De ruta por la Costa Este de CANADÁ – Je me souviens!

Canadá es un país que reúne todo lo que busca un viajero: calidad de vida en todos los ámbitos, maravillas naturales incomparables con miles de bosques, lagos inmensos, montañas y las famosas cataratas del Niágara; ciudades vibrantes como las de Toronto, Montreal o la increíble Quebec y una cultura anglo-francesa e indígena que te sorprenderá.hoja canada
Un destino donde podrías perderte media vida.
Nuestro viaje se centró en la Costa Este de Canadá, durante 16 días que se hacen muy cortos ya que una vez allí te quedas con las ganas de seguir explorando todo lo que Canadá ofrece. Además si piensas viajar en este 2017 a Canadá estás de suerte porque el país celebra sus 150 años como Estado Confederado y su gobierno ha decidio, entre otras muchas cuestiones,  celebrarlo ofreciendo las entradas a sus parques nacionales de forma gratuita. ¡Y eso hay que aprovecharlo!

ITINERARIO por la COSTA ESTE de CANADÁ
Día 1 – De Barcelona a Montreal
Día 2. Montreal
Día 3 – Toronto
Día 4 – Toronto
Día 5.Toronto – Kingston Mil Islas – Ottawa
Día 6 – Ottawa
Día 7. Ottawa – Parc Omega – Mont-Tremblant
Día 8. Parque Nacional de Mont-Tremblant – Quebec
Día 9. Quebec
Día 10. Quebec – Tadoussac (213km)
Día 11. Tadoussac – Sagüenay – SaintFelicien
Día 12. Saint Felicien, zoo sauvage – Val Jalbert – La Tuque
Día 13. La Mauricie National Parc – Ruta de Les Laurentides – Montreal
Día 14. Montreal – Boldt Castle – Upper Canadá Village – Montreal
Día 15. Montreal
Día 16. Montreal y salida vuelo a BCN

Consejos prácticos
Debido a lo inmensamente grande que es el país tienes que tener muy claro cuáles quieres que sean tus paradas, y las distancias en km entre ellas, porque si optas por alquilar un coche y hacerlo a tu aire, al día vas a hacer unas cuantas horas de conducción…
Para visitar Canadá no necesitas si eres español ningún tipo de visado, solo el pasaporte en regla, pero ten en cuenta que si quieres cruzar la frontera terrestre con los Estados Unidos el ESTA no te vale, y tendrás que hacer las gestiones in situ con lo que podrías perder tiempo.
coche DodgeA la hora de alquiler el coche, piensa también que las compañías te sablearán si decides dejar el vehículo en un estado diferente de en la que lo cogiste. Lo ideal si haces un recorrido más o menos circular es dejarlo en el mismo sitio. Las compañías de coches más utilizadas allí son Budget y National Car, aunque las grandes empresas también tienen sedes. Nosotros cogimos el coche con Álamo y sin problemas, aunque el precio final fue más caro justamente por el recargo de devolverlo en otro estado. Nuestro coche era un Dodge igualito que los de la policía. A tenerlo en cuenta si quieres no gastar mucho porque Canadá es un país caro en cuanto a alojamientos y alimentación cada día que pasa se nota en el bolsillo.
Éste detalle me lleva también a comentar el tema de las tasas, ya que las propinas son obligatorias y en todo al final se te suman varias tasas. Por ejemplo, en Quebec los hoteles cobran un impuesto provincial y federal del 14,97% más un impuesto municipal del 3% y muchas veces no está incluido en los precios de los hoteles, y se te cobra al llegar.
Como en toda América del Norte, la corriente es de 110 voltios (60 ciclos). Las tomas eléctricas no aceptan los enchufes europeos por lo que tendrás que llevarte al menos un adaptador.
En cuanto al tiempo nuestro viaje fue a finales de junio y la verdad es que todos los días a excepción de uno con el paso de un tifón fueron espectaculares. Aún así de pantalón corto nada, mejor dicho pantalón largo finito y un par de capas porque por la mañana y por la noche refrescaba y el aire se notaba que era fresco.
Además para organizarte mejor el viaje no está demás que visites las páginas web oficiales de turismo para ver qué tienen en su calendario ya que en cuanto el tiempo es propicio pocos son los días en los que no hay eventos montados, y muchos de ellos de renombre internacional. El google maps te puede ayudar para ver distancias y planificar las paradas de cada día de ruta, al igual que en cada ciudad te puedes marcar las visitas obligadas para no perder tiempo y distribuir los días por zonas, teniendo claro siempre dejar para el inicio las que abran antes y para el final las que no tengan hora de cierre, por ejemplo.
Y antes de empezar con el análisis de cada día, una idea para que os ahorréis el dinero de plastificar la maleta. A lo mejor ya lo sabéis, pero la forma más barata de hacerlo es hacerlo vosotros mismos con film transparente. En el único aeropuerto de todos nuestros viajes en los que nos dijeron de quitarlo fue para salir de Nueva York, pero queda en plan manual casi igual que en las máquinas del aeropuerto y mucho más barato. Con uno tienes para varias maletas y lo puedes hacer igual en la vuelta.

Día 1 – De Barcelona a Montreal
Como en todos los viajes el día de ida y el de vuelta son casi perdidos. Nuestro avión era con Lufthansa operado por Air Canadá  y salía desde Barcelona, vía Ginebra.

avion Air Canada

Tras unas 9 horas de viaje más las esperas para la conexión llegamos a las 14.15 hora local con lo que aprovechamos al máximo la tarde para poder empezar con las visitas previstas. Nuestro viaje tenía la vuelta desde Montreal, así que dejamos muchas cosas para el final. Si tienes la posibilidad a pesar del incremento con la devolución del coche se gana tiempo si la llegada y las salidas son a ciudades diferentes.
La palabra «Montreal» es la versión arcaica, en francés antiguo, de «Mont-Royal», y es uno de los centros culturales más importantes del país, puesto que acoge varios acontecimientos nacionales e internacionales. Entre ellos, el festival Juste pour Rire, uno de los mayores festivales de humor del mundo y el Grand Prix de Montréal. Nosotros también tuvimos suerte en este aspecto y estuvimos justo cuando se desarrollaba el Festival de Jazz de Montréal, uno de los mayores festivales de jazz del mundo. Para que te hagas una idea, la ciudad, en total, acoge más de 70 eventos internacionales al año.
http://www.bonjourquebec.com/es-es/montreal1.html En esta página web podrás encontrar más info sobre la ciudad.
Una vez llegas al aeropuerto, la mejor opción es coger el autobús 747 que te lleva a la ciudad. Cuesta 10 dólares. En el aeropuerto, el billete se saca en máquina expendedora. Hay una para monedas y otra con tarjeta. El billete da derecho a utilizar gratis durante 24 horas el transporte urbano, incluido el viaje al aeródromo (metro y autobus de forma ilimitada). Por tanto, si viajas sol@, ni dudes en coger el autobús, si sois más pues un taxi tampoco sale demasiado caro. El bus tiene 10 paradas, así que es fácil que alguna os venga bien.
El hotel que elegimos para Montreal fue el Hotel Villa, www.hotelvilla.ca/. Un pequeño hotel de dos estrellas que está súper bien ubicado en el barrio de los espectáculos, y que aunque leí algunas opiniones malas al respecto, a mí me gustó. Limpio y pequeño pero bien ubicado.
La tarde la aprovechamos paseando y viendo lo que aún estaba abierto. Como por ejemplo el Chateau Ramezay construido en 1705 como residencia del entonces gobernador de Montreal, Claude de Ramezay, el castillo fue el primer edificio proclamado como monumento histórico de Quebec y es el museo de historia privado más antiguo de la provincia. Fue declarado Sitio Histórico Nacional de Canadá en 1949.


Caminamos por la zona del ayuntamiento que al coincidir con fin de semana estaba cerrado, aunque entre semana se puede visitar, también el Palacio de justicia y la chapelle de Notre damme de bon Secours y el bonsecours market.
Dimos un paseo por la Place Jacques Cartier que está llena de artistas (pintores, actores…) y por la promenade du Vieux Port donde al día siguiente cogeríamos el barco para ver la ciudad desde otra perspectiva.

Volvimos al hotel por la Rue Saint Paul que es de las más llenas de vida, para acabar cenando en el barrio chino y visitar de noche el Palacio de Congresos donde había una Feria Mundial de la cerveza, con un ambiente genial.

Día 2. Montreal

La primera parada fue el Oratorio Saint Joseph que es una basílica católica situada en la ladera norte del Monte Royal ya que abren a las 7 de la mañana. oratorio saint josephSu cúpula es la segunda mayor de este tipo en el mundo, quedando atrás solamente de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, Roma, y es la mayor iglesia de todo Canadá. La basílica está dedicada a José de Nazaret, a quien el hermano San Andrés acreditó todos sus supuestos milagros.

Muchos de ellos estaban relacionados a un cierto poder de cura y muchos peregrinos (paralíticos, invidentes, enfermos, etc.) vinieron hasta su basílica, incluyendo numerosos protestantes. En la basílica hay una pared cubierta, a modo de exposición, con las imágenes de aquellos a los que él curó.

