Souvenirs Dracula

Buscando a Drácula por Rumanía durante 7 noches

Rumanía es mucho más que la simple excusa para vivir in situ la leyenda del famoso Conde Drácula y de eso el viajero se da cuenta en el primer día de su llegada el país.
En este post os voy a contar como una vez al año, por eso de que no hace daño, cambio mis viajes de “Inma por el mundo” por otra modalidad de viajes que tiene también su parte positiva, como son los viajes organizados.
Cada persona es la representación de un tipo de viajero distinto y por ese motivo también existe quienes prefieren la comodidad y la máxima organización huyendo de cualquier improvisación, sin dejar nada o casi nada para el factor sorpresa o el riesgo. Si optas por un viaje organizado tienes seguro que conocerás a mucha gente por lo que nunca estarás solo y encima, todos hablarán tu idioma. Los viajes organizados parten de la compañía de una persona que guía el grupo durante cada uno de los días. En nuestro caso fue Mónica, una joven rumana que fue un amor y siempre estuvo atenta de nosotros para que todo marchara sobre ruedas y nos fuéramos de Rumanía chapurreando algunas palabras y con las nociones básicas sobre la educación, la cultura o el sistema sanitario del país.

La función del guía es la de ofrecer mayor seguridad, te ofrecerá la posibilidad de conocer la cultura y las curiosidades desde otro punto de vista, sin perder tiempo ni tener que pensar en cómo desplazarte. Por ello una vez al año, como decía, me voy de viaje con toda la familia a algún destino ya organizado, cosa que también de vez en cuando es un descanso porque me olvido del tema preparación.
En esta ocasión, el destino ya lo teníamos pensado desde el año anterior, y tras encontrar una buena oferta allí que nos fuimos. Destino: Rumanía, con la mayorista Travelplan y con una oferta de Viajes Ecuador en Manises.
Cabe empezar haciendo alusión aunque de forma breve a la historia. Durante los 20 años desde la revolución de 1989, que marcó la caída del comunismo, Rumanía ha experimentado cambios profundos. El país es ahora una sociedad abierta, miembro democrático de la Unión Europea y la OTAN (aunque con su propia moneda, el LEU, lei en plural). Situada en el sureste de Europa Central, Rumanía es el segundo país más grande después de Polonia.
Son 237.502 km2, que encierran lugares increíbles como Los Cárpatos, el Mar Negro, el Delta del Danubio, los monasterios del norte de Moldavia, las tradiciones milenarias de la región de Maramures, La Transilvania con la leyenda de Drácula, los vinos famosos, la cocina tradicional y, sobre todo, la hospitalidad de sus habitantes. Donde destacan 31 espacios protegidos por UNESCO y otras más de 400 áreas protegidas. Por cierto, ésta es su página oficial por si quieres buscar más información. http://romaniatourism.com/.

7 NOCHES RUMANÍA ROMÁNTICA

DÍA 1: BUCAREST
DÍA 2: BUCAREST – MONASTERIO COZIA – SIBIU
DÍA 3: SIBIU – SIBIEL – SIGHISOARA
DÍA 4: SIGHISOARA – RADAUTI
DÍA 5: RADAUTI – MONASTERIOS DE BUCOVINA – RADAUTI
DÍA 6: RADAUTI – LAGO ROJO – BRASOV
DÍA 7: BRASOV – BRAN – SINAIA – BUCAREST


DÍA 1: BUCAREST

Nuestro avión era de la compañía Tarom que es como nuestro Iberia en Rumanía, con salida desde Barcelona. Te dejo un apunte por si decides hacer un viaje más Low cost ya que tanto Wizz Air, vueling y Blue Air tienen vuelos más que asequibles desde varias ciudades de nuestro país.
Bueno al lío, tras recogernos en el aeropuerto, nos dejan en el Hotel Interncontinental. El súper edificio sobresale por encima del horizonte de la ciudad, tiene piscina, 22 pisos y unas vistas espectaculares. Su ubicación perfecta es un añadido para que sea parte de tu selección ya que está muy cerca del Teatro Nacional, el casco antiguo y los Jardínes Cismigiu.
http://www.intercontinental.com/hotels/gb/en/bucharest/buhha/hoteldetail. Puede ser que sea uno de los mejores hoteles de la ciudad pero para nada más caro que uno normalito en España, un tema a tener en cuenta aunque vayas por libre.


Nosotros cambiamos dinero en una oficina de cambio de divisa que está justo al lado del hotel y que está abierta las 24 horas del día y nos dimos una vuelta por el centro para ir abriendo boca. Lo mejor para estirar las piernas y comenzar el viaje con una sonrisa.

DÍA 2: BUCAREST – MONASTERIO COZIA – SIBIU

Bucarest es una hermosa ciudad para caminar y perderse en sus grandes avenidas y bulevares delimitados por hermosas plazas, su mote de la “París del Este” se debe principalmente a este tipo de urbanización, a los suntuosos edificios que solía tener, de los que quedan pocos y a las arboledas que bordean las avenidas. Es en estas avenidas anchas y arboladas donde hay decenas de cafés y restaurantes con hermosas terrazas para detenernos y ver la vida de Bucarest pasar. La nuestra fue una visita panorámica con paradas para poder hacernos la “foto” pero sin el tiempo de poder entrar a los edificios. Sin duda te ofrece una visión general aunque si tu estancia puede ser de al menos dos días tendrás tiempo suficiente para poder ver la ciudad casi en todo lo más importante.
Con el autobús vimos La Plaza de la Universidad, que es el epicentro político de la ciudad, aquí han tenido lugar las grandes manifestaciones durante los períodos revolucionarios, en la otra punta de esta plaza se encuentra el Palacio del Parlamento, a la izquierda.
Paralelamente a estos bulevares se encuentra lo que se denomina el “Bucarest histórico” con la avenida Calea Victorei (Avenida de la Victoria) hoy llamada Bulevar Unirii como columna vertebral y que desborda de hermosas mansiones. Esta avenida fue construida en el año 1702.

