez, en una futura guía sobre la ciudad.

Estos son algunos de sus elementos más destacados:

Marienplatz
La céntrica plaza conocida como Marienplatz es el centro y el corazón de Múnich desde su nacimiento. Originalmente la plaza se llamaba Schrannen, pero fue renombrada como la Plaza de Santa María para pedir a la Virgen que protegiera a la ciudad de la epidemia de cólera que la asediaba.

Marienplatz y el Ayuntamiento Nuevo, Munich

Columna de Santa María (Mariensäule): erigida en el centro de la plaza en 1638 en celebración del fin de la invasión sueca, la gran columna está coronada por una estatua de la Virgen María rodeada por cuatro angelitos que simbolizan las victorias frente a la guerra, la peste, la herejía y el hambre.
Carillón nuevo ayuntamiento, MunichNuevo ayuntamiento de Munich: construido en un llamativo estilo neogótico, este recargado edificio es uno de los más característicos de toda la ciudad. Es posible subir a lo alto de su torre.
Carillón: todos los días a las 11:00, 12:00 y 17:00 horas (varía en función de la época) el famoso carillón del Ayuntamiento nuevo se hace dueño de las miradas de todos los visitantes. Las figuras de tamaño real que lo componen realizan la “Danza de Cooper” al son de una agradable melodía que conmemora el acto que tuvo lugar en el año 1517 para celebrar el fin de la peste.
Antiguo ayuntamiento de Munich: con más de 500 años de antigüedad a sus espaldas aún conserva su agradable aspecto gótico y un llamativo interior medieval.

Fischbrunnen
Diseñada en 1864 y reconstruida tras la Segunda Guerra Mundial, esta pequeña fuente es uno de los puntos de encuentro más populares de la ciudad.
Catedral
Construida sobre los restos de una antigua basílica romana entre 1468 y 1525, la Catedral de Nuestra Señora de Múnich (Dom zu Unserer Lieben Frau), también conocida como Frauenkirche, es la iglesia más grande de Múnich y uno de los edificios góticos más grandes de Alemania. El exterior de la catedral fue construido en ladrillo rojo dotando al templo de un aspecto sencillo. Años más tarde se construyeron dos torres cubiertas por peculiares cúpulas de color verde.
torre catedral MunichLa mayor parte del interior del templo quedó destruido durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que resulta bastante simple, pero aún se conservan algunos tesoros como el altar de San Andrés, algunas de las vidrieras, o la tumba del emperador Luis IV de Baviera.
Uno de los detalles más llamativos en el interior es la conocida como “Pisada del Diablo”, una huella que según la leyenda fue dejada por el diablo durante su veloz huida cuando descubrió que había sido engañado por el constructor del templo. La Catedral de Múnich es un templo más sencillo de lo que cabría esperar tanto desde el exterior, como una vez en el interior. A pesar de esto, debido a que es la catedral de la ciudad y se encuentra ubicada en pleno centro, su visita es prácticamente obligatoria.

Residencia de Múnich
Utilizado como residencia oficial por los monarcas bávaros entre 1385 y 1918, la Residencia de Múnich (Residenz München) es el palacio urbano más grande de Alemania y cuenta con una historia tan compleja como su arquitectura. La entrada cuesta 13 euros e incluye el palacio, el tesoro y el teatro.
La Residencia cuenta con numerosas estancias de gran belleza decoradas con valiosos tapices y elementos artísticos que reflejan su brillo en los ojos de sus visitantes.

residencia-de-munich

residencia-de-munich

residencia-de-munich

Teatro Cuvilliés: Construido entre 1751 y 1755 y destruido durante la Segunda Guerra Mundial, este magnífico teatro de estilo Rococó fue reconstruido para reflejar el esplendor de tiempos pasados.
teatro-cuvillies-munich

Tesoro: Con una extensa colección que comienza su historia en 1565 a manos del duque Alberto V, el tesoro de los Wittelsbach contiene las insignias reales y las joyas de la familia desde la Edad Media hasta el Clasicismo, formando una de las colecciones más importantes del mundo en su estilo.
Me encantó y fue el broche de oro a unas vacaciones familiares espectaculares una vez más.

aeropuerto Munich
Y hasta aquí el viaje a Grecia. Espero poder volver pronto porque hay mil rincones más por explorar que bien merecen otra visita.

Gracias por leerme y espero que te sirvan mis consejos en tu futuro viaje a Grecia o a alguno de los destinos que he tenido la suerte de visitar en los últimos años.

Saludos a tod@s!!!