Guten Morgen Berlín, Wie laeuft’s?

Berlín, es la tercera ciudad más visitada de la Unión Europea, y es un destino que asombra a quien lo visita, como fue mi caso. Me esperaba una ciudad muy diferente y estaba equivocada ya que los berlineses saben sacar de su historia mucho para ofrecer al turista y su forma de vida cuando llega el buen tiempo es de admirar, incluso entre muchas otras ciudades de Europa.
Como en las entradas anteriores de este blog, mi intención es comentarte el itinerario que yo realicé y algunos consejos prácticos para que puedas analizar qué hacer si tu viaje te lleva a Berlín. Tras leer muchas páginas web hay un poco de info sobre todo. Eso sí, las fotos son todas mías y espero que también te gusten.

Nuestro viaje era un viaje familiar, donde mezclamos familia y turismo. Lo que hizo que el sentimiento hacia la ciudad mejorara aún más si cabe.
En cuanto a vuelos, nosotros hicimos el trayecto Barcelona–Tegel y decidimos dejar aparcado nuestro coche en uno de estos parkings de larga distancia que están cerca de los aeropuertos y que son más económicos que el propio parking. Llegas, a la hora que sea, y dejas el coche que te estará esperando al volver y más porque los horarios de los vuelos de bajo coste (en nuestro caso con Vueling) no siempre vienen bien si no estás cerca del aeropuerto. Hay muchas opciones yo elegí Air Parking Mundiauto, 55 euros por 6 días. www.aparcaenmundiauto.com

Con 5 días por delante dentro del “trabajo previo” la única preocupación fue la de buscar un apartamento para seis personas, www.airbnb.es es una de tantas opciones a buen precio que te hacen sentir como en casa, aunque hoteles hay de todos los precios y colores. Nuestro apartamento estaba situado en Danziger Straße en el barrio de Prenzlauer Berg. Las conexiones con el transporte público son una envidia así que lo ideal es situarse cerca del centro, aunque “el centro” en Berlín es algo difícil de definir porque es más bien alargado extendiéndose cerca del río que trascurre por la ciudad. ¿Sabías que Berlín tiene más puentes que la propia Venecia?

mapa metro tren berlin

El metro, el tram, el tren y los autobuses hacen posible moverte sin problemas y a un módico precio. Una buena idea sería comprarte la Berlin Welcome Card. Nosotros no vimos ni un solo revisor durante nuestra estancia pero si te toca la lotería, aunque mucha gente viaja siempre sin billete, la broma te puede salir por unos 40 euros por persona. Además Berlín es una ciudad grande y mejor utilizar el transporte público para no morir en el intento de pateártela entera. Podrás moverte sin límite de viajes por 18.50€ durante 2 días dentro de las zonas A y B que es prácticamente toda la ciudad. También existe la posibilidad de comprar uno con las entradas de la isla de los Museos incluidos y muchos descuentos en otras actividades o excursiones. Nosotros utilizamos la de 5 días que cuesta 32.50 euros, y el ticket se vende en todas las estaciones. Aquí puedes encontrar más info. http://www.visitberlin.de/es/welcomecard.

Este enlace te servirá para preparar muy bien tu viaje.

Aun así lo que más me gustó es la opción que tienen sus ciudadanos de usar un coche alquilado por minutos y que se gestiona a través de una aplicación en el teléfono movil. Si eso se hiciera en muchas ciudades de España sería un caos, pero allí funciona perfectamente. Una de tantas cosas en las que los alemanes sí nos ganan.

ITINERARIO POR BERLÍN

Día 0. Llegada a Berlín y paseo nocturno
Día 1. Mauerpark – Bernauer strasse – Nueva Sinagoga – Roshentaler – East side Gallery – Oberbaumbrücke – Kreuzberg
Día 2. Reichstag – Puerta de Branderburgo – Free tour – museo judío y Tempelhoff
Día 3. Postdam
Día 4. Día relax: Palacio Charlottenburg – Paseo en barco y Tiegarten

Día 0. Llegada a Berlín y paseo nocturno

Desde el aeropuerto hay un autobús de la línea JetExpressBus TXL que cuesta unos 2€ y con el que tras 10 minutos de viaje puedes empalmar con la línea de tren. Ten en cuenta que en demasiadas ocasiones el día de llegada es un día medio perdido, pero te recomiendo dar un pequeño paseo nocturno por la ciudad para ver la Puerta de Brandeburgo (Brandenburger Tor) o tomarte una cervecita por la zona de la Isla de los Museos donde con el buen tiempo hay escenarios de baile en la calle y coger fuerzas para los próximos días. Así también te harás una idea de lo que te espera.