El Papa Juan Pablo II reconoció la autenticidad de los milagros y beatificó al Hermano André en 1982. Más de dos millones de visitantes y peregrinos visitan el Oratorio todos los años.

oratorio saint joseph interior

Lo que más me gustó fue la sala de las velas. Está localizado en el número 3800, Queen Mary Road, en Côte-des-Neiges, donde también se encuentra una estación de la línea azul del metro. Nosotros fuimos en metro aunque si vais con coche tiene parking propio.
Al salir hicimos una parada en unos supermercados de la cadena Metro para comprar nuestro desayuno y hacer un maravilloso picnic en el Parque Mont-Royal, que tiene más de 200 hectáreas. Cogimos el bus 165 y luego el 11 que te lleva hasta la cima de la montaña.

mont royal vistas

Está lleno de gente que va a caminar, correr, pasar el día tumbado al sol, andar en bicicleta, patinar y hasta esquiar de fondo durante la temporada de otoño e invierno. Fue diseñado según cuentan los historiadores por Frederick Law Olmsted, un arquitecto paisajista que se dice también fue el creador de la disposición del Central Park de Nueva York. Si el día sale bueno es parada obligatoria por las vistas y la vida que parece detenerse por horas.
Además como parte del mirador panorámico, se encuentra un chalet construido en piedra que posee en su interior una exhibición histórica y aloja durante el verano muchas recepciones y conciertos musicales.
Cogimos el metro ya que la tarjeta del aeropuerto es válida durante 24 horas y nos fuimos a visitar toda la zona que acogió las Olimpiadas de 1976.

montreal tower

Subimos a la Torre Montreal, el edificio inclinado más alto del mundo. 175 metros de altura y una inclinación de 45 grados a la que se sube en un ascensor lateral. Las vistas son muy chulas aunque si dispones de poco tiempo en Montreal y no eres un forofo del deporte es una parada que en mi opinión te puedes saltar. A no ser que vayas en familia y también quieras ver por ejemplo el Biodome que es un museo “vivo” situado en el antiguo Velódromo con cuatro ecosistemas diferentes en una combinación de zoo, acuario y jardín botánico. Puedes sacar las entradas por separado o en conjunto de dos o más edificios para ahorrar dinero. Nosotros subimos a la torre y luego entramos al estadio que se visita cada hora.
Volvimos al centro para visitar algunas de las cosas que no pudimos ver el día anterior como la Basílica de Notre Dame y la Plaza de Armas. En su plaza estaban rodando una película esa tarde, y es que muchas de las series y películas americanas se ruedan en Canadá porque la mayoría de las productoras son canadienses y no americanas como podríamos pensar.

notre damme montreal exterior

En la plaza puedes ver también el Banco de Montreal (bonito edificio simulando el Panteón de Roma), el Edificio New York Life, que fue el primer rascacielos de Canadá, y el llamativo edificio Art Decó Alfred Building. El entorno es muy bonito y más aún el interior de la basílica que recibe cada año cientos de miles de visitantes, atraídos por su esplendor neogótico, así como sus tesoros históricos: tallas de madera, pinturas, vidrieras, esculturas, una colección notable de arte sacro del siglo XVII al siglo XX. Hay visitas guiadas gratuitas cada 20 minutos.

notre damme montreal

Sin perder el tiempo bajamos andando al puerto para poder coger el Bateau Mouche. Todos los días tienen salidas desde el Quai Jacques Cartier en el Old Port: a las 12.30, 14.30 y 16horas. Relajarse viendo las vistas de la ciudad desde una perspectiva diferente vale la pena, y siempre puedes aprovechar para tomarte algo o comer como fue nuestro caso, aunque fuera tarde para un horario español.
http://www.bateaumouche.ca/
Después por la zona de la plaza Victoria visitamos lo que viene a llamarse el PATH.

Entre las estaciones de McGill y Peel puedes encontrar el Eaton Centre, un gran centro comercial subterráneo que además conecta muchos de los edificios de oficinas de la zona con el metro, por lo que se convierte en invierno en auténticas ciudades subterráneas donde no es necesario salir al exterior.
parc jacques cartier

Antes del atardecer llegamos a la zona del Parque Jean-Drapeau (antiguamente parc des Îles) en pleno centro del río San Lorenzo. Está compuesto por dos islas, la île Sainte-Hélène y la île Notre-Dame. Ésta última acoge cada año el Gran Premio de Canadá en el circuito Gilles Villeneuve, y comprende igualmente el Casino de Montreal que permanece abierto las 24 horas del día. El parque tiene incluso una especie de playa, y una vida muy intensa. Aquí se sitúa la Biosphere, Domo geodésico que alberga exposiciones interactivas sobre diversos ecosistemas. Muy chulo y algo quizás único en el mundo.Si quereis moveros usando el transporte público, aquí os dejo la excelente red de Metro de Montreal, con su plano. Como toda Canadá, limpio y elegante. El metro es característico por ser trenes con ruedas de goma y estaciones diseñadas por diferentes arquitectos.


En cuanto os caiga un mapa a las manos veréis que hay varias arterias que son clave y por las que pasareis varias veces seguro. Por ejemplo el Boulevard de René-Lévesque y Saint Michel que es la principal avenida de la ciudad. En ella se encuentran gran cantidad de tiendas y restaurantes. Muy cerca esá el Barrio Chino o también el Boulevard Saint Laurent, aquí se mezclan judíos, portugueses, italianos, griegos…

Hay otro centro de la vida nocturna de la ciudad, la calle Prince Arthur, peatonal y con espectáculos callejeros, acróbatas, músicos y restaurantes de comida extranjera. Son famosos los restaurantes griegos. En la calle St-Denis, está el “barrio latino”, lugar que elegimos nosotros para cenar y acabar el día ya que no está lejos del barrio de los espectáculos donde estaba nuestro hotel. Caminando unos 10 minutos.

mix de estilos montreal
Lo que más me ha gustado de Montreal es sin duda la mezcla entre moderno y antiguo, donde casa por ejemplo perfectamente la estética de una iglesia con los rascacielos de la ciudad.

Dia 3 – Toronto

Este fue uno de los días que más madrugamos para poder coger el tren de Montreal a Toronto que salía a las 6.45 am y que llegaba a su destino a las 11.40 am con Via Rail Canadá.

Decidimos bajar hasta el punto más al sur de nuestro viaje en tren para ver aunque fuera un día los paisajes con total libertad y coger el coche de alquiler al dia siguiente para ya realizar el resto del viaje a nuestra cuenta sin depender de horarios ni de ataduras. Aunque si lo miras con tiempo los vuelos internos te pueden salir por unos 80 euros, que no está nada mal.
Normalmente la gente aprovecha su llegada a Toronto para ver las cataratas del Niágara y la ciudad Niagara on the lake, aunque nosotros lo obviamos porque ya estuvimos el año pasado. Puedes ver la info si quieres visitarlo en el siguiente enlace con el post que ya escribí en su momento sobre la ciudad de Nueva York y alrededores.
www.seetorontonow.com, es una página que te servirá para planificar tu estancia en Toronto y saber muchas más cosas sobre sus principales atracciones como la CN Tower, el Ripley’s Acuario, el museo Royal Ontario y muchas otras cosas dependiendo de tus preferencias. Toronto es, sin duda, una ciudad más “americanizada” con la estética de grandes rascacielos y mucha actividad financiera.
Nosotros tras dejar las maletas en el Hotel Studio 6, http://the-grange-hotel.hotels7.info/, cerca del barrio chino, nos fuimos en taxi al puerto para visitar el Toronto island park. Puedes ir si coges un barco que te hace la explicación del litoral de la ciudad (que fue nuestra opción) o el ferry que sale con frecuencia desde el puerto también. La isla es muy bonita y si vais en verano es excelente para pegarte un paseo, estar con la familia o amigos o incluso bañarte en el lago. Hay un parque de atracciones infantil y las vistas son digas de foto.

skyline toronto
A la vuelta fuimos directos a subir a la CN Tower que es la cuarta más alta del mundo (tras el Burj Khalifa, el Tokyo Sky Tree y la Torre de televisión de Cantón), con una altura de 553,33 metros. Cuenta con un observatorio ubicado a los 447 m, desde el que inlcuso puedes hacer un paseo por el exterior con un arnés si lo reservas con tiempo. No apto para los que tengan miedo a las alturas. Como también impresiona un poco las vistas si te situas en la parte en la que el suelo es de cristal, que aunque no se va a romper un poco de nervios sí que da.

cn tower vistas

Como curosidad la torre está considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo moderno por parte de la Sociedad Americana de Ingenieros Civiles. Lo ideal es ver la puesta de sol aunque es cuando más gente se reúne ya que además se puede cenar en alguno de sus dos restaurantes.
Al bajar, ya de noche, y aprovechando que el acuario no cierra hasta las 11, entramos a ver otra de las atracciones de la ciudad. No deja de ser un acuario más, pero si vas con niños saldrán encantados ya que visualmente es una pasada.

Día 4 – Toronto

La red de transporte público de la ciudad de Toronto es una maravilla por lo que si no tenéis coche de alquiler os podréis mover sin problemas. Nosotros decidimos coger uno de estos autobuses que hace paradas para poder aprovechar al máximo la jornada. Con Sightseeing Toronto. Es un servicio que cada vez se ofrece en más ciudades pero no todas cuentan con un funcionamiento tan bueno como en éste. Desde luego, es la mejor opción para todos los que dispongáis de pocos días de estancia en la ciudad. Existen varias modalidades ya que puede incluir un recorrido por el Lago Ontario o incluso una visita a Niágara pero la básica cuesta 36$ CAD (unos 25 euros) y te permite subir y bajar tantas veces como quieras a lo largo de un día. Cada media hora suele pasar un autobús por todas las paradas.
En las diferentes paradas visitamos el resto de los puntos más destacados de la ciudad que nos faltabana en nuestro planning.
Cogimos el autobús en el centro financiero, administrativo y comercial que es el núcleo duro de la ciudad, donde se encuentra el Ayuntamiento, los centros culturales, los grandes rascacielos y la zona comercial (una parte importante bajo tierra para evitar la calle en los fríos inviernos). También vimos de pasada el barrio de Yorkville que es un barrio lujoso situado al norte de la ciudad. En él se dan cita las mejores tiendas, boutiques, restaurantes y hoteles lujososd.
Y paramos en el barrio de St Lawrance, para desayunar en el St.Lawrence market. Hay más de 120 tiendas especializadas en productos gastronómicos, con lo que puedes aprovechar la visita para coger fuerzas. Esta zona cambia radicalmente los fines de semana y festivos ya que se convierte en una zona totalmente peatonal donde se dan cita los habitantes de la ciudad para pasar la mañana, comprar cosas en los puestos callejeros y disfrutar de los espectáculos improvisados en la misma calle.

flatiron toronto

Podrás ver la copia canadiense del Flatiron Building y la catedral de St. James. La iglesia es un exponente de la arquitectura gótica del renacimiento, y por ello está considerado un edificio histórico y protegido bajo la Ley de Patrimonio de Ontario. Es la sede de la Iglesia Anglicana de Toronto.

