A por los Fiordos Noruegos… En crucero

No solo la UNESCO considera que los fiordos noruegos son algo único. Escandinavia banderasSegún la revista National Geographic, los fiordos noruegos son el mejor destino turístico del mundo que conserva su estado natural. Como ejemplo el prestigioso periódico norteamericano Chicago Tribune ya hace años que incluyó los fiordos noruegos en su lista de Las siete maravillas de la naturaleza.

Esta puede ser la excusa para fijar el destino de nuestro viaje en Noruega. Por mi parte, me habría gustado haberlo realizado en caravana (que de momento se ha quedado en la lista de viaje por hacer y que algún día llegará) ya que me he quedado con ganas de mucho más. Aún así estooy muy contenta de haberlo realizado en barco porque la experiencia ha sido una maravilla. Hice el crucero con la naviera Royal Caribbean en el barco Vision of the Seas, https://www.royalcaribbean.es/, y sinceramente es el mejor en el que he estado. Todo salió a pedir de boca con un clima perfecto, la última semana de agosto (del año 2013) y unos lugares impresionantes.

Empezamos en Copenhague pasando por Oslo, Stavanger, Alesund, Geiranger, Bergen y de vuelta a la ciudad de origen.

Día 1. COPENHAGUE y salida del crucero
Día 2. OSLO
Día 3 – STAVANGER
Día 4 – ALESUND
Día 5 – GEIRANGER
Día 6 – BERGEN
Día 7 – Navegación
Día 8 – Llegada a Copenhague: Castillo de Kronborg y Castillo de Frederiksborg (día extra por libre)
Día 9 – Museo vikingo de Roskilde y vuelta a casa

Día 1. COPENHAGUE

Mi primera recomendación es la de intentar ampliar el viaje un par de jornadas por lo menos para visitar Copenhague sin prisas o incluso poder cruzar a Malmo, visitando en unos días Dinamarca, Noruega y algo de Suecia.

parque eólico copenague

La salida de nuestro barco era desde Copenhague así que llegamos el día de antes de embarcar a mediodía y nos quedamos al acabar el crucero otro día y medio. Y nos dio tiempo a verlo todo, incluso cosas fuera la ciudad que valen la pena como es el tema de los castillos.

Allí nos alojamos en el Hotel Richmond en la calle Vester Farimagsgade 33, un hotel bastante bien ubicado con una parada de metro a unos 200 metros y la estación central a 5 min a pie.  Las habitaciones son económicas y muy limpias.

Al llegar al aeropuerto cogimos el tren hasta la estación central (Københavns Hovedbanegård) que sale de la terminal 3. Tened en cuenta que ese billete os puede servir después para coger otro metro ya que habréis pagado por unas 5 zonas, o en el caso de que elijáis el billete de 24 horas podéis coger tantos trenes y metros como queráis. Nosotros por ejemplo lo compramos para poder visitar el penúltimo día dos castillos muy chulos y el día de vuelta por la mañana ir a ver un museo vikingo y desplazarnos hasta el aeropuerto (todo con un solo billete).

Como en ela guía que escribí sobre  mi viaje a Nueva York, os recomiendo que tengáis muy claro cómo vais a distribuir el tiempo y una vez en el destino marcar en el mapa dónde están las visitas deseadas. En el crucero tiempo vais a tener para patearos las ciudades.

Parque Tivoli

A modo de resumen, nosotros tras dejar las maletas y ya casi de noche nos fuimos a visitar el parque de atracciones Tívoli situado en los Jardines Tívoli, justo en frente de la estación central de trenes. Puedes elegir pagar solo la entrada o la entrada con la subida a las atracciones. Por cierto Noruega y Dinamarca son caras así que los precios pican un poco a veces…

Lo ideal es ver anochecer, o ver una representación de teatro o danza que son habituales. Los viernes suelen hacer conciertos de música, de hecho nosotros vimos uno. El ambiente es tranquilo y la colorida iluminación lo convierte en un lugar fantástico para que disfruten los adultos… y también los niños. La entrada normal cuesta 95 DKK para un adulto pero los viernes a partir de las 8 pm son 135 DKK. Curioso es el lema por el que, se dice, se construyó: Cuando un pueblo se divierte, no piensa en política.

Hasta que tuvimos que ir a embarcar aprovechamos la mañana siguiente para dar una vuelta por el centro de la ciudad y subir a un barquito por los canales. Paseamos por el ayuntamiento y la calle de las tiendas hasta llegar a coger el barco en el canal.

Ayuntamiento Copenaghen

El ayuntamiento se puede visitar aunque estaba cerrado cuando pasamos porque estaban montando unos stands para la semana del orgullo Gay. La calle peatonal, Stroget, cruza la ciudad y pasa por el museo de los récords Guinness, y muy cerca de allí se ve la Torre redonda de Rundetarn. Por aproximadamente dos euros puedes disfrutar de unas buenas vistas de la ciudad, además de poder situarte para saber donde están los sitios que quieras visitar.