Puerta de Brandeburgo
Te recomiendo tanto por la noche como por el día que hagas un viaje con el Bus 100 que es una manera cómoda y barata de conocer Berlín, empieza su recorrido en Alexander Platz y va por toda la ciudad, pasando por la puerta de Brademburgo, el Parlamento, el Tiergarten y terminando en la famosa estación de Zoo. El billete es el mismo que el de un bus normal, 2,10 euros o 5,60 por un billete para todo el día, con el que se puede subir y bajar cuando se quiera. Lo mejor es ir en la planta superior en las filas de delante, pero como hay muchos turistas que lo saben, no siempre es fácil encontrar plaza.
Lo ideal para organizar los días y las visitas que quieras realizar es hacerte con un mapa de la ciudad donde localizar cuáles son los puntos en los que quieres estar y decidir qué hacer cada día. Como bien sabes Berlín, es la actual capital de la República Federal de Alemania, y ha sido capital del Reino de Prusia, del Imperio Alemán, de la República de Weimar y del Tercer Reich, por lo que tiene mucho que ofrecer. Pero tu viaje será diferentes si buscas por ejemplo la música y la cultura, o la historia.

edificio berlin grafiti

Día 1. Mauerpark – Bernauer strasse – Nueva Sinagoga – Roshentaler – East side Gallery – Oberbaumbrücke – Kreuzberg

MauerparkEl primer día fue un repaso en toda regla de la historia del muro de Berlín. Aunque de camino a Bernauer strasse paramos en el Mauerpark ya que los domingos montan un mercadito bien grande de segunda mano y la gente se reúne para hacer una barbacoa o tomar algo en buena compañía.
Con el Tram 10 seguimos hasta llegar a la parada de Nordbahnhof para ver el trozo de muro en Bernauer strasse. Se puede ver una parte del muro de 300 metros, con su torre de vigilancia, que fue salvado de la destrucción por un sacerdote, que luchó para que fuera reconocido como monumento histórico.

muro de berlin tierra nadie
Otra parada fue la Nueva Sinagoga, que se encuentra concretamente en Oranienburger Strasse. Es uno de los monumentos más bellos de Berlín y fue construida entre 1859 y 1866 siguiendo el estilo mudéjar. Es el edificio judío más importante de toda la ciudad, con una preciosa cúpula dorada. Tuvo que ser reconstruida por lo que el interior ya no es de oración si no que alberga un museo. No recomendaría entrar ni tampoco subir a la cúpula, porque las vistas desde lo alto son mejores por ejemplo desde el Reichstag y una vez dentro no tiene nada de espectacular.

sinagoga berlin
Muy cerca de allí está el monumento dedicado a los niños judíos que desgraciadamente vivieron el holocausto. Aunque no es muy conocido por los turistas es visitado habitualmente por judíos que se acercar a poner piedras o guijarros según su tradición.

monumento niños judios berlin
Como ya verás, Berlín es famoso por muchas cosas, pero fundamentalmente por su cultura “alternativa”, algo que es difícil de ver en casi ningún otro lugar del mundo (al menos en la cantidad y calidad que ofrece la capital de Alemania).

Berlin alternativo

Ahora, una cosas es que te lo cuenten y otra meterte de lleno en ella. Esto es lo que se puede conseguir entrando en este pequeño callejón que sale de la muy transitada calle Roshentaler. El contraste es sencillamente apabullante; sales de una de las zonas más comerciales de Berlín para entrar en una de las más alternativas, decorada con centenares de grafitis. Pero al adentrarse en este callejón te das de bruces con algunas tiendas, un bar y, sobre todo, una exposición callejera (Dead Chickens) compuesta por los “animatronics” que se ve en la foto.
Nuestro camino nos llevó por la tarde a ver el East Side Galerie al lado del puente de Oberbaum.

muro berlin atardecer

Son 1300 m que discurren paralelo al río Spree y es la parte de muro donde artistas callejeros siguen pintando obras, y donde estos nuevos grafitis se unen a otras clásicas escenas como la del artista ruso Dmitri Vrubel. Es conocido como el Bruderkuss («Beso entre hermanos» en alemán) o Brotherhood Kiss (su traducción en inglés). El mural satiriza la famosa fotografía del beso entre Leonid Brezhnev y Erich Honecker que se tomó durante la celebración del 30 aniversario de la República Democrática Alemana en 1979.