No muy lejos está el Distillery Historic District, aunque nosotros preferimos no parar e ir directos a Casa Loma. De todas formas, si tienes tiempo está situado a 10 minutos caminado del Barrio anterior, y te encontrarás con un pequeño village totalmente peatonal donde hay tiendas muy curiosas relacionadas con el mundo del arte, la cultura y el entretenimiento. Además hay cafés y restaurantes muy diferentes a los de otras partes de la ciudad y puede ser un buen lugar para descansar durante la visita de la ciudad.
Nos dirigimos después a la parte más céntrica de la ciudad donde se desarrolla la mayor parte de la vida.

new town council toronto

El poco agraciado aspecto del Ayuntamiento moderno choca con el Old City Hall y entre medias, la plaza Nathan Phillips con sus pequeños jardines irrumpe en mitad de toda la zona. En el lado sur comienzan los grandes rascacielos que dan pie a la zona financiera y al este se encuentra el gigantesco Eaton Center donde se pueden encontrar tiendas de todo tipo entre las que destacan algunas como Apple Store o Abercrombie&Fitch.


Yonge -Dundas Square, por otra parte, es como una copia de Times Square pero en pequeño. El día que estuvimos allí una conocida marca de telefonía hacía promoción con la plaza llena de hamacas para tumbarte al sol. Una auténtica gozada a pesar de ser publicidad pura y dura.
Nos paramos en el punto más al norte de la ciudad para ir bajando poco a poco. Casa Loma es una parada obligatoria, en mi opinión. Realmente no es una casa, sino un castillo muy bonito que construyó y luego sirvió de residencia a Sir Henry Pellat, uno de los empresarios que más contribuyó al desarrollo de la ciudad a finales del s. XIX y principios del s. XX. Conserva en perfecto estado las estancias donde vivieron Henry y Lady Pellat. Destaca el aspecto exterior, los 50.000 m2 de jardines, el laberinto de pasadizos secretos interiores así como el largo túnel que llega a los establos. Su imagen es habitual en películas que quieren reflejar algo de Toronto o en folletos turísticos de la ciudad.
Nosotros hicimos dos paradas más, en dos museos. La primera en el Royal Ontario Museum. Se puede explorar la parte de historia natural donde destacan las galerías con dinosaurios, de los primeros habitantes de Canadá o incluso del antiguo Egipto. Destaca la arquitectura exterior del edificio. El museo es conocido como el ROM y es un lugar lleno de contrastes entre lo moderno y lo antiguo . Cuenta con una gran colección de arte, piezas arqueológicas y de muy diversas culturas. Las piezas egipcias y las chinas, fueron sin duda las que más me gustaron.
Por otra parte, es también el lugar ideal para conocer más sobre la historia de Canadá, su cultura y pobladores. Nosotros lo vimos en una hora, aunque es como todo, seguro que hay quien pueda estar toda una mañana.
Y el segundo museo fue The Bata Shoe Museum. Es un lugar muy entretenido e interesante, donde encontrarás la historia del inicio del calzado y zapatos de todas las formas, tamaños y estilos. Piezas rarísimas, antiguas y curiosidades como las excéntricas plataformas que solía usar Elton John, así como zapatillas de Marilyn Monroe, y muchos famosos más. Es un edificio que fue creado pensando en las cajas de zapatos, así que lo reconocerás fácilmente.

El final de la tarde fue para recoger el coche de alquiler y volver al hotel tras una gran lluvia que era la cola de un tifón…

Día 5.Toronto – Kingston Mil Islas – Ottawa

Salimos de Toronto en dirección Kingston para coger allí el barco que nos daría la vuelta por la región conocida como las 1000 Islas.

Son 286km, unas 3 horas y media de coche, teniendo en cuenta que el límite de velocidad suele ser de 90km/horara. Sin duda, habría estado genial poder hacer noche en esta población porque tiene un aire especial y diferente de lo que habíamos visto hasta el momento.
Kingston es una ciudad histórica conocida como la “Limestone City” (ciudad de la piedra caliza) debido a sus muchos edificios históricos construidos con ese tipo de piedra de origen local de color gris. Además está aproximadamente a mitad del camino entre Toronto y Montreal con lo que la parada técnica puede ayudarte a la hora de organizar tu viaje.
Viendo un poco su historia, Kingston fue una de las competidoras para la capital de los Canadás unidos, antes de la confederación, pero después de un breve período como capital de 1841 a 1844 (incluyendo la primera sesión del Parlamento de los Canadás Unidos el 1 de junio de 1841), perdió sus posibilidades ante localizaciones alternativas, primero de Montreal y Toronto, y después de Ottawa en 1857. De hecho, como verás en muchos nombres y placas es la ciudad natal del primero de los Primeros Ministros del Canadá, Sir John A. Macdonald.

Nuestro objetivo era ver de cerca las 1.000 islas y encapricharnos como no podía ser de otra forma de todas las casas que pudimos contemplar. Todas con su embarcadero privado y en un entorno natural envidiable al 100%.
Es un archipiélago compuesto por más de 1700 islas cuya ocupación comparte frontera entre EEUU y Canadá. Recorrer en un pequeño crucero esta zona te produce una sensación muy peculiar. Muchas de estas islas están ocupadas por habitantes que se decantan por un país u otro, según sus costumbres e ideologías estableciendo banderas de USA o Canadá según su procedencia, ya sean del lago Ontario o de Nueva York.

Sin embargo, lo más curioso es apreciar cómo pueden existir islas tan pequeñas como el perímetro que ocupa una casa de dos plantas, en las que apenas existe espacio alrededor para dar un paseo por el descansillo de su portal o para plantar un árbol.
En invierno, estas aguas debido a que se encuentran tan al norte, deben congelarse en su mayoría por lo que normalmente son usadas tan solo en verano, como si de una casa de playa se tratase. Unas vacaciones dedicadas a la pesca, navegar, respirar aire puro, rodearse de naturaleza, bañarse en aguas cristalinas, tomar el sol y reflexionar, es una opción acertada donde las haya, eso seguro.

1000 islas casa
http://www.1000islandscruises.ca/ Con ellos hicimos el crucero de 3 horas aunque hay muchas opciones dependiendo del tiempo que tengas disponibles o la hora del día que prefieras. Eso sí antes incluían la visita al Castillo Boldt y ahora ya no por los problemas con los papeles para los turistas que no tenían el permiso para pisar terreno americano, y porque queda un poco lejos del mismo. De éste tema hablaré más tarde, ya que al final nosotros lo hicimos cruzando la frontera terrestre a través de un puente que une Canadá con el Estado de Nueva York en el día extra que nos habíamos guardado en nuestra planificación.
El barco supone unas horas de relax en un ambiente increíble y también realizan paseos en trolley por esta ciudad que tiene, como decía al principio, un estilo totalmente diferente de las grandes ciudades canadienses. Hay quien opta por coger el crucero desde otras poblaciones como Gananoque o Rockport, eso ya depende de lo que prefieras. Pero te aconsejo también que pares en el parque nacional de  las 1.000 Islas, e incluso te saques el Discovery pass de los parques de Canadá (que te explicaré más adelante).
Barco, un paseo y a seguir con nuestro recorrido que nos llevó hasta Ottawa donde pasaríamos el siguiente día.

Nuestra llegada a Ottawa fue al hotel Capital Hill Hotel and Suites, 120 euros la noche con las tasas incluidas y el parking del coche. Despues de conducir otros 200km, unas 3 horas de viaje. Por lo general todo es caro en Canadá, y ni que decir tiene que los hoteles también. Éste es un precio normal tirando a bien, pero los moteles de carretera como luego comprobamos suelen costar unos 90 euros de media. La ubicación de nuestro hotel era perfecta, así que decidimos pagar un poco más, ya que íbamos a estar dos noches.
La cena fue en la calle paralela, Sparks street, donde durante dos noches había un fetival de costillas con muchos puestos a lo largo de toda la calle peatonal donde comer ribs hasta hartarse. Todo muy yanki a pesar de estar en Canadá.

Día 6 – Ottawa

Tanto Québec como Montreal fueron capital de Canadá durante unos pocos años respectivamente, pero finalmente la capitalidad del país recayó en 1858 en Ottawa, por decisión de la reina Victoria de Inglaterra basándose en tres factores principalmente: la equidistancia de la ciudad con las poblaciones francófonas y anglófonas, la mayor distancia con los EE.UU. de entre las otras candidatas (Québec, Montreal, Toronto, Kingston) y finalmente la belleza incomparable del paraje en donde se asentaba Ottawa.

Parlament hill ottawa

Desde 1858 , Ottawa es capital de Canadá, sede del parlamento nacional y residencia del Gobernador General (quien ejerce las prerrogativas reales delegadas por la Reina Isabel II, jefe de estado de Canadá) y el primer ministro (el jefe de gobierno). Encontrarás mucha información sobre la ciudad en la web http://www.ottawatourism.ca/en/
Nuestra primera parada fue el canal Rideau donde se pueden ver de cerca sus famosas esclusas. Hay incluso un museo, Bytown musuem, que recibe el nombre antiguo de la ciudad y es el lugar perfecto para conocer la historia de Ottawa. La planta baja ofrece una exposición sobre la construcción del canal que es Patrimonio de la humanidad.

esclusas canal rideau ottawa

Fue el primer canal construido con la técnica “slackwater”, basada en inundar los rápidos fluviales gracias a presas altas, reduciendo al mínimo las excavaciones. De esta forma, se elevaron los niveles de los ríos para hacerlos navegables, mediante las altas esclusas, y se construyó en un periodo relativamente corto. Las esclusas son maniobradas a mano , hay un total de 49 esclusas con 23 estaciones en el curso del canal. Justo antes de bajar hacia el canal hay un memorial de la guerra, pero estaba en restauración u obras y no se veía nada. La estatua recuerda a los veteranos de la guerra civil canadiense. Cada 11 de noviembre se celebra una misa en honor a todos ellos.
Al volver a la salida de las esclusas, impresiona ver el Hotel Fairmont Chateau Laurier. Además sirve de separación entre las zonas existentes en la ciudad. El edificio es una réplica de un castillo francés y se puede visitar su hall. Allí nos encontramos entre otras curiosidades el escritorio que utilizó Albert Einstein cuando estuvo alojado en el mismo.
La siguiente parada si no recuerdo mal, fue el Parque Major’s Hill que es uno de los parques más antiguos y el más visitado por su habitantes. Están geniales sus vistas al Río Ottawa como al hotel Fairmont ChateauLaurier y a los edificios del Parlamento. Además, al fondo, se llega a ver bien el barrio de Gatineau, al otro lado del río. Hay muchas estatuas de soldados alrededor del Parque.

