Mezquita azul

Con un pie en Europa y otro en Asia – Estambul en 5 días

Napoleón Bonaparte dijo de ella en su momento “Si el mundo fuera un Estado único, Estambul sería su capital”.
¡Y cuánta razón tenía!
En enero de 2012 escribí esta entrada dentro de una web que realmente había sido un pequeño blog donde escribir sobre temas tan dispares como comunicación, cine o música. El origen de este espaciode viajes se centraba en textos cortos que se leyeran fácilmente y que orientaran a la hora de decidirse por la lectura de uno u otro libro o incluso películas del cine. Pero el mundo de Inma Exploradora o de Inma a lo Willie Fog fue dando forma a una web repleta de guías sobre los viajes que año tras año tengo el placer de llevar a cabo.

Prometí volver a Turquía y así lo haré porque solo estuve en Estambul, y hay mucho más por descubrir. De momento, os dejo la información que escribí sobre aquella fría semana en la que a solas me fuí a descubrir los encantos de una ciudad que me sigue teniendo enamorada.
Este texto no pretende ser más que una mera guía inicial si has decidido pasar unos días en esta maravillosa ciudad que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1985, por sus importantes monumentos y restos históricos.
Estambul te deja con la boca abierta y eso que yo tuve la mala suerte de no ver el sol hasta el último día de mi viaje. Acabé satisfecha y te aseguro que es una ciudad que no puedes dejar de visitar al menos una vez en la vida.
Te resumo mi plan de viaje para aproximadamente 5 días (aunque yo estuve alguno más): 🙂
Espero que te gusten las fotos que son mías también.
Por cierto, en este enlace encontrarás gran cantidad de información oficial sobre el país. http://www.turismodeturquia.com/index.php

– Se puede llegar a Estambul por cualquiera de sus dos aeropuertos  (aunque la mayoría provenientes de España llegan a Atatürk). EStad preparados para ver el nombre del fundador de la moderna República de Turquía en casi todas partes. El día de vuestra llegada y más si es de noche os aconsejo un paseo nocturno por el barrio de Sultanahmet que es el que alberga “los joyas de la Corona”. La iluminación de las mezquitas os encantará.

  • Primer día
    Mezquita Azul o Sultanahmet Camii podría ser el inicio ya que abren a las 8.30 de la mañana.

    Mezquita azul
    La luz entra a través de sus más de 250 ventanas, y destaca en el patio de la misma la Fuente de las Abluciones aunque actualmente sea meramente ornamental.

santa Sofia

A unos 300 metros está la Iglesia de Santa Sofía también llamada Iglesia de la Divina Sabiduría y Hagia Sophia (Ayasofya Camii). Cuanto más pronto hagáis estas dos paradas mejor, porque luego se llenan de gente y de grupos de turistas. Éste fue uno de los momentos del viaje porque la vista del interior no tiene nada que ver con la sencillez de fuera, destacando por encima del resto los ocho grandes tondos de madera con inscripciones caligráficas que dominan el espacio.

Y la tercera gran parada el Palacio de Topkapi  (Topkapı Sarayı), sede del poder imperial otomano. Los martes cierra. Esta visita os llevará seguro que casi hasta la hora de comer. La entrada al Harem se paga una vez dentro del palacio. Los restaurantes de esta zona son los más caros pero yo os recomendaría callejear y comprar algo del tipo take away como un Kebab (aunque en España los he probado mejor ya que no llevan salsas) o unos rollos con carne roja que están bastante pasables y suelen costar unos 3 euros. Además está rodeado por el Parque Gülhane para poder descansar entre naturaleza.

La tarde la haría ya más tranquila, justo enfrente de la mezquita azul está el museo de artes y cultura turca que no está mal (aquí venden un tíquet que integra todas las visitas obligadas y puede ser una opción muy interesante). Y casi a 50 metros de Santa Sofía se encuentra la Cisterna Basílica o Yerebatan que merece la pena visitar.

Cisterna Basílica o Yerebatan

Un buen atardecer puede ser desde el Restaurante 360, en teoría debes hacerte un “algo” para poder estar allí, pero es un sitio chic para por las noches, o un paseo nocturno hacia el puente Gálata o la zona de Taksim que es la más moderna.

  • Segundo día

El Palacio de Dolmabahçe requiere casi una mañana completa así que lo mejor es coger prontito el tranvía hasta la parada de Kabatas, situado a tan solo 100 metros del mismo. Lunes y jueves cierran, así como todas las tardes.  Para los amantes del futbol al ladito se puede ver y visitar el Estadio de fútbol del Besiktas turco (una miniatura comparado con muchos españoles). Al pasar el Palacio hay un barrio lleno de locales y de arte que puede ser un buen lugar para comer. La tarde la reservaría para pasear por la zona de Beyoglu: la plaza Taksim, la iglesia ortodoxa Aya Trida e ir bajando hacia la Torre Gálata (Galata Kulesi) para poder ver el atardecer.