Bajo la imagen de los políticos besándose aparece la leyenda en ruso y en alemán (“Mein Gott, hilf mir, diese tödliche Liebe zu überleben”). La versión de 2009 también incluye un espacio con la traducción de la leyenda al inglés (“My God, help me to survive this deadly love”).

beso muro berlin

Conviene aclarar que el beso que Brezhnev y Honecker se dieron en 1979 carece de connotación sexual alguna. Su acción es una muestra de beso de hermanamiento, una costumbre extendida en Rusia y otros países como muestra de confianza mutua entre dos personas. Esta costumbre está poco extendida en el mundo occidental, por lo que es fácil malinterpretar el gesto que hicieron los políticos y atribuirle una conducta relacionada con la homosexualidad, que no existe en realidad.

grafiti muro berlin
El Muro de Berlín representa el símbolo de la guerra fría entre las grandes potencias, pero también recuerda el dolor de una ciudad dividida de la noche a la mañana, desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989. Un muro de la vergüenza en el que murieron unas 600 personas tratando de cruzar “al otro lado”, sin duda un lugar muy interesante para hacer un paseo y hacernos recordar etapas de la historia que no deberían volver a producirse.


Al final del muro hay una tienda de recuerdos, y el puente Oberbaumbrücke. Si cruzáis el puente, veréis a Molecule Man al horizonte, al lado izquierdo, y más grafitis del artista italiano Blu, al otro lado del río, también a la izquierda. El Puente de Oberbaum es uno de los elementos con más belleza y con más historia de Berlín. Sirvió de frontera entre las dos Alemanias y fue por lo tanto el escenario de numerosos enfrentamientos y de cientos de historias.

puente Oberbaumbrücke

Tras todos los conflictos vividos tuvo que ser reconstruido y en la actualidad posee una belleza espectacular. Lo más destacado de este puente son las dos preciosas torres que hay en el centro y el color rojizo, que es muy característico de la arquitectura de esta ciudad. Llegar al atardecer es espectacular, y te deja justo en la entrada del barrio de Kreutzberg, perfecto para cenar y cerrar un día completo y agotador.

Día 2. Reichstag – Puerta de Branderburgo – Free tour – museo judío y Tempelhoff

Iniciamos el día con la visita al Reichstag, edificio que fue construido por Paul Wallot en las últimas décadas del siglo XIX y su objetivo era albergar el nuevo Parlamento del Imperio Germánico Unido. Para poder visitarlo es necesario que te registres en la página http://www.bundestag.de/htdocs_e/visits/kuppel/kupp/245686.

Reichstag Berlin
La visita a la cúpula es gratuita y abre hasta la media noche pero suele haber cola, lo mejor es llegar a las primeras horas de la mañana. Elijes entre tres horarios y ellos te envían la confirmación por mail.

Reichstag cupula cristal

El parlamento fue destruido en 1933 por un incendio, el cual fue el motivo de la caza a los comunistas emprendida por Hitler. Puedes ver toda la ciudad a 360 grados dentro de una estructura espectacular que fue construida por Norman Foster para simbolizar la reunificación de Alemania. Abajo, puedes ver la cámara del parlamento, el Bundestag. Las vistas son geniales y al lado está la puerta de Branderburgo y los jardines del Tiegarten, otras dos paradas obligatorias.
Una de las opciones más válidas es realizar el llamado Free Tour de Berlín. Es genial para todos los viajeros que se acerquen a la ciudad para un fin de semana, o una estancia corta, porque en sus tres horas de duración se ven los principales rincones y lugares emblemáticos de la apasionante historia de la ciudad. Como indica su nombre es gratuito, los guías piden al final del tour que cada uno ponga lo que quiera, y es verdad, cada persona pone lo que quiera, y si no quieres poner, no pones sin ningún problema. El tour es diario en varios idiomas, en castellano hay todos los días, pero también inglés, francés… Salen de un lugar emblemático: La plaza de París, donde está la puerta de Brandenburgo. En concreto, de un Starbucks que hace esquina en la plaza. Las salidas eran a las 11:00 horas y a las 14h, pero os recomiendo estar un rato antes para coger turno.

puerta de Brandenburgo fuente

Mientras esperas puedes ver la Pariser Platz que alberga las Embajadas de Francia, Estados Unidos y otras instituciones como la Academia de las Artes, donde se puede asistir a exposiciones o simplemente sentarse y disfrutar de la arquitectura de este moderno edificio.

