Castillo Trakai lago

Lituania, más que una exrepública soviética, llena de encantos por descubrir

Perderse unos días en Lituania puede hacer descubrir al turista alguno de los secretos mejor guardados de Europa. Lituania no es sólo conocido por su afición al baloncesto sino que destaca por su costa báltica con el istmo de Curlandia, varias ciudades de ensueño, unos lagos magníficos y una naturaleza y fauna repleta de aves migratorias.
La parada obligatoria es la capital Vilnius o Vilna en español, donde el turista va a descubrir calles repletas de arte, iglesias de todo tipo, restaurantes coquetos y mucha belleza barroca. Más de lo mismo sucede en otras ciudades de un país que aún guarda muchos elementos de su etapa soviética.
Como curiosidad, muchos de los turistas que llegan a Lituania aprovechan para visitar el llamado centro geográfico de Europa. Según el Instituto Geográfico Nacional de Francia en la latitud norte 54°54′ y 25°19′ que se situaría en la localidad de Purnuškiai, un pueblo a 26 kilómetros al norte de Vilnius. Allí hay instalado una columna de granito y 12 estrellas que marcan el centro geográfico del viejo continente. El Instituto Geográfico Nacional de Francia lo localizó en 1989 y lo presentó oficialmente en mayo de 2004, coincidiendo con la entrada de Lituania en la Unión Europea. A quien allí llega se le entrega un certificado como visitante del centro geográfico de Europa, aunque hasta en este aspecto hay cruce de opiniones,ya que por ejemplo para la Academia Polaca de las Ciencias, el centro geográfico de Europa se halla en Sochowola, una pequeña ciudad al este del país; para los geógrafos eslovacos éste está en la localidad de Kremnica, mientras que desde Ucrania lo sitúan en el pueblo de Delovoe.
Curiosidades a parte, os voy a contar como este viaje por Lituania me llevó por las ciudades de Vilna, Kaunas, Trakai con su castillo y la ciudad balneario de Druskininkai con el parque GrutoParkas.

ITINERARIO POR LITUANIA

Día 1. Vilna
Día 2 – Castillo de Trakai
Día 3. Museo etnográfico de Rumsiskes –  Kaunas – y el Monasterio de Pažaislis
Día 4 .Parque de Grutas (Grutoparkas) y Druskininkai

Día 1. Vilna

Lituania es el país más grande de los bálticos y la mayoría de los turistas son polacos, de hecho a Vilna también se le conoce como la “Praga de los Bálticos“ y es la meca de las escapadas de fin de semana de la región. Si deseas visitarlo en profundidad una semana sería lo ideal. Yo estuve 4 días y me quedé con ganas de mucho más, aunque algo es algo y si tienes la oportunidad de hacer una parada dentro de una visita a las otras exrepúblicas como son Estonia y Letonia, o desde cualquier país cercano, bien la merece.
Existe una hermosa leyenda sobre la fundación de Vilnius. Cuentan que en 1320, el Gran Duque Gediminas, tras una dura jornada de caza, mientras dormía, soñó con un lobo de hierro que aulló con la fuerza de un centenar. Se dice que el lobo ordenó al Gran Duque que construyera una ciudad tan poderosa como su propio aullido. Sin embargo, cuenta la historia que mucho antes de esta época, Vilnius ya era un importante centro comercial y político gracias al acceso del Río Neris al Mar Báltico y al Mar Negro.
Vilnius debe ser visitada al menos durante una jornada, aunque en mi caso fue mi “casa” durante las cuatro jornadas del viaje ya que las distancias en esta exrepública soviética no son excesivamente grandes (mi hotel fue el Conti, bastante cerca del centro de la ciudad http://www.contihotel.lt/).

Entre los lugares a visitar, la más importante es la Plaza de la Catedral que es el corazón histórico de Vilna. Aquí, en la confluencia de los ríos Neris y Vilnia, se formó la ciudad y es en esta plaza donde las autoridades militares, políticas y administrativas de Lituania se concentraron durante siglos.

Plaza Catedral Vilna

La Catedral de San Estanislao y San Vladislav está custodiada por la Torre de la Campana, y juntas forman la estampa más fotografiada. Torre de Gedimias Detrás de la catedral se encuentra el bello Palacio de los Grandes Duques de Lituania y la estatua del Gran Duque Gediminas, quien es considerado como ya te contaba el fundador de Vilnius y también de Trakai.