Seguimos andando hasta llegar a la Catedral de Notre Dame que es la iglesia católica más famosa de la ciudad. No es demasiado grande pero tiene un depurado estilo gótico que la hace ser muy interesante. Fue construida en 1839 y merece la pena ser visitada. Además es gratis su entrada. En el interior destacan especialmente las vidrieras y varios relieves de madera. Justo enfrente se encuentra el National Gallery of Canada, con grandes colecciones de los principales artistas autóctonos. Exteriormente llama demasiado la atención ya que el edificio contrasta mucho con la arquitectura de la zona.

interior catedral ottawa

Se trata de un gran edificio de cristal, con granito verde. En el interior también se suceden constantemente exposiciones temporales que también merecen la pena. Si entráis a verla no dejéis de visitar el cuadro The Jack Pine de Tom Thomson y la Rideau Street Chapel. Y claro está, de hacerte foto con la araña.
Al otro lado del Canal Rideau empieza el bullicio y la animación. Los alrededores del ByWardMarket se conocen como Little Italy y están llenos de gente ofreciendo muchas actividades. Destaca la zona de restaurantes (muchos son italianos), heladerías, cafeterías, boutiques y sobre todo, los numerosos puestos callejeros donde venden cualquier tipo de artilugio. En verano casi toda la actividad se desarrolla al aire libre pero en invierno toda la vida se encuentra en el interior del mercado. Fue nuestra parada para desayunar, y aunque ya lo habíamos probado, decidimos endulzarnos con uno de los productos típicos canadienses como son las llamadas colas de Castor, Beaver Tails. colas de castor dulceSon como tostadas finas parecidas a la masa de la pizza y fritas, con gorduras varias como chocolate o trozos de frutas. Vamos.. una delicia…
A primera hora habíamos preguntado justo enfrente del parlamento los horarios de las visitas al Parlamento, así que como ya nos tocaba, volvimos para verlo por dentro. Lo que destacan son sus torres. Los edificios que lo componen, fueron construídos poco después de que la Reina de Inglaterra decidiese situar la capital en Ottawa. Se ven prácticamente desde toda la ciudad y son una de las atracciones centrales de la ciudad. La fachada exterior es de un estilo neogótico pero con clara influencia inglesa ya que recuerda mucho a los monumentos victorianos de las principales capitales británicas. La imagen que ofrece es muy particular gracias a los tejados de color verde.

vitas parlamento ottawa parque majors hill
Cuando se acaba la visita guiada que inlcuye la biblioteca y los pasillos centrales, se puede entrar dentro de alguna de las sesiones o bien del Senado o bien de la Cámara de los comunes, en el espacio dedicado para el público y la prensa. Es curioso ver cómo debaten y aprueban leyes. Cuando estuvimos nosotros discutían por la construcción de unas tuberías que iban a pasar por medio de un parque nacional. También se sube a la Torre de la Paz se puede ascender para obtener espectaculares vistas de Ottawa, su río y el Canal Rideau. Además, en días claros se puede ver Hull Quebec. Si tenemos en cuenta que no puede haber por ley ningún edificio en Ottawa que supere en altura a la Torre de la Paz, comprenderemos todavía más el interés que suscita siempre subir a la torre.
Apurando al máximo el tiempo nos fuimos a ver el museo de las civilizaciones, Canadian Museum of history. El Museo de la Civilización es reconocido entre sus visitantes por sus salas de exposición permanente, que abarcan 20.000 años de historia humana del Canadá, así como por la arquitectura del edificio y la ubicación notable a orillas del río Ottawa. El museo presenta un programa de exposiciones especiales en constante cambio, que desarrollan temas canadienses o abarcan otras culturas y civilizaciones, pasadas y presentes. Sin embargo, el Museo Canadiense de la Civilización es también un gran centro de investigación.
Es curioso ver por ejemplo su colección de sellos, ya que guarda con esmero los relacionados con Isabel II y la familia real británica, y es que ella es la reina de Canadá. sellos ottawa

En efecto, ella es la actual monarca de dieciséis Estados soberanos conocidos como Reinos de la Mancomunidad de Naciones: el Reino Unido, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Jamaica, Barbados, Bahamas, Granada, Papúa Nueva Guinea, Islas Salomón, Tuvalu, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Belice, Antigua y Barbuda y San Cristóbal y Nieves. Es la principal figura política de los cincuenta y cuatro países miembros de la Mancomunidad de Naciones.

Otra parada con nuestro bus turístico aunque ya con el horario justo fue el Laurier House. Aquí vivieron dos famosos primeros ministros canadienses: sir WilfridLaurier y William Lyon Mackenzie King. Exteriormente es una casa de estilo victoriano, bastante atractiva que también permite visitar su interior o incluso tomar un té en alguno de sus históricos salones. Nos quedamos con las ganas de verlo porque entre semana se debe reservar ( y ya estabada lleno con las visitas de los escolares).
Y para acabar acudimos al museo de la naturaleza que era el que más tarde cerraba. Curioso pero nada del otro mundo.
Si dispones de más tiempo puedes por ejemplo hacer un pequeño crucero por el Río Ottawa, visitar la zona de la universidad, la Casa Real de la Moneda Británica, el museo de la guerra o alejarte un poco de lo que es el centro de la ciudad.
Nuestra cena fue en el barrio de Chinatown y aún nos dimos un paseo simpático hasta volver al hotel. Curiosidades de la vida, al lado del hotel había mucho ambiente, nos acercamos y allí estaban unas 100 personas bailando salsa en plena calle.

Todo un lujo.

chinatow toronto

Día 7. Ottawa – Parc Omega – Mont-Tremblant

A 80 km de Ottawa se encuentra el Parque Omega, lo más parecido al Parque de Cabárceno en Santander o al Safari Parc de Vergel de España, salvando las distancias.

parc omega ottawa

Es un parque naturaleza en estado puro. Flora y fauna, las principales que se pueden encontrar en el país conviven en este parque al que se puede acudir con coche propio y recorrerlo junto a los animales de forma libre, o utilizar los que ellos tienen a disposición de los visitantes. Abundan los alces, los ciervos americanos y los osos negros, bufalos musqués y bisontes.
A muchos de ellos se les puede dar de comer zanahorias, alimento que venden a la entrada del parque. Hay una zona de picnic, un gran lago y dos pequeñas rutas para hacer a pie. Una de ellas te lleva a una granja.

Toda la info sobre el parque la puedes ver en www.parc-omega.com.
Horario: Temporada alta de 9.00 a 17.00h y temporada baja de 10.00 a 16.00h.
Abierto todo el año. Precio: Adultos: 17$, niños de 6 a 15 años: 12$.

A nosotros nos encantó.

Es una visita fascinante dentro de un recorrido prefijado que te permite no solo observar sino incluso llegar a tocar y alimentar con zanahorias a algunas especies de la fauna canadiense comos los wapitis, ciervos rojos y algunos otros, simplemente ver desde lejos. Mejor no darle de comer a los bisontes… Muchos de los animales son raros de ver en su estado natural, por eso se ha creado como un estado de semilibertad en el que también rescatan animales heridos para darles una segunda vida.
Si vas en familia los peques se lo pasarán en grande, pero también los mayores. Está claro que no vas a Canada para verlo, pero si pasas cerca es un recuerdo de los más agradables de las vacaciones.
Además, está cerca de Montebello por lo que mucha gente decide hacer noche antes o después dependiendo de tu planificación. Cuando pasamos con el coche era una auténtica locura ya que había un festival de rock en uno de sus parques y estaba totalmente colapsado de jóvenes y de coches que querían acceder a los lugares de acampada. Desde fuera parece un pueblecito muy simpático con unas casitas chulísimas, aunque bueno como casi todas las que vimos, tienen un encanto insuperable.
Con este buen sabor de boca después de unas tres horas y media, seguimos la ruta hasta la estación de esquí de Mont-Tremblant que se preparaba para una prueba de triatlón al día siguiente. Son 90 km, una hora y 20 minutos de conducción.

parc omega bufalo

Por unos 20 minutos no pudimos subir con el teleférico a lo alto de la montaña para ver las vistas pero nos dimos una vuelta por esta estación que está considerada como una de las mejores de todo el planeta.
Mont Tremblant es una traducción del francés como “montaña temblorosa” y es, dicen, la mejor estación de esquí en el este de América del Norte. Con más de 600 hectáreas de esquí y snowboard del terreno, un pintoresco pueblo y campos de golf públicos. Tiene una elevación de 875 metros.

estacion esqui mont tremblant

Cuenta con 95 pistas de todos los niveles con 14 remontes aptos para transportar a unos 27.000 esquiadores por hora. Nosotros a falta de nieve, nos tomamos un helado y buscamos lugar para dormir. Aún así si tienes ganas tiene un lago con una “playa”, y a poca distancia otro lago aún mayor.
Decidimos alejarnos de la locura y de los precios elevadísimos y aprovechar que con el coche puedes buscar algo alejado y que le de un toque diferente a tus vacaciones. Y lo encontramos en el pueblo de Tremblant a unos kms de la ladera en un bed and breakfast.
Por 70 euros, alojamiento y desayuno para los dos nos decidimos por el Bed and Breakfast Le Couvent, ((819) 425-8608 ; 137 rue du Couvent). http://www.lecouvent.com.
Sus dueños Claudette y Pierre son un amor, y el desayuno la mañana siguiente estaba buenísimo, con sirope de arce y fruta fresca.