Plaza de la Revolucion Bucarest

Muy cerca está la Plaza de la Revolución (Piaza Revolutiei) donde aún permanece el edificio con el famoso balcón desde el cual Ceaucescu se dirigió por última vez al pueblo rumano.
De ahí fuimos a visitar el Museo Dimitri Gusti, o Museo de la Aldea o Museo del Pueblo, como suele llamarlo la gente. Este museo es un conjunto de edificios que fueron desmantelados de su lugar originario y reconstruidos en este espacio del Parque Herastrau, cerca del Arco del Triunfo, es un museo interesante porque aquí se ven todos los estilos arquitectónicos de todas las regiones del país.
Está lleno de recreaciones de granjas, molinos de viento y de agua y arquetipos de viviendas campesinas siendo uno de los primeros museos de etnografía del mundo. Dimitri Gusti fue el fundador de la Escuela de Sociología de Bucarest y mentor de este emprendimiento en la década de 1930. El parque fue diseñado por los arquitectos paisajistas Pinard y Rebhuhn durante el período 1920-1939, además del museo tiene un lago natural con instalaciones deportivas, exposición de plantas, estatuas, restaurantes, plazas de juegos para niños (incluida una pista de karting).

También con el autobús pasamos por el Arco del Triunfo de Bucarest se encuentra en la Avenida Kisseleff, aunque cuando estuvimos nosotros, estaban limpiándolo y no lo pudimos ver.
Si dispones de más tiempo el Museo de Historia y Arqueología también es digno de ser visitado (por lo que he leído por otros foros) aunque sólo sea para admirar la réplica de la Columna de Trajano o su sala de alhajas que exhibe diamantes increíbles.
Dos de los edificios que más me gustaron fueron el Ateneo Rumano y el Teatro de la Ópera.
Ateneo Rumano Bucarest

El Ateneo Rumano fue construido en el año 1886 con estilo neoclásico, cúpula de estilo barroco y 8 columnas de estilo jónico. Este edificio alberga a la Orquesta Filarmónica de Rumania.

Por otra parte, el Teatro de la Ópera, inaugurado en el año 1954, recibe figuras de renombre internacional y está considerado uno de los mejores de Europa. La verdad es que son muchos los edificios que impresionan sólo al verlos por el exterior, una pena no poder verlos también por dentro porque son espectaculares. Caso del Teatro Nacional que aunque fue víctima de los bombardeos del año 1944 fue reconstruido según el original, o la Universidad Bucarest que ocupa un edificio construido en el año 1857, la misma fue fundada en el año 1863 como extensión de la Academia Real creada en el siglo XVII y del Instituto Técnico de Bucarest fundado en el año 1819. En la actualidad alberga 55 facultades
La lista se amplía con otros tantos:
La sede Nacional para la banca rumana (en la fotografía).
También el Palacio Cantacuzino. construido a principios del siglo XX. En este hermoso edificio funciona la Sociedad de Compositores de Rumania y el Museo George Enescu. El palacio es imponente pero George Enescu prefería vivir en la pequeña vivienda que se sitúa en los jardines interiores y permanece igual a la época en que era habitada.
Y finalmente el Palacio del Parlamento: (más conocido como Palacio del Pueblo por su reivindicación histórica) Tiene 6000 habitaciones, se demolieron varios barrios para dar lugar a su construcción, ya que es el segundo edificio más grande tras el Pentágono en los Estados Unidos.
Para visitarlo por dentro se debe reservar. http://www.cdep.ro/pls/dic/site.page?id=10


La noche anterior ya habíamos visto la Iglesia Stavropoleos que llama la atención, a pesar de su pequeño tamaño. Tiene unos muros elegantemente decorados y unas puertas labradas muy chulas. El edificio anexo a la iglesia alberga la colección de arte religioso más importante de Bucarest y proviene de muchas iglesias demolidas.
Y siguiendo con la parte religiosa en nuestra visita panorámica otra de las paradas fue el Monasterio Ortodoxo de Radu Voda, alrededor de la Iglesia Santísima Trinidad. Data del año 1649 y llegó a ser, en una época el monasterio más rico del país con más de 8.300 propiedades.
Y por supuesto la Catedral Patriarcal de Bucarest. Monasterio del año 1657 por el príncipe Constantin Serban, se convirtió en sede metropolitana en el año 1668 y sede patriarcal de Rumanía en el año 1925. Atesora reliquias de San Dimitri de Basarabi, santo patrono de Bucarest.