Su centro histórico o “casco antiguo”, uno de los mayores y mejor conservados barrios medievales de Europa del Este, fue considerado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994 y en el año 2009, fue Capital Europea de la Cultura, título compartido con la ciudad austriaca de Linz.
Las vistas más bonitas de la ciudad las tienes desde lo alto del Castillo y en la Torre de Gedimias, cruzando el parque Serikiskiu. Esta torre es el símbolo de la ciudad. Uno de los restos de una antigua fortaleza del siglo XIII y su figura es fácilmente visible desde casi cualquier rincón de la ciudad (incluso en la moneda del país, la lita).
Hasta la cima de la colina puedes llegas en una larga caminata o con el funicular que funciona desde hace 10 años. En un cortísimo viaje de menos de 1 minuto se salvan los casi 80 metros de altura. Es un corto recorrido que podrás aprovechar para hacer una buena panorámica de la ciudad (el billete cuesta 2 litas). Aprovecho para recordar que la lita es la moneda del país, al menos hasta el 1 de enero de 2015 momento en el que ya adoptarán el euro, una década después de estar en la Unión Europea.
Desde lo alto de la colina se puede admirar, desde un lado, gran parte del casco antiguo de Vilnius protegido por un frondoso bosque y, desde la parte opuesta, el llamado nuevo Vilnius, un barrio moderno lleno de rascacielos y edificios contemporáneos.

Vista parte antigua vilna

Vista parte nueva vilna

Es muy recomendable bajar después hasta el Museo Nacional de Lituania, edificio custodiado por el monumento a Mindaugas, el primer Gran Duque de Lituania.

Museo Nacional Lituania Vilna

Universidad VilnaOtra parada a mencionar es la Universidad de Vilnius, un maravilloso conjunto arquitectónico en el que predomina el estilo barroco.
Es la más antigua del este de Europa (la crearon en el año 1579 los jesuitas) y está formada por un conjunto de edificios concentrados en torno a diversos patios, todos de color blanco, entre los que destaca el de la iglesia de San Juan Bautista.
Esta universidad acoge una Biblioteca con la famosa puerta Alma Mater por donde entran los estudiantes en su primer día de clase y por la que deben salir el útlimo.Universidad Vilna
Muy cerca de la Universidad está el Palacio Presidencial, en la plaza del Presidente, un edificio clásico que, a lo largo de los siglos, fue la residencia oficial de los obispos de la ciudad y, bajo el imperio soviético, la casa del gobernador general de Lituania. Por este bello lugar pasaron el zar Alejandro I, el rey francés Luis XVIII y el emperador Napoleón Bonaparte, quien siempre se declaró un gran enamorado de Vilnius y, sobre todo, de la bella iglesia gótica de Santa Ana.
En la actualidad es la oficina de la Presidenta del país Dalia Grybauskaitė que fue Comisaria Europea de Programación Financiera y Presupuestos entre 2004 y 2009, y la primera mujer elegida presidenta de la historia de Lituania (la llaman la Merkel de los Bálticos). En el frontis del palacio se puede observar el escudo de Lituania en el que figura un caballero de plata con espuelas de oro, montado sobre un caballo del mismo metal, con silla y riendas de azur decoradas de oro, y armado con una espada (también de plata) con empuñadura de oro que sostiene con su brazo derecho sobre su cabeza, en referencia a un soberano protegiendo a sus ciudadanos.

El centro histórico de Vilnius se vertebra alrededor de dos calles. Por un lado, está la llamada Pilies que discurre desde la Plaza de la Catedral recorriendo de norte a sur el casco antiguo de la ciudad hasta llegar a la bella Plaza del Ayuntamiento. La calle Pilies es quizás la más turística de la ciudad, llena de restaurantes, bares y tiendas de regalos en las que hay por doquier el preciado ámbar lituano.

Calle Pilies Vilna

La prolongación de la calle Pilies acaba en la Puerta del Amanecer, la única puerta de la muralla de la ciudad que queda en pie, donde se puede ver una pintura de una virgen muy venerada y a la que los creyentes atribuyen milagros.
Por su parte, otra arteria importante es la Gedimino Prospektas que parte también desde la Plaza de la Catedral hasta el río Neris y es donde se encuentran las tiendas más caras de la ciudad y algunos de sus edificios administrativos más destacados como el Parlamento lituano (en la foto sus grafitis que también tienen su historia), el conocido como Puente Verde (polémico por las estatuas re recuerdan la etapa soviética de la ciudad), la Ópera o el edificio de Correos.

Cabe recordar que Vilna ha sido escenario y testigo de enfrentamientos de todo tipo a lo largo de su historia. Oprimidos durante siglos, los lituanos se han hecho fuertes y han sabido sobrevivir a la ley de hierro de las ocupaciones soviética y nazi y se enfrentaron a invasores de diversa calaña hasta su independencia en 1990. De ahí que escuchar la historia del barrio judío y convertido en un ghetto durante la ocupación nazi en 1941, no deja indiferente a nadie.