El DZ Bank es también digno de una visita ya que posee un aspecto futurista gracias al trabajo del arquitecto Frank Gehry en su hall de entrada.

 DZ Bank berlin Frank

Por último, el famoso Hotel Adlon, es otro de los nobles edificios de esta plaza, digno también de una visita y famoso desgraciadamente por la escena del cantante Michael Jackson enseñando por la ventana a su bebe. La puerta de Branderburgo es el monumento estrella de Berlín, con su cuádriga de la diosa victoria en la parte superior.
La ruta comienza con la visita por el monumento al Holocausto, impresionante, al lado del cual está el solar donde está el búnker que vio los últimos días de Hitler.

Memorial berlin

De aquí se pasa a la zona comunista, viendo el muro, el último edificio que queda del nazismo, los excuartes de las SS, el Checkpoint Charlie y termina en la Isla de los Museos.

El Memorial fue diseñado por Peter Eisenman y está formado por 2.711 los bloques de hormigón que inmortalizan los horrores del Holocausto judío. Trasmite un sentimiento muy profundo. Solemne y sobrecogedor, paseando por él te invade una intensa sensación de soledad. Situado en el centro de la ciudad, ocupa una superficie de 19.000 metros cuadrados. Las losas tienen distintas alturas y están diseñadas para crear una atmósfera incómoda y confusa.


El Checkpoint Charlie fue el más famoso de los pasos fronterizos del Muro de Berlín entre 1945 y 1990. Se encontraba en la Friedrichstraße y abría el paso a la zona de control estadounidense con la soviética, donde actualmente se unen los barrios de Mitte y Kreuzberg. Sólo se permitía usarlo a empleados militares y de embajadas de los aliados, extranjeros, trabajadores de la delegación permanente de la RFA y funcionarios de la RDA. La denominación Charlie procede del alfabeto fonético de la OTAN y es su tercera letra.

Checkpoint CharlieCheckpoint Alpha era el paso por la autopista en Helmstedt, Checkpoint Bravo el paso de autopista en Dreilinden. Como consecuencia del intento, por parte de la jefatura del SED, de restringir los derechos que como aliados tenían en Berlín las potencias occidentales, en octubre de 1961 tanques soviéticos y estadounidenses se posicionaron enfrentados con munición pesada. checkpoint charlie cartelEl Checkpoint Charlie fue escenario de huidas espectaculares de Berlín Este, algunas especialmente trágicas como la muerte de Peter Fechter, desangrado en 1962 ante los ojos de los que habitaban Berlín Oeste. El punto de control fue demolido el 22 de junio de 1990, de modo que salvo el Museo del Muro del Checkpoint Charlie no quedó nada que lo recordase, hasta el 13 de agosto de 2000, cuando se inauguró una reconstrucción de la primera caseta de control, idéntica salvo en los sacos de arena, que ahora están rellenos de cemento. La gente que allí están son actores.
En el free tour también se visita la Bebelplatz, que en 1933 fue el escenario de una gran hoguera en la que se quemaron miles de libros de algunos autores censurados por los nazis. Bebelplatz está rodeada de importantes edificios como el de la Ópera de Berlín, la Universidad Humboldt o la Catedral de Santa Eduvigis. Y a pocos minutos se encuentra Gendarmenmarkt, una plaza muy bonita donde están “las iglesias gemelas”, dos iglesias barrocas idénticas: la iglesia de la zona norte, Französischer Dom (Iglesia Francesa) y la iglesia en el sur de la plaza, Deutscher Dom (Iglesia Alemana). Entre las dos iglesias está la Konzerthaus, sede de la Orquesta Sinfónica de Berlín.