La siguiente parada tras unas horas de bus fue en el Monasterio de Cozia, construido en el siglo XIV. http://www.manastireacozia.ro/index-uk.php

Monasterio Cozia exterior
Fue mandado construir por el príncipe Mircea el Viejo entre 1386 y 1388 quien eligió este paraje de nogales no sólo por su belleza sino también por razones de estrategia militar ya que el monasterio fue concebido en su origen como un bastión fortificado. Mircea el Viejo murió en 1418 en Arges pero sus restos residen en Cozia en un sarcófago con una lápida muy adornada donde reza “Aquí yace Mircea, príncipe de Valaquia fallecido en el año 1418”.

Sus retratos dejan ver una majestuosa figura con traje medieval con una miniatura del monasterio en la mano y de pie junto a él a su hijo; están situados en la pared de la derecha de la iglesia grande, en la capilla norte y en el hospicio del monasterio.
Tras otro ratito de bus, el final de la jornada fue en Sibiu, capital Europea de la cultura en 2007.

 DÍA 3: SIBIU – SIBIEL – SIGHISOARA

La primera parada del día es la localidad de Sibiu. Una población en la que destacan sus muros medievales que protegen todavía el área histórica, con sus calles estrechas, pasajes y edificios de siglo XVII. Durante centenares de años, este pueblo amurallado en el corazón de Transilvania fue uno de las fortalezas más poderosas y prósperas en Europa. En su momento Sibiu incluyó 39 torres defensivas, cinco baluartes, cuatro puertas y cinco baterías de artillería.
Su mayor interés está en el Centro Histórico, para llegar a él hay que pasar por una ancha calle peatonal repleta de terrazas de bares, restaurantes y comercios a ambos lados.
Es la calle más concurrida y de mayor ambiente de Sibiu puesto que es paso obligado para llegar a la Plaza del Reloj.
Sin duda destaca el Piata Mare (plaza grande) que es la plaza más grande en la ciudad, y que era el centro del mercadeo, lugar de realización de las asambleas e incluso las ejecuciones públicas. Esta plaza fue designada como monumento arquitectónico por la UNESCO y representa algunos de los edificios más impresionantes de la ciudad.
Se encuentra por ejemplo el edificio que alberga la sede del Museo Brukenthal, un monumento de arquitectura al estilo barroco. El barón Samuel von Brukenthal ordenó la construcción del palacio en 1787. Aficionado al arte, coleccionó libros ilustrados y otras obras de arte de la pintura universal (Antonello da Messina, Boticelli, Tiziano, Rubens, Jan Van Dyck, Memling y Breugel).
Para entrar a la Plaza Pequeña hay que pasar por un estrecho portal por debajo mismo de la torre del reloj, en la Plaza se encuentra la Iglesia Católica también de estilo barroco que data del 1700. Museo de Historia de la Farmacia, Iglesia de los Franciscanos. Sus calles y edificios están muy bien conservados, como ciudad medieval es la mejor del país.Iglesia evangélica Sibiu

El estilo de las casas es medieval germánico. Es destaca ble las buhardillas de los tejados en forma de ojo.


También sobresale la Torre del Consejo construida en los siglos XIII-XIV. Fue destruida por el terremoto de 1568 y reconstruida en 1588, la forma actual procede de 1826. A través de los siglos, la torre se usó como espacio para almacenar costales de cereales o incluso como cárcel… Puedes subir por una pequeña escalera para admirar bellas vistas del centro medieval de la ciudad. La torre ofrece un maravilloso panorama. Junto a ella se alza la Iglesia Evangélica. Construida sobre los restos de una basílica romana, está dedicada a la Virgen María. En su interior existe un maravilloso fresco representando la Crucifixión, la más grande pintura mural de Transilvania, pintada en el año 1445 por Johannes de Rosenau y un órgano de estilo barroco de 1672. La Catedral evangélica de Santa María de Sibiu está detrás de la Piata Mica, la pequeña plaza de Sibiu. La ves desde lejos por lo alto que es su campanario, con 74 metros de alto, es un emblema de la ciudad. La iglesia se erigió en 1520, en el lugar de una antigua basílica románica del siglo XII. Lo que vemos ahora es más bien de la renovación del siglo XIX. El interior de la iglesia es de estilo gótico, con arcos y piedras funerales dignos de interés. El resto del interior es bastante moderno, pero el interés es que puedes subir a la torre del campanario para ver toda la ciudad medieval. La torre tiene siete pequeñas torres más bajas, y es la más alta de toda Transilvania. La ciudad de Sibiu estaba entonces fortificada con la iglesia en su centro, afirmando su poder económico y su fuerza en frente de los invasores.
Hablando de iglesias también está la Catedral Ortodoxa que es uno de los centros religiosos más importantes de la iglesia ortodoxa rumana. Tiene una planta cuadrada, y fue construida sobre un proyecto del arquitecto Virgil Nagy, un húngaro de Budapest. El interior está decorado con imágenes murales de santos, así como los arcos de la entrada principal. Otras imágenes fueron agregadas en los años 60. De todas las iglesias destacaría el lugar en que la gente les pones velas por un lado a los muertos y a los vivos por el otro.