En una de las zonas del guetto se instaló una escultura que recuerda a Cemah Shabad, un doctor judío que no cobraba ni a los pobres ni a los niños.
En ese período entre 135.000 y 300.000 judíos perdieron la vida en Lituania.Para tener una idea de aquel genocidio, puede visitarse el Museo de las Víctimas del Genocidio que en la ciudad se le conoce como el “museo KGB”. Se encuentra en una calle paralela a la GediminoProspektas también llamado el Museo del Genocidio, aunque la referencia de la KGB se debe a que aquí era justamente donde tenía la sede la antigua y temida organización soviética.
Yo visité el museo en la tarde de mi último día en Vilnius ya que cerraba a las 19horas, pero te lo incluyo en este día para que te sea más fácil organizarte.Museo KGB Vilna
Este edificio, antigua sede y cárcel del KGB, es para todos los lituanos el símbolo de 50 años de ocupación soviética. El museo de las Víctimas del Genocidio enseña las formas de actuar del KGB y la suerte reservada a los oponentes al régimen (la prisión se mantiene tal cual en los sótanos donde se ve un vídeo sobre cómo eran asesinados de un tiro rápido y certero). Los nombres de las víctimas grabados en la base del edificio sacan a la luz otro periodo de ocupación, el de la etapa nazi.
El Holocausto en la Lituania ocupada por los nazis provocó la destrucción casi total de los judíos lituanos que vivían en los territorios de Lituania controlados por el nazismo. De los aproximadamente 208.000 a 210.000 judíos, unos 195.000 o 196.000 fueron asesinados antes de terminar la Segunda Guerra Mundial la mayoría entre junio y diciembre de 1941. El Holocausto provocó la mayor pérdida de vidas en el espacio de tiempo más corto en la historia de Lituania.4
Una pieza importante del Holocausto en Lituania fue el hecho de que la administración invasora nazi animara al antisemitismo, ya que culpó a la comunidad judía de la reciente anexión de Lituania por parte del régimen soviético un año antes. Otro factor significativo fue la gran importancia que el plan de los nazis otorgó a la ordenación física, la preparación y la ejecución de sus órdenes por parte de las tropas auxiliares locales del régimen de ocupación nazi.

A la capital de Lituania también se le conoce por otros nombres como la ciudad verde y roja: Verde por la extensión de sus parques y bosques, un 46% de la ciudad, y roja por el color de sus tejados. Vilnius, capital de Lituania, fue conocida como la “Roma del este” debido a sus numerosas iglesias. Se cuentan 800 iglesias para una ciudad de 553.000 habitantes, lo cual da un templo para cada 690 personas. Si se le añade el color amarillo sinónimo de sol, tenemos los colores de la bandera.

No hay que dejar perder esa gran cantidad de iglesias que hay en su centro histórico y de cualquier religión. De todas ellas yo voy a destacar dos que me parecieron espectaculares. Por un lado, la iglesia gótica de Santa Ana que fue construida con más de 33 tipos diferentes de ladrillos. Se dice que este templo sedujo al general Napoleón pero lo que sí que es cierto es que sirvió de refugio para las tropas francesas.
Muy cerca también están las iglesias de San Francisco y San Bernardino. La de San Bernardino es la iglesia más antigua de Lituania, y fue construida en el casco antiguo de Vilnius. Se construyó en el siglo XIV y se menciona en escritos por primera vez en 1387. Los arqueólogos creen que es la misma iglesia católica que ha sobrevivido hasta la actualidad. El exterior representa el estilo gótico de ladrillo, mientras que su interior ha sido renovado varias veces. O también está la Iglesia de San Miguel Arcangel, a un par de metros apenas de distancia de la anterior, es el único templo de estilo renacentista en Vilnius.


También allí a tan solo unos pasos encontrarás la calle de los literatos. Esto sí que es un rincón con encanto. Se trata de una calle en la que los artistas exponen algunas de sus creaciones, pequeños detalles que quieren compartir, como los que aparecen en las fotografías que os expongo.

Calle Literatos
Para identificar cada una, hay dos placas con el número de la creación y el artista.