Gendarmenmarkt
Junto a esta plaza hay una pastelería especializada en chocolate que hace reproducciones de algunos de los monumentos de la ciudad en chocolate negro, espectaculares… Fassbender & Rausch en Berlín, el paraiso para los amantes del chocolate. En esa zona, que es la más selecta de Berlín, hay muchas tiendas y centros comerciales, como el Friedrichstadtpassagen, que son 3 centros comerciales unidos y comunicados por un paso subterráneo.
El final del tour está cerca de la Isla de los Museos. Cabe destacar que Berlín sobresale también por su Isla de los museos, la ínsula de las 365 maravillas. Su conjunto museístico fue nombrado en 1841 “distrito dedicado al arte y las antigüedades”.

islas de los museos berlin

Los museos más considerados son el Atles Museum (Museo Antiguo), el Neues Museum (Museo Nuevo), el Alte Nationalgalerie (Antigua Galería Nacional), el Museo de Pérgamo y el Museo Bode. Nosotros no entramos en ninguno de los museos de la Isla de los Museos, aunque yo me quedé con las ganas de visitar el Neues Museum para contemplar la que probablemente es la escultura egipcia más famosa del mundo: el busto de Nefertiti (que no se puede fotografiar). La entrada son 10€ pero si coges la compartida te cuesta 14 € que ya te compensa pues el del Pergamo ya te cuesta 10 € mas. Según he leído su visita te puede llevar perfectamente 2 horas.

catedral berlin

Siguiente parada: la Catedral. El Berliner Dom fue construido entre los años 1894 y 1905 sobre los cimientos de una pequeña catedral barroca de 1747, justo enfrente del Palacio Imperial. cupula catedral berlinSe acabó su restructuración en el año 2002 y destaca su altar en mármol blanco y ónix amarillo, como el imponente órgano de transmisión neumática, también la Cripta de los Hohenzollern, conocida por alojar los sarcófagos de los miembros de la dinastía Hohenzollern y la subida propiamente dicha a la cúpula. El trayecto hacia la cúpula se realiza por un camino algo desastroso, como si se fuera a llegar a un desván abandonado pero, tras subir los 270 peldaños que llevan hasta lo alto, se puede disfrutar de unas preciosas vistas del centro de Berlín que hacen que realmente valga la pena el ascenso.
Después nos dirigimos hacia Alexanderplatz, el lugar más céntrico de Berlín, donde está la torre de la televisión o Fernsehturm, cuya visita dejamos para el día siguiente. En esta plaza está además la iglesia de Santa María, el ayuntamiento rojo (Rotes Rathaus) y la fuente de Neptuno.

Alexanderplatz torre
En un bus nos fuimos al Museo judío, entramos a visitar este museo donde lo importante no es lo que hay dentro sino el edificio en sí, ya que la arquitectura cobra fuerza en la reflexión de la historia. El edificio del museo, diseñado por Daniel Libeskind, se ha convertido en uno de los monumentos emblemáticos de Berlín. El edificio es el mensaje, consigue con poco transmitir la sensación de aislamiento, desorientación y pérdida de esperanza que muchos judíos sufrieron durante tanto tiempo.

Con un exterior revestido en zinc, el edificio está diseñado para describir las tensiones de la historia judeo-alemana, a partir de dos ejes. En los cruces entre ambos, se encuentran los vacíos o voids, espacios huecos dotados de un gran significado emocional, que atraviesan todo el museo. Entre los espacios significativos del museo destacan especialmente la “Torre del Holocausto”, una pequeña construcción prácticamente sumida en la oscuridad, el “Jardín del Exilio”, una zona compuesta por 49 bloques de hormigón con un estilo parecido al del Monumento al Holocausto, y el “Void Void”, un callejón en el que se extienden miles de chapas de acero con forma de cara que producen un estremecedor lamento al pasear sobre ellas. A mí me gustó pero está lejos y si tienes pocos días puede que haya otras cosas que te interesen más.

luz interior museo judio berlin
Por último nos dimos un paseo por el antiguo aeropuerto de Tempelhoff. Este Aeropuerto de Berlín-Tempelhof (Flughafen Berlín-Tempelhof) fue uno de los aeropuertos más importantes en la historia de Alemania pero, debido a la ingente cantidad de pérdidas que generaba, recientemente fue clausurado y convertido en un extenso y céntrico parque. Desde hace 4 años se ha convertido en uno de los parques urbanos más grandes del mundo.