Día 8. Parque Nacional de Mont-Tremblant – Quebec

El parque nacional de Mont-Tremblant con 1500 km2 es el mayor de los parques de Quebec, y habíamos decidido no desaprovecharlo.

Quien vaya en invierno puede optar porfusionar la naturaleza con las actividades deportivas que esta localidad ofrece, la oferta es infinita con el sky como rey. Pero cuando la nieve se funde las posibilidades aumentan: se puede practicar kayak, rafting, wakeboarding y demás actividades acuáticas, alquilar lanchas motorizadas, kayaks, canoas, botes de pedales, bicicletas, y mucho más.

Dentro de la estación de sky hay una oficina donde te informan sobre lo que se puede hacer en las proximidades desde acampadas a orillas de los lagos Cypres y Provost, hasta descensos en canoa o kayak por los rápidos del río Diablo, y vías ferratas en las paredes verticales de sus meandros. discovery pass canadaO incluso si eres de los golosos puedes visitar una cabanne à sucre, las factorías tradicionales en las que se procesa la savia de los arces sacarinos hasta conseguir el famoso jarabe de arce, aderezo de guisos que pueden degustarse en las mismas cabannes.
Nosotros decidimos ir a la parte que corresponde al Parque Nacional. En este punto te voy a diferenciar el tema de los pases de los parques nacionales porque no todos son como si dijéramos “de la misma familia”. Existen pases anuales para los parques nacionales correspondientes tanto a Canadá a nivel nacional, como al Estado de Quebec, en particular. Van por separado, por lo que conviene mirar cuáles son los parques que quieres visitar y dónde están situados y hacer cuentas.
El parque de Mont-Tremblant no entraba dentro del Discovery Pass, por lo que decidimos pagar la entrada suelta que eran 6 dólares. http://www.sepaq.com/pq/
En otros parques sí que usamos el Discovery Pass, en concreto el pase para los parques nacionales de Canadá del tipo “Familia/Grupo”. Válido hasta para siete personas en un mismo vehículo y para todos los parques nacionales, áreas de conservación marítima y lugares históricos administrados por Parks Canadá. Además es válido por un año, así que nos queda la duda ahora de si hacer costa oeste de Canadá el año que viene  🙂
En la entrada del parque, hay un puesto de información en el que te orientan sobre las diferentes opciones que tienes dependiendo de la cantidad de horas que vayas a pasar en el mismo.

Normalmente por lo que pude leer antes de mi viaje, y que después fue lo que hicimos, te recomiendan al menos dos rutas posibles, aunque hay muchas alternativas. Si dispones de un día entero o de incluso dos, puedes hacer rutas de hasta 6 horas de duración, o decidirte por hacer una buena ruta en bicicleta, o bordear un par de lagos con un kayak.

Si deseas hacer noche, en todos los parques hay diferentes opciones, en Mont-Tremblant incluso hay un shuttle que te lleva al resort o al pueblo.

La Roche era el nombre de la primera de las rutas que nos recomendaron. Son unos 5,4 km de continuo ascenso, prácticamente desde el principio hasta llegar a un mirador precioso desde donde se contemplaba toda la inmensidad del lago Monroe y varios kilómetros alrededor.

mont tremblant park Lac Monroe glacial valley
Otra pequeña ruta es la llamada Cascada del Diablo, que tan sólo suponía media hora de ida y vuelta y 1,4 kilómetros en su totalidad. Fuimos por un pequeño desfiladero, pegado al río, hasta que este se convirtió en una estridente cascada, rodeada de macizas paredes de roca.
Y por último alquilamos para acabar con más tranquilidad una canoa con la que dar una vuelta sobre el lago central. Aunque parece fácil, si es la primera vez que te subes parece que la estabilidad es complicada, pero las fotos son chulísimas.

Tras las experiencias de Seychelles y Costa Rica no dudamos en seguir con nuestros aliados antimosquitos. Hay muchos y tienen hambre de turistas.
Relec para la ropa y Goibi extremo para la piel. Y aún así alguno nos picó.
Así que id preparados.

La ruta la acabamos en Quebec, tras casi 3 horas conduciendo. Llegamos al maravilloso e increíble hotel Fairmont Chateau Frontenac. La verdad es que la cadena Fairmont tiene hoteles espectaculares en todas las ciudades importantes de Canadá, pero sin duda el de Quebec es el que más impresiona.

Fairmont chateau frontenac quebec

Merece la pena alojarse en el que dicen que es “el hotel más fotografiado del mundo”. Y no me extraña…

Día 9. Quebec

La siguiente etapa de nuestro viaje por parte de la Costa Este de Canadá es la ciudad de Quebec.

Fairmont chateau frontenac quebec exterior

Fundada en 1608, es una de las ciudades más antiguas de Norteamérica, de ahí el atractivo de su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad. Con las murallas originales casi intactas y calles que conservan la atmósfera de la ciudad antigua, perderse por el Vieux Québec es un auténtico viaje en el tiempo. En lo alto del promontorio que domina la ciudad se halla el castillo Frontenac, construido por la Canadian Pacific Railway en 1893 para promover el turismo de lujo entre sus clientes. Y al sur del Vieux Québec se erige la Citadelle, otro edificio destacable, aunque con un origen muy distinto.
Actual sede de los cuarteles y del Museo del Regimiento Real 22, ofrece en verano un curioso espectáculo: soldados con casacas rojas y gorros de piel de oso realizan cada día el cambio de guardia. Igualito que en Londres. Se trata de una gran fortificación desde la que se defendía la ciudad de los posibles ataques de los conquistadores. Hoy en día no es más que un agradable paseo turístico en el que se puede disfrutar del cambio de guardia y de algún recuerdo de aquella época. Cuenta con trincheras, barracones, una prisión e incluso una capilla. Fue construida entre 1820 y 1831 para defender a la ciudad en contra de la invasión estadounidense, aunque en realidad, nunca ha sido atacada. El fuerte permanece sin daños y sigue siempre vigilante de Québec. Actualmente, la ciudadela alberga varios museos.Pocos visitantes de la ciudadela se dan cuenta de que sigue en uso: es el hogar ceremonial del Royal 22e Régiment de Québec (el 22º Regimiento Real) y la residencia oficial del Gobernador General de Canadá. Las visitas guiadas de una hora te muestran los edificios, bastiones y otros baluartes. Lo más destacado incluye el museo del regimiento en una antigua prisión militar y un viejo almacén francés de pólvora. Puedes ver al Royal 22e Régiment realizar el Cambio de Guardia en los terrenos para desfiles. Esta ceremonia se lleva a cabo cada mañana, del 24 de junio hasta el primer lunes de septiembre. En los sábados de julio y agosto también puedes ver una ceremonia llamada The Beating of the Retreat (Al compás de la retirada), la cual tiene sus orígenes en el siglo XVI.

mapa quebec
Más al sur, siguiendo la orilla del San Lorenzo, se halla el parque de las Llanuras de Abraham, escenario de la batalla en que los ingleses arrebataron Quebec a los franceses en 1759. Cada 23 de junio los quebequeses reivindican su francofonía y sus deseos de independencia celebrando la Fiesta Nacional. Nosotros estuvimos justo el día previo a la Fiesta Nacional y en las Llanuras de Abraham habían montado un gran escenario para un macroconcierto con un montón de artistas invitados.
Para organizarte mejor puedes marujear la página oficial http://www.quebecregion.com/en/
Tanto la noche anterior como la siguiente cenamos por la zona de BasseVille que es la parte que rodea al Vieux Port. Sus instalaciones originarias tenían mucho que ver con el comercio marítimo y sus necesidades. Sin embargo, fue restaurado a mediados del s. XX y hoy cuenta con un encanto muy especial. La zona se conoce como el Quartier du PetitChamplain y está repleto de comercios, galerías de artes, cafés, restaurantes y numerosos artistas callejeros.
  Justo donde está nuestro hotel es el Haute Ville, que es la zona más céntrica de la ciudad, donde se encuentran los edificios más emblemáticos, los museos y las iglesias así como las plazas y rincones más auténticos. También hay una zona comercial, varias calles peatonales y como te decía el maravilloso Chateau Frontenac, auténtico corazón de la ciudad. Está comunicada con la BasseVille por un funicular (1,75 CAD$) pero también se puede subir y bajar por escaleras de acceso libre.
Otra de las paradas obligatorias es el barrio de detrás de la zona fortificada conocida como el Grande Allée. Su mayor emblema es la Asamblea Nacional (AssembléeNationale) que es la sede del Parlamento Provincial. En su fachada hay varias estatuas  que rememoran a los personajes más influyentes en el desarrollo histórico de la ciudad. Da la sensación de un ser un enorme palacio con una fachada blanca que impresiona bastante.

Parlamento Quebec

Nosotros no pudimos visitarlo por dentro porque estaba cerrado al ser fin de semana. Junto a este lugar se encuentra su calle más animada con el mismo nombre que el del propio barrio y al otro lado está un hermoso parque, el Parc des Champs de Bataille, auténtico pulmón verde la ciudad.
Quebec es una ciudad donde el coche es totalmente prescindible. Es más, podría llegar a ser un incordio porque no es fácil aparcar y muchas zonas son peatonales. Nosotros teníamos alquilado uno y durmió por el día y las dos noches en el garaje del hotel.

muralla quebec
Las fotos son obligatorias en la zona de la muralla que es peatonal y también por la famosa Terrasse Dufferin donde las vistas de la ciudad y del río San Lorenzo impresionan a todos los visitantes.
También encontramos la Place d’Armes con Notre Dame en su centro. Es la sede principal del arzobispo romano católico de Quebec y es una de las más antiguas del continente americano. Ha sido restaurada varias veces por sufrir incendios y la ira de los británicos durante su asedio a la ciudad. La catedral actual mantiene el estilo original.
Y también puedes visitar cerca de las murallas, la Iglesia de Notre-Dame-des-Victoires (Nuestra Señora de las Victorias) es una de las más antiguas iglesias de piedra en Canadá y se ubica directamente sobre el sitio donde comenzó Québec. Samuel de Champlain, el fundador de Québec, estableció aquí su primer asentamiento en 1608. Esta modesta iglesia fue construida sobre las ruinas del asentamiento 80 años más tarde.
En la zona más alejada del puerto hay varios restaurantes entre los que destaca el Café du Monde, que tiene espectáculo nocturno aunque los precios también son caretes y nosotros decidimos cambiar los planes y cenar en un tailandés cercano.
Yo había leído que era frecuente que los integrantes del Cirque du Soleil ofrecieran algún espectáculo en la calle de forma gratuita pero se ve que en este 2014 ya no lo hacían. Eso sí me quité la espinita en Montreal donde el último día fuimos a ver su nuevo espectáculo.