Y en ese punto, otra de las cosas que más llama la atención al viajero es pasear por la República de Uzupis. Es un pequeño barrio de Vilnius en el que residen artistas y bohemios que lo han adaptado a su gusto y en el que no es raro encontrar algún que otro edificio decorado de forma singular y, por qué no decirlo, ocupado. Dicen de él que es una mezcla entre el Montmartreparisino y el barrio de Christianiade Copenhague aunque a mí me gustó mucho más que los anteriores.
La República de Uzupis tiene su propia Constitución, su presidente, siete puentes y dos iglesias por lo que la independencia de sus habitantes frente a la ciudad está totalmente consumada. El barrio de Uzupis es el barrio de los artistas. El alcalde se lo cedió con la condición de que rehabilitaran los edificios y le dieran vida.
Nada más entrar, puedes leer la Constutucion de Uzupis, como si de un estado independiente se tratara, escrita en varios idiomas, sus derechos y deberes son entre otros: “Derecho a ser feliz”, “Derecho a llorar, a reír, a no hacerlo” “derecho a cuidar de tu gato y perro y que el cuide de ti”, “derecho a celebrar tu cumpleaños, a no hacerlo”… Está lleno de galerías de arte, tiendas de artesanía, cafeterías y aun queda bastante por rehabilitar, uno de los márgenes del río, constituye una de sus fronteras.
Incluso en invierno Vilnius emana una belleza natural. Cuando está nevada y los lituanos pasean por los parques, dicen que el sonido de la nieve crujiendo bajo los pies es “el pensamiento de las brujas”.

La visita a la ciudad no está completa sino dedicas un rato a la Galería – museo del ámbar donde hay textos en inglés que te informan acerca del origen de la resina tan preciada en muchos lugares del mundo, las rutas comerciales y las diferentes tonalidades (el ámbar no es siempre color ámbar), y con ayuda de lupas se ven las plantas e insectos que quedaron atrapados en la resina.
Me gustó mucho la leyenda lituana sobre el del origen del ámbar. Se cuenta la leyenda del origen del ámbar en la que cual Yurate, diosa marina vive en un castillo de ámbar bajo el mar. En la costa, un joven pescador llamado Kastytis perturba la paz pescando de manera desenfrenada. En su afán por castigarlo, Yurate emerge a la superficie pero se enamora perdidamente de él. Viviendo su romance en el castillo son descubiertos por Perkunas, poderoso dios del trueno.

Detalle ambar Vilna

Escandalizado por la inmoralidad de Yurate de enamorarse de un mortal, rompe su castillo de ámbar en mil pedazos, la encadena al fondo del mar y mata a Kastytis. Yurate llora hasta el día de hoy, lamentando la muerte de su amado. Sus lágrimas son las gotas de ámbar que llegan a la orilla después de cada tormenta.
Y si te quedas con ganas de más ámbar, siempre puedes probar una infusión de ámbar o comprar incienso o incluso jabón de ámbar.

Y por último toca disfrutar de la cocina lituana y de las más de 200 variedades de cerveza local. En Lituania la cerveza tiene una gran importancia por lo que abundan los locales centrados en esta bebida y es muy habitual la elaboración de muchos platos haciendo uso de la misma. Algunas de las marcas locales más conocidas son “Svyturys”, “Utenos” y “Kalnapilis”. Repartidas por el territorio hay pequeñas fábricas que elaboran cerveza natural.

Nuestro primer día completo en vilnius tuvimos la suerte de comer en el restaurante Pas Lina Samena.

Día 2 – Castillo de Trakai

A tan solo 28 km de Vilnius está Trakai, un pequeño pueblo rodeado de lagos, que en un tiempo fue capital de Lituania. Merece una visita su castillo de ladrillo rojo construido sobre una isla en medio de un lago. Residencia del Gran Duque Vitautas en el siglo XlV, cuenta la leyenda de que el lago Galves, sobre el que se eleva, exige el tributo de que se le arroje una cabeza humana en la primavera para que el lago se deshiele y otra en otoño para que se hiele. Los actuales habitantes de la zona tallan cabezas de madera que ofrecen al lago y así asegurarse que cumplen su trato medieval.

Castillo Trakai lago

Trakai está enclavado en área de numerosos lagos. En el que se encuentra el castillo es el Lago Galvė, compuesto por pequeñas islas, una de las cuales sirve de balsa natural para el emplazamiento clave en el Gran Ducado de Lituania. Fue el Duque Gediminas quien lo manda construir en pleno siglo XIV para ser el centro de una enorme potencia que crecería con su ocupante más ilustre, Vytautas el Grande. De estilo gótico y de ladrillo, que recuerda bastante al de Malbork (en el norte de Polonia), se caracteriza por ser el único castillo europeo levantado en una isla en mitad de un lago. Si observamos Trakai pueblo nos damos cuenta que hay más agua que calles, por lo que no es de extrañar que tras las murallas no exista mejor barrera que la que ofrece la propia naturaleza.