antiguo aeropuerto de Tempelhoff

Con 380 hectáreas de extensión, el parque de Berlín supera al mítico Central Park de Nueva York. Desde hace poco, el aeropuerto es un gigantesco parque urbano abierto al público, un estupendo lugar para recorrer en bicicleta sus dos pistas de dos kilómetros de longitud, practicar cualquier deporte, visitar exposiciones al aire libre, volar cometas y helicópteros teledirigidos o disfrutar de unas salchichas a la parrilla en las áreas delimitadas para ello. Particularmente interesante es el llamado Allmende-Kontor, una especie de jardín urbano colectivo donde las plantas crecen en imaginativos lugares reciclados: neumáticos, bañeras, guitarras, etc. Pasear por el Allmende-Kontor es disfrutar de un lugar que sorprende por su originalidad y por su anárquico diseño. Es un excelente sitio para tomar fotografías.El edificio de la terminal del aeropuerto sigue cerrado al público, pero sus alrededores se pueden recorrer a pie o en bicicleta. Suele estar vacío, así que el visitante tendrá la impresión de estar paseando por un impresionante lugar fantasmal cuyas carreteras hace unos años estaban saturadas de taxis, coches y viajeros con prisas.
La vuelta a casa fue en autobús para ver cómo caía la noche en la ciudad.

coche berlin

Día 3. Postdam

El tercer día lo destinamos a salir de Berlín y poder vistar Postdam, sin duda una de las excursiones que vale la pena, y más si te hace buen tiempo ese día.
¿Cómo ir de Berlín a Potsdam? No tiene ninguna complicación, pues tan sólo hay que coger la línea S7 de S-Bahn, un tren muy similar al Cercanías de España. Nosotros lo hicimos desde la parada de tren de Alexanderplatz, pero se puede tomar en muchos sitios ya que la línea atraviesa Berlín de este a oeste. El trayecto dura más o menos una hora, aunque se hace muy ligero ya que son trenes modernos, cómodos y con una buena calefacción. En la propia estación a la que se llega (Potsdam Hauptbahnhof, generalmente la veréis escrita como Potsdam Hbf) hay una Oficina de Turismo, pero al igual que en la de Berlín los mapas te los venden a un euro. Es necesario comprar un ticket para las zonas A-B-C, (2,80€ el trayecto) o tener un abono de transportes que cubra las mismas zonas (6,50€ todo el día). Si disponéis de un abono que cubra las zonas A-B, es posible comprar un billete de ampliación para llegar a Potsdam por 1,40€.
Parque SanssouciNosotros nos centramos en la visita al Parque Sanssouci aunque bien puedes pasar el día entero en esta ciudad. Sanssouci significa “Sin preocupaciones”, muestra de que cuando se construyó -entre 1745 y 1747- la prioridad era crear una residencia privada y no un centro de poder. Por eso tiene sólo diez habitaciones principales, aunque su reducido tamaño o sus pretensiones ociosas no significan austeridad: todo el palacio fue diseñado al gusto de Federico II el Grande, en un rococó muy peculiar y bastante recargado. Todo esto explica que en 1990 palacio y jardines fueran declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, siendo en la actualidad uno de los principales símbolos de Alemania.
Potsdam no es una ciudad demasiado grande, pero tiene muchos tesoros arquitectónicos que merece la pena conocer. Algunos de los lugares más interesantes de la ciudad son los siguientes:
Palacio Sanssouci: Considerado a menudo el “Versalles Alemán”, el Palacio Sanssouci es uno de los lugares más populares de Potsdam. Merece la pena disfrutar de un paseo sin prisa por los preciosos jardines que lo rodean.

Palacio Sanssouci

Es pequeño por dentro pero aún así muy interesante con habitaciones de gran valor como una biblioteca con cientos de volúmenes. Y la parte exterior es impresionante con unas espléndidas escalinatas enmarcadas por cientos de vides ya que el emperador era gran aficionado a la botánica, y aparte de uvas, también tenía plantados cientos de cerezos.
Palacio Nuevo: El enorme edificio renacentista del Palacio Nuevo (Neues Palais) destaca por su sobria apariencia formada por ladrillo visto y por la bonita cúpula de cobre de color verdoso que lo corona. Con sus 3 alas, en su interior hay más de 200 habitaciones y 400 estatuas como decoración.