Al pasar una gran plaza situada al lado de Nyhavn decidimos subir en uno de estos barquitos turísticos que si no tienes mucho tiempo te enseña aunque sea por fuera lo más importante y te acerca al barrio de Cristiana que es curioso. El paseo por los canales fue de hora y media, y pagamos unos 15 euros por persona, y fue en español. El paseo te llevaba por los canales, pasando por zonas residenciales, cerca de Christians, (barrio hippie existente en Copenhague) y se ve la sirenita por detrás, por las espaldas.

Canal de Nyhavn

Al bajarnos fuimos a la Catedral de Federico o Frederiskirken, a la que no pudimos entrar ya que acababan de cerrar porque se iba a celebrar una boda. Está abierta de 12:00 a 17:00h y destaca por su gran cúpula vaticana. La cúpula más grande de todos los países nórdicos.

Si tienes suerte y está abierta a unos pocos metros hay una pequeña iglesia ortodoxa. Y si continúas de frente aparecerás en la gran plaza donde están las dos residencias reales, que ocupa la actual familia real danesa. Amalienborg Plads. Gran plaza.

El Palacio Real Amalienborg es la residencia de invierno compuesto por cuatro mansiones de estilo rococó. A las 11 es el cambio de la guardia, no es nada espectacular pero si haces que te coincida el tiempo es curioso siempre de ver.

A unas calles de allí se encuentra otro de los lugares de interés de Copenhague, el Kastellet o ciudadela situada en una pequeña isla a la cual se accede por un puente. A la puerta del Kastellet está la iglesia de St. Alban´s.  Nosotros no llegamos hasta allí porque nos volvimos al hotel a por las maletas y dejamos el visitar a la Sirenita cuando hubiéramos descargado y hecho el booking en la naviera.

En metro fuimos hasta el puerto, y el proceso de check-in es muy rápido, dejamos las cosas y a ver la sirenita. Hay un bus shuttle gratuito que sale del puerto hasta donde se encuentra la sirenita, nosotros nos dimos cuenta a la vuelta, así que como podéis deducir la ida la hicimos andando en unos 15 minutos.

La foto obligada es con la famosa Sirenita, pequeña escultura sentada sobre una roca, al borde del mar, y que está inspirada en los cuentos de Andersen, archiconocido escritor famoso por sus cuentos que vivió parte de su vida en Copenhague, con un triste final.Sirenita Copenhague

Nuestra salida estaba prevista para las 17h, así que una hora y media antes ya estábamos “ready to go”.

La primera tarde sirve, y más si es tu primer crucero para familiarizarte con el barco, saber dónde están los restaurantes, el teatro, y algunas indicaciones de seguridad importantes que realiza la tripulación.

Al dejar Copenhague también debes estar atento del espectáculo que puedes ver de cerca desde el barco, y si has tenido suerte, también desde el avión antes del aterrizaje.

Te hablo del túnel que une Copenhague y Malmo y del parque eólico. Por un lado es espectacular la ingeniería actual por la que quedan conectadas Dinamarca y Suecia, desde Copenhague hasta Malmö, mediante un puente-túnel sobre y bajo las aguas, pues está constituido por un puente que se adentra en el mar por el que circulan vehículos y trenes hasta una isla artificial en la que, aparentemente, desaparecen en el mar, pues comienza el largo tramo de túnel subacuático integrado por 20 tramos de 176 metros cada uno y 38,60 m. de ancho.

Según leí por Internet el ensamblaje de estos tramos se realizó situándolos a cada uno en su sitio mediante GPS, sellándose posteriormente por un equipo de submarinistas, y procediéndose posteriormente a la extracción del agua contenida para su desecación u utilización. Parte de estas estructuras, los 49 tableros que constituyen la totalidad de los vanos de aproximación al puente, fueron construidos en Andalucía, al Sur de España, concretamente en Puerto Real (Cádiz), siendo transportados por vía marítima hasta Suecia.

Con esta obra, tanto los coches como el ferrocarril, pasan bajo el agua en un tramo de unos 4 Kms. y, sobre el túnel, pasa un intenso tráfico de grandes buques, cargueros o cruceros, día y noche, bordeando el mayor parque eólico construido hasta la actualidad.

Por otro lado, está el parque eólico construido en el mar abierto, llamado Horns Rev y compuesto por 80 torres que tienen una altura de 110 metros.