Torre Gálata (Galata Kulesi)

Te recomiendo controlar bien la hora de la puesta de sol porque se llena de gente y no puedes estar dos horas ya que el espacio es bastante reducido. En ese trayecto podrás encontrarte con la Iglesia de San Antonio de Padua que es la más grande del rito católico de Estambul.

Mi secreto que supongo que no lo será tanto es esta antigua medraza reconvertida en lugar donde tomar un café turco, un te o un Ayuph  y que está a escasos 200 metros de la parada de tranvía de Cemberlitas: Çorlulu Ali Paşa Medresesi. Fumar con un narguile cuesta unas 13 liras turcas, más barato que en otros lugares de la ciudad.

  • Tercer día

Shooping day. Es el momento de visitar el bazar egipcio o bazar de las especias y también el Gran Bazar.

Eso sí, justo al ladito del bazar de las especias está una de las mezquitas que a mí más me gustó, la de Yeni Camii o New Mosque. Pequeñita pero espectacular. En cuanto a las compras hay calles fuera del Gran Bazar por ejemplo con precios mucho más económicos si lo que buscas son amuletos contra el mal de ojo, lamparitas, o pipas de agua.

De todas formas en el caso también del Bazar de las Especias, los precios suelen ser bastante irrisorios. Yo compré kilos de te de manzana y de kiwi en el puesto 21, uno de los más económicos (a 15 liras el kilo).

Por la tarde-noche cogería un ferry desde el puerto de Aminönü, mirando al puente gálata hacia la izquierda (esta bastante escondido) hacia HALICH  para ver el Cuerno de oro iluminado por tan solo 1 euro (2 liras turcas).

  • Cuarto día

A las 10.30 sale desde el puerto de Aminönü (en esta ocasión a la derecha del puente). No cojáis ninguno de los barquitos para turistas ya que son más caros. Buscad el edificio que pone Bosforo Cruise Pier. En verano hay a las 10.30, 12 y 13.35 horas, y uno algo más corto a las 14.30h. El barco solo hace una parada al final del Bósforo, en Anadolu Kavagi, desde donde se puede subir a unas ruinas y ver el mar negro de fondo y Europa y Asia a cada lado.

Por la tarde tarde podéis visitar la mezquita de Suleymaniye que es la más grande la ciudad (la llamada al rezo os encogerá el alma) y el acueducto Valens  del siglo IV y que servía para llevar agua a los Palacios de Bizancio. Y si queréis cenar pescado id al sud a la zona de Kumkapi, yo estuve en el restaurante Kalamar, muy turístico pero con animación de danza del vientre y bailes y música turca.

  • Quinto día

Toca tomarse un te en el Café Pier Lotti, por lo que hay que desplazarse hasta Eyüp (bien barco o en autobús). Allí se coge el funicular para subir a lo alto de la montaña, visitar la casa de este escritor francés que se enamoró de la ciudad y de una turca casada, y bajar la colina viendo las tumbas del cementerio.

Las vistas del cuerno de oro ( Haliç) son impresionantes. Si no hay nubes claro…
Desde allí se puede bajar al Museo Kariyé en la iglesia San Salvador de Chora, yo no pude verla pero también es interesante. Y también visitar las murallas que rodean la ciudad a tan solo 5 minutos en la zona de Edirnekapi. Yo hice andando la vuelta a Sultanhamet porque así vi otras mezquitas y el barrio de Fatih que es más conservador pero sino tenéis ganas de pegaros “el pateo” pues podéis coger el metro que está muy cerquita.
Por la noche y para despedir el viaje que mejor que pasar a la parte asiática y visitar Uskudar y la Torre de Leandro. Desde la Torre de la Doncella como también se llama veréis otro atardecer de película.  Si tuvierais más tiempo cerca de Uskudar está Kadiköy que los martes tiene un mercado callejero a destacar. Además la parte asiática es bastante más barata que la europea.

Otra opción para cualquier noche es acercarse a visitar Ortakoy, y también una de las discotecas más famosas de la ciudad como es Reina, donde podrás beberte tantos Rakis como tu cuerpo aguante. Si tuvieras más tiempo yo le dedicaría una jornada o al menos media a las Islas del Príncipe (los ferris salen desde Kabatas), o incluso a un Hammam con masaje pero los precios son bastante altos y sólo van turistas.  El de Cemberlitas está muy masificado aunque tiene su encanto, eso sí el más barato en el que pregunté está  cerca del Museo Kariyé, bastante fácil de encontrar si preguntas.

Si tienes cualquier pregunta no dudes en escribirme inma@inmasoucase.com, después de 5 dias intensos a lo mejor te puedo ayudar.. :-). Antes o después volveré a Turquía. El viaje lo vale.