Palacio Nuevo berlin

Fue construido entre 1763 y 1769 para celebrar el fin de la Guerra de los Siete Años, en la que Prusia acabó con la dominación austriaca.
Palacio Orangeri: La construcción del Palacio Orangerie comenzó después de los dibujos preliminares de Federico Guillermo IV. Los arquitectos Friedrich August Stüler y Ludwig Ferdinand Hesse se encargaron de convertir los dibujos en una realidad.

palacio orangerie

El edificio, con sus 300 metros de largo, fue construido al estilo del Renacimiento italiano, a semejanza de la Villa Médicis en Roma y el Uffizi en Florencia. En los nichos a lo largo del lado del jardín del castillo anexo, hay alegóricas figuras de los meses y las estaciones. En el edificio de la esquina al final de la Sala de Invernadero fueron los aposentos reales y los cuartos de servicio. salon te chino berlinEs otro de los edificios más bonitos del parque.
Aunque es muy difícil quedarse con uno solo, en mi opinión destaca particularmente el Salón de té chino. A primera vista, parece una especie de caja de música, ya que su estilo es totalmente diferente a los otros palacios del lugar y parece no pegar mucho allí. Lo que más sobresale son sus esculturas y decoraciones en dorado, columnas y ornamentacion, que deslumbran cuando hace sol, combinados con verde y azul pastel. Este edificio tiene muchísimo encanto. Te imaginas en esa época tomando te en ese edificio y debia ser toda una experiencia, como teletransportarse a la China floreciente y rica sin salir de los jardines.

Día 4. Día relax: Palacio Charlottenburg – Paseo en barco y Tiegarten

Si tu visita es más corta puedes optar en vez de visitar Postdam, dedicar unas horas para visitar el Palacio de Charlottenburg (schloss Charlottenburg), aunque sí puedes yo haría ambas. El palacio, construido entre 1695 y 1699 en un estilo barroco, fue diseñado como lugar de veraneo de Sofía Carlota, segunda esposa de Federico III (su marido estaba en Potsdam y ella en Berlín).

Palacio de Charlottenburg

Los jardines del Palacio Charlottenburg constituyen también un remanso de paz en la ciudad de Berlín, donde se pueden pasar horas recorriéndolos, descansando junto al lago o visitando la Casita de Té Belvedere, una pequeña construcción de 1788.

Charlottenburg era el corazón de Berlín Oeste antes de la caída del muro. Tiene paradas de U-Bahn y S-Bahn. A parte del castillo, está el estadio olímpico, construido por Hitler para los juegos de 1936, de construcción típica de los nazis, que supuestamente recuerda el esplendor las civilizaciones griega y romana.
Antes de que se me olvide, una de las curiosidades de Berlín es el Ampelmännchen, que es la silueta típica del hombrecillo de los semáforos del sector de Berlín de la extinta República Democrática Alemana (Berlín Este o parte Soviética). A nosotros nos pareció bastante gracioso y nos compramos alguna cosilla de este hombrecillo y nos hicimos fotos chorras por la calle, con la excusa.

Ampelmännchen inma soucase

Ese día nos decidimos en hacer un viaje en barco por los principales canales de la ciudad. Vale la pena si llegas para hacer el viaje largo que dura unas 4 horas y te lleva por zonas menos conocidas. Llegamos tarde y nos tuvimos que conformar con el de una hora, aunque pasamos por los mismos sitios que ya habíamos hecho a pie, valió la pena para relajarnos un poco y ver cómo la gente disfruta en cuanto el buen tiempo ayuda a ello.
Nuestro día prosiguió por el Parque Tiegarten y las afueras del zoo. Es un parque enorme que se tarda 1 hora en recorrer de punta a punta, y en cuyo centro se encuentra la columna de la victoria. Es como un remanso de paz. Tiene muchos árboles, pequeños lagos y pequeños ríos. Como en cualquier parque veras a mucha gente patinando, en bicicleta, leyendo ó corriendo.

En el Parque de Tiergarten te puedes encontrar el monumento en honor a los soldados rusos que perdieron la vida y veras grandes columnas cuadradas con una estatua de un soldado ruso y en la entrada veras dos verdaderos carros de combate rusos de la 2ª guerra mundial. En la parte trasera de este templete monumento te encontraras como escondido un museo grafico lleno de fotografías de la segunda guerra mundial de Berlín. Es muy interesante porque verás cómo quedo la ciudad con los bombardeos en la 2ª guerra mundial. En diferentes sitios del parque te encontraras estatuas de distintas personalidades alemanes desde Richard Wagner (famoso por su opera Tristán e Isolda) ó la del monumento a Bismark (general). Aprovechamos para comer allí porque el lugar es increíble y así despedimos como tocaba la bellísima ciudad de Berlín.