Día 2. OSLO

Tras una tarde de curiosear en el barco, y la cena muy buena en el restaurante llegamos a Oslo a las 11 de la mañana. Nosotros NO cogimos ni una excursión con la compañía ya que TODO se puede hacer por cuenta propia y los precios siempre son más caros. Pero esta decisión es muy personal, ya que realizar las excursiones que ellos te proponen tiene siempre su parte buena: no pierdes tiempo, no hay que regatear en nada, si hay cualquier contratiempo no corres el riesgo de quedarte sin subir al barco y que éste se vaya sin ti… Aspectos a tener en cuenta, y más si viajas con niños o con personas más mayores que no tengan ganas de preocupaciones.

Bueno al lío… Llegamos a Noruega!!!

En Oslo estuvimos 7 horas, tiempo de sobra para visitar los elementos más destacados de la ciudad como son el Parque Vigeland, el puerto, la Ópera, las vistas desde Holmenkollen (nosotros no llegamos a ir) o la isla de los museos. El puerto está pegado al centro así que perderse es imposible.

Yo pensaba hacerlo por separado pero al final optamos por coger un autobús turístico dar toda la vuelta a la ciudad que no es muy grande y al finalizar realizar a pie el paseo por el casco histórico.

La otra opción es cruzar en ferry a la península de los museos (Bygdoy), coger un bus para ir al parque Vigeland y por último visitar el centro que es lo que está más pegado al puerto. Por comodidad cogimos el bus turístico que nos costó 20 euros por persona, que como siempre puedes pagar en coronas noruegas o con tarjeta. Como he dicho, tras la vuelta entera por la ciudad con el bus nos paramos en el parque Vigeland sin duda lo que más me gustó.

Parque Vigeland

En este parque hice tres fotos por las que conseguí ganar un concurso de fotografía a la mejor colección. Espero que os gusten también.

Es un museo al aire libre con una extensión de 32 hectáreas y con 212 esculturas desnudas que simbolizan los distintos estados de la vida del artista Gustav Vigeland. Cada año más de un millón de ciudadanos de Oslo y turistas visitan el parque, que está abierto todo el día durante todo el año. Si optáis por ir directamente se llega tomando el tranvía 12 (Trikk) o con el autobús 20 (Hovedbusslinjer), también, la estación del metro (T-bane) de Majorstuen te deja cerca.

Como el bus lo puedes usar tantas veces como quieras, lo volvimos a coger y nos bajamos en el ayuntamiento de Oslo. Es un edificio de ladrillo rojo, junto al puerto. Comenzó a utilizarse como sede de la corporación municipal y galería de arte en 1950. Es conocido por celebrarse anualmente la entrega del premio Nobel de la Paz. Exteriormente, no llama la atención sus dos desmesuradas torres, pero su interior, tiene magníficos mármoles y está decorado por prestigiosos artistas entre ellos Munch. Yo leí que valía dinero entrar, pero no sé porqué nadie estaba cobrando por entrar.

Estuvimos a punto de entrar en la Galería Nacional que alberga la mayor colección pública de pinturas, dibujos y esculturas de Noruega. La mayor parte de este arte es anterior a 1950 y entre las obras más destacadas se encuentran El grito y Madonna de Edvard Munch. Pero decidimos mejor entrar al bar de hielo ya que no habíamos estado nunca en uno y era una experiencia diferente.

Como su nombre indica todo está hecho de hielo, paredes, asientos, decoración e incluso los vasos. Para visitarlo es necesario ponerse una especie de capa y unos guantes, para evitar enfriamientos durante los 25 minutos máximo que se puede estar dentro de él. En los vasos de hielo se puede degustar cualquier tipo de combinado, pero es una de sus bebidas más famosas el vodka aunque también se podía beber champagne. Todo ello a unos 8 grados bajo cero. Aunque parezca una turistada, a mí me gustó, lo ideal es reservar pero también puedes estar un rato antes de que abran ya que solo se entra una vez cada hora (www.icebaroslo.no).

Si prefieres otra opción para tomarte algo y quieres respirar ese aire bohemio de la ciudad entra en el Grand Café (Kart Johans 31), tómate un café mientras te dedicas a la contemplación o a comer. Acaban de sacar un Menú Munch con 3 platos a elegir. He leído que es geail el Chateaubriand. Eso sí, estamos en Noruega y el menú cuesta 60€.

Karl Johan Gate es la calle principal de la parte antigua de la ciudad, donde se encuentran las tiendas de franquicias internacionales, los bares con terrazas y los edificios más emblemáticos. Nosotros empezamos a recorrerla desde el Palacio hasta la Catedral y la ópera.

El Palacio Real. Edificio construido en 1824, perteneciente a la familia real que lo utiliza más como lugar de trabajo que de residencia. Tiene los jardines abiertos al público y el interior (solo durante el verano), donde destacan el Salón del Baile y la Sala de los Pájaros. Hay cambio de guardia cada día a las 13:30 h. Para nuestra desgracia media ciudad de Oslo estaba en obras incluido el Palacio así que solo pudimos ver los exteriores y el cambio de guardia.