Día 10. Quebec – Tadoussac (213km)

A tan sólo siete kilómetros de Quebec, se encuentra el Parque de la Chuté Montmorency, primera parada de la jornada de hoy. Un consejo, si no tienes prisa, sería aparcar el coche en el aparcamiento gratuito que está en frente de la iglesia de Beauport, un pequeño pueblo a un kilómetro del parque y desde allí, dar un paseo. Nosotros al final para ganar tiempo decidimos pagar los casi 10 dólares que te cobran por el parking y visitar estas cataratas que miden 83 metros de alto, superando en treinta a las del Niágara. Se pueden visitar de forma gratuita, accediendo por unas escaleras de madera, que te hacen ir ganando altura hasta una pasarela en lo más alto, que las atraviesa por completo y desde se ve el río Montmorency.

cataratas montmorency

En nuestra visita estaban arreglando el tramo más bajo de las escaleras así que debías de pagar el teleférico que te permite llegar hasta allí, ahorrándote la subidita, pero cuesta 8 dólares, sólo ida y más de 10 con la vuelta. Subimos, cruzamos el primer puente que pasa por encima y cruzamos al otro lado para bajar hasta la mitad de las escaleras y poder sacar una buena perspectiva. Fotos y fotos y a hora sí a Beaupré.
Segundo stop para visitar Sainte Anne de Beaupré. Se trata de un santuario dedicado a la patrona de los naufragios, Santa Ana.

Muchos marineros rinden tributo allí varias veces a lo largo de su vida y la verdad es que merece la pena la parada. Nuestro desayuno – almuerzo fue en un restaurante de comida rápida a escaso metros del santuario.
Tercer lugar: el cañón de Santa Ana. Cuesta unos 12 dólares por persona y es una propiedad privada donde también hay una espectacular cascada de unos 70 metros de altura, alrededor de la cual incluso se puede realizar una ruta circular que te va llevando entre miradores y tres puentes colgantes, uno de hasta 52 metros sobre el precipicio, desde los que puedes ver diferentes perspectivas de la gran masa de agua. Está bastante entretenido, especialmente el último puente, el que está a menos altura, ya que el suelo de este está formado por rendijas de acero y mientras vas pasando sobre él, ves como la fuerza del agua del río, transcurre debajo de ti. Todo esto sin desmerecer los otros dos puentes, ya que cuando te asomas la sensación de vértigo es considerable. También se pueden realizar actividades dentro de este pequeño parque, de hecho vimos como unos chavales se estaban preparando para hacer el paso de un lado a otro del cañón por una tirolina, mientras que otros descendían por otra de las paredes, haciendo rapel, así que como se ve, se puede pasar perfectamente un día aquí sin aburrirse lo más mínimo. Eso sí pagándolo a parte.


Seguimos con el coche haciendo Km para llegar ya por la tarde a nuestro destino más al norte, la localidad de Tadoussac. http://www.tadoussac.com
El nombre en cuestión en idioma innu quiere decir “pecho” y hace referencia a las dos colinas que enmarcan el fiordo y la bahía. Justo antes de llegar al pueblecito, te encuentras que de repente la carretera se acaba y desemboca en el espectacular fiordo de Sagüenay. Pero no hay ningún problema, ya que existe un servicio de Ferry gratuito las 24 horas, que trasporta los vehículos de una orilla a otra de forma continuada y sólo tarda como un cuarto de hora. Además te puedes bajar del coche, como así hicimos, e ir disfrutando de las bonitas vistas que te ofrece el entorno, mientras dura el trayecto.
Decidimos alojarnos en el Tadoussac hotel, uno de los emblemas de la ciudad con su tejado rojo, ya que el otro emblema son las ballenas. www.hoteltadoussac.com/en/
Este pueblecito ocupa un precioso enclave en la desembocadura del río Sagüenay, entre los acantilados y dunas de arena que recorren la orilla norte del río S. Lorenzo. Su paseo marítimo se extiende junto al río uniendo la antigua capilla y el puesto comercial Chauvin, justo debajo del hotel.

Hotel Tadoussac cartel
Al día siguiente íbamos a ver ballenas, si se querían dejar ver, claro está. Son muchas las que allí habitan ya que las aguas son muy ricas en plancton en la zona de la desembocadura del Sagüenay durante varios meses al año.
El día siguiente era 24 de junio, por lo que esa noche hubo castillo de fuegos artificales y un concierto cerca de la playa.

 Día 11. Tadoussac – Sagüenay – SaintFelicien

Llega por fin el gran día en el que vamos a hacer el Crucero por el Río San Lorenzo y así poder navegar junto a las ballenas. Es, sin duda, el gran atractivo de la zona y son varias las opciones para verlas. Los barcos salen de varias localidades pero los más interesantes parten del muelle de Tadoussac y del Baie-Sainte-Catherine.

Hotel Tadoussac
Con más tiempo hay quien hace la Ruta de las Ballenas que bordea la orilla norte del estuario y del golfo de San Lorenzo a lo largo de casi 900 km. Una docena de especies de ballenas, entre ellas el rorcual azul, se dan cita a la altura de sus costas durante el verano. Varios sitios incorporados al Parque marino de Sagüenay-San Lorenzo permiten observar los cetáceos desde la orilla Cap-de-Bon-Désir, en Bergeronnes, es muy apropiado para la observación, o por supuesto, hacer un apasionante crucero por el río. La Ruta de las Ballenas enlaza los pueblos de Tadoussac y Natashquan, en la orilla Norte, pasando por las regiones de Manicouagan (310 km) y Duplessis ( 570 km), en la carretera 138. La Ruta de las ballenas continúa también en los alrededores de Blanc-Sablon, municipalidad accesible por barco.
A falta de tiempo nosotros nos quedamos en la zona, al haber llegado la noche anterior nos levantamos con ganas de empezar la excursión saliendo desde Tadoussac. Fuimos andando hasta el puerto aunque la empresa nos podía recoger de forma gratuita en el Hotel Tadoussac. Debes tener en cuenta que el lugar del río para ver las ballenas es el parque marino de Saguenay-Saint-Laurent. Esto implica que las visitas están reguladas por el gobierno. La regla más importante es que ninguna embarcación puede acercarse a menos de 200m de las ballenas.
Nos decidimos para contemplar estos animales por el crucero con la empresa Croisieres AML, que tiene 18 navíos operando en el río San Lorenzo y en el fiordo del Saguenay, y reciben más de 500 mil pasajeros anualmente. El precio son unos 59 dólares por adulto. www.croisieresaml.com/
Hay otras empresas pero de ésta había leído muy buenos comentarios, y la verdad es que la experiencia fue perfecta. Me gustaron mucho los comentarios que hacía una bióloga, miembro de la tripulación, sobre la vida de las ballenas y sus comportamientos.
Tienes dos opciones a la hora de hacer el trayecto de 3 horas de duración. Ir con zodiac o con barco. Por su reducido tamaño los zodiacs dan una mejor experiencia de las ballenas, y son más dinámicas en su observación, pues pueden cambiar de curso rápidamente. Por su lado los barcos por tener mayor tamaño, brindan una experiencia más cómoda aunque un poco más lejana. Nosotros hicimos el viaje en barco y estábamos casi siempre muy cerca de las zodiac. Todo tiene su aspecto positivo y su negativo.
Las fotos por la altura y la estabilidad si tienes un buen zoom te saldrán perfectas en el barco, aunque la sensación de aventura se consigue en mayor medida en la zodiac, y también los mareos si las aguas no están totalmente tranquilas…
Súper importante es tener claro el tema de la ropa a llevar. La regla general es que durante la navegación hará 10 grados menos que lo hay en tierra. Por ende, en el pico máx. de verano, puede hacer 21 grados en tierra, lo que implica unos 11 grados en el barco (efecto viento y demás). Todo esto para decir, que hay que ir abrigado al paseo. Adicionalmente, en el caso de los zodiac, hay que vestir trajes aparte, pues el pase implica mojarse de las gélidas aguas del San Lorenzo. En el segundo caso te lo dan antes de salir.
Las ballenas van libres y aunque los barcos llevan dispositivos para encontrarlas no siempre se dejan ver.  Nosotros tuvimos la suerte de ver cuatro, la última incluso se acercó bastante al barco con lo que el wow general fue espectacular.

chapelle tadoussac
Al menos hay tres pequeñas visitas más de paso antes o después del viaje con las ballenas como pueden ser la visita del Centro de Interpretación de Mamíferos Marinos donde se ve un interesante video sobre estos mamíferos entre otras cosas, la Poste de traite Chauvin, y la pequeña iglesia chapelle de Tadoussac junto con el mirador.
La verdad es que Tadoussac tiene su encanto en cada paso, con todos los motivos marineros que la decoran, sus fachadas de colores y el hecho de que esté repleto de miradores al más puro estilo romántico. Así que recuerda que de mayo a Septiembre es la mejor época para ver ballenas, disfrutar del buen tiempo y hacer excursiones por los senderos que recorren los acantilados.