En el paseo por la ciudad se puede observar como as murallas no están enteramente conservadas, la mayoría se destruyó al expandirse la ciudad. Pero queda un gran pedazo en la parte sur del caso histórico, está muy bien renovado, y con dos torres de vigilancia.
Si dispones de más tiempo en la ciudad, te recomiendo que visites el Museo Etnográfico al aire libre mas grande de Europa, el Astra (Asociación Transilvana), cerca de Sibiu en Dumbrava, de 96 hectáreas, que expone 340 edificios correspondientes a los estilos arquitectónicos de todo el país. Conserva numerosas instalaciones todavía funcionales de técnica popular: molinos de viento y de agua, prensas para vino o talleres de forja.Puedes buscar más info en su web oficial, http://www.turism.sibiu.ro/
Por cierto, fue en una farmacia en Sibiu donde cargamos con el famoso Gerovital aunque lo puedes encontrar en cualquiera de todo el país. Para quien no lo sepa esta marca se hizo famosa gracias a su inventora en 1951 la doctora Ana Aslan, que trabajaba en el Instituto Nacional de Gerontología de Rumanía. Ella aseguraba haber encontrado la cura antiedad definitiva. Un producto milagroso que era capaz de mejorar el rendimiento del sistema circulatorio, hacer la piel más elástica, prevenir las úlceras, el parkinson y la caída de cabello, mejorar la memoria y la fuerza muscular y, en definitiva, ralentizar en gran medida todos los signos del envejecimiento.
El fármaco, bautizado como Gerovital H3, tuvo un fulgurante éxito durante los años 60 y 70. Se acabó prohibiendo por sus dudosos resultados y sus peligrosos efectos secundarios ya que su principal principio activo era la procaína, un conocido fármaco que se utilizaba en las clínicas dentales como anestésico local, más conocido en todo el mundo por su nombre comercial: novocaína. Lo único que hizo Aslan fue añadir a esta potente droga antioxidantes y estabilizantes pero, con el debido apoyo del Gobierno comunista de Rumanía, la disfrazó como el tratamiento antiedad definitivo: el elixir de la eterna juventud.
La campaña de marketing del Gerovital fue un absoluto éxito. En los años 60 y 70 el preparado de Aslan se convirtió en la niña bonita de las celebrities de la época. Entre sus más ilustres usuarios se encontraban John F. Kennedy, Marlene Dietrich, Charles Chaplin, Kirk Douglas o Salvador Dalí. Dado el éxito del preparado, Aslan, que tuvo muy buen ojo para el negocio, abrió una clínica en Rumanía, el Insituto Parhon, que se convirtió en la meca de los tratamientos antievejecimiento, y llegó a ser promocionada por la Oficina Nacional de Turismo de Rumanía como uno de los principales atractivos del país. La promesa de la eterna juventud atrajo a muchos líderes políticos, de ambos lados del telón de acero: Nikita Kruschev, Konrad Adenauer, Charles de Gaulle, Mao Zedong o Ibn Saud protagonizaron las crónicas de sociedad de los periódicos rumanos visitando la clínica.

Incluso un teletipo de Efe de 1981, publicado con motivo de una visita de Aslan a España, aseguraba que Francisco Franco había llegado a visitar el centro para recibir tratamiento.
Con la crema milagrosa en la maleta la siguiente parada fue en Sibiel, un pueblo típico rumano donde visitamos el Museo de las colecciones de vidrio. Nada espectacular, más una parada técnica para comer y seguir la marcha.
La ruta acababa en Sighisoara, en el hotel Cavaler, hotelcavaler.ro/.

DÍA 4: SIGHISOARA – RADAUTI

Apodada “la Perla de Transilvania”, la ciudad de Sighisoara es patrimonio de la UNESCO y es la mayor ciudadela habitada de Europa. Los colonos alemanes pusieron aquí las bases del primer asentamiento en 1191, pero fue destruido por los tártaros cincuenta años más tarde. El año 1280, el lugar aparece con el nombre de Castrum Sex. Parece que aquí hubo una pequeña fortificación alrededor de la cual se desarrolló, más tarde, la ciudad, mencionada como civitas, en un documento del año 1407. En el siglo XV la amenaza otomana determinó la construcción de las torres de defensa que rodean la Colina de la ciudadela. A partir del siglo XVI, Sighisoara se impuso también desde el punto de vista cultural, la escuela de la ciudad contaba con profesores “de todas las especialidades y ciencias”.
ETorre del Reloj Sighisoaral punto de atracción de la ciudad es la Torre del Reloj. Con una altura de unos 64 m, la torre tiene cuatro torrecillas y una galería de madera para guardias en el último nivel. Reconstruida tras el incendio de 1676, la torre constituye el más antiguo testimonio de la penetración del barroco austriaco en Transilvania. En el siglo XII, un artesano local instaló en la torre un reloj con dos esferas, una dirigida hacia la Ciudad de Abajo y otra hacia la ciudadela.
El Turnul Cu Ceas está en la entrada principal de la ciudadela, cuando llegas de la parte baja de Sighisoara. El lugar se puede visitar, no es gratuito, y abre todos los días menos el lunes de 9 a 16 horas.  En el siglo XVII, un artesano local instala ahí un reloj, con una fachada dando la hora a la parte baja de la ciudad, y la otra cara del lado de la ciudadela germánica (burg en alemán). El mecanismo activa dos grupos de pequeños personajes de madera pintada. Miden unos 80 centímetros de alto, y salen cada hora. En la parte de la ciudad baja, cada noche, al sexto toque de campana de la media noche, un pequeño personaje representando un día de la semana remplaza al otro. Del lado de la ciudadela, son alegorías de la Justicia, el Derecho, la Paz, con un tambor que bate las horas. Un ángel del día sale a las 6 y entra a las 4 de la tarde, cuando sale el de noche, que lleva una canela. El consejo de la ciudad se hacía en la torre. Ahora forma parte del patrimonio mundial de la UNESCO y se puede subir hasta arriba para disfrutar de unas vistas diferentes.