Parlamento OsloBajando la calle, a la izquierda, encontramos la Universidad de Oslo y más adelante la concurrida Plaza de Eidsvolls (Eidsvolls Pals), con fuentes de muy distintos diseños y el Teatro Nacional (Nasjonalteatret), un edificio rectangular de estilo neoclásico diseñado por H.Bol en 1.899, uno de los más importantes de Noruega, donde se representan obras clásicas y contemporáneas.

La calle se hace peatonal justo antes del Parlamento (Stortinget), un edificio de ladrillo amarillo que fue construido en 1.866, tiene una fachada redondeada que recuerda una plaza de toros. La visita es gratuita de 11 a 13 h. con visitas guiadas, en varios idiomas, pero no en español.

Al final está la Catedral del Salvador (Domkirke), es un templo de estilo barroco del año 1.697, construido en ladrillo rojo. En sus jardines, hay aún flores y velas en recuerdo de la matanza ocurrida en la isla de Utøya, en Julio del 2011. En la parte Este de la catedral hay un mercadillo portificado, a modo de claustro, que merece una visita.

Al volver hacia el barco andando nos hicimos la foto delante de la Ópera de Noruega, una extraordinaria construcción de mármol y vidrio. opera Oslo

Si tenéis tiempo la Casa de la Ópera está abierta al público y caminar por el tejado de esta es una actividad muy extendida entre los visitantes. Y para finalizar vimos la Fortaleza de Akershus.

Es uno de los edificios arquitectónicos más antiguos de Oslo, fue construida en 1.299 para defender la entrada del puerto y todavía mantiene algo de su estilo medieval como sus mazmorras y sus salas de banquetes. También puede apreciarse el mausoleo real, la capilla y varios museos como el de las Fuerzas Armadas, de La Resistencia o de la Cristiandad. La visita es gratuita.

Si dispones de más tiempo también te recomiendo: Holmenkollen, el trampolín donde se celebra el festival de saltos, la Península de Bygdoy (los barcos salen cada 20 minutos), donde se puede contemplar el Museo de las Embarcaciones de los vikingos y de los famosos exploradores noruegos, el Munchmuseet, museo estrella para los amantes del omnipresente pintor Munch, TusenFryd, el mayor parque de ocio de Noruega, o el Jardín Botánico… En dicha península también tienes el Museo del Pueblo Noruego, el cual sobre todo vale la pena visitar por ver una típica iglesia noruega de madera del siglo XIII, que fue trasladada desde la localidad de Gol.

mapa Oslo

Día 3 – STAVANGER

 Como he dicho anteriormente el Vision of the Seas es un barco de categoría, la comida sobre todo por las noches era de gran calidad y los espectáculos nocturnos muy buenos (sobre todo los especiales que tenían como invitados a artistas de fuera). Pero lo que más me decepcionó es que con Royal Caribbean es imposible poder visitar el Preikestolen.

Una de las imágenes más típicas en todas las postales es la vista desde la gran roca conocida como El Púlpito, en Lysefjord, pues bien la única naviera que ofrece esta excursión, o que al menos te deja en tierra el tiempo necesario para poder realizarla es Pullmantur. Lo que me asombra es que Pullmantur es parte de Royal Caribbean, y no llego a entender como una sí que la hace y la otra no. La roca está a 24km de la ciudad y tiene unas vistas geniales porque se sitúa a unos 900 metros de altura.

Para los que tengáis la suerte de poder hacerla ya sea con Pullmantur (creo que la única naviera que lo hace) o porque vayáis por libre, he leído que lo importante es aprovechar el tiempo al máximo ya que el tiempo está muy justo. Se ve que tanto los cruceristas de Pullmantur, los de excursiones con empresas tipo S2S y los de por libre se montan en el mismo ferry para llegar a Tau, desde donde hace falta coger un bus que te acerca a la base de la subida al el Púlpito. Esto lo leí en una web y me pareció interesante: “La diferencia entre hacer esta excursión por libre o contratada es que el bus te recoge al lado del barco, que se monta en el ferry, y que sale directo al Púlpito, y a la vuelta igual. Si vas por libre te tienes que bajar del barco, y dirigirte a donde se coge el ferry (nada más bajar del barco, con el mar a tu espalda, hacía la izquierda), coges el ferry, te bajas del ferry, coges el bus y te llevan al Púlpito”. Para hacer esta ruta es imprescindible calzado de montaña o adecuado, que te sujete el tobillo y tener controlado que la climatología sea buena para poder ver las vistas como toca, y supongo que  fuerza para realizar la caminata…

Al bajar del barco sí que es verdad que tienes la posibilidad de hacer un pequeño crucero con unos barcos más pequeños por el fiordo pero lo bonito de esta gran roca es verla desde arriba, y no desde abajo… La verdad es que ésta fue la decepción más grande, aunque así está claro que ya hay excusa para poder volver.