Aún era medio día y lo que aun era peor, nos faltaba por recorrer unos cuantos, bastantes km, pasamos por Sagüenay hasta nuestro destino final del día. Recorrimos el río hasta llegar al lago Saint Jean, y paramos en Saint Felicien donde al día siguiente visitaríamos el Zoo Sauvage.  Es la llamada Route du Fjord, por la parte norte del río que es más rápido que hacerla por la carretera paralela al otro lado del fiordo. Elegimos otro Bed and breakfast para dormir, Au Gîte Hébergement Girard, la casa de la señora Ginette Girard que era un encanto. http://www.bbcanada.com/augitehebergementgirard

Día 12. Saint Felicien, zoo sauvage – Val Jalbert – La Tuque

Prontito nos levantamos en Saint Felicien para dar un mini paseo por lo que suponemos era el centro de este pequeño pueblo, con una iglesia y un parque y eso sí unas vistas muy chulas al lago Saint Jean, que más bien parece un mar.

saint felicien pueblo

Y de ahí al zoo Sauvage que como verás si sigues nuestra ruta es muy diferente del Parc Omega.


Si te gusta la idea de ver animales deambulando libremente en su hábitat natural, el Zoo sauvage de Saint-Félicien, abierto todo el año, ofrece una amplia gama de actividades basadas en la interacción con la fauna de la zona, pero no deja de ser un zoo, para bien o para mal. Puede ser una opción interesante si vas con niños.

La entrada vale 37 CAD y tiene parking gratuito. Se puede encontrar toda la información del parque en www.zoosauvage.orgzoo sauvage oso polar
Una de las mejores atracciones de este parque son los osos polares, y un recorrido que realizas con un tren con rejas para ver los animales. Otra de las cosas interesantes del parque, es que hay un horario de comidas estipulado, que puedes seguir y donde puedes ver como los alimentan, e incluso alimentarlos tu mismo. Las vistas además son increibles ya que el entorno es naturaleza pura.

Tras la visita al zoo habíamos ocupado medio día, y el otro medio decidimos añadir un poco de historia a nuestras visitas por Canadá y hacer una parada en el pueblo histórico de Val-Jalbert. La distancia entre ambos es de aproximadamente unos 50 km. http://valjalbert.com/en
Llegamos a las 4 pm y en unas dos horas y media lo visitamos sin problemas. Esta antigua aldea prosperó durante 25 años en torno a una planta de celulosa construida al pie de una cascada. La entrada cuesta 23 CAD y el teleférico con el que se sube a ver la cascada de 72 metros (Ouiatchouan Falls, son más altas que las de Niágara) y el lago Saint Jean 4 CAD. En la actualidad se trata de un pueblo fantasma, donde se conservan algunas casas de un pasado mejor y más próspero junto a la hidroeléctrica, el aserradero, la oficina de correos y la escuela convento. Hay una especie de hotel dentro del pueblo ya que te puedes alojar en casas de la época y un camping a unos 5 km. El pueblo fantasma está recreado con todo lujo de detalles e incluso con personajes de animación vestidos de época que ayudan a este viaje en el tiempo o un trollebus para poder visitarlo todo si no quieres andar mucho. Hay otra atracción similar que le hace la competencia y que se llama Moulin des Pionniers en el pueblo cercano de La Doré, más barato y en la misma onda. También nos recomendaron visitar el Parc de la Caverne Trou de la Fée en Desbiens, pero ya no teníamos más tiempo y tampoco nos llamaba mucho la atención ver murciélgos (aunque tiene muchas más actividaes para toda la familia).
A las 21 horas llegábamos a La Tuque para dormir en el motel Le Gite, típico motel de carretera. Otro día agotador y aprovechado al máximo.


Día 13. La Mauricie National Parc – Ruta de Les Laurentides – Montreal

En nuestro camino de vuelta hacia Montreal decidimos bajar por la ruta conocida como Route des Rivieres que es una auténtica pasada. Son muchos km pero pasando lagos y montañas que impresionan, y haciendo parada en el Parque Nacional La Mauricie, que disfrutamos muchísimo. http://www.pc.gc.ca/eng/pn-np/qc/mauricie/index.aspx
Los sinuosos montes Laurentides, de los más antiguos del mundo, son una inmensa sucesión de bosques de coníferas, ríos turbulentos, solitarios lagos de aguas gélidas, una fauna desbordante y múltiples senderos para perderte durante días. Puedes remar o pescar en sus lagos, o si lo prefieres, realizar deportes algo más arriesgados como el esquí acuático, piragüismo y rafting.

Durante el invierno, el Parque Nacional Le Mauricie es muy visitado por el público amante de los deportes de nieve como el esquí, snowboard, esquí de travesía y snowmobile.

Nosotros decidimos entrar por un punto del parque y salir por el otro. La entrada elegida nos vino determinada por la ruta que llevábamos y fue por el lado este, en concreto por Saint Jean des Piles. Allí, como en todos los parques, te ayudan a programar tu estancia dentro de la zona. Nos recomendaron realizar al menos 5 paradas. Todo está muy bien señalizado.
Aquí como ya os expliqué en otro momento del blog, sí que usamos el Discovery Pass para entrar.

Primero hicimos la ruta Sentier Lac – solitaire de 5.5km que sale desde Rivière a la peche. siguiendo la ruta numero 13 se llega a ver el lac solitaire y también el Lac aux Chevauz desde otra perspectiva. Las subidas no son duras en exceso, pero sí que es una ruta media para calentar motores.

La mauricie - ile aux pins

En segundo lugar el Lac Edouard donde hay algo parecido a una playa y después el stop en Le Passage con unas vistas que son espectaculares. Después paramos en Ile aux pins a tan solo 800 metros de la carretera. Y acabamos en la parada de Shewenegan donde tras un pequeño paseo hay unas cascadas también dignas de ver.
Naturaleza en estado puro y mil y una opciones para hacer: kayak, rutas, bicicleta, escalada, acampada, baño… imposible no querer quedarse más tiempo en enclaves como éste.
La ruta en coche la acabamos ya en Montreal, pero decidimos hospedarnos a las afueras, algo más barato y de más fácil acceso para salir hacia nuestra siguiente jornada. En el Motel Howard Johnson hicimos dos noches.

Día 14. Montreal – Boldt Castle – Upper Canadá Village – Montreal

En el año 1900, al millonario George C. Boldt, se le antojó un castillo como los de Renania. Como tenía mucho dinero, era propietario del hotel Waldorf Astoria de la ciudad de Nueva York, y del Hotel Bellevue-Stratford de Filadelfia, decidió construirlo en una isla, en la Heart Island (Isla Corazón). Boldt además de millonario, era un romántico. El castillo lo mandó construir como muestra de amor a su esposa Louise. Y qué mejor forma de demostrar su amor que construyendo un castillo en una isla con forma de corazón.
Con esta historia era imposible dejar de visitar el Castillo Boldt, la verdad. En teoría, es la típica excursión que se hace dentro del crucero de las 1.000 islas, por eso en casi todos los foros te explican que al estar en territorio americano, se te exige el visado de entrada al país y el pasaporte en regla. Dependiendo de la ciudad desde la que salga tu barco y la duración del mismo hará o no parada aquí. Pero vale la pena verlo.


Dentro de nuestro planning de viaje, nos habíamos dejado el día de hoy como comodín por si había algún contratiempo o modificación en la idea de cosas que ver y hacer que llevábamos, o si nos faltaba algo tener tiempo para completarlo, dentro de las posibilidades por las grandes distancias que existen.

Bold Castle edificio electricidad

Con lo que decidimos volver a bajar unos cuantos cientos de km hasta el Bold Castle, pasando por la frontera en coche (con una pérdida de tiempo importante y teniendo que volver a pagar ya que una cosa es el ESTA con el que se supone llegas en avión o barcoa los EEUU y otra el pasar con tu coche de un país a otro).
Cuenta la historia que la familia Boldt veraneó en la isla durante cuatro años, mientras se construía el castillo, de seis pisos, 120 habitaciones, túneles, una planta eléctrica, jardines de estilo italiano, un puente levadizo y un palomar. Su amor por Louise era tal, que no escatimó en gastos. Pero la vida es dura, y Louise falleció repentinamente en 1904. El millonario ordenó que se detuvieran las obras y nunca pudo volver a pisar la isla.
Durante muchos años, el castillo estuvo abandonado. Hasta 1977, cuando se comenzó a explotar comercialmente para financiar su conservación. Se puede encontrar más información sobre este castillo en su página web: http://www.boldtcastle.com. Desde Brockville tenemos la posibilidad de coger un barco que nos lleve de paseo por las Mil Islas hasta Castillo de Boldt. Se puede encontrar más información en la página web http://www.1000islandsinfo.com/, en la sección de Boat Tours.
Esa fue la primera parada, y tras comer en un Thai Express en una zona de recreo de la carretera nos fuimos de vuelta hacia Montreal para realizar la parada en la segunda cosa que nos faltaba por hacer. Visitar el Upper Canadá Village que está en Morrisburg. http://www.uppercanadavillage.com

upper canada village carruaje
Es como regresar en el tiempo hasta el año 1800. Cuidando cada detalle en sus vestimentas, un grupo de personas disfrazadas permite a los visitantes ver cómo se vivía en aquélla época. Las mujeres caminan por las pequeñas calles de terracería con vestidos muy largos y sombreros raros. También es posible ver cómo se fabricaba el queso, la harina de trigo o la lana y los telares. Hay también una escuela donde una maestra aún conserva un pizarrón con la fecha de 1866 mientras los niños pescan en el río. Eso sí, es una bonita actividad, si estás en la zona, pero no para pegarte una paliza de km en coche horas sólo para llegar.
Hay quien decide pasar un día completo allí, y más si van con pequeños, aunque nosotros estuvimos dos horas y nos pareció suficiente.
Lo que diferencia Upper Canadá Village aparte de otras atracciones es que todo está muy cuidado al detalle y destaca las personas que trabajan en los diversos edificios, es decir el herrero, el orfebre, o el zapatero. Todos te cuentan la historia de su casa o taller, y qué hacen en su día a día.

Día 15. Montreal

La última noche volvimos a alojarnos en el Hotel Villa, como en el inicio de nuestro viaje. Aprovechamos para dejar las maletas sin prisa, devolver el coche de alquiler y darnos otro paseo de todo el día por muchas de las zonas que ya habíamos visitado y entrando a ver algunas otras cosas nuevas.