Parque Tiegarten

Aún así siempre te quedan cosas por hacer. Por ejemplo si quieres hacer shooping, debes ir a Ku’Damm, que es la calle más popular de Berlín junto a Unter den Linden. Comienza junto a la Iglesia Memorial Kaiser Wilhelm y se extiende más de tres kilómetros hacia el oeste, y es ideal para ir de compras. En ella está un famoso centro comercial, el KaDeWe, que viene a ser como el Corte Inglés. Por otro lado, Berlín, con sus tiendas de vintage, boutiques y mercados de segunda mano es un paraíso para los amantes del vintage. Sean piezas únicas de diseño, gangas o extraños artículos de colección, revolver entre los outlets vintage de la ciudad es un fenómeno que pertenece a lo más último a la hora de ir de compras por Berlín.

Otra posible visita es el Campo de Concentración de Sachsenhausen que fue construido en 1936 por prisioneros de otros campos de concentración. El recinto, ideado como campo de concentración “típico e ideal”, trataba de plasmar la imagen del mundo del nacionalsocialismo y someter a los prisioneros al poder de las SS. Para conocer bien el Campo de Concentración de Sachsenhausen es necesario hacer una visita guiada, cogida con anterioridad o bien una vez allí. La entrada es gratuita. Fue construido en 1936 sobre todo por prisioneros de los campos de Emslad. Fue construido por un arquitecto de la SS en teoría como campo de concentración “modelo” . Dicho campo gozaba de una posición especial dentro del sistema de campos de concentración nazis por su cercanía a la capital del Reich y porque servía como campo de entrenamiento para su personal. Entre 1936 1945 hubo más de 200.000 personas recluidas en el campo de concentración de Sachsenhausem. Decenas de miles murieron a causa de enfermedades, trabajos forzados, malos tratos y hambre, o fueron víctimas de los operativos de exterminio sistemático de las SS. En las marchas de la muerte posteriores a la evacuación del campo a finales de abril de 1945 murieron a su vez miles de prisioneros. El 22 y 23 de abril de 1945 soldados soviéticos y polacos liberaron a los más de 3.000 enfermos, médicos y enfermeros que había permanecido en el campo de concentración. A partir de 1948 Sachsenhausen se convirtió, como campo especial Nr1, en el más grande de los campos especiales en la zona de ocupación soviética. Hasta su desmantelamiento en marzo de 1950, por este campo de concentración pasaron unas 60.000 personas, de las cuales 12.000 murieron a causa de enfermedades y desnutrición.
Si os interesa ir se puede ir en tren regional RE5 desde la estación central de Berlín- Hauptbanhof hasta la estación de Oranienburg (unos 25 minutos) o desde el tren de cercanías S.Bahn linea S1 (Wannsee- Oranienburg) hasta la estación de Oranienburg (unos 30 minutos) Después el autobús 804 (pasa cada hora) hasta el monumento conmemorativo o bien por el camino peatonal señalizado (unos 20 minutos).
Oso Buddy berlinAntes de nuestra vuelta a casa, me acuerdo del Oso Buddy (en inglés: Buddy Bear, alemán: Buddy Bär) es una escultura de oso de tamaño natural, de material sintético reforzado con fibras de vidrio. Verás muchas por Berlín. Cada escultura está pintada con un diseño individual. Eva y Klaus Herlitz crearon la escultura de oso en el año 2001, en estrecha cooperación con el escultor austríaco Roman Strobl. En el mismo año se pintaron más de 300 osos Buddy, y se colocaron en plazas y calles centrales de Berlín. En el año 2002 se concretó otra idea, aún más amplia: el círculo de United Buddy Bears. Bajo el lema de “Tenemos que llegar a conocernos mejor el uno al otro y eso hace que nos comprendamos mejor, confiar más el uno al otro y vivir juntos con más paz y armonía”, los osos promueven la tolerancia, la comprensión entre los pueblos y la paz entre las naciones del mundo. Ban Ki Moon, secretario general de las Naciones Unidas (O.N.U.), afirmó que las exposiciones de United Buddy Bears son “una muestra de la gran creatividad de los artistas de países muy distintos entre sí” y que, por lo tanto, los osos son “mensajeros de la armonía y de la paz en el mundo”.

Un viaje mucho mejor de lo que esperaba, donde debo incluir la visita nocturna en coche con mi amiga Marina (completísima y para el recuerdo). Como decía al principio volvimos con el buen sabor de boca de hacerlo en familia, y con Tine como nueva incorporación. 100% recomendable.