El día lo empecé pronto porque ya que esa noche había dormido bastante me levanté para ver amanecer a las 5.30 de la mañana, las nubes fastidiaban un poco la instantánea pero aún así es también espectacular así como las puestas de sol. Ante la imposibilidad de hacer la excursión que quería decidimos ver la ciudad de Stavenger y salir si fuera posible a ver algo más que no fuera tan típico. También hay varios museos que destacan las guías uno de producción de conservas de pescado y otro sobre producción petrolífera, dos asuntos que han caracterizado a esta población a lo largo de las décadas.

La ciudad es algo grande pero tampoco tiene dificultad ya que el centro está pegado a la zona donde amarra el barco y todo muy concentrado.

Tanto en el barco como al bajar también te entregan mapitas de la ciudad, y es muy sencillo seguir las indicaciones. Visitar la catedral que está a unos metros del puerto, la Torre Valberg construida en una pequeña colina y que servía para alertar de los incendios, el mercado al final del muelle donde comprar fruta, verdura o flores, o algún museo. La catedral es pequeña aunque tiene un púlpito tallado de madera policromado muy bonito (por cierto para entrar también se paga).

Nosotros dimos un paseo para ver ésto, y en un bus público nos fuimos a Sverd i Fjel donde hay un monumento vikingo, a tan solo 20 minutos a las afueras de la ciudad. Me encantó el pasar por al lado de un colegio y ver las cosas aunque fuera durante un rato “desde fuera”. El monumento está en dirección a Hafrsfrjord, cerca de una base militar muy conocida, y fuimos con el autobús número 29 que salía cada media hora y cuya parada estaba en el hotel Radysson. Además justo al pasar el lago hay una oficina de autobús donde te darán toda la información que puedas necesitar.

Al volver paramos un poco antes y visitamos la residencia de verano de la realeza (o eso ponía en el mapa), pero no es más que un parque grande con una especie de chalet en medio. Nada del otro mundo, y hay un paseo, aunque si tenéis tiempo porqué no ir.

Aprovechamos para comer en el barco y bajar después a ver las 150 casas de madera que son las mejor conservadas en Europa, justo al lado de la embarcación. Las fotos aquí son preciosas y además las flores y jardines ocupan buena parte de la zona, y todo está muy cuidado.

Holmegate Øvre es probablemente una de las calles más fotografiadas en Stavanger y de ahí nos fuimos de vuelta a nuestro monstruito, nuestra casa caracol gigante.

Día 4 – ALESUND

 Alesund es otra ciudad en la que no es necesario reservar ninguna excursión porque da tiempo de sobra para visitarla por tu cuenta. Nada más bajar del barco ya te están esperando para venderte los tíquets del autobús turístico o también del trenecito, ambos cuestan lo mismo (150Kr los adultos y 70 Kr los niños).

Yo optaría por ellos si no os veis capacitados para subir al mirador del monte Aksla porque son unos cuantos escalones. Pero si podéis, poco a poco se suben los 418 escalones y las vistas desde arriba son maravillosas, y aún más tras realizar el esfuerzo.

Alesund es un pequeño centro pesquero ubicado en el centro de la popular región turística de Noruega comprendida entre Bergen y Trondheim. AlesundAunque su historia data del período vikingo, verás como la arquitectura de la ciudad tiene un interesante estilo art nouveau. La razón es que después del voraz incendio del año 1904, se reconstruyó toda la ciudad. Aunque puede que haya perdido parte de su aspecto histórico, te darás cuenta de que todo su encanto sigue allí. Mejor ir temprano pues más tarde llegan los buses de las excursiones y se colapsa. Aún yendo temprano, habrá mucha gente, pero no es molesto. Se suba y se baja por el mismo camino.
Luego sobra tiempo para pasear por la ciudad, comer en el barco y volver a salir luego a comprar un último recuerdo. Yo por ejemplo me compré unas zapatillas de la marca Asics prácticamente nuevas en una tienda de segunda mano, a un precio ridículo. Mi mejor compra en Noruega… Aunque claro también había unas botas altas que se vinieron conmigo a España…

Este fue un día para pasear sin estrés de horarios y ver las tiendecitas y edificios que tiene la ciudad. Siempre puedes salir fuera y visitar por ejemplo otras islas próximas como por ejemplo en la que está el famoso faro de las postales, el Faro de Alnes, que en sí no es especialmente espectacular, pero claro, sale en todas las postales, y ya que vas, hay mucha gente que opta por hacerse la foto. También hay una iglesia donde se coronó al primer Rey Vikingo. O si vas con niños está el Atlantic Sea Park, uno de los acuarios más grandes des Europa.
Con el dinero que nos ahorramos sin hacer excursiones, entramos en un supermercado y nos compramos una cerveza belga, eso sí a pesar de ser de tienda, nos costó 6 euros.