Dentro de la misma torre del reloj está el Museo de historia que abre de martes a domingo de 10:00 a 15:30. Un recorrido por la historia de la región y la ciudad a través de los objetos. Artesanía, material médico, objetos de arte, agrícolas joyas muestran la riqueza y variedad de Transilvania. Se encuentra además la Cámara de la Tortura (Camera de Tortura), también se encuentra en la Torre del Reloj. Los mismos horarios que el anterior. Es un pequeño pero interesante museo situado en las mismas salas donde se torturaba a los prisioneros durante la Edad Media. Se muestran varios aparatos destinados a tan malévola dedicación.
Busto Vlad El EmpaladorAdemás, en la parte más alta de la ciudad fue construida en el período 1345-1515, la Iglesia de la Colina. Construida sobre una bóveda romana, la iglesia alberga en su interior pinturas anteriores a la reforma de Martín Lucero. La Escalera Techada, una escalera de 175 escalones techada con madera, fue construida en 1656 para facilitar la conexión con la escuela y la iglesia de la colina.
En la Plaza de la Ciudadela se halla la Casa con Ciervo, una vivienda nobiliaria al estilo del Renacimiento de Transilvania (siglo XVII), y muy cerca de allí la Casa de Vlad Dracul (Vlad el Demonio), el edificio en el que vivió durante 1431-1435 Vlad Tepes (Val el Empalador) antes de convertirse en príncipe de Valaquia y la Casa Veneciana que data del siglo XVI con la fachada de estilo gótico veneciano.
De la ciudad destaca su ciudadela amurallada, sus puertas y pasajes secretos, el Museo de las Armas Medievales y el origen de la leyenda de Drácula.

Souvenirs Dracula
De todos es sabido que el Conde de Drácula es un personaje de la novela “Drácula” de Bram Stocker. Pero el autor lo creó inspirándose en el personaje de la vida real conocido como Vlad el Empalador. Vlad III o Vlad Tepes, nacido como Vlad Draculea (hijo de Dracul), fue el antiguo príncipe de Valaquia (hoy el sur de Rumanía). Gran luchador, se volvió famoso por la forma en cómo castigaba a sus enemigos, por lo que se ganó el nombre de “El Empalador”. Sanguinario y sádico, almorzaba mientras veía cómo a sus enemigos les atravesaban un largo palo de madera por todo el cuerpo. Ellos, podían seguir vivos, retorciéndose de dolor y desangrándose por un par de días, para el deleite de Vlad. Por ello, Stocker lo asoció con el imaginario Conde de Drácula, conocido vampiro sangriento que acechaba sin piedad a sus víctimas.

Se puede ver la casa donde vivió Vlad con su padre hasta que tuvo 4 años. Es una casa de tres alturas con fachada de color ocre y un dragón de hierro forjado sobre la puerta de entrada.
La planta baja de la casa es un restaurante, mientras que en otra planta se encuentra el Museo de Armas, en el que pueden verse todo tipo de armas medievales utilizadas a lo largo de los siglos.
Después de comer paramos en el llamado hotel del conde Drácula, y llegamos a Radauti tras pasar por las poblaciones de Targu-Mures y Bistrita.
Sobre el hotel poco que decir ya que lo único destacado es que fue construido en la ubicación exacta de la novela. Una opción si te pilla de paso, pero nada más.

Hotel Dracula

DÍA 5: RADAUTI – MONASTERIOS DE BUCOVINA – RADAUTI

La jornada quinta fue para conocer durante todo el día los monasterios de la región de Bucovina, también llamada “región de los monasterios pintados”. Los Monasterios pintados constituyen la principal atracción de Moldavia, por los frescos, vivos colores que adornan sus iglesias.

Representan escenas de la Biblia así como otros eventos, diseñados en secuencias a manera de historietas, que tienden a despertar la imaginación de la población local y así enseñarle la religión ortodoxa.
En concreto hay seis monasterios como son los de Voronet, Moldovita, Sucevita, Putna, Arbore y Humor.
Muchos de ellos protegidos por ser patrimonio de la humanidad de la UNESCO.

De los seis, nosotros visitamos cuatro. Todos ellos se encuentran a escasos kilómetros unos de otros, con lo que se pueden visitar en un día, o en caso de tener más tiempo y viajar por libre en dos etapas si lo que quieres es poder visitar otros museos o pueblos de la zona.
Como curiosidad, el autor de toda esta muestra de arte antiguo sin precedentes en la región fue el rey Stefan cel Mare (1.433-1.504 D.C.) que durante su reinado mandó construir una serie de monasterios e iglesias en agradecimiento a Dios por ayudarle a ganar las batallas. La forma que tenía de elegir el emplazamiento era lanzar una flecha al aire y donde caía era donde estaba escrito que tenía que estar la torre del monasterio o la iglesia.
El primero fue el de Sucevita con su extraordinaria Escalera de la Virtud. Data de 1581 y se encuentra dentro de un complejo amurallado y torres defensivas que le da el aspecto de una fortaleza. También fue residencia principesca.