Entramos por ejemplo a la Catedral de María Reina del Mundo que la otra vez había estado cerrada y que tiene un interior muy bonito. Creada a semejanza de la Basílica de San Pedro de El Vaticano, su interior destaca por el excelente baldaquino construido a semejanza del de Bernini. También es preciosa la basílica saint Patrick.
Cerca de la iglesia anglicana había una calle adyacente llena de pequeños puestos de artesanía. Asistimos a varios eventos del Festival Internacional de Jazz (muchos de los cuales eran gratuitos), y también nos dedicamos a pasear por las calles y disfrutar de verdad de la ciudad sin prisas. Hay veces que vas tan a saco para poder ver todo lo posible que no te fijas en los detalles ni disfrutas de momento como se debería. Por ejemplo hay muchos grafitis en las calles que son auténticas obras de arte.
Lo más destacable de ese día fue, sin duda, el espectáculo llamado Kurios Cabinet des Curiosites del Cirque du Soleil que fuimos a ver por la tarde ubicado en el puerto de la ciudad. Como todo lo que hace el Cirque du Soleil es una auténtica pasada.

Kurios Cabinet des curiosites

Si tienes la posibilidad, te recomiendo que tu visita a Canadá incluya alguno de sus espectáculos ya que esta empresa es uno de los emblemas del país, conocida por todo el mundo. Aunque ya hayas visto alguno en tu país de origen, verlos en directo en su país natal, le da un aire diferente.
¿Qué ocurriría si pudieses alterar la realidad a voluntad? Ésta es la idea que transmite Kurios Gabinete de curiosidades del Cirque du Soleil. El espectáculo te sumerge en un reino fascinante y misterioso que desorienta los sentidos y desafía tus percepciones. Así te deja preguntándote si lo que estás viendo: “¿Es real o solo producto de tu imaginación?

Kurios cirque du soleil

La cena fue en el restaurante de comida rápida Five Guys restaurant que me sorprendió bastante por la calidad de sus hamburguesas y sus hotdogs. La traducción de Five Guys al español es Cinco Tios. Este nombre se debe a que los fundadores del primer restaurante fueron Jerry Murrell y cuatro de sus hijos varones, con la ayuda de la mujer de Jerry, Janie Murrell. Más adelante, Jerry Murrell fue sustituido por su quinto hijo, con lo que aún hay “cinco tios” al frente de la cadena. El primer restaurante, ya desaparecido, abrió sus puertas en 1986 en Arlington, Virginia. A partir de ahí comenzaron a abrir nuevos restaurantes, llegando a contar con cinco en la zona norte de Virginia en 2001. Debido a su creciente popularidad, los Murrell decidieron pasarse al modelo de franquicias para poder expandirse por el resto de los Estados Unidos. A fecha de 2011, la cadena contaba con más de 700 franquicias en numerosas ciudades de América del Norte. Como muestra del tamaño que ha alcanzado la cadena, se estima que en el año 2010 Five Guys compró, procesó, y sirvió más de 55.000 toneladas de patatas.
Y la jornada acabó con un gran Castillo de fuegos artificiales en el puerto de Montreal, que parecía querer decirnos adiós.

 

Día 16. Montreal y salida vuelo a BCN
Desgraciadamente todos los viajes llegan a su fin, y tras 15 días completos llegaba el momento de recoger maletas y sin prisa volver al aeropuerto y a casa. Canadá es tan grande que volver será una deuda a cumplir…

0 comentarios sobre “De ruta por la Costa Este de CANADÁ – Je me souviens!

  1. Me ha encantado, estoy buscando inspiración para mi ruta por la costa Este de Canadá este verano.. Las distancias son muy largas y tenemos sólo 8 días … Ya te iré contando. no quiero etapas muy largas cansadas, pero vistas las carreteras y las distancias: no va a haber màs remedio que ir preparando un buen CD.. 🙂 Te sigo a partir de ahora!

  2. He reservado el mismo hotel de Montreal!! ya te contare. Apunto todos tus consejos. COmo nosotros no tenemos tantos días la zona de Quebec, junto con Nueva Escocia, lo dejaremos para otro viaje.
    La ruta es parecida a la vuestra de los primeros días pero también visitaremos ALGONQUIN PARK cerca de OTAWA (lo de cerca es un decir, ya se sabe en Canada son 300 kilómetros de nada..)

  3. Me ha encantado tu detalladísima descripción. Nuestra ruta es circular desde Montreal,pero la idea es Quebec-Taudossac-Alma-Montremblant-Omega-Ottawa-Toronto-Niágara-Kingston-Cornwall, crees que nos dará tiempo? Tenemos 15 días y un lío impresionante porque aún no hemos reservado ningún hotel, horror! jajaja
    Gracias por tus informaciones, son de gran ayuda.

    • muchas gracias!!!! me encanta que te guste mi post. yo creo que si que os dara tiempo aunque es una paliza de kms, pero asi es Canada! hoteles hay mil en todas las ciudades y en las carreteras también ( desde hostales hasta hoteles de todo tipo). la mayoria caros eso si, pero de encontrar no hay problema, ya veras! si tienes cualquier duda escribeme un email y te intento ayudar , saludos!!

  4. Hola, me ha encantado tu viaje! Yo iré en unos días para allá y me gustaría saber si me puedes solucionar una duda: para visitar sitios como Mont Tremblant, o hacer senderismo, es mejor llevar botas o zapatillas deportivas? Cuál es tu opinión?
    Gracias por tu blog!

    • hola! me alegro mucho que te guste el blog, gracias! nosotros fuimos siempre con botas de montaña y genial, pero supongo que con unas buenas zapatillas no tendrias problema tampoco. lo tienen todo super cuidado y preparado. pero a lo mejor si algun dia llueve y hay barro o agua las botas mejor. disfruta mucho y para cualquier otra cosa, yo encantada en ayudarte en lo posible. saludos!

  5. Me ha gustado mucho el post. Vivi 4 meses en Montreal y viaje por toda Canada. Si vuelves a Montreal no olvides ir el domingo a las faldas del monte, pues desde que inicia la primavera la gente va a tocar el TAM-TAM, es impresionante la cantidad de jóvenes que se reúnen. Y añadiría que en invierno puedes patinar en cualquier lago helado de la ciudad, tan sólo te hace falta unos patines.

    Para ver ballenas si tienes la oportunidad de volver iría a San Juan de Terranova o a la Península de Gaspé. Yo tuve la suerte de ver ballenas azules. Impresionante.

    Un saludo,
    Kike

  6. Hola! Ayer compramos nuestros vuelos a Montreal del 14 de agosto al 3 de septiembre. Tenemos muchos días! Estoy un poco asustada porque no sé si me he pasado con tantos días (sin contar con el dinero que va a suponer… tengo curiosidad por saber qué gastaste!) ya que hay gente que me dice que no es necesario tanto porque no hay demasiado atractivo turístico… Aunque yo creo que si! Me ha encantado tu pots, super detallado.
    Tengo que ponerme a orfanizar la ruta ya ?

    • Hola Elisabeth! Algo más de dos semanas es perfecto para organizarte y ver lo más importante, piensa que cuánto más azucar más dulce y más sitios podrás visitar. A mí me gustó mucho y creo que se te harán cortos. Eso sí el destino es caro, así que lo más laborioso es buscar alojamientos algo más económicos. Disfruta mucho y aunque yo todo lo que sé lo escribí en el blog, díme si te puedo ayudar en algo. Saludos y gracias por leerme!

      • Hola de nuevo!

        Estoy preparando el viaje y sigo sin hoteles! La verdad es que me estoy agobiando un poco con el tiempo 😛
        Quería abarcar desde Todoussac hasta Churchill, en la región de Manitoba (como te dije, voy 3 semanas) y la verdad es que no estoy muy segura de que sea una buena idea debido a las grandes distancias.
        Querría pedirte consejo sobre si dirigirme primero hacia Toronto pasando primero por Otawa y allí visitar de forma circular empezando por la ciudad y siguiendo por Niagara on the lake y seguir la costa por lago eire, lago hurón y bahía georgiana, etc… para seguir por la isla de manitoulin (antes hacer algun gran parque) y seguir haciendo ontario a ver si puedo llegar hasta manitoba… qué te parece? Mi avión llega y sale desde Montreal, lo que es un inconveniente porque el recorrido es circular. Y dejo la región de Quebec para lo último o empiezo por ella?
        Me preocupa no tener hoteles a estas alturas pero si no tengo el recorrido los tendré que coger a ojo! ¿Cuántos días por ciudad o región? Y lo peor… dónde. Cómo ves… después de hacer grandes viajes, este año por falta de tiempo voy fatal! Gracias!

        • Hola Elisabeth, no sé si te voy a poder ayudar mucho porque al tener más tiempo quieres ver zonas en la que yo no estuve… Las distancias son grandes pero a nosotros nos encantó hacer km porque todos los paisajes son muy chulos y también fue un viaje circular. Si vas a alquilar coche es mejor que sea circular porque si devuelves el coche en un estado diferente del que lo cogiste te van a cobrar un buen extra. Así que casi que es mejor así. Yo sí que dejaría Quebec para lo último porque Toronto y algunas otras ciudades no dejan de ser más del estilo arquitectonico estadounidense (menos contraste si ya has estado en EEUU). Así vas de menos a más, y te dejas las cosas más chulas hacia el final para acabar con el mejor sabor de boca. Ottawa, Montreal y Quebec son preciosassss! Por el tema de los hoteles hay mil y uno, en serio. Lo principal es que tengas más o menos claro el itinerario e incluso puedes cogerlos sobre la marcha. Nosotros todos los elegimos con páginas tipo Booking cuando teníamos wifi sobre la marcha y también con el gps del coche buscando por precios entre los bed and breakfast. Lo mejor es mirarlo antes porque te puedes ahorrar algo de dinero, que el alojamiento es caro en Canadá, pero en serio que hay muchísima oferta, incluso los bed and brakfast están en casas particulares y están muy cuidadas. Prueba también a llamar a la embajada de Canadá en Madrid 913 82 84 00 y a ver si te pueden indicar más cosas sobre el itinerario. Saludos y ya verás como disfrutas muchísimo!!! Ya me vas contando 🙂