Día 5 – GEIRANGER

 Ésta fue la parada que a nivel naturaleza más me gustó aunque también me habría gustado hacer podido hacer la excursión para visitar el glaciar. Es por ello, que opino que la opción crucero es genial para una primera aproximación a un país o región pero no te permite ver todo lo que te gustaría. Siempre queremos más, más tiempo, más días…Geiranger es sin duda el mayor atractivo natural de Noruega porque es increíblemente espectacular: con cascadas, montañas altísimas que aún en verano tienen nieve y los glaciares. Por ello son Patrimonio de la Humanidad.

Una vez atracados, en la oficina de turismo me dijeron que sí se puede reservar por Internet la excursión al glaciar, cosa que aquí en España ni me habían comentado. Y por supuesto ya no quedaban plazas porque sube muy poca gente. Así que el consejo sería reservarlo, porque tiene que valer la pena.

Hay dos miradores que son visita obligada y a los que suben los autobuses turísticos (28 euros para los adultos y 14 euros los niños de entre 5 y 15 años). Es básico contemplar la panorámica del Fiordo de Geiranger y también las vistas desde el mirador de monte Dalsnibba. Uno se llama Flydalsjuve y el otro Ornevegen.

iglesia Geiranger

La pequeña aldea de Geiranger es igualmente encantadora, con una iglesia octogonal, un desfiladero fluvial y la posibilidad de probar a hacer kayak en la zona. En las pequeñas tiendas podrás comprar el souvenir estrella como son las figuritas de Trolls, ya que los precios casi no variaron en ninguna de las paradas.

Me dio mucha envidia sana ver como dos chicos se habían llevado sus bicis al crucero e hicieron una ruta larguísima y genial por lo que contaron. O como una mujer ya mayor hizo las dos subidas a lo alto de los dos miradores e incluso más lejos, corriendo.

vistas fiordo noruega

Por último, en la salida de Geiranger todo el pasaje subió a la cubierta para poder ver de cerca la “cascada de las 7 hermanas”, la de “el pretendiente” y el “velo de la novia”, así como las grandiosas vistas. La única pena es que al ser finales de agosto no caía una gran cantidad de agua.

Día 6 – BERGEN

Andando en un pequeño paseo se puede ver todo. Al salir del puerto solo hay que seguir las indicaciones de city centrum. Bergen es considerado como el portal de los Fiordos Noruegos y también es ciudad patrimonio de la Unesco. No os perdáis el muelle hanseático que está protegido (el muelle se llama Bryggen y ahí es donde hay un museo, el mercado de pescado ni subir al monte Floyen con el funicular, y después callejear.

Bergen es conocida como la capital del Oeste del país y es la segunda ciudad más grande de Noruega con una población de unos 250.000 habitantes. Bergen desde FloyenUbicada bajo la protección de las siete colinas y rodeada de tranquilos fiordos, Bergen se encuentra en un entorno natural espectacular. Con un largo historial de navegación y el comercio, Bergen, naturalmente, es conocida por ser una ciudad de la cultura. Una vez que la capital de Noruega (antes de que perdiera el título de Oslo, en la Edad Media), Bergen fue el centro de la Liga Hanseática medieval alemana (una alianza de ciudades comerciante) y por lo tanto un próspero centro durante siglos.

Mientras vais de camino hacia el centro a vuestra izquierda podéis entrar a ver una fortaleza medieval y algo más adelante la iglesia de mariakerke si no recuerdo mal, cuando nosotros fuimos estaban en obras y cerrada.

Pasamos por las llamadas casas de la Liga Hanseática una opción para trasladarse en el tiempo, descubrir algún espacio nuevo y comprar detallitos y de allí al funicular. Estas casas eran las casas de los comerciantes alemanes afincados en la ciudad. El señor feudal no les permitía mezclarse con los noruegos, ya que en pocos años hubieran gobernado la ciudad por su gran número.  Dentro de una de estas tiendas hay una pequeña oficina de turismo.

Ya os digo que hay dos miradores, éste es el más próximo, pero también hay otro mirador un poco más lejos. El primero está en la cima del monte Floyen (subiendo con el funicular Floibanen), el punto más elevado de la ciudad, y luego puedes disfrutar de una caminata a través de sus innumerables senderos con hermosas vistas de la ciudad. Cuando os acerquéis, sobre todo a 1º hora, os parecerá que hay mucha cola. Y la hay, pero que no cunda el pánico.