Monasterio Sucevita escalera

Lo primero que te llamará la atención es su elegante campanario con base de estrella y los grandes alerones que protegen los frescos. Sucevita fue la última de las iglesias de Bucovina en pintarse y conserva el mayor número de frescos. El verde es su color. Entre los frescos te detendrás inevitablemente ante el maravilloso llamado Escalera del Paraíso: lo conforman varias filas ordenadas de ángeles con alas rojas que esperan a los justos. En cada peldaño se describen las virtudes monásticas. Mientras tanto, los pecadores caen y son conducidos por demonios hacia el caos y el infierno.
El segundo fue el Monasterio de Moldovita que fue fundado en 1532, y posee unos frescos, en oro y azul intenso, que dejan boquiabierto. Destaca una escena monumental del Sitio de Constantinopla. Lo curioso es que, en lugar de persas, el enemigo está representado con turbante, como los otomanos, que en el siglo XVI amenazaban constantemente la región.
El tercer monasterio que visitamos fue el de Humor, donde queda representando al diablo de forma divertida representado como una mujer. Es del siglo XVI y en sus frescos exteriores, que estaban en peor estado que en otros monasterios, predominaba el color rojo. En ellos se representan diferentes escenas bíblicas de la Virgen.
Y por último, el monasterio de Voronet. Fundada en 1488 por Stefan cel Mare (Stefan el Grande), es sabido extensamente a través de Europa como “la Capilla Sixtina del Este, “a causa de su interior y exterior de los paredes, que ofrece una abundancia de frescos azul-cromáticos y donde sobresale el famosísimo fresco de El Juicio Final, que ocupa la pared trasera y sorprende por sus increíbles escenas.

monasterio Voronet
Aún hoy en día, no se sabe con exactitud qué mezclas de hierbas o pigmentos naturales utilizaron para que se conserven las pinturas actualmente. Uno de los colores predominantes entre sus composiciones religiosas es un azul oscuro. Este color ha pasado a las cartas de colores internacionales como azul de Voronet, único en el mundo. Actualmente solo existen tres colores reconocidos en los catálogos con denominación propia internacionalmente: el azul Voronet, el rojo Tiziano y el verde Veronés.
Realmente estas iglesias pintadas son algo muy singular, es de esos sitios que justifican un viaje. ¡Toda una maravilla!

DÍA 6: RADAUTI – LAGO ROJO – BRASOV

Nuestro destino era la ciudad de Brasov, pero en el camino atravesamos el desfiladero de Bicaz y bordeamos el Lago Rojo hasta Miercurea Ciuc donde comimos. Y tras unas cuantas horas de viaje llegamos a Brasov, ciudad que recuerda con orgullo haber sido capital de Transilvania.
La Garganta del Bicaz se halla en la Sierra de Hășmaș, en el límite de las provincias de Neamț y Harghita. El cañón fue formado por el río Bicaz, y es una puerta natural de paso obligado entre las regiones de Moldavia y Transilvania. Forman por sí mismas el Parque Nacional de la Garganta del Bicaz-Hășmaș2 (Parcul Național Cheile Bicazului – Hășmaș), donde decenas de miles de turistas acuden a él cada año. Esta zona forma parte de la gran cadena de los Montes Cárpatos. Estas caprichosas formaciones naturales de piedra impresionan por la verticalidad de sus paredes que se estrechan durante el sinuoso y angosto camino que conduce por las gargantas. El desfiladero se puede visitar por carretera, una espectacular vía que discurre a lo largo de unos ocho kilómetros entre fuertes pendientes y serpenteantes curvas. En el camino se encuentran numerosos comercios de recuerdos para turistas y algunos restaurantes. También se puede visitar por ferrocarril, en el trayecto que discurre entre Bicaz y Gheorgheni. En lo alto del monte, tras una sucesión infinita de curvas llegamos a una explanada donde se halla el Lacu Rosso, un espléndido lago que se formó de manera natural en el siglo XIX.
Este lago y su entorno suele ser un referencia vacacional para los rumanos y es que se trata del lago más grande y joven del país, formado en 1837 por la obstrucción del curso de cuatro pequeños ríos a causa del deslizamiento de una ladera del monte Ghilocos. No se sabe con exactitud la causa de dicho suceso y surgen las leyendas: grandes lluvias, un terremoto… En cualquier caso el agua quedó embalsada matando a los abetos de la zona baja, cuyos troncos aún afloran petrificados sobre la superficie creando una estampa algo fantasmal. De ahí el apropiado nombre de la montaña, que en magiar significa Asesino.
Sí, magiar porque muy cerca está la ciudad de Gheorgeni, donde buena parte de la población es de origen húngaro y utiliza su idioma no sólo para hablar sino también para rotular los carteles de sus comercios.
En cuanto al apelativo del lago, el rojo se debe al óxido de hierro de las arcillas del entorno, aun que el tono no siempre es fácil de apreciar, depende de la luz y de la zona. Por cierto, esas arcillas constituyen una amenaza, ya que periódicamente se producen aluviones de las laderas circundantes por erosión, sedimentando en el fondo y reduciendo el volumen de agua. Se calcula en un 40% el porcentaje perdido y a este ritmo el lago desaparecerá en 2080, con la consiguiente repercusión en el turismo; por eso en los años sesenta se construyeron unos diques de contención. Aunque abundan truchas y cangrejos, la mayoría de los visitantes acuden en verano a remar en las barcas de alquiler y comer por los alrededores.

Terminamos el día en la preciosa ciudad de Brasov que nos recibe con el típico cartel de la ciudad a modo de Hollywood. Aún con tiempo para dar una vuelta por sus calles.

DÍA 7: BRASOV – BRAN – SINAIA – BUCAREST

Una de las cosas que más me llamaron la atención de la ciudad de Brasov, y que al parecer más polémica suscitan entre sus habitantes, son 5 gigantescas letras blancas situadas en la colina del Monte Tampa, en las que puede leerse el nombre de la ciudad. El letrero, de inspiración hollywoodiense, puede verse desde todos los rincones de la ciudad. Fue colocado en el año 2006 y desde entonces tiene detractores y defensores; hay quienes lo asocian con el comercialismo más extremo y quienes lo ven como un atractivo turístico único en Europa que potencia la fama de la ciudad. De cualquier modo, llama la atención y es un gran contraste ver este moderno cartel sobresaliendo entre rojos tejados, torres medievales y cúpulas góticas.
La iglesia negra, uno de los símbolos de Brasov, se encuentra atrás de la gran plaza central de Sfatului, la plaza del mercado.

Plaza Sfatului Brasov

En esa misma plaza está la Casa del Consejo. Construida en el siglo XIV, mezclando estilos góticos, renacimiento y barroco, como en la parte de su gran loggia. Durante siglos, alojó las instituciones de la ciudad. Ahí se votaban las leyes y se tomaban todas las decisiones importantes para Brasov y su región.
En una región de gran inseguridad, con invasiones y guerras casi sin parar, la construcción de la iglesia negra fue interrumpida en varias ocasiones. Empezó en 1383 y terminó en 1477. La parte de la nave se realizó al inicio del siglo XV, durante el apogeo del estilo gótico. En la misma época, se construye una fortificación, decorada de estatuas, abrigadas para protegerlas del enemigo.
Hoy, lo que ves son copias de estas estatuas, en el lapidarium, la parte oeste de la iglesia. El portal es un bello ejemplo del estilo gótico flamboyán de Europa central, con muchos arcos y hojas de vid muy finamente talladas en la piedra. En 1542, la iglesia celebra la primera misa luteriana, en alemán, para la población sajona de la ciudad. Fue Johannes Honterus que desarrolló la Reforma protestante en Transilvania.
Durante un incendió, la nave se derrumbó en 1689, y las partes que quedan hoy están carbonizadas, de ahí el nombre de iglesia negra. La iglesia tiene una preciosa colección de alfombras orientales del siglo XVII y XVIII. Por fuera no parece muy increíble pero por dentro está muy bien mantenida y tiene un órgano en perfectas condiciones. Tres veces a la semana hacen un concierto y es una buena oportunidad para entrar y escuchar buena música.
Gracias a la ubicación de Brașov, las montañas y el verde nos rodean. De hecho, si te gustan las panorámicas hay dos torres desde donde vislumbrar la ciudad al completo.

Brasov vista panoramica

Mónica, nuestra guía en el viaje nos contó como en esta zona los osos habitan muy cerca de la ciudad y en varias ocasiones el más grande de los ovíparos ha causado desgracias. De hecho, el año pasado un par de turistas fueron atacados y en algunas calles es habitual la presencia del oso en busca de comida entre las basuras. Puerta entrada muralla BrasovAsí que mejor no hacer rutas de senderismo por la zona…
Otra foto que no debe faltar es a las Murallas de Brașov que son otro de los reclamos del lugar gracias a su buen estado de conservación. Estas rodean gran parte de la antigua ciudad y van uniendo las antiguas puertas de Brașov. Nosotros visitamos la ciudad durante el día y nos comentaron que durante la noche la delicada iluminación les otorga un halo medieval de especial interés.
Si no os despistáis demasiado, encontraréis la calle más estrecha de Europa (sí, hay unas cuantas) a poca distancia de la Iglesia Negra. Se trata de La Strada Sforii (traducida como Rope Street), con sy 1.3 metros de ancho se postula como la más estrecha de todas y cuando uno pasa por ella tiene una cierta sensación de déjà-vu recordando otros lugares similares como en Praga o en Reutlingen en Alemania.

Tras la visita a Brasov, llegó uno de los momentos más esperados, aunque ya todos sabíamos que el Castillo de Bran, tiene más de fama que de otra cosa.
El conocido por los turistas como el Castillo de Drácula, es el segundo castillo más visitado del mundo y de los mejor conservados, auqnue su real vinculación con Vlad El Empalador, es más que discutible. No existe evidencia alguna de que Vlad III hubiera vivido en el Castillo de Bran. La historia que más se acerca es que El Empalador pasó solo unos días en el castillo, cuando lo capturaron sus enemigos y lo encerraron en una mazmorra.
Solo existe algunos detalles que sí relacionan al Castillo de Bran con la novela de Bram Stocker: la arquitectura y los interiores del castillo. Aunque Bran Stocker nunca en su vida viajó a Rumanía, a través de historias que le fueron contadas y distintos libros, pudo conocer sus interiores e inspirarse así para su novela, en donde describe al Castillo de Drácula con los mismos rasgos que el real Castillo de Bran, y que algunas escenas de las diferentes películas sobre este personaje se rodaran allí, han hecho el resto.

Castillo de Bran panoramica
El castillo tiene las habitaciones y las torres rodeando un patio pequeño y algunas habitaciones tienen pasillos subterráneos que salen al patio. En 1920 los habitantes de Brasov que tenían el castillo en propiedad, lo ofrecieron como regalo a la Reina Maria de Rumanía que luego se convirtió en su lugar de residencia. El visitante echa a faltar que no se haya acabado de explotar esa visión terrorífica del edificio, aunque a lo mejor es que no lo necesitan porque las visitas no cesan. Está abierto entre junio y septiembre, de martes hasta domingo entre 10.00 y 16.00; octubre-mayo de miércoles a domingo entre 10.00 y 16.00. Si vais por libre y deseáis visitarlo podéis hacerlo desde el Parcul Central de Brașov subiendo al autobús número 12 hasta llegar a la estación de autobuses llamada Autogara 2. Desde ahí parten los autobuses que llevan directo al castillo en un trayecto aproximado de una media hora por 7 leis.
Por cierto el castillo de Bran se ha puesto a la venta, si tienes unos 64 millones de dólares de dinerito suelto, puede ser tuyo.

Nuestra ruta siguió hacia Sinaia, donde visitamos el Castillo de Peles, ex-residencia de verano de la familia real rumana, y el Monasterio de Sinaia, fundado en 1.695 por Miguel Cantacuzino. Dos broches espectaculares para este viaje.

Castillo de Peles panoramica

Sinaïa es un lugar excelente para los deportes de invierno y una de las preferidas de los bucarestinos. No obstante, si nuestras vacaciones son en período estival, vale la pena acercarse hasta ella para visitar la aldea y subir la montaña por senderos sinuosos y conocer el Castelul Peles, un hermoso palacio barroco-rococó el estilo de Luis II de Baviera, un monasterio muy bonito y en la cima de la montaña hoteles de calidad superior que reciben a los miles de turistas que la visitan cada invierno. Sin duda, mucho más espectacular que el castillo de Bran tanto en su exterior como en su interior.
El Castillo de Peles fue el primer castillo con calefacción central y electricidad. Como pasa en los monasterios y también en muchos edificios, o pagas o no te dejan hacer ni una foto en el interior.
Son geniales los cuadros que pintó la reina Isabel de Rumanía, la mayor responsable de la decoración palaciega. El castillo, a un cuarto de hora a pie del centro de Sinaia, fue pensado para ser la residencia de verano del monarca más antiguo de Rumania, el rey Carol I. Está construido en un estilo renacentista alemán, tiene estancias arabescas y contiene un teatro en su interior entre otras cosas. Durante la época de Ceausescu, el castillo de 160 habitaciones fue utilizado como refugio privado para los líderes de todo el mundo. El presidente de EE.UU. Richard Nixon, Gerald Ford, Moamar Gadafi y Yaser Arafat estuvieron aquí.
El castillo tiene 160 habitaciones, y muchas escaleras interiores de diversa factura. La torre central tiene 66 metros de altura. En los alrededores del castillo se construyeron otros dos edificios “reales”, el castillo Pelisor, mas pequeño, y una casa de caza. Tiene también una sala de teatro, de 60 espectadores mas el palco real. Abierto para visitar: de miércoles a domingo de 9.00 a 16.00.

Y por último antes de llegar a Bucarest (a 120 km), hicimos parada en el Monasterio de Sinaia.
Este monasterio con aspecto de fortaleza se funde en la naturaleza que lo rodea. Fue erigido a finales del s. XVII por el príncipe de Muntenia Mihail Cantacuzino para defenderse de los otomanos. Posee dos iglesias, cada una de ellas ubicada en un patio. La más grande (1846 y 1903), Biserica Mare, presenta una fachada típica del estilo brâncovenesc y custodia dos hermosos iconos rusos. La otra iglesia (1695), más pequeña, contiene unos bonitos frescos murales.

Monasterio de Sinaia edificio interior
Llegamos a Bucarest aún con tiempo de cenar en uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad, el Caru cu Bere, y de nocturnear como toca, ya que unas pocas horas después nuestro amado autobús nos llevaría al aeropuerto para volver de otro viaje más.

Monasterio Sinaia inma soucaseOtro sueño hecho realidad con el que descubrir nuevas culturas y nuevas emociones más allá de los conocidos vampiros. Realmente Vlad III es un héroe nacional para la civilización rumana.
Más allá de la información que llega a manos de casi todos los extranjeros acerca de sus sangrientas sanciones, él fue una persona que defendió a su país de la invasión turca y gracias a estas medidas, también garantizó la seguridad y moral del pueblo de Valaquia.
Aunque puestos a pedir, habrá que volver para ver el Delta del Danubio o visitar otros puntos de interés como pueden ser el Palacio Mogosoaia, la ciudad de Constanta o la aldea Snagov.

Rumanía, totalmente recomendable!!!

0 comentarios sobre “Buscando a Drácula por Rumanía durante 7 noches

  1. Yo también hice este viaje, con Mónica la superguía, muy bien descrito todo, yo también vi Piatra Neam, imprescindible. El pais fantàstico incluso con sus muchas carencias y sus policias sinvergüenzas; en el aeropuerto de Bucarest a la vuelta para España, de la bandeja donde se tienen que dejar los teléfonos y objetos metálicos, desapareció a una compañera el reloj. Yo vi como el policia miraba los relojes, los daba la vuelta, pensé que lo hacía nuscando alguna cosa, buscaba las buenas marcas…..