Castillo Trakai interior

Parece ser que este castillo de construyó en el siglo XIV y que fue fundado por el Duque Gediminas, uno de los gobernantes del Gran Ducado de Lituania más querido por esta nación, del que se dice que se resistió a los múltiples intentos de cristianizar el país. En este castillo nació también, en 1350, Vitautas el Grande, gran Duque de Lituania, que tenía también el título de Príncipe de Trakai y que se convirtió igualmente en héroe nacional.
También tiene una iglesia, en la que destaca el cuadro de la Santa Madre de Dios, del siglo XV, considerada por los historiadores como uno de los objetos más valiosos del patrimonio lituano.
El paso de la historia ha provocado que el castillo haya necesitado de una gran cantidad de restauraciones durante todo el siglo XX, las cuales se detenían cada vez que comenzaba una guerra y que el castillo cambiaba de manos. Pero la verdad es que el resultado final es encantador y encontrarse un castillo medieval, en medio de un lago, y rodeado por un montón de bosques, es uno de los puntos álgidos del viaje por Lituania o por los Países Bálticos.
Se pueden recorrer las salas que están acondicionadas como museo: monedas, manuscritos y restos arqueológicos entre otros. Pero lo más interesante es pasear tranquilamente por las dependencias, perderse por los rincones y subir a las torres o relajarse en el patio de armas.
Una de las particularidades del pueblo de Trakai es que podemos encontrar todavía hoy, algunas familias de caraítas. Este pueblo, de habla turca, está emparentado religiosamente con los judíos. Los caraítas fueron trasladados desde Crimea hasta Trakai, entre el 1397 y 1398 por el Gran Duque Vitautas el Grande ( que parece en la fotografía). Parece ser que fueron 483, las familias caraítas trasladadas a la orilla del lago Galve.
De hecho, los caraítas son una auténtica rama del judaísmo. A diferencia de la rabínica (la corriente mayoritaria) que da preponderancia a la tradición oral, la rama caraíta da más importancia a las escrituras, es decir, al Antiguo Testamento. De hecho, los caraítas se ahorraron la persecución nazi, porque éstos no los consideraban un pueblo judío, sino un pueblo de origen turco.

• Para llegar a Trakai en Bus se puede ir desde la estación de autobuses de Vilnius. Encontraras Buses o minibuses. Precio entre 6 y 7 Lt por persona y trayecto.
• La estación de autobuses de Trakai se encuentra a 2 km del Castillo de Trakai y puedes ir caminando y así disfrutar del paseo a través del pueblo.
• Precio del Castillo de la Isla de Trakai Adulto 14 Lt, Estudiantes y niños 6Lt.

La tarde de nuestro segundo día fue para visitar Tony Resort donde cenamos.

Tiene un destacado restaurante, un hotel formado por casitas individuales que se funden con la naturaleza, una playa privada, la posibilidad de perderte practicando el ciclismo o la pesca, y es, sin duda, una experiencia inolvidable para unas vacaciones tranquilas y en contacto con la naturaleza. http://www.tonyresort.lt/en

Día 3. Museo etnográfico de Rumsiskes –  Kaunas – y el Monasterio de Pažaislis

Museo etnográfico RumsiskesComenzamos el día visitando el Museo etnográfico al aire libre que hay en Rumsiskes. Está ubicado a 80 km de Vilnius y a 20 km de Kaunas. El museo está dedicado a los hogares típicos de los siglos XVII-XX en Lituania.
Se puede observar las diferentes partes del museo que representan las diferentes regiones etnográficas del país.
Las granjas de Rumsiskes, sus muebles, herramientas agrícolas, los colores y los patrones de tejidos dentro de las casas recrean a la perfección la vida rural del país hace muchas generaciones.
Es muy interesante poder ver y tocar las viejas herramientas, muebles, adornos, ropa y jardines mantenidos con su estructura y disposición originales. Un área total de 175 hectáreas en las que hay 140 edificios que reconstruyen la vida de un pueblo entre los siglos XVIII y XIX, con el interior y los alrededores decorados bajo la más estricta supervisión. La restauración es magnífica.


El museo fue una idea para preservar las maneras de vivir en el pasado y así facilitar su estudio por las generaciones posteriores, pero se ha convertido en mucho más.
El territorio del museo es actualmente un lugar muy popular en el que, de hecho, se celebran festivales etnográficos e incluso festivales y conciertos de canción y danza popular.
Creo que es ideal para visitar en familia ya que los más pequeños disfrutarán pero también para los amantes de historia ya que es como un viaje al pasado muy recomendable de visitar.

La siguiente parada fue la ciudad de Kaunas que también cuenta con gran importancia en el país, de hecho es la segunda en importancia global con más de 400 mil habitantes. Por supuesto también cuenta con edificios de especial importancia, pero sin duda su principal atractivo son sus festivales culturales como el festival internacional de Baile Moderno, el Festival “Kaunas Jazz” o El día de la Ciudad.
Además, es conocida por ser la ciudad de Arvydas Romas Sabonis, jugador de baloncesto que se convirtió en uno de los mejores pivot del mundo, jugó en España en el Forum de Valladolid y en el Real Madrid.
Kauns bien merece un día entero o incluso dos. El nuestro fue un viaje “de pasada” que podría haber durado horas pero que se redujo a una visita veloz del Castillo de Kaunas, el edificio del Ayuntamiento, conocido como el “Cisne Blanco”, así como la iglesia de Vytautas, la casa del “Trueno” y la Catedral, fundada en 1408.
La segunda ciudad por número de habitantes de Lituania tiene poco que ver con Vilnius. Es industrial, su centro histórico es mucho más pequeño y tiene todavía cierto aire soviético que le da una personalidad especial. Desgraciadamente, no suele ocupar un lugar importante en el itinerario de los viajeros, pero una parada en la ciudad va a merecer la pena tanto para ver sus monumentos y rincones más importantes como para conocer un ambiente distinto del de la capital.
Por ejemplo la calle Vilniaus es la más típica de la ciudad, con sus casas coloreadas, su calzada sin coches y una viva animación a todas horas.

calle Vilniaus Kaunas
A su lado se levanta la Catedral, poco impresionante por fuera en lo que a decoración se refiere pero con un interior de arquitectura gótica y decoración barroca que compensa la sobriedad de los muros exteriores.

iglesia Vytautas interior

Fue fundada por iniciativa del gran duque Vytautas Magno en 1413. Es uno de los primeros y más antiguos edificios en ladrillo de Kaunas. En la arquitectura de la Catedral basílica primada de Kaunas predominan los estilos gótico y renacentista, mientras que su interior es mayormente de estilo barroco con adiciones de estilo historicista (neogótico, neobarroco) y de los siglos XX-XXI.
Muy cerca de la catedral está el Ayuntamiento, o lo que fue el ayuntamiento porque ahora contiene el museo de cerámica y se ha convertido en el lugar donde se celebran las bodas. Con elementos góticos, barrocos y neoclásicos fue en realidad reconstruido en los años 70 y por su aspecto, la gente lo ha bautizado como el Cisne Blanco. En los sótanos del edificio funcionaban 9 hornos de fundición de cera, una prisión y bodegas de mercancías.
Siempre en el mismo barrio y a poca distancia se encuentra Perkūnonamas -la Casa del Rayo. Es un viejo y bello edificio comercial, de la época de la Hansa, construido en ladrillo y de factura gótica. Recuerda a la iglesia de Santa Ana en Vilnius, aunque es simplemente un antiguo almacén. Se considera la única sede comercial en Lituania de los comerciantes hanseáticos. Es un monumento antiguo y original de arquitectura gótica construido en la segunda mitad del siglo XV. Se cuenta una leyenda sobre sacerdotisas paganas que mantenían viva la llama eterna y una escultura del dios Perkūnas (dios del trueno lituano) en la pared del edificio. Se cree que el edificio fue llamado de esta manera con fin de expresar respeto a las tradiciones y fe antiguas (paganismo) de Lituania.
Todavía en el barrio antiguo, en una colina que mira el encuentro entre los dos ríos que confluyen en la ciudad se halla el Castillo. Es el castillo construido en ladrillo más antiguo de Lituania. Se construyó en el S.XIII para detener las embestidas de los caballeros teutones que con el tiempo consiguieron tomarlo y destruirlo. Reconstruido porque conservaba un importante valor estratégico, fue perdiendo importancia y es hoy un agradable lugar donde descansar y admirar el entorno. En el siglo XVI el castillo era sede de una prisión y se cuenta que los espíritus de sus prisioneros que no han logrado encontrar la paz siguen rondando por las noches en su territorio.

Castillo Kaunas

Hay ciertas zonas que si dispones de más tiempo no deben faltar en tu paso por la ciudad: el Parque de Santakos, la Iglesia de San Jorge el Mártir, el puente de Vytautas Magno, el funicular y mirador de Aleksotas, la Alameda de Laisvės o el Museo de los diablos.

Tras el fugaz paso por Kaunas visitamos una de las perlas del barroco que existe en Lituania. Se trata del monasterio de Pažaislis, situado a orillas del enorme pantano que bordea parte de la ciudad.
Se trata de uno de los conjuntos arquitectónicos barrocos más importantes de Lituania. Lo construyeron artistas italianos en el siglo XVII y hoy, en los veranos, acoge un importante festival de música.
El Monasterio de Pažaislis1 (en lituano: Pažaisliovienuolynas) es un complejo que incluye un monasterio y una iglesia y el más magnífico ejemplo de la arquitectura barroca italiana en el país.monasterio Pažaislis fachada
Destaca su fachada cóncava, la primera construida así en Europa. Comimos allí mismo y la verdad es que todo estaba exquisito.

monasterio de Pažaislis iglesia interior

Ya por la tarde participamos en un programa educacional sobre la preparación del pan negro de forma artesanal. Y es que una comida no sería completa sin el pan de centeno. Este es uno de los alimentos más antiguos e importantes de los lituanos. Es raro encontrar un país en el que se pueda encontrar tanta variedad de pan negro como la hay en Lituania. Vimos como se hornea el plan negro, amasando nosotros mismos la masa, lo que estuvo muy curioso también.

Tras un completo día agotador volvimos a Vilna y cenamos en el restaurante La Boheme, de la época soviética.


Día 4 .Parque de Grutas (Grutoparkas) y Druskininkai

Hay varios enclaves que aún conservan el espíritu de la ex URSS: el Parque Grütas o Mundo de Stallin, Nemencine y Plokstine.
Nuestro último día en Lituania lo utilizamos para desplazarnos hacia el sud y conocer uno este parque de esculturas soviéticas que se sitúa en Grutas.
Ni que decir cabe que la caída del comunismo dejó muchas imágenes para la historia, pero la que más se me ha quedado grabada de todas es la de la gente derribando las estatuas de Lenin, Stalin y otros próceres soviéticos que les habían vigilado y amenazado desde sus atalayas de mármol durante decenas de años.
En este parque se han colocado 171 estatuas y bustos de personajes glorificados por el régimen soviético.
La mayoría decoraban plazas y jardines antes de ser destrozados en 1991 por lituanos enfervorizados. Grutas park

El propietario del parque Malinauskas recibió en 2001 el Premio Nobel de la Paz. Su establecimiento se enfrentó a una fuerte oposición, y su existencia sigue siendo controversia. Algunas ideas destinadas originalmente para ser una parte del parque no fueron autorizadas. Los ejemplos incluyen el transporte de los visitantes en un tren de estilo Gulag.
Desde enero de 2007 el parque ha estado en disputa con la agencia de protección de derechos de autor lituana. La agencia requiere derechos que deban abonarse a los siete artistas lituanos que crearon algunas de las estatuas.
Cuando le preguntaron que por qué lo hacía, Malinauskas dijo que “(el parque) era su regalo para las futuras generaciones de lituanos, que pueden venir a reírse y mofarse de estas estatuas. Significa que Lituania ya no le tiene miedo al comunismo”. Algunos de los políticos que le acusaron de sentir indiferencia ante el dolor y los sentimientos ajenos intentaron, sin éxito, cerrar el parque. Malinauskas no tuvo mejor ocurrencia que hacer estatuas de madera con sus caras y ponerlas en el parque comentando “aquellos que aun tienen miedo de las sombras del pasado se merecen estar aquí con ellas”. La realidad es que GrūtasParkas recibe más de 100.000 visitantes por año a pesar de estar en una zona remota lejos de Vilnius.
También existe un pequeño museo donde aparece mas simbología comunista y por ejemplo el cuadro con el busto de A. Snieckus, uno de los personajes más sangrientos que ha dejado la historia política lituana, firmó muchas deportaciones a Siberia e incluso ordenó el asesinato de su hermano.
http://www.grutoparkas.lt/?lang=gb

Muy próximo al parque está la ciudad de Druskininkai, lugar de nacimiento del famoso artista lituano M.K. Ciurlionis y el centro de los SPAs de Lituania, famoso por sus aguas minerales. Es una pequeña ciudad balneario situada al sur del país, a poca distancia de la frontera con Bielorrusia.

Es un destino muy popular entre los lituanos que frecuentan los spas y otras actividades al aire libre.
Enclavada en un meandro del río Nemunas que en los últimos años se ha revitalizado bastante el turismo de salud. En el centro de la ciudad se conservan villas de madera del siglo XIX y principios del XX. La Iglesia rusa ortodoxa con bellas cúpulas de color púrpura del siglo XIX, destaca y se ubica en la Plaza Laisvés.

También el complejo de esquí Snow Arena, el primer complejo de deportes de invierno que funciona todo el año en los países bálticos. En un área de 8 hectáreas hay instaladas tres estaciones de esquí para practicar esquí de montaña y snowboarding.

La jornada la acabamos por última vez en Vilna. Como ya expliqué en el primer día del viaje yo aproveché para entrar en el museo de la KGB y después asistí a la ópera a ver Madame Butterfly de Giacomo Puccini.

Fue ideal acabar el viaje con cultura de la buena y cenando en otro restaurante exquisito como fue el Holly Mikos.
Sin duda la vida cultural de Vilnius es muy amplia, con oferta de teatro, principalmente en lituano o ruso. El Teatro Nacional de Opera y Ballet está abierto prácticamente todo el año.
De mi viaje por Lituana me quedo con las ganas de ver 3 cosas más:

Por un lado, Lituania cuenta con algunas buenas playas, principalmente en la ciudad de Kláipeda con pequeñas playas de arena blanca que suelen recibir muchos turistas en los meses más calurosos.

– Sin duda la llamada “Colina de las Cruces”, también conocida como la Meca de Lituania se encuentra a unos 13 km de Šiauliai, la cuarta ciudad más grande de Lituania, en el norte del país. Su origen se remonta al año 1236, cuando la ciudad es fundada para defender la zona de los asaltos de los caballeros Teutónicos, cosa que no conseguiría ya que éstos conquistarían la zona y la dominarían durante todo el siglo XIV. Algunas fuentes indican la colocación de las primeras cruces en la colina durante este periodo. Con el paso de los años, el catolicismo Lituano comenzó a usar este lugar como emblema ante la opresión.
Desde entonces hasta nuestros días el número de cruces y la importancia del lugar como centro de peregrinaje ha ido en aumento. Colina de las crucesSe estima que hay más de 100000 cruces de todo tipo y tamaño. A las cruces se han unido estampas, rosarios, fotografías, estatuas y todo tipo de objetos religiosos que la gente ha ido allí amontonando como recuerdo de sus antepasados, familiares o amigos.
No hace falta decir que entre las señas de identidad del pueblo lituano la defensa de la religión católica ha ocupado un lugar principal. Y sus signos han servido para afirmarse como nación. La Colina de las Cruces nació para plantar cara al dominio de Rusia allá por el siglo XIV. Las revueltas crearon mártires y encendieron el fervor religioso que se expresó en este lugar a través de cruces. Desde entonces la colina se convirtió en lugar de peregrinación y de exaltación de los valores nacionales. Copio una foto de Internet para que te hagas idea de lo que hablo.
– Y por último el Istmo de Curonia. Parque Nacional declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ocupa una estrecha franja de tierra de 52 kms de largo a orillas del Mar Báltico al oeste de Lituania, donde hace frontera con Rusia. El 75% de su territorio es bosque y el 25% restante son dunas de arena, precisamente una de ellas tiene su propio nombre debido a que alcanza los 52 mts de altura, la duna de Parnidis. Desde su cúspide se puede ver la ciudad rusa de Kaliningrado aunque en los últimos 30 años ha perdido 10 metros de altura. En el año 1855 se encontró, al profundizar en el canal del istmo, una cantidad inmensa de ámbar, el lugar se denominó Bahía del Ámbar, de allí se llegaron a extraer unas 75 toneladas anuales, entre 1860 y 1890.

Lituania supone un viaje que te sorprenderá seguro, por sus paisajes, por su arquitectura, por su actividad cultural, por sus artistas, por su gastronomía, por su limpieza, por su orden, por la belleza y elegancia de sus gentes y, sobre todo, por ese amor y respeto ilimitado de los lituanos hacia sus costumbres y tradiciones que lo demuestran constantemente con su actitud patriótica.

Te copio algunos enlaces que pueden servirte para ampliar esta guía sobre Lituania:

Departamento de turismo (adscrito al Ministerio de Economía) http://www.tourism.lt/en
Información general sobre turismo en Lituania:
http://www.travel.lt/index.php?lang=2
Centro de Información Turística de Vilnius:
http://www.vilnius-tourism.lt/en/tourism
Centro de Información Turística de Kaunas:
http://visit.kaunas.lt/W3/titulinis?lang=en
Centro de Información Turística de Klaipeda: http://www.klaipedainfo.lt/en/
Turismo en el Istmo de Curlandia: http://www.visitneringa.com/en
Parque Patrimonio de Humanidad en Kernave: http://www.kernave.org/index_en.html
Centro de Información Turística de Trakai: http://www.trakai-visit.lt/en/trakai
Centro de Información Turística de Druskininkai: http://info.druskininkai.lt/en/
Turismo en Palanga: http://www.palanga.lt/index.php?1151167003
Centro de Información Turística de Siauliai: http://tic.siauliai.lt/en
Centro de Información Turística de Kedainiai: http://www.visitkedainiai.lt/go.php/lit/English
Centro de Información Turística de Silute: http://www.siluteinfo.lt/