Es cola para subir, pero va bastante rápida, y si dejas el funicular para última hora seguro que ni hay cola. Para bajar después de ver las vistas puedes elegir volviendo en el funicular (mucho más rápido) o haciéndolo a pie (el mapa te lo dan si lo pides en las taquillas). Además hay varias rutas de senderismo que son muy chulas. Yo leí que hay trolls de madera escondidos, pero yo no vi ninguno…

El otro mirador está en lo alto del monte Ulriken, aún más alto pero también más lejos. Al lado de la gran oficina de turismo de madera que hay en el mercado de pescado te indican donde te recoge el bus que va incluido en el precio de la entrada.

Para finalizar en el mercado del pescado compramos carne de ballena, y embutido de reno y alce. Aunque también se puede comprar ropa, artesanía local, y típicos suvenires. En la gran mayoría de los puestos hablan español. Y te dan a probar, de la pasta de salmón, de las huevas de salmón, del salmón ahumado clásico, del ahumado al vapor caliente, la carne de ballena…salmon noruego

Al subir al barco se lo guardaron en alguna cámara de los restaurantes y el último día se volvía a recoger (porque recuerda que está prohibido subir al barco comida ni bebida de ningún tipo). Además guárdate los tíquets porque tanto en el barco como luego en el aeropuerto te devuelven el iva.

Es una ciudad que se ve rápido y que incluso te puede dejar varias horas libres. Al volver al barco buscad la paralela al agua pero más hacia el interior y podréis ver el antiguo barrio de pescadores (por la calle Ovre Blekevien).

A la vuelta al barco tocó arreglarse porque tuvimos la cena del capitán.
Como curiosidad también os cuento que los noruegos beben una gran cantidad de café. Puedes encontrar tiendas en todas partes. Aunque el alcohol es bastante caro en Noruega, los habitantes locales también son famosos por beber aquavit, un licor hecho a base de patata.

Día 7 – Navegación

Todo un día completo en el barco de vuelta a Copenhague. Si te organizas la jornada puede dar para mucho. Yo por ejemplo durante todo el viaje utilicé el gimnasio y la piscina interior, pero en este día pudimos aprender por ejemplo cómo se doblan las toallas para hacer animalitos de decoración como los que nos hacían cada día y nos dejaban en las habitaciones, o una exhibición de creación de tartas a cargo de uno de los chefs del barco.
Hay mil y una actividades y sirve también para descansar si realmente has aprovechado el tiempo fuera del barco. Para mi gusto yo habría hecho una pequeña parada/escala a medio camino, aunque sea de tan solo unas horas para poder ver algo más, pero supongo que por temas de logística lo que prima es volver a puerto a por los siguientes cruceristas y que los que estén a bordo aprovechen para seguir disfrutando del casino, del bar o de las tiendas, ahora ya sin ninguna prisa. Y algunos regalitos sí que se vinieron conmigo a España.
Esa noche me gustó mucho uno de los espectáculos ofrecidos que eran los Pampas Gauchos venidos desde Argentina. Años después cuando recorrí Argentina me acordé muchos de estos dos artistas y de aquella música.

Día 8 – Llegada a Copenhague: Castillo de Kronborg en Elsinor y Castillo de Frederiksborg en Hillerod (por libre)

 El día en que llegamos al puerto, bien pronto, nos fuimos rápidamente al hotel donde ya habíamos estado para poder dejar las maletas e irnos directos a la estación de trenes para visitar dos castillos que había visto en Internet que tenían muy buena pinta. Este día lo planeamos como extra, alargando nuestra vuelta hasta el día siguiente.

Castillo de kronborgEl tema de los Castillos llama la atención porque hay muchísimos, yo elegí ir a ver el conocido castillo de Hamlet (Castillo de Kronborg en Elsinor) y el Castillo de Frederiksborg en Hillerod.

Aquí es importante salir pronto para que os de tiempo a ver al menos dos. A primera hora salimos en tren hacia Elsinor (Helsingør) para visitar el famoso Castillo de Kronborg, escenario del Hamlet de Shakespeare. Kronborg Slot. La ciudad danesa de Elsinor (Helsingør en danés) se encuentra situada en el noreste, a unos 40 kilómetros al norte de Copenhague. Con el billete 24 horas pudimos movernos libremente e incluso nos entró en tiempo para ir al día siguiente a un museo vikingo, volver al hotel, e ir al aeropuerto.

El Castillo de Kronborg es una gran fortaleza construida por Federico II entre 1574 y 1585. Se encuentra situado en la parte más estrecha del Øresund, el estrecho que separa la costa de Sealand y la costa de Suecia. Las ciudades que se encuentran en los dos extremos de este cuello de botella son Elsinor (Dinamarca) y Helsinborg (Suecia). Su situación de la fortaleza no es casual. El castillo fue construido expresamente para obligar a los barcos que cruzaban el estrecho al pago de un peaje.

El aspecto de los castillos daneses tiene pocas similitudes con la imagen de los castillos a los que estamos acostumbrados por ejemplo en España. Quizás son más parecidos a palacios fortificados.

El castillo de Kronborg es de estilo Renacentista, uno de los más importantes de Europa del Norte y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad. El recinto interior de la fortaleza es muy bonito y en su interior se esconde la figura de un guerrero.

Slot Kronborg tiene una plaza interna muy bonita, es impresionante ver el contraste en el exterior, los cañones para la defensa contra Suecia en el pasado, y los veleros y ferris pasando tranquilamente de un lado a otro en el presente. Ah! Y antes de entrar al castillo saludad al sireno de plata, que lleva poquito tiempo y aún no es tan conocido como la sirenita de Copenaghen.

Como curiosidad parpadea una vez cada hora.El sireno

Una vez terminada la visita al castillo decidimos dar un paseo por Elsinor. Se trata de una ciudad muy bonita y muy bien cuidada. Comimos rápido unas pizzas porque se puso a llover y de ahí, hacia el segundo castillo que en mi opinión era el mejor de los dos.

ciudad Elsinor

Castillo de Frederiksborg: Hillerød (Dinamarca). Al llegar al tren unas señales azules te van marcando el camino hasta el castillo Frederiksborg, que nada tiene que envidiar al castillo de Versalles, ni siquiera sus jardines. Caminando se tarda aproximadamente en llegar unos 20 minutos, pero es un bonito paseo alrededor de un lago, además era un día espléndido, con un sol maravilloso y sin una sola nube.

Ubicado en tres pequeños islotes en el lago Hillerød, el Castillo de Frederiksborg es una de las obras arquitectónicas más destacadas de Dinamarca. Se trata del mayor castillo renacentista del país que fue construido en las primeras décadas del Siglo XVII a instancia de Christian IV.

Restaurado en varias oportunidades, hoy este espacio cuenta con importantes atractivos como la Galería de Mármol, que se encuentra en la sala principal y está conformada por estatuas de dioses clásicos; la Iglesia del Castillo, una estructura renacentista que hoy funciona como parroquia del condado Frederiksborg; el Gran Salón o la Cámara de Audiencias, con decorados bañados en oro; y la Fuente de Neptuno, ubicada en el patio exterior y construida a principios del Siglo XVII como símbolo del poder danés sobre otros países.

castillo Frederiksborg

Actualmente es el palacio más grande de Escandinavia, y simboliza la potencia que tenía la monarquía danesa de aquella época. En el castillo también puede visitarse el Museo de Historia Nacional.

Horario de El Castillo de Frederiksborg de Copenhague (del año 2013): del 28/03 al 31/10 de 10:00 a 17:00 / de Noviembre a Marzo de 11:00 a 15:00.

Cómo llegar a El Castillo de Frederiksborg de Copenhague: S-Train desde Copenhague línea E hacia Hillerød; con el tren local desde Helsingør/Snekkensten hasta Hillerød
Autobuses locales: línea 701 (hacia: Ullerød/Ålholmparken), línea 702 (hacia: Grønnegade, Ældrecentret),línea 703 (hacia: Hillerød st.) y línea 325 (hacia: Skævinge st.);
Por carretera por las autopistas 16 ó 19 (E 47) desde Copenhague.

 castillo de Frederiksborg y jardines

Día 9 – Museo vikingo de Roskilde y vuelta a casa

Al día siguiente fuimos a visitar por la mañana el museo vikingo situado también a las afueras de Copenaguen en la ciudad de Roskilde que está bien si tienes tiempo pero que no es nada del otro mundo (eso sí tiene 3 barcos de la época reconstruidos), pero el precio de la entrada era algo caro, 20 euros creo recordar, aunque los exteriores eran gratuitos.

Lo mejor fue pasearse por otra ciudad diferente y no sentirte un turista por un rato. Y de allí de vuelta al hotel y al aeropuerto para volver a casa.

Noruega habrá que volver a visitarte… y a tus países vecinos también…

inma soucase troll noruega

0 comentarios sobre “A por los Fiordos Noruegos… En crucero

    • los Fiordos es un viaje de naturaleza, pero no tiene tanto de aburrido.. de hecho si lo haces por libre puedes hacer kayak y muchas actividades al aire libre con adrelina pura. en mi opinión cada viaje tiene su punto y el de los Fiordos es un viaje y mas si lo haces con crucero mas bien tranquilo, pero muy muy bonito.. eso ya es cuestión de opiniones. gracias por